X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Juan Rejano, periodista

  • La editorial Renacimiento recupera la obra del ensayista, poeta y reportero en el volumen Periodismo, política y cultura en la II República
  • En el aniversario de la proclamación de la Segunda República Española, rescatamos uno de sus textos, dirigido a Federico García Lorca

Juan Rejano Publicada 14/04/2017 a las 06:00 Actualizada 13/04/2017 a las 16:44    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Juan Rejano en su casa de México, en 1957.

Juan Rejano en su casa de México, en 1957.

Fundación Juan Rejano
El periodismo de Juan Rejano (Puente Genil, 1903-México, 1976) estuvo siempre ligado al compromiso político, desde la oposición a la dictadura de Primo de Rivera en los años veinte hasta su apoyo a la República y su posterior acercamiento al comunismo durante la Guerra Civil. La editorial Renacimiento recupera ahora la obra del ensayista, poeta y reportero en el volumen Periodismo, política y cultura en la II República (Renacimiento, 2017), con edición de Fernando Arcas Cubero y Luis Sanjuán Solís. En el aniversario de la proclamación de la Segunda República Española, rescatamos su figura con uno de los textos recogidos en el libro, dirigido a Federico García Lorca
___________________________________


Carta al poeta Federico García Lorca

El Popular, Málaga, 27 de febrero de 1935

Querido Federico: Ya han comenzado a morderte los mastines de la España negra, los mastines de esa España feudal que a nosotros, los hombres liberales, nos llama la anti-España. Tú, Federico García, agitanado señor de las serranías de canela en este viejo país arbitrario, vivías, en mundos heroicos de empresa y casticismo, ungido de la gracia lírica, moreno de verde luna, como Antoñito el Camborio, cuando, a la mitad del camino, voces de insidia sonaron, y fauces sucias y profanas quisieron hacerte pasto de turbias ansias. No era a ti, no, a quien buscaban: era a tu gloria juvenil, a tu pensamiento rebelde, insumiso a credos falaces y a doctrinas putrefactas, despreciador de la calderilla circunstancial, comprensivo con los humildes, flagelador de los soberbios. ¡Tú, Federico García, tan alto de conducta y verso, en manos de los mastines de la España negra! Mientras sólo se oyeron tus “seguiriyas” gitanas, lamento de una raza superior y orgullosa, nadie vio en ti más que al poeta, si acaso en un concepto peyorativo de la palabra. En cuanto tu obra trasfundió al barro humano, a tragedia viril y exacta; en cuanto el poeta transfundió al hombre, bravamente, no supo ni quiso rescatar su pensamiento, la grey ululante de los que quieren hacer de esta piel de toro un presidio de sueños y fraternidades arremetió contra ti, sedienta de confusas venganzas…

Desprécialos, Federico. Desprécialos y déjalos que se revuelquen en tierra de resentimiento y sectarismo, en tanto tú oyes cantar los gallos por Jerez de la Frontera, y el viento, galán de torres, lleva a los continentes lejanos la onda de tus nuevos triunfos. Al fin y al cabo, estas gentes no pueden ser más que como son. Jamás te comprenderán. En tu verso verán siempre una pirámide inaccesible. En tu sensibilidad de hombre, como en la de todos los que no nos doblegamos a su antojo, una muralla inexpugnable. Desprécialos, Federico. Desprécialos y déjalos aullar en medio del páramo de la vida española, y sigue tú, como tu héroe popular, llenando de dorados limones el río de tu destino, el río a cuya orilla llevaste una noche, en potra de nácar y a galope de romance, a la casada infiel, creyendo que era mocita…

*Juan Rejano fue poeta y periodista, redactor de publicaciones como La Vanguardia y Frente Rojo y director de la Revista Mexicana de Cultura, suplemento de El Nacional. Al término de la Guerra Civil cruzó la frontera francesa y, tras pasar por el campo de concentración de Argelès, se exilió a México, donde residió hasta su muerte. 
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • Sancho Sancho 14/04/17 16:11

    Qué emocionante carta que sonaba a presagio...a poesía asesinada, a República violada...Muchas gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    España, fin de ciclo. ¿Reiniciamos?

    Si el marco político y jurídico del que nos hemos dotado no es capaz de garantizar la convivencia, tenemos la obligación imperiosa de modificarlo por procedimientos democráticos.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Bajo los escombros de la política

    Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, espera la política.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre