x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Pateras

Una ONG asegura que Argelia ha recuperado el cuerpo de una mujer que podría ser la madre del niño ahogado en el Estrecho

  • Samuel era un menor congoleño que viajaba con su madre rumbo a España y apareció muerto el 29 de enero en la costa española
  • La organización criticó que, casi dos semanas después desde que apareció el cadáver del menor en aguas de Cádiz, las autoridades españolas no identificaron todavía el cadáver 

Publicada el 10/02/2017 a las 19:10 Actualizada el 10/02/2017 a las 19:40
Rescate de Salvamento Marítimo en aguas del Estrecho.

Rescate de Salvamento Marítimo en aguas del Estrecho.

E.P.
El cuerpo de una mujer de origen subsahariano ahogada ha aparecido en la costa argelina y, según la ONG Caminando Fronteras, podría ser la madre del niño que apareció el pasado 29 de enero en la costa de Barbate (Cádiz), de quien se cree que podría tratarse de Samuel, un niño congoleño que viajaba con su madre rumbo a España.

Según ha explicado la miembro de la ONG, Helena Maleno, pese a que el cuerpo de la mujer se encontraba ya en estado de descomposición, lo que dificulta las tareas de identificación antes de realizar pruebas de ADN, el cadáver portaba consigo un teléfono móvil, del que se han podido extraer los números de contacto necesarios para determinar que se trata del teléfono móvil de Veronique, una mujer congoleña que viajaba con su hijo y que se habría embarcado en una patera intentando cruzar el Estrecho de Gibraltar para entrar en España.

De tratarse de ambos, serían dos de los tripulantes de la patera que naufragó a mediados de enero y a cuya tripulación pertenecían cinco de los seis migrantes, cuatro varones y una mujer, que aparecieron muertos en la costa gaditana el fin de semana del 14 y 15 de enero. La hipótesis que se maneja es que la embarcación partió desde Cabo Espartel, cerca de Tánger (Marruecos) y naufragó en algún punto camino de la costa española, sin que Salvamento Marítimo consiguiera localizarla. A partir de ahí, algunos de los cuerpos serían arrastrados por el mar hacia Andalucía, mientras que otros, como el de la mujer que ha aparecido en Argelia, regresarían al litoral norteafricano también arrastrados por el mar.

Maleno, que se ha puesto en contacto con las autoridades argelinas para seguir el caso, ha explicado a Europa Press que el marido de Veronique ya se ha puesto en contacto con la Embajada de Argelia en Kinsasa y ha sido recibido por el cónsul del país norteafricano, que esperan una notificación oficial de la identidad de la mujer fallecida para concederle un visado y que pueda viajar para recoger el cuerpo de su esposa.

En cuanto al menor, la miembro de la ONG ha criticado que, casi dos semanas después desde que apareció el cadáver en la costa española, las autoridades españolas no han identificado todavía el cadáver y que el supuesto padre del niño (y marido de Veronique) "no ha pasado de la recepción" de la Embajada Española en la República Democrática del Congo.

"El responsable de la embajada no le recibió porque no tenían notificación oficial, le dieron el número de la embajada y le dijeron que fuera llamando hasta que ellos tuvieran notificación oficial, ni siquiera le pidieron sus datos. Los países africanos están respondiendo mucho mejor, porque parece que les duelen más las víctimas, que España", ha lamentado.

La miembro de la ONG ha denunciado que, en términos generales, las embajadas españolas en países de África "no están colaborando ni están alertando sobre los fallecimientos, que es su obligación, ni están colaborando con las identificaciones ni están escuchando a las personas que buscan a sus familiares", algo que considera "bastante grave".

"En el caso del niño, el Ministerio del Interior debería haber enviado ya una notificación a la embajada, la embajada debería haber tomado los datos del padre y debería haberle llamado para hacer un test de ADN, si es que no van a darle un visado para que venga a hacer el test aquí; enviarlo por valija diplomática, cotejarlo con el ADN del niño y, en el caso de que sea su hijo, no negarle su derecho a tener un visado para venir a recoger a su hijo. Esto es lo mínimo, es lo normal, que es lo que ha hecho el consulado argelino", ha subrayado.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión