x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Camino del segundo (y evitable) error

Publicada el 29/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 28/07/2018 a las 17:02
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Una amplia mayoría del Congreso rechazó este último viernes el objetivo de déficit y el techo de gasto planteados por el Gobierno para construir los Presupuestos de 2019. Se trata del mayor tropiezo parlamentario del Ejecutivo de Pedro Sánchez desde su llegada a la Moncloa, porque pone en evidencia la extrema fragilidad del pacto que permitió sacar a Mariano Rajoy del poder tras la sentencia de la primera época de la Gürtel. Pero, sobre todo, simboliza el riesgo de que el PSOE y Unidos Podemos repitan el gran error cometido en 2016, cuando pudieron formar gobierno y la desconfianza mutua (alentada y condicionada también por intereses económicos, financieros y mediáticos) lo impidió.

Para no marear con términos macroeconómicos y tecnicismos presupuestarios (menos aún en mitad del estío), lo cierto es que se trataba de aprobar un incremento del gasto público de 6.000 millones de euros para 2019, con el fin de cubrir, a través de comunidades autónomas y ayuntamientos, necesidades en sanidad, educación, dependencia y otros capítulos de urgencia social. El Gobierno asegura tener luz verde de Bruselas (que no lo ha desmentido) para relajar unas décimas el compromiso de reducción del déficit, lo cual permitiría distribuir entre autonomías y municipios esos 6.000 millones, y hacerlo además en año electoral. Si todos los apoyos que Sánchez obtuvo en la moción de censura hubieran respaldado este viernes la propuesta, el PP de Pablo Casado ya había anunciado que la vetaría en el Senado utilizando su mayoría absoluta. Si así fuera, el Gobierno tenía previsto (como adelantó infoLibre hace unos días) abordar un cambio urgente en la Ley de Estabilidad Presupuestaria para impedir ese veto en la siguiente votación, puesto que está obligado a intentar de nuevo la aprobación del techo de gasto en el plazo de un mes. No sería un capricho, sino reconducir los poderes actuales de Congreso y Senado a sus funciones constitucionales, que depositan en la Cámara Baja la potestad legislativa final.
 

Qué ha pasado


¿Qué ha pasado para que el proyecto se estrellara? Cada cual tiene su versión, su parte de la verdad. Lo indudable es quién se frota las manos con lo ocurrido: el Partido Popular y Ciudadanos, que son precisamente quienes se veían ante el problema de explicar en los próximos meses su oposición a elevar los recursos de comunidades y ayuntamientos para afrontar los problemas de los ciudadanos a los que van a pedir muy pronto el voto.

Lo que ha pasado, por resumirlo sin acritud y sin cargar del todo la culpa en una parte, es que el Gobierno y el PSOE no negociaron lo suficiente con Unidos Podemos y los independentistas catalanes. Después de lograr el “permiso” de Bruselas y el visto bueno de los representantes autonómicos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, el Ejecutivo de Sánchez actuó casi como si estuviera gobernando con una cómoda mayoría. Pidió a Unidos Podemos su apoyo con el compromiso de que el veto del PP se resolvería con el citado cambio legal urgente. En cuanto al contenido de la negociación, las cifras de gasto y el compromiso de déficit, eran “lentejas”. Sólo encontró el respaldo del PNV, que por la singularidad fiscal del País Vasco y Navarra, no se ve afectado para bien ni para mal en sus intereses políticos.

De modo que ha faltado cintura y humildad por parte del equipo de Sánchez. Pero lo que también ha pasado es que en Unidos Podemos se ha impuesto la desconfianza total hacia el PSOE, y las tesis de una línea dura que prefiere arriesgarse a ir muy pronto a la ruptura si no se visibiliza una dependencia clara y casi genuflexa del Gobierno de Sánchez hacia su principal soporte parlamentario. Ha habido debate interno en la formación morada, y la mayoría de su equipo económico defendía el voto afirmativo y el acuerdo con el PSOE, conscientes de que no es sencillo arrancar a Bruselas muchas más cesiones en este momento, y que es prioritario dar solidez a la alternativa por la izquierda e intentar trasladar a la ciudadanía que es posible otra forma de gobierno que además mejora la situación de las capas más castigadas por la gestión neoliberal de la crisis.

Se ha impuesto en Podemos la desconfianza de quienes mantienen que lo que buscaba Sánchez era que finalmente el PP no vetara sus cifras en el Senado, lo cual sería un nuevo paso en el objetivo final y común por recuperar en lo posible el bipartidismo, con un Sánchez al frente de un gobierno riguroso y creíble en la gestión y un Pablo Casado capaz teóricamente de cortar las alas a un desorientado Albert Rivera.

Lo que ha pasado recuerda mucho a lo ocurrido entre las elecciones de diciembre de 2015 y las de junio de 2016. A aquella investidura de Sánchez que Pablo Iglesias no quiso permitir, pensando que tenía asegurado el sorpasso inmediato al PSOE; aquella posibilidad de un gobierno progresista que Sánchez no quiso o no le dejaron explorar, y prefirió dar toda la prioridad a un acuerdo con Ciudadanos confiando en que sólo podían ocurrir dos cosas: que Podemos se abstuviera con el argumento de que había que echar a toda costa del poder a un PP podrido por la corrupción o que si Iglesias no lo permitía sería castigado en las urnas por su propio electorado.

Aquella partida la perdieron ambos, y la perdió todo el espacio progresista. Esa es la realidad más allá del peso que en lo ocurrido tuvieron efectivamente las presiones de la vieja guardia socialista, los poderes empresariales y mediáticos y todos aquellos que en este país quieren identificar de modo permanente como peligrosa y caótica cualquier opción política que no sea alguna de las que van desde el centro hasta la extrema derecha siempre que acepten la doctrina neoliberal en sus distintas variantes. Si para ello hace falta lanzar discursos post-políticos que rozan el populismo de una extrema derecha antisistema que sigue extendiendo sus redes en toda Europa, tampoco se le hacen ascos. (Habrá que observar con lupa hasta qué punto Casado sostiene o no algunas de las ideas utilizadas en su campaña por el liderazgo del PP).

En ambas situaciones tuvo también su protagonismo el independentismo catalán. En la primera como jugador “apestado” en cualquier partida que se celebrara en el Parlamento nacional, de modo que sus votos, que representan a más de dos millones de ciudadanos, fueron considerados tóxicos e inútiles a efectos de la formación de mayorías. En esta segunda ocasión, superado ese disparate democrático que tanto ha ayudado a retroalimentar los nacionalismos extremistas, al menos parece posible lo que en democracia debería ser obligatorio: hablar de todo sin que ello signifique cederlo todo o romper directamente las estructuras del Estado. Este viernes los independentistas siguieron la estela de Podemos. Si hubiera dependido de ellos en exclusiva negar varios cientos de millones de euros más para el gasto social en Cataluña cabe como mínimo la duda de que ERC, e incluso los parlamentarios más fieles a Puigdemont, hubieran cargado con esa mochila.
 

Puede evitarse


Lo ocurrido este viernes en el Congreso debería ser interpretado como una seria advertencia sobre el riesgo de que el PSOE y Unidos Podemos, o viceversa, repitan el error o los respectivos errores cometidos en 2016. Puede evitarse durante este mes de agosto, antes de la siguiente votación parlamentaria. Si se dan los mismos pasos que han conducido a un fracaso no pueden esperar que el resultado sea distinto. Deberían asumir Sánchez y su equipo que tienen que facilitar a Unidos Podemos alguna baza política que puedan defender como aportación propia a esos nuevos Presupuestos que buscan reducir la desigualdad. Deberían asumir Iglesias, Garzón y sus fieles que su máxima prioridad en esta coyuntura política no puede ser la exigencia de romper la baraja con Bruselas, sino empujar al PSOE a jugar sus cartas lo mejor posible.

Tienen un espejo al que mirar: se llama Portugal y está demostrando que funciona, que pueden entenderse socialdemócratas, nuevas izquierdas y hasta comunistas si son capaces de mirar por encima de los intereses partidistas más inmediatos. Incluso tienen un espejo (quizás cóncavo) más cercano. Nadie, haga quien haga la encuesta, duda en España que PP y Ciudadanos, por muy duras que sean las descalificaciones mutuas, gobernarán juntos siempre que tengan la oportunidad de hacerlo. La derecha salta sin complejos sobre cualquier compromiso previo si ello le sirve para ocupar o mantener el poder. En el espacio progresista (que sigue siendo sociológicamente mayoritario según los macrosondeos del CIS) permanecen dudas razonables sobre el entendimiento entre PSOE y Unidos Podemos, más allá de la distorsión que a todo el paisaje político aporta la cuestión catalana.

El perdedor de Vistalegre II y futuro candidato a la presidencia de la comunidad de Madrid Íñigo Errejón lo bautizó acertadamente como “competición virtuosa”. Es un proceso complejo, lleno de matices, que exige mucha cintura, generosidad e inteligencia política, pero imprescindible si las fuerzas que sumaron sus votos para echar al PP del poder y obligarlo a regenerarse quieren ser algo más que un paréntesis, unas pocas líneas en la Wikipedia de los gobiernos españoles de la democracia. Y pasado un tiempo, a nadie le importará quién puso más a la hora de cometer el error.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

210 Comentarios
  • pep48 pep48 08/08/18 09:07

    El problema no es el techo de gastos, el verdadero problema es el techo de ingresos, hay que elevar los impuestos a los que no pagan casi nada, ese es el problema.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Txema58 Txema58 05/08/18 18:45

    Como casi siempre de acuerdo con su análisis. El problema es quién pagará los platos rotos si nuestras izquierdas vuelven a hacer el ridículo, peleándose entre ellas. Sería interesante que esa fuera su prioridad.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 04/08/18 09:25

    ajoblanco, tal vez a final de año la cosa va a salir bien.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    2

  • Oscar61 Oscar61 03/08/18 20:24

    LO DEL SORPASSO TIENE VARIAS  LECTURA, PERO A MI ENTENDER LA EXCELSA LABOR DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION FUÉ FUNDAMENTAL PARA ORIENTAR Y ALENTAR ESA TESIS, QUE HUMLDEMENTE NO VI QUE SE ORIGINARA CON PODEMOS NI EN LOS PROLEGOMENOS

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • alcarreño54 alcarreño54 03/08/18 17:03

    creo que tu análisis es certero y objetivo, poco o nada que añadir D. Jesús Maraña.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    3

  • Herodoto Herodoto 03/08/18 16:59

    Sr. Maraña, lo único que coincido en su diagnóstico es que la izquierda perdió una oportunidad. Se olvida de un pequeño detalle, la entrevista de PS con Evole. No le dejaron pactar con Podemos.
    Sí el PSOE cómete el mismo error pensando que las encuestas le son favorables, ganará la derecha. Derecha con la que el PSOE quería pactar. Quién gobierna es el que tiene mayor responsabilidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    22

  • ajoblanco ajoblanco 03/08/18 06:18

    Pdcat y unidos podemos son como el perro del hortelano que ni come ni deja comer. Me cansan, me aburren, me agotan.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    31

    6

    • platanito platanito 03/08/18 07:45

      Pués a mí los ajos, blancos o morados, me dan mal aliento.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      7

      14

      • ajoblanco ajoblanco 03/08/18 09:32

        Ajoblanco revista delos 70

        Responder

        Denunciar comentario

        7

        2

  • Ataio Ataio 02/08/18 13:20

    El enemigo político es la derecha. Pero el problema es el PSOE.
    Mientras que el psoe no se actualice, e incluya en su vocabulario palabras como: colaborar, negociar, respetar, humildad, pueblo, interés común, realismo político.....etc etc. No hay nada que hacer a lo grande, solo migajas y espejismos.
    Mientras siga instalado en la soberbia bipartidista, seguirá produciendo canalladas políticas como la insuperable del 2016.
    Si no se digna de una puñetera vez a escenificar la unidad de acción con Podemos, y a primar los intereses de los ciudadanos; los progresistas no se ilusionarán al ver plasmada esa unidad. Y si matan esa ilusión........que nos quedará???.
    Los fallos de Podemos, que los hay y habrá, son pecata minuta , frente a ese necesario de base cambio de actitud del Psoe.
    PD: de verdad el Psoe quiere e intenta ese cambio - actualización, o prefiere seguir haciendo "redondeles" y cultivar su compadreo con la derecha?????..........Esa es la cuestión.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    30

  • notamonso notamonso 01/08/18 22:19

    Y dale con la burra al trigo....
    Señor Maraña,por mucho que una mentira se repita muchas veces,no se convierte en verdad.
    En el 2016 ocurrió que tu tan querido Psoe,se tiró a los brazos del noeliberalismo facha salvaje de Ciudadanos,para luego ofrecerle los restos a Podemos.Te recuerdo que el 98% de la militancia de dicho partido dijo no al pacto.Y por favor,no insultes a los lectores diciendo que el Psoe es de izquierdas.



    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    12

    40

    • alcarreño54 alcarreño54 03/08/18 17:14

      pues yo no opino igual que tu, el Psoe debe de lidiar por dentro con personajes que si se han derechizado a conveniencia, sin duda alguna es así, pero Sanchez ha bregado y luchado internamente para tratar de conseguir un Psoe de izquierdas, de esto no me cabe duda, demos tiempo al tiempo y podremos opinar con mayor certeza, creo que en estos momentos es aventurado bautizar al Psoe como un partido aliado con la derecha, otra cosa es que en este momento le haga falta parte de la derecha (gracias a la actitud otra vez interesada e irresponsable de los "indepes"), para sacar sus propuestas adelante, démosle al coco y pensemos en estrategias y no definiciones a priori que no ayudan en nada al entendimiento en la cuestiones mas importantes que este Pais necesita, sobre todo a nivel social, la izquierda terminará unida, tiempo al tiempo.

      Responder

      Denunciar comentario

      9

      5

    • encanno encanno 01/08/18 23:39

      Vale, y en este caso qué.?. Podemos me ha decepcionado otra vez y de apoderado que fui en las elecciones pasaré a no votarles. Son demasiadas pifias y fallos. No están en lo que están. Muchas intestinas etc.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      29

      14

      • platanito platanito 03/08/18 07:48

        Ponte en contacto con el hijo de Arroyo, que te indicará el camino ordoliberal Macroncillo de titoOliu y su abanderado.

        Responder

        Denunciar comentario

        7

        11

  • Esdaquit Esdaquit 01/08/18 06:08

    Oportuno, clarificador y muy interesante lo expuesto aquí por Jesús Maraña. El buen entendimiento entre PSOE y Unidos Podemos, viene a ser el "to be or not to be" de la izquierda en nuestro país, como se demostró en las anteriores elecciones, cuyos desacuerdos propició el gobierno de Rajoy. Sánchez e Iglesias deben utilizar la suficiente inteligencia política para evitar que vuelva el gobierno de la derecha. Esto depende en parte de la fortaleza, independencia y capacidad real de decisión que Sánchez haya adquirido tras recuperar el liderazgo, frente al poder que representan aquellos que le defenestraron.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    17

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 01/08/18 08:51

      Debería de atribuirse la pertenencia a la izquierda a los partidos que se comportan habitualmente como tal......

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      28



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.