x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

El triunfo de los mediocres

Publicada el 01/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 31/10/2018 a las 20:35
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



La tentación es exclamar: “Las uvas no están maduras”, como en la fábula de Samaniego. En la política actual, en el maremoto ultra, equivaldría a despreciar a los Trump, Bolsonaro, Salvini y Le Pen. En España podemos añadir a Pablo Casado, que tan ímprobos esfuerzos realiza a diario por merecer el calificativo.

No son unos cretinos, aunque lo parezcan. Son gente que sabe lo que hace y lo que quiere. Se dirigen a una sociedad hiperdesinformada –una paradoja en la era de Internet y de las nuevas tecnologías– en la que los cretinos somos nosotros. Si se ofende, lea: los que les votan.

“Cada pueblo tiene el gobierno que merece”. Es una frase falsamente atribuida a Winston Churchill, el político con más frases atribuidas de los últimos 200 años. La sentencia es errónea. No existen taras genéticas, sociales, políticas o raciales que impidan a un pueblo ser feliz, elegir a los mejores (o a los menos malos disponibles). Defender lo contrario es xenófobo. No entiende de grises ni circunstancias. Y si lo pensamos, los pueblos eligen bien poco.

Dijeron que los españoles no estábamos preparados para vivir en democracia, que necesitábamos mano dura. Quienes lo sostenían eran franquistas que aspiraban a perpetuarse (y lo lograron; es broma, o no). Se dijo de los países árabes tras el colapso de las primaveras en 2012. En el descalabro de sus ansias de libertad estuvo la mano de Occidente, y la de ‘nuestros’ amigos de la zona, Arabia Saudí. Primaron los intereses: armas, petróleo, gas. Dinero.

Alemania era el pueblo más culto de Europa y provocó dos guerras mundiales, una de ellas tras elegir en las urnas a Adolfo Hitler. ¿Lo merecían? ¿Lo merecía Europa? Es el tiempo histórico en el que tenemos que mirarnos, aprender de los errores y no repetirlos. Unos fueron los asesinos que idearon los campos de exterminio y asesinaron a millones de inocentes; otros, pertenecieron a la generación de los mudos, la que consintió el ascenso de los nazis en Alemania y de los fascistas en Italia. ¿Estamos dispuestos a repetir la cobardía?



Un gobierno fascista en un país importante, y Brasil lo es, nos afectará porque existe el riesgo de contagio. Miren lo que está pasando desde que Donald Trump ganó las elecciones en EEUU en 2016. Es como Casado (pero con más dinero y cañones): consigue cada día superar el despropósito del anterior. El asunto clave es que le votan. Hay un público ansioso de escuchar ese tipo de proclamas. Lo hay en EEUU y Brasil. Y en muchos países europeos. Está pasando en Hungría y Polonia.

Habrá que estar atentos a las elecciones estadounidenses del próximo martes. Las llaman “de mitad de mandato” porque se celebran dos años después de la elección de presidente. Se renueva la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, además de los legislativos estatales y una treintena de gobernadores. Trump se juega mantener el control de las cámaras, y renovar, de alguna manera, su condición de imbatible. Un mal resultado podría cambiar el humor político de la nación, eso que llaman el “momentum”.

Los demócratas necesitan el control de todo o de una parte del legislativo para bloquear al presidente. De estas elecciones deberían surgir los precandidatos de la carrera presidencial de 2020. Necesitan mostrar que disponen de banquillo o de lo contrario tendremos Trump hasta 2024.



No hay que ser un gurú para saber que la clave de este oleaje ultra está en la crisis financiera de 2007, devenida en recesión mundial a partir de 2008. Se ha escrito sobre la pérdida de prestigio de las élites gobernantes, de cómo los partidos políticos tradicionales han sido incapaces de dar soluciones a la ciudadanía. Primero, padecieron los socialdemócratas, reducidos a la insignificancia en Italia, Grecia y Francia, y con pérdidas masivas de votos en Alemania y Holanda, entre otros países. Ahora, le toca el turno a la derecha democrática clásica.



Se habla de populismos y se mete en el mismo saco la irrupción de una nueva izquierda, sea poscomunista o verde –que es la que más crece–, y la extrema derecha. Es un error grave. Las nuevas izquierdas vienen a ocupar el espacio dejado por la socialdemocracia que se volvió liberal en los 80 del siglo pasado, y después perdió el norte y los votos. Manuel Valls, uno de los responsables del hundimiento del Partido Socialista en Francia, se presenta hoy reconvertido en catalán alcaldable. Los verdes, pujantes en Holanda y Alemania, incorporan dos elementos que son esenciales a medio y largo plazo: la ecología, muy relacionada con el evidente cambio climático, y el feminismo.

En el primer asunto, el debate se sitúa entre los que lo niegan, como Bolsonaro que va a abrir la Amazonia a la tala, y los que lo denuncian. Los efectos de ese cambio climático jugarán en contra de los negacionistas, y de todos porque solo tenemos un planeta. La sociedad tiene en el movimiento #MeToo un poderoso regenerador, quizá el más importante desde los años 60.



El éxito de Bolsonaro es una consecuencia del éxito de Trump, y de los tejemanejes de su creador, Steve Bannon, inmerso en una cruzada ultraconservadora para extender los valores del supremacismo blanco en Europa y América Latina, y donde pueda. Mientras que la mayoría nos distraemos con las bufonadas tuiteras de Trump, el rodillo ultra trabaja en el desmonte del Estado bienestar y de cualquier regulación que dificulte el negocio. El peligro de Bannon es su brillantez. Y que el discurso cae en un campo abonado por la crisis económica y la ignorancia.

Las redes sociales son un caballo de Troya. La consecuencia de la aparición de Internet, y de la torpeza con la que fue recibida en muchos medios de comunicación tradicionales, ha destrozado el canal clásico de transmisión de noticias verificadas y lo que entendemos por hechos.



Por las redes fluyen bulos, mentiras, propagandas y verdades sin que nadie sepa cómo distinguirlas. En ese magma crecen los Bolsonaros que colocaron el bulo de que su contrincante Fernando Haddad quería legalizar la pederastia. El número de personas que se nutre informativamente en Facebook e Instagram es cada vez más elevado. Para ellos, la realidad es lo que está en esas redes sociales.



El nuevo fascismo es un tumor incrustado en el sistema neuronal de la democracia, no busca sustituirla porque puede cumplir sus objetivos sin renunciar a unas elecciones. Nos dirigimos a dictaduras con la apariencia de democracia, con oposiciones anuladas y divididas que, en la mayor parte de los casos, no representarán una amenaza. El nuevo parlamento son los mercados, una entelequia sin rostro que no es otra cosa que el instrumento de los superricos para ser cada vez más ricos sin importarles la pobreza generalizada ni el daño medioambiental.

Antes de caer en la melancolía, un poco de Pepe Mujica, ex presidente de Uruguay hasta hace un par de días. Elevado a icono de la izquierda porque permaneció fiel a sus principios, no enloqueció con las pompas y los dineros al transitar por las estancias del poder. Salió de la presidencia rico en tolerancia y sabiduría, como Nelson Mandela. Son hechos extraordinarios en un mundo en que todo se compra y se vende. Tras la victoria del ultra brasileño, dijo: “La vida es una lucha permanente con avances y retrocesos. No es el fin del mundo. Debemos aprender de los errores que hemos cometido y volver a empezar. No hay derrota definitiva”. Toca luchar. ¿A qué esperamos?

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

72 Comentarios
  • jhgb jhgb 05/11/18 09:36

    Yo no se si los pueblos tienen los gobiernos que se merecen pero muchas veces el que eligen, el que elige un gobierno que le garantiza perder poder adquisitivo indefinidamente mientras garantiza el pago de la deuda a los bancos o es un ignorante o cree que va a cobrar por otro lado, ingenuo o corrupto. Un medico es responsable si no utiliza las mejores técnicas conocidas, los banqueros que arruinan paises aconsejan como salir de la ruina a los gobiernos, la zorra y el gallinero. Seguramente estoy sumido en la melancolía pero nunca voto a los que me meten la mano en la cartera y mi cartera principal es la seguridad social.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • RODELU RODELU 03/11/18 21:40

    Sr. periodista, no puede escribir un articulo tan interesante ,creo yo, acompañado de trozos de videos sin traducir del ingles. España es el pais mas atrasado en conocimientos de ingles ( informePIZZA) Me ha dejado con la miel en los labios al no saber que opina mi admirado CHOMSKI, por ejemplo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • jcr jcr 04/11/18 17:56

      Puedes configurar el texto en Español

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 03/11/18 18:57

    platanito, pasado Azpeita, siguiendo una estrecha carretera serpenteante se llega al santuario de Aranzazu, era una maravilla. Es como un hueco a mil metros a pie de monte. Estará muy poco soleado, supongo algo al atardecer. Imaginê que podía estar bajo el Aizkorri.
    Me gustaría dormir en uno de los tres hoteles, despertarme y desayunar allí una ración de tortilla española con un buen café con leche. Bueno en Gipuzkoa las mâs veces decían tortilla de patatas.
    Con lo del referéndum de la Constitución de 1978, no sé. En wiki se dice que Euzkadiko Ezkerra apoyô el No, mientras que Herri Batasuno validô tanto el No como la abstención. Asî que renuncio a intentar ser Hercule Poirot y como se dice en Francia, doy mi lengua al gato.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    0

    • Orlinda Orlinda 04/11/18 20:35

      Pues sí, Tierry, en toda España se dice tortilla de patatas salvo en Canarias, que es de papas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Arkiloco Arkiloco 03/11/18 20:39

      Muy buen gusto Tierry. Y después del desayuno dar un paseo por los alrededores y meterse en el bosque por cualquiera de sus caminos. Por lo de validad entiendo que se quiere señalar que, a posteriori, y para afirmar que la Constitución fue rechazada en el Pais Vasco se tiene en cuenta la elevada abstención o participación por debajo del 50% y los Noes. Lo cierto es que HB no defendía cualquiera de las dos posiciones y optó por el NO. Aquello originaba debates de esos que solo se dan en la izquierda y que trataba de discernir que posición expresaba mejor el rechazo o era las más rupturista y revolucionaria, la abstención o el No. Con los indices de participación por debajo del 50 por ciento,salvo en Alava y en Navarra, el SI ganó con holgura y siempre se omite que el Estatuto, que emanaba de esa Constitución, fue aprobado por la gran mayoria y con porcentajes de participación que ya superaban el 50 por ciento. Y lo del rechazo queda cuestionado o necesita ampliación. Y, por cierto, yo siempre he pedido tortilla de patata en todas partes y me era desconocido que se le llame tortilla española de forma generalizada. Lo de española es evidente que en Gipuzkoa no se dirá pero menos mal que no ha acabado llamándose "tortilla estatal". No hace falta que indagues más aunque tampoco es tan dificil.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      1

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 03/11/18 22:32

        Buenas noches, Arkiloco.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0

  • Ataio Ataio 03/11/18 12:05

    Enhorabuena Ramón. Y gracias por tu oficio periodístico.
    Me alegra que la concurrencia de comentaristas en tus artículos vaya en aumento, esto demuestra tu calidad humana y profesional; y también el buen hacer de los compañeros-as.
    Como siempre que se expone o advierte del peligro de la derecha, mi reacción ( cuasi refleja ) es ensalzar la unión de izquierdas y progresistas. Entiendo que es el mejor de los antídotos para la regresión. Es por ello que casi me preocupan más hechos como el acontecido en el pleno de sevilla que los casado-rivera.
    Ojalá las bestias del jurásico sigan bien alimentadas y no les de por escaparse del parque.
    PD: unidad de acción, colaboración, entendimiento y primar ante todo objetivos sociales. Salud y República.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • pep48 pep48 03/11/18 10:38

    Hay muy buenos periodistas en este país y este es uno de ellos, que no se por qué no salen en los medios audiovisuales, sinceramente harían una gran labor a la sociedad. Estamos hartos de periodistas mediocres que lo único que saben hacer es ensuciar y crispar socialmente. Muy buen artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • platanito platanito 03/11/18 08:57

    No le busques tres pies al gato, Thierry, el arki es un electrón libre que se ha escapado, por efecto cuántico, de la galaxia de los de don Sabino, y hace mezcolanza entre los jesuitas de Deusto y los de Loyola, algo así como monje docente, que de vez en cuando hace una escapada con los poverettos de Aránzazu.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • Arkiloco Arkiloco 03/11/18 15:02

      No creo que de para buscar un tripode para el gato pero yo no lo voy confesar. Pero tu de olfato, perspicacia o conocimiento en estas cosas pareces escaso. Nada más ajeno a mi vida que los Deustos, Loyola y Aranzazu aunque este último lugar es muy agradable y era muy frecuentado para reunirse, meditar y discutir sobre los grandes proyectos para la humanidad. Y no hay nada de extraño en la gran relación que fuerzas revolucionarias o comunistas tuvieron con el nacionalismo y que se ha manifestado entre familias y amigos y con rencores de largo plazo y bastante intensidad. Solo hay que pensar que dos de los partidos más importantes de la llamada izquierda revolucionaria, surgieron de escisiones de ETA y decidieron actuar en toda España con un ideario comunista y la clase obrera como espacio principal para influir y actuar.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      5

  • Argaru Argaru 02/11/18 20:32

    La principal riqueza de un país es la educación de sus ciudadanos. Por esta razón, pagar impuestos para invertir en la formación de las nuevas generaciones es la mejor inversión de futuro que se puede hacer por un país. Pero todo esto es un esfuerzo en vano si no se acompaña de una mínima formación política lo más asépticamente posible. No obstante, da la impresión que las democracias, incluso algunas consideradas como avanzadas, quieren un tipo de ciudadano que esté muy preparado en lo profesional, pero que deje los asuntos políticos en manos de los “profesionales”, o sea, un tipo de ciudadano políticamente IDIOTA y fácil de manejar. Y si la sociedad “fabrica” ciudadanos políticamente MEDIOCRES, ¿qué se puede esperar del criterio de esos ciudadanos a la hora de escoger a sus dirigentes? Políticos como Trump, Bolsonaro, Casado o Rivera, engañan a quién se deja engañar, el problema es que son muchos y esta estulticia la acabamos pagando todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • salvafer salvafer 02/11/18 14:32

    Excelente artículo.
    En el mundo actual, y en el de siempre, se vive o se cree que se va a vivir mejor siendo opresor que siendo oprimido.
    Pasa que nadie se considera oprimido (lo mismo que el tonto, que nunca se considera como tal) y no le falta razón porque, por oprimido que esté, siempre habrá por debajo otros que lo están más y a quienes, aunque sea inconscientemente, se ve con capacidad para oprimir... y así llegamos al final de la fila y la mayoría votan a Bolsonaro o a los bolsonaros que aparecen ahora como setas en otoño.
    Es la única explicación filosófica (por darle enjundia) que encuentro para entender el voto de tanto negro, de tanta mujer, de tanto obrero, de tanto indio, de tanto pobre, de tanto desfavorecido...., por este militarucho dictadorzuelo.
    Este gran país no se merece a estas alturas (ni nunca) este aprendiz de Hitler.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • luzin luzin 01/11/18 20:34

    Como siempre lo que falta es crítica a la labor de la izquierda cuando ocupa el poder. Tal vez el ascenso de la derecha populista o de la ultraderecha venga motivada por el fracaso de las políticas de izquierda antes y durante la crisis. Creo que no se analiza en profundidad la corrupción, sus cauces y su desarrollo, la falta de democracia, la falta de transparencia, los privilegios de los que alcanzan los cargos de responsabilidad y la separación de sus bases, la burocratización y la verticalidad en las organizaciones.
    En España, el desprestigio de las organizaciones sindicales y de los partidos es total, los ciudadanos observan con desprecio que aquellos que dicen defender los intereses de la mayoría realmente se dedican a proteger los suyos, incluso se postulan a favor de los intereses de las minorías nacionalistas. No tienen ninguna credibilidad y gran parte acude a las urnas con la nariz tapada, motivados sólo por parar a los que consideran derecha dura.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    7

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 01/11/18 20:16

    Acabo de leer eso en El País:
    La Abogacía acusa por sedición y malversación a los líderes del 'procés' y se aleja de la Fiscalía
    Las penas que pide este órgano del ministerio de Justicia suman un mínimo de 14 años

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    1

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 01/11/18 20:19

      Es decir que no ponen la rebelión.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.