x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

El 'agujero Sémper' y el misterio de Ciudadanos

Publicada el 06/02/2020 a las 06:00

Más pronto que tarde se escribirán tesis doctorales que intenten explicar el misterioso empeño de Ciudadanos por desaparecer del escenario político casi con la misma rapidez que surgió. Se trata de un fenómeno a caballo entre la ciencia política y lo paranormal. Justo hace un año parecía increíble que Albert Rivera estuviera dispuesto a compartir manifestación y fotografía en la Plaza de Colón junto a Casado y Abascal (ver aquí). Cuando se preguntaba a los dirigentes de Ciudadanos por los altos riesgos de esa estrategia, aludían a unos estudios “cualitativos” que les confirmaban que ese galope hacia la extrema derecha era un acierto que convertiría a Rivera en líder del espacio conservador español.

Pese al fracaso en el intento de sorpasso en abril, Rivera se apoyó en su crecimiento en escaños y en el descenso del PP para autoproclamarse jefe de la oposición en lugar de ofrecer a Sánchez una cómoda mayoría parlamentaria. Y después de las autonómicas de mayo remachó en el mismo clavo al imponer la fórmula andaluza en Madrid y Murcia: gobiernos con el PP gracias a Vox pero negando esa evidencia. Incluso en Castilla y León, donde el PSOE fue la lista más votada y la campaña se desarrolló a cara de perro entre el PP y Ciudadanos, Rivera obligó al díscolo Francisco Igea a pactar con los de Casado. No permitió el más mínimo guiño hacia el centro. Tampoco las renuncias de intelectuales fundadores de Ciudadanos en su origen presuntamente socialdemócrata y claramente antinacionalista catalán, ni las dimisiones de Toni Roldán y de otros dirigentes espantados por la derechización obsesiva de Rivera (ver aquí) le llevaron a recapacitar. “Arrancaremos muchos más votos al PP de los que podemos perder hacia el PSOE”, aseguraba Rivera en presencia del arriba firmante a un mes de la repetición de elecciones generales, confiado de nuevo en sus enigmáticos “cualitativos”.

Como todo el mundo sabe, Ciudadanos perdió 2,5 millones de votos entre abril y noviembre (ver aquí), más de la mitad de los apoyos que lo habían convertido en tercera fuerza parlamentaria. Los 57 escaños en el Congreso se quedaron en 10. La inevitable dimisión de Albert Rivera (ver aquí) pudo ser interpretada entonces como una oportunidad de rectificar al borde del abismo, pero lo que se ve y escucha de la formación naranja indica que está decidida a dar un paso hacia delante, al más puro estilo de Groucho Marx.

Inés Arrimadas, candidata a suceder a Rivera, ha mantenido el discurso apocalíptico sobre la inminente ruptura de España sin aportar un argumento sólido que explique por qué no ha evitado ese “desastre” aportando (patrióticamente) los diez votos que habrían evitado la dependencia evidente que el Gobierno de coalición tiene del independentismo. Sobre el mal llamado pin parental, Ciudadanos dice que no en Madrid pero en Murcia sí pero en Andalucía ya veremos… (ver aquí). Podría haber utilizado ese veto que atenta contra la ley, contra la educación pública, contra los valores constitucionales, contra los tratados internacionales y contra el sentido común para trazar una línea roja definitiva que cabría interpretar como una recuperación del centro moderado y como un freno a la voracidad extremista de Vox. Hasta Díaz Ayuso le ha comido la tostada de esa presunta moderación (ver aquí).

Arrimadas no muestra el menor ademán de desviarse de la hoja de ruta que le costó a Rivera su carrera política, ni de ese argumentario que aplica el antinacionalismo catalán a todo lo que se mueve. La última ocurrencia, respaldada este mismo miércoles por una gestora a su medida (ver aquí), es proponer alianzas preelectorales con el PP para presentar candidaturas comunes en Cataluña, País Vasco y Galicia, las tres comunidades en las que habrá cita con las urnas este mismo año. Quiere llamar a la cosa Mejor Unidos, que viene a ser una acepción cursi del España Suma de Casado que hasta ahora producía urticaria en Ciudadanos (ver aquí).

No hacen falta muchos focus group o análisis cualitativos para entender lo ocurrido el 10 de noviembre. Redondeando las distintas encuestas postelectorales, unos 800.000 votos naranjas se fueron al PP, más de medio millón a Vox y más de un millón a la abstención. Alrededor de 1,5 millones de votantes calculan los expertos que se han quedado huérfanos en la enigmática travesía de Ciudadanos desde el centro hasta la extrema derecha (justo el recorrido inverso e interminable que en España caracteriza al espacio conservador desde el final de la dictadura).

Es lo que algunos estudiosos de la dinámica electoral denominan el agujero Sémper. En estos tiempos gaseosos, caracterizados por la volatilidad y la aceleración con la que crecen y se estrellan siglas y liderazgos políticos, algo o alguien intentará cubrir en los próximos meses ese espacio que dejan lo que pudo haber sido y no fue Ciudadanos y lo que reivindicaba el dirigente del PP vasco Borja Sémper en su reciente anuncio de retirada de la política: menos trincheras y sectarismos y más respeto al adversario (ver aquí).

Uno, que no es jugador ni aficionado a los vaticinios, apostaría lo que no tiene a que cualquier estudio cualitativo riguroso advertiría a Arrimadas hoy mismo del enorme riesgo de ser fagocitada por el PP de Casado, instalado en la ansiedad de sumar por donde sea y como haga falta frente al ascenso de Vox. Una carrera autodestructiva que sigue dejando pendiente la existencia en España de una derecha moderna, homologable a otros grupos conservadores tan alejados del extremismo nacionalpopulista como defensores de los valores que sustancian la identidad europea. Alguien, desde la izquierda, recordará aquella máxima adjudicada a Napoleón: “Si el enemigo se equivoca, no lo distraigas”. Pero si asumimos el cambio de época que afrontamos y los intereses cívicos, es prioritario que la oposición no termine en manos de quienes están dispuestos a falsificar la realidad y a negar derechos y libertades para llevarnos a formatos edulcorados del fascismo.

P.D. Quizás Arrimadas pretenda aplicar (mal) la reflexión que hace el personaje protagonista de una de las mejores series políticas recientes, Baron Noir, en HBO: “La política es como el jazz. Si tocas una nota que no es, tienes que insistir en ella, y se convierte en una improvisación de culto que todos querrán imitar”. El consejo es sagaz, es cínico, es pragmático. Pero, incluso en el jazz, su ejecución puede dejar vacía la sala.

Más contenidos sobre este tema




29 Comentarios
  • Argaru Argaru 08/02/20 01:37

    Hace muchos años que la política española se encuentra instalada en la más absoluta mediocridad. Y dos buenas pruebas de ello, son la huida hacia adelante de Arrimadas y el abandono de la política activa por parte de uno de los dirigentes del Partido Popular que no produce vergüenza ajena. Tal como están las cosas, Ciudadanos desaparecerá del mapa, ya sea por esa falta de talento político demostrado hasta ahora o porque aspiran a ser “succionados” por los populares para que, de esta manera, poder salvar los muebles y sus sueldos. El caso de Borja Sémper es diferente y una verdadera lástima, ya que la derecha española necesita personas de su inteligencia y talante personal, muy alejados de los “orcos” que representan a la extrema derecha y, simplemente, por el bien de la política en general. No obstante, si tanto PP como C's, así como su “mascota” fascista, VOX, desaparecieran del mapa político español, creo que no los íbamos a echar mucho de menos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • salvafer salvafer 07/02/20 13:49

    Si a alguien, en algún momento y en algún lugar se le puede adjudicar esta reflexión tan repetida: "Para salir de un hoyo, lo que nunca se debe hacer es seguir cavando", es en este caso que aquí se analiza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • LopezT LopezT 07/02/20 12:36

    Si el enemigo se equivoca, no trate de reconducirlo Sr. Maraña. Es preferible que se hunda de una vez por todas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • itnas itnas 06/02/20 16:11

    Si no he entendido mal el mensaje, de lo que se trata es de que no desaparezcan opciones políticas 'civilizadas' no sea que se estimulen grupos de fascistas edulcorados. Sin embargo, aparte de los 'focus group' (un concepto con evidentes debilidades: https://es.wikipedia.org/wiki/Grupo_focal), la visualización cuantitativa del número de votantes perdidos o transportados a otra opción política (incluida la abstención) permite decir que ganan por goleada los ex-votantes de Cs no fascistoides, es decir, los que no van a Vox. Esto sugiere que el articulista más que otra cosa expone una hipótesis que teme, no una que sea resultado de una tendencia hacia la que apuntan los datos, a no ser que al PP se le pueda englobar dentro de los fascistoides edulcorados no homologables según el patrón europeo.
    Por otro lado, me gustaría apuntar hacia el hecho de que si como se supone Cs fue un invento de los que manejan la economía, es decir, el país, su práctica desaparición apunta hacia la hipótesis de que no parecen las cosas tan simples como para pensar que a la sociedad se la puede manejar arbitrariamente por las élites con poder.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    12

    6

    • mcjaramillo mcjaramillo 06/02/20 18:36

      A día de hoy, perfectamente se puede incluir al PP dentro del grupo de los partidos "fasistores". ¿Qué otra cosa se puede deducir de sus dichos y hechos...?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      18

  • Grever Grever 06/02/20 14:23

    Si el psicoanálisis pudiera aplicarse a las organizaciones quizás las tesis doctorales sugeridas por Maraña podrían partir de las teorías sobre la personalidad autodestructiva que desde esa escuela se han venido formulando, pero son las personas el objeto de reflexión de Freud y seguidores. Ni afirmo ni niego que los dirigentes de C's merezcan una análisis psicopatológico pero vistas sus actuaciones no les vendría darse un tiempo sin querer ser los protagonistas, consultar con actitud abierta y positiva a sus propios críticos y, finalmente, reflexionar acerca de quién somos, de dónde venimos, a dónde vamos y sobre todo ¿Qué queremos ser de mayores?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • GRINGO GRINGO 06/02/20 14:20

    TND - Tesis No Doctoral.

    En mi opinión, probablemente errónea, C'S fue creado por la élites económicas nacionales (las que cortan el bacalao) para frenar al independentismo catalán, pero después de constatar la desaparición del bipartidismo, se potenció a nivel nacional pensando en ellos como alternativa a un PP acosado por sus múltiples casos de corrupción, muchos de ellos pendientes de juicio a día de hoy, y un PSOE que seguía el mismo camino del resto de partidos socialdemócratas en Europa.

    Al frente desde un inicio estaba Alberto Rivera, que mientras fue obediente y no se complicó ni complicó la vida a sus benefactores, fue creciendo y afianzándose como líder de un partido que podía disputar la derecha (olvidemos ése Centro que nunca ha existido) al PP, pero le pasó un poco como a Manuela Carmena, que se creyó en exceso su papel de líder, y en la toma de posición se debió saltar alguna pauta que le trataron de imponer, y allí se pegó el hostión y fue ajusticiado por listo, y reemplazado de momento por una señorita que a pesar de todo no ha debido de aprender nada, porque sigue como una carnerita al precipicio.

    Ésto pasa en una democracia consolidada como la nuestra, aunque es curioso que siempre que se afirma que nuestra democracia es "homologable al resto de democracias europeas", al tiempo volvemos a leer, y con razón, que no tenemos una derecha homologable y hasta hace bien poco una izquierda homologable, así que no sé como conseguíamos pasar la ITV....

    En cuanto a la frase "España se rompe", está a un paso de conseguir igualar el número de veces que se ha gritado "El Pueblo Unido jamás será vencido", creo que desde unos días antes de constituirse como nación ya estaba en riesgo, ya desde la época de ZP ya lo predijo Montoro, "dejar que se caiga/derrumbe que ya la levantaremos nosotros", frase muy patriótica donde las haya..., siempre ayudando.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    16

    • salvafer salvafer 07/02/20 13:51

      Acuerdo total.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Valldigna Valldigna 06/02/20 13:30

    Valldigna.El señor Rivera y la señora Arrimadas han creado un odio visceral sobre Cataluña que ha causado mucho daño.A mi parecer estos perfiles politicos crean crispación, odio a todo lo que venga de Cataluña. Que bien harían que desaparezan en el terreno politico.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    24

  • Nidáguila Nidáguila 06/02/20 13:10

    Está claro lo que ya he expuesto en este foro más veces:Sin ideología, sin ideas y sin cimientos sólidos no se va a ningún sitio. Las ideología y todo lo que lleva a remolque , podrán ser aceptadas o no, pero hay que tener alguna. El esto es así porque lo digo yo era la gran tesis que Rivera, en su tiempo demostró, pero ahora vemos que es que no eran nada más que humo que aparecía en el horizonte igual que la niebla atmosférica que viene y va. Tienen que desaparecer porque no saben donde están.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • José Luis53 José Luis53 06/02/20 11:24

    Por cierto, con personajes entre sus filas como Toni Cantó, bien conocido por estos lares valencianos, cualquier cosa que le pase a Ciudadanos es previsible. A ver dónde aterriza ahora, que seguro que se hunde.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    18

  • MASEGOSO MASEGOSO 06/02/20 11:07

    Esa derecha, razonable dispuesta a tender la mano para que un gobierno lleve al país a buen lugar no tiene espacio en esta tierra que consideran suya por derecho propio. El “señorito” deja sin cultivar las tierras para que los braceros se mueran de hambre. Por insólito por cierto, sin embargo, aquí se ha demostrado que es su forma de entender la vida. Solo puede vivir quien sea el ”amo”.

    La Sra. Arrimadas ha recibido una herencia envenenada y querer sacar la cabeza del lodazal en que se ha metido puede que le cueste un precio más alto de lo que espera. A pesar de que, sus sostenedores dinerarios han vuelto a apostar por ese piquito de oro que solo amenaza.

    Cada cual se busca su propio infierno y estos dos, Arrimadas y Casado, caerán en las garras de Vox sin remedio y veremos, entonces, qué vueltas da el país.

    Insufrible política retrograda y chapucera que, de vez en cuando, se va llevando algo bofetón que otro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    22



Lo más...
 
Opinión