x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Anomalías constitucionales en la investidura

José Sanroma Aldea
Publicada el 01/07/2016 a las 06:00 Actualizada el 30/06/2016 a las 20:14
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Estamos en el momento estelar de la democracia representativa: la elección del presidente del Gobierno y de su programa.

Es la primera tarea del Congreso. Este, como el anterior, expresa un pluralismo político muy distinto al de los anteriores al 20-D.

Hasta esa fecha la ciudadanía, tras la celebración de las elecciones, sabía de inmediato, a ciencia cierta, a quién propondría el rey y quién resultaría elegido.

Tras el 20-D, esto ya no sucedió así. El interrogante debía despejarse en el procedimiento de investidura que está reglado en el artículo 99 de la Constitución.

Pero no fue así. Aquí llamo la atención sobre un aspecto jurídico.

El procedimiento ya comenzó mal en su primer trámite. El rey, tras la ronda de consultas, no pudo cumplir con su única función: proponerle al Congreso, a través de su presidente, un candidato a la Presidencia del Gobierno.

A tenor de los resultados electorales (y de las consultas ) Rajoy debía ser el nominado. El rey iba a hacerlo, pero fue el propio Rajoy el que lo evitó. Así lo muestra explícitamente el comunicado que emitió la Casa Real el 18 de enero: "En el transcurso de la última consulta con el señor Mariano Rajoy su Majestad el Rey le ha ofrecido ser candidato a la Presidencia. Don Mariano Rajoy le ha agradecido a su Majestad el ofrecimiento, que ha declinado."

La Casa Real quiso dejar constancia de que el rey iba a hacer lo que debía hacer: proponer a Rajoy. Y también descargarle de la responsabilidad de que su ronda de consultas terminara en fracaso.

Pero al mismo tiempo ese texto, en su literalidad, reflejaba la anomalía constitucional que se produjo. Ha dejado narrada una situación que, en términos de normalidad política y lealtad institucional, no debió producirse.

En el procedimiento constitucional no cabe el empleo de los verbos "ofrecer" y "declinar". Entre el rey y el candidato que vaya a proponer no hay una relación fiduciaria. Las reglas procedimentales son otras: la propuesta la hace el rey al Congreso, que es el que ha de otorgar o negar su confianza; y la propuesta se hace a través de su presidente, quien da su refrendo político a la propuesta del rey.

El rey podía –por cortesía, como así hizo– adelantar al interesado que le iba a proponer como candidato, pero esto no es lo mismo que "ofrecer" la candidatura; y menos aún si el interesado no venía previamente postulado para recibirla.

Rajoy llegaba a la consulta amparado en el equívoco. Por eso chasqueó al rey. Su firme propósito era no verse emplazado a subir a la tribuna del Congreso. Actitud en clara contradicción con su machacona insistencia en que había ganado las elecciones y que tenía derecho a gobernar. Expresiones estas interesadamente ambiguas.

En concreto solo había ganado el número de escaños suficiente para ser la minoría mayoritaria. Suficiente para que el PP pudiera hacer recaer sobre su candidato a la Presidencia su nominación por el rey; pero completamente insuficiente para ganar la votación de investidura. El derecho constitucional a presidir y formar Gobierno se gana obteniendo la confianza mayoritaria del Congreso.

Evidentemente el trámite previo es ser propuesto como candidato por el rey, tras sus consultas a los líderes de los grupos políticos parlamentarios. La decisión sobre el tiempo y la realización de este trámite no corresponde a ningún partido ni a la conveniencia de un eventual candidato sino a la prudencia del jefe del Estado, que puede permitir un tiempo para que fragüen los acuerdos precisos. Prudencia porque el artículo 99 de la Constitución no le fija plazos. Ningún aspirante a ser nominado candidato puede marcar el tiempo y las rondas de consulta a su exclusiva conveniencia. Ni "pasar ronda". Menos aún si no hace ningún esfuerzo por lograr los pactos que le sean necesarios y carece de idoneidad incluso para intentarlo: el caso exacto en que se encontraba Rajoy.

Y sin embargo eso fue lo que quiso y, en buena parte, consiguió Rajoy con el chasco que le dio a la opinión pública y al rey declinando su "ofrecimiento".

Si no cabía ofrecimiento tampoco cabía "declinarlo".

La propuesta de candidato solo existe cuando se formaliza por escrito y la refrenda con su firma el presidente del Congreso. Este fue llamado a La Zarzuela para nada. No recibió propuesta alguna del rey. La comparecencia posterior de Patxi López no reveló la gravedad de lo que había pasado.

El rey hubiera podido actuar como si no se hubiera producido ni el ofrecimiento ni la declinación y, en consecuencia, proponer a Rajoy como candidato. Y López hubiera refrendado la propuesta. Aún así, Rajoy hubiera podido declinar la propuesta, pero ante el Congreso o su presidente. Con el coste o el beneficio político que tal actitud conllevara. Ese hubiera sido el curso de normalidad constitucional y lealtad institucional. Lógicamente, tal discurrir no era del gusto de Rajoy que –fiando todo a que le quitaran de en medio a Sanchez–sabía que le llevaba directamente al fracaso en su investidura. Y probablemente a su renuncia a seguir siendo candidato de su partido.

Puede admitirse que la prudencia llevó a Felipe VI a no empujar por ese camino. Y se vió abocado a una insólita segunda ronda de consultas.

Rajoy consiguió su propósito. Y lo acompañó de la consiguiente ración de engañosas declaraciones ante los medios: "No renuncio a la investidura... tengo fuerzas y voy a presentar mi candidatura... los españoles quieren que nos entendamos y el PP dará la talla". Y, por supuesto, descartando radicalmente que el PP pudiera ofrecer otro candidato a la Presidencia que no fuera él mismo.

Remito a la hemeroteca. Esta revela la importancia de detalles a los que entonces no se les otorgó toda la importancia que irían cobrando en el posterior desarrollo de los acontecimientos.

Su análisis requiere un pormenor que no permite este artículo. Sí importa señalar que, tras el fracaso de la investidura de Sánchez, se produjo una segunda anomalía constitucional, en parte como efecto de la primera.

El artículo 99 en su apartado 4 establece que "se tramitarán sucesivas propuestas". Al menos el tenor literal del precepto legal ha quedado vulnerado. Se ha creado un precedente en virtud del cual basta con que haya un intento fracasado de investidura para dar paso a la convocatoria de nuevas elecciones.

Ahora ( y no sólo por los resultados electorales) resultará más fácil argumentar que hay que dejar gobernar al partido con más escaños (aunque sean solo 137 ) y aunque sea incapaz de llegar a acuerdos cuyos límites de razonabilidad le impone la aritmética del Congreso. Y resultará más difícil argumentar la razonabilidad de pactos "entre perdedores" para evitar nuevas elecciones si el "ganador" no logra la investidura.

La jugada le ha salido bien a Rajoy. El principal causante de las anomalías constitucionales es el que se beneficia de ellas. En sus filas se le ensalzacomo gran estratega, lo mismo que se le ensalza su aguante ante las críticas por corrupción.

Ciertamente, ante tres candidatos bastante más jóvenes ha demostrado que sabe más el diablo por viejo que por diablo. Pero no sólo al valor de su experiencia ni a la indecencia política hay que atribuir el éxito de Rajoy y del PP. También al demérito de sus adversarios.

Iglesias y Rivera pudieron actuar tras el 20D como líderes indiscutidos de sus grupos políticos. A ambos la experiencia habida les debería llevar a reflexionar ahora qué trascendencia ha tenido y tiene su mútuamente declarada incompatibilidad.

En cambio Sanchez contó desde la noche electoral del 20D con el hándicap de la posición de las baronías de su partido. Digámoslo así para resumir.

Asumió como deber evitar el bloqueo institucional al que conducía la actitud de Rajoy. Intentó su investidura sin el conveniente previo fracaso de la previsible de Rajoy. Lo hizo en condiciones que, desde fuera, se la hacían mas difícil los partidos emergentes bajo la común bandera del antibipartidismo.

Fracasó. Pero el demérito no fue solo personal, sino atribuible también al batiburrillo de posiciones contradictorias con las que el Comité Federal de diciembre fijó la posición del PSOE. Este, aunque en declive electoral, hubiera podido crecerse en la gestión de aquella encrucijada. Pero el Comité Federal le estrechaba el margen de negociación a Pedro Sánchez, cuestionado sin respeto alguno y convertido en un secretario general y candidato de saldo.

Volvamos al principio para terminar.

Estamos en el momento estelar de la democracia representativa.

La suerte de quién vaya a ser presidente y cuál vaya a ser el programa político del Gobierno depende de 350 congresistas. Y singularmente de sus líderes.

Aunque hoy resulte políticamente inaceptable la perspectiva de otras elecciones nadie –y menos que nadie el partido con más número de diputados– debe jugar con fuego. Otra vez, interesadamente, toda la presión desde dentro y desde fuera se centra en Sánchez.

La opinión pública necesita volver a centrar su atención en todo lo que implica la investidura. En todos sus actores. El resultado electoral no ha decidido todo, ni mucho menos. Rajoy tendrá que dar la cara en el Congreso y antes de presentarse allí, también. Esta vez no podrá seguir la doctrina Mota con la que chasqueó al rey y a todos: "Si hay que ir se va, pero ir pa ná es tontería ", ni resumir su programa en "muchaespañaymuchosespañoles".

Lo que vaya a pasar depende ahora del actuar de nuestros representantes. Los que hemos elegido.

Hay riesgo de hartazgo y de pasotismo si solo asistimos a un bla bla bla desconcertado o destinado a los fieles. Camino llano al triunfo de la presión para que se deje gobernar a Rajoy y a otra cosa mariposa.

Pero deberíamos tener aprendido que la democracia representativa no puede funcionar correctamente sin una opinión pública bien informada y una ciudadanía atenta.

Así que como escribe el maestro Aguilar: "Permanezcamos atentos".
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • MarianoMG MarianoMG 02/07/16 00:50

    Suscribo plenamente las oportunas apreciaciones constitucionales de José Sanroma. De hecho, concuerdan con lo que había señalado en dos artículos que escribí hace unos meses sobre el mismo tema: "La consulta, el ofrecimiento y la declinación" (http://maculammg.blogspot.com.es/2016/01/la-consulta-el-ofrecimiento-y-la.html) y "Rondas Reales" (http://maculammg.blogspot.com.es/2016/04/rondas-reales.html). Sanroma tiene toda la razón: sin una ciudadanía atenta y una opinión pública informada la democracia no funciona.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Crescencio Crescencio 01/07/16 15:59

    BOTI Articulo bien construido y oportunísimo que sin duda ayuda a tener una sociedad mejor informada básica para la democracia representativa como dice el autor y en la participativa que sigue estando lejos Esperemos que estas señales tan claras nos sirva para que los politicos y los ciudadanos en general estemos atentos y que en exigiendo que no se repitan les detectadas en el articulo consigamos que partido y cada diputado aguante la vela que le hemos dado en las elecciones Me ha gustado que el autor eleve a la categoría de doctrina las sentencias de Mota

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • laguncar laguncar 01/07/16 06:53

    Artículo muy didáctico el del Sr. Sanromá, que se agradece. A veces me pregunto "Permanezcamos atentos" ¿para qué?, si cuando se producen las anomalías constitucionales de las que fuimos conscientes después de la 1º ronda de consultas, NUNCA PASA NADA! Creo que al articulista se le ha quedado en el tintero, además de decir que "la democracia representativa no puede funcionar correctamente sin una opinión pública bien informada y una ciudadanía atenta", tampoco puede funcionar sin una prensa libre, no supeditada a los poderes económicos ni a los partidos que a su vez lo están a los poderes económicos. Además, pretender que funcione correctamente y con "naturalidad" nuestra democracia parlamentaria es una quimera mientras el propio líder del partido con una minoría mayoritaria se cree estar en una elecciones presidenciales.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 01/07/16 13:35

      Comparto su respuesta, como no podría ser de otra forma. "Estamos en el momento estelar de la democracia representativa" dice el Sr. Sanromá Aldea en sus didácticas observaciones. Las Cortes no se han constituido y ayer, -en días anteriores la avanzadilla económico-mediática ya se había posicionado- el ínclito "estratega de la inacción o, cuanto peor, mejor" forzó su natural, conversando con CC, por aquello de alentar la confusión ciudadana entre "su presidencialismo" y la vigente "democracia representativa" El articulista reclama reflexión a los líderes "indiscutidos" de Podemos y C´s respecto a la transcendencia que ha tenido y tiene su "declarada incompatibilidad, mutua" Entiendo el análisis profundo de los hechos pretéritos para actuar por consecuencia. Es 1 de julio, y tanto mirarse el ombligo unos y otros, deviene "ganancia" para el "tranquilo presidenciable" Cerca de 8mio. (134 escaños) respaldan una relación vergonzante de presuntos "ilícitos" a lo largo y ancho del territorio nacional+ un PP nacional "imputado/investigado". Y, 32 escaños mas, representan la "inteligente" estrategia de repartir los huevos en dos cestas. SIEMPRE -desde la realidad consecuente- el capital financiero (vía medios informativos, etc.) será parte de la opción. La infumable conjunción PSOE-C´s de la legislatura XI; el "presidencialismo" que se "defiende por los propios" en la XII Legislatura. Millones de ciudadanos (+14mio.del voto emitido válido) nos oponemos a un gobierno que se desarrolle nuevamente, de espaldas al pueblo, (ahora, con recochineo, premeditación y alevosía) como prolongación de la LEGISLATURA X. Cierto que en Podemos hay inexperiencia política, no hace 2 años de su fundación. Pero, absolutamente sustentable con conocimiento. Es tiempo de mirar hacia adelante y desarrollar lo aprendido para que las anomalías constituciones relatadas/padecidas por n/democracia representativa, NO SE REPITAN.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 01/07/16 13:43

        Error en comentario 2. "...para que las anomalías constitucionales..."

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.