x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Una mala educación

Publicada el 27/03/2019 a las 06:00 Actualizada el 26/03/2019 a las 21:24
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Escribamos algo que hace doscientos años pensó el poeta Rainer María Rilke: la verdadera patria del hombre es su infancia. Es una patria emocional, donde el sentimiento se exalta a través del reconocimiento en la configuración de una identidad primaria de la que partimos hacia el mundo. Desde la filosofía, “identidad” es la concepción y expresión que tiene cada persona acerca de sí misma y de su pertenencia o no a un grupo. Es curioso cómo hasta en el perfil más comercial de los que nos definen en redes, aparece cómo y dónde nos educaron. La educación nos organiza en grupos, la de dentro y la de fuera de nuestras casas. Nos identificamos. Me llamo Aroa Moreno y soy licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, como tantos, acabo de resumirles buena parte de mi vida. Si algo nos permite borrar nuestras insignificantes biografías y empezar de nuevo, nuestra pequeña baraja de opciones, tiene mucho que ver con la educación (no lo llamemos solo formación porque no es solo eso), y la escuela pública pintaba una línea (entre otras, por supuesto) desde la que, en igualdad de condiciones, todos echábamos a correr. ¿Qué armas si no tengo yo para la huida?

Cuando la educación, los conocimientos especializados o las distinciones lingüísticas se menosprecian, lo único que queda es el poder y la identidad tribal. Lo explica Jason Stanley en su libro Facha, cómo funciona el fascismo y cómo ha entrado en tu vida en un capítulo dedicado al antiintelectualismo de las políticas fascistas. “Para el fascista, las escuelas y universidades existen para adoctrinar en el orgullo nacional o racial, dando a conocer, por ejemplo, los gloriosos éxitos de la raza dominante”. Asusta leer cómo los patrones se reproducen de país a país por todo el planeta: la extrema derecha (Stanley diferencia entre Gobiernos autoritarios y fascistas del siglo pasado y políticas fascistas que acceden hoy al poder, pero reconoce sus herencias a lo largo del ensayo) menosprecia toda enseñanza de contenidos y asignaturas que puedan permitir un mayor entendimiento de la diversidad cultural humana. “En los sistemas antidemocráticos, la función de la educación es producir ciudadanos obedientes que se conviertan en mano de obra barata que no tenga capacidad de negociación y que ideológicamente esté adoctrinada para pensar que el grupo que está en el poder encarna los mejores valores de la historia”.

Turquía debilitó su democracia hace menos de un año votando “sí” en un referéndum constitucionalista que convertiría al país en una república presidencialista concentrando casi todo el poder en su presidente, Recep Tayyip Erdogan. Una de las primeras medidas que tomó fue la redacción de un nuevo plan de estudios para las escuelas en el que serían eliminadas las ideas laicas y toda teoría científica que fuese en contra de la religión, como la teoría de la evolución.

Hace unos meses que Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, envió una comunicación a todos los colegios donde recomendaba que se filmara a los niños mientras interpretaban el himno nacional. También se pedía que los profesores leyeran  ante el alumnado el eslogan de su campaña: “Brasil encima de todo, Dios encima de todos” y permitía que fueran grabados por los alumnos para poder denunciar posibles “adoctrinamientos”. Entre otras cosas, Escuela sin partido, el plan que recoge estas directrices, incluye vetar el uso de la palabra “género” en las aulas o la expresión “orientación sexual”. Anecdótico empieza a parecernos que su ministra de Mujer, Familia y Derechos Humanos dijera: “Los niños, de azul; las niñas, de rosa” cuando el gobierno ha anunciado la militarización de las escuelas, que podrían ser dirigidas por miembros del ejército.

El Gobierno húngaro, liderado por el nacionalista Viktor Orbán, impuso la lectura en las guarderías de una serie de cuentos populares, leyendas y obras para que los niños recibieran conocimientos sobre una identidad nacional, aprendiesen el amor a la patria y valores culturales cristianos. En las escuelas de Polonia los alumnos ven El orgullo de ser polaco, se ha retirado de los currículos cualquier asunto relacionado con educación sexual y se difunden discursos contra el multiculturalismo, la homosexualidad o el feminismo.

Las cien medidas urgentes con las que Vox quiere cambiar España contienen algunos puntos generales referentes a educación: “generoso y exigente” sistema de becas, reconocimiento a la lengua española y derecho a ser educado en español, PIN parental para autorizar que se hable en el colegio de contenidos sexuales o medidas promocionales y proteccionistas sobre la tauromaquia y la caza. Sin embargo, se intuyen además otros puntos que afectarían a las aulas como la derogación de la ley de violencia de género, el señalamiento de los inmigrantes como agentes de delincuencia, el regreso de optativas escolares sobre toros, arrinconamiento de lenguas oficiales en las comunidades mediterráneas, Galicia o Euskadi, exámenes nacionales de reválida, desprestigio, en definitiva, de la escuela pública, universal y laica a favor de los colegios privados y concertados. Todas estas, las enumeradas bajo un epígrafe claro de educación, pero también otras, son medidas que nos harían retroceder décadas en cuanto la inclusión e integración de la diversidad en las aulas, la exaltación del patriotismo más bruto y un endurecimiento de las fronteras entre nosotros y ellos que podemos titular desigualdad, clasismo o racismo. El paralelismo con otros gobiernos de extrema derecha es fácil, todos se parecen en este punto.

Recordemos: desprecio de la diversidad lingüística, orgullo nacional o racial y el ensalzamiento de los éxitos de la clase en el poder; lo ha escrito el filósofo Jason Stanley. Me pregunto cómo se celebrará el Día de la Paz en las escuelas si se llegara a permitir que organicen un sistema educativo donde se exalta la defensa de la patria o de la familia a través de las armas y se deja atrás el verdadera integración de la diversidad, la intención de entendimiento desde nuestra única patria común: las culturas de los pueblos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 27/03/19 21:04

    Excelente artículo Aroa, aunque me permito hacer dos comentarios. El Día de la Paz se celebró en el franquismo. Mejor dicho, no el Día de la Paz sino los años de paz. Aniquilaron previamente a los contrarios y su pensamiento. Y celebraban aquellas terribles manifestaciones regionales del primero de mayo en el Santiago Bernabéu para celebrar su paz (más bien su paf, como onomatopeya de bofetada). Has sido benevolente no citando los estados unidos de Trump, en los que la paz se impone armando a los ciudadanos. De vez en cuando la paz se ve truncada por un descerebrado que organiza una matanza y entonces los de la Asociación Nacional del Rifle imponen más paz señalando que hay que comprar más armas. Si vis pacem, para bellum. O mejor aún Parabellum (9mm).

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Larry2 Larry2 27/03/19 10:05

    Buen artículo. Si, la infancia es una importante fase de nuestra vida. Ahora te das cuenta de lo importante que es la educación. Nos obligaban en el colegio a obedecer,mal presagio, estuviera bién o mal, el tema era obedecer, y en casa mas menos había dialogo. La infancia nos puede dejar una marca importante, con nuestros hijos no debemos cometer los mismos errores, agur, y gracias por el artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • M.T M.T 27/03/19 10:03

    ¿ Dónde se enseña a respetar al otro, a tratar de entenderlo tal como es y a no imponer un modo de ser? ¿ Dónde se enseña el valor del esfuerzo, de la solidaridad y el no al pícaro y la picaresca?¿ aparece en alguñ programa educativo y en la vida misma o soñamos con utopías?¿ seguimos en luchas de poder?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • senenoa senenoa 27/03/19 09:54

    Que la educación es uno de los pilares (si no el pilar fundamental) de la sociedad futura es algo que sabemos todos y que saben todos los partidos, de izquierdas o derechas (los de derechas lo tienen, si cabe, más claro aún); de ahí que el PP siempre haya derivado el presupuesto público hacia la enseñanza privada allí donde ha gobernado, aumentando recursos y conciertos que detraía directamente de la enseñanza pública.
    El 28 de abril tendremos ocasión de cambiar esto. Atentos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • MASEGOSO MASEGOSO 27/03/19 09:12

    Bien poor el artículo.
    Queda clara la postura que todos entendemos sobre la educación e integración a su través del talante democratico. Unir opiniones y no encauzarlas en un estereotipo de línea uniforme nos hace más libres, tanto en nuestra vida como respecto a lo demás.
    Toca un punto, muy de pasada, a mi juicio. Religión
    Sin ser leninista, ni acercarme a su posición, debo reconocer que su frase " la religión es el opio del pueblo" es la definición de religión más acertada que he escuchado en mi vida.
    Por otro lado se truncó esa idea de religión por la dictadura. En ese momento se permutó la religión por la idea política y habría que aplicarle que solo con educación y formación se consiguen mentes y ciudadanos libres.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Copito Copito 27/03/19 08:36

    Qué magnífico y necesario artículo, Aroa. Diseccionando desde las tripas, desde la infancia y la educación, cómo se forman a los sujetos, se les castra en seres adoctrinados y obedientes...por su propio bien. Por edad me he educado en el nacional catolicismo franquista y en una ejemplar familia de derechas y cristiana como tantos españoles, y como tantos de ellos tuve que desarrollar una ardua labor de desintoxicación mental y de reconversión hacia la libertad de ser uno mismo y pensar como tal. No es fácil, la educación fascista inoculada desde la infancia construye monstruos, y sino, pensemos en porqué Hitler fue apoyado por tantas personas de tantos países.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.