X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

Capitalismo de vigilancia

Publicada el 18/05/2020 a las 06:00

El covid-19 lo ha contagiado todo, y algunos de esos contagios han provocado una aceleración. La revolución tecnológica, el papel de la inteligencia artificial o del big data era algo que ya preocupaba, pero ahora alcanza cotas mayores de interés al comprobar cómo cobra actualidad la enésima versión del debate entre libertad y seguridad.

En los próximos meses se oirá hablar mucho de "capitalismo de vigilancia", concepto utilizado y popularizado desde 2014 por la psicóloga social Shoshana Zuboff, que alude a la mercantilización de datos personales. Dichos datos, debidamente tratados, se convierten en información, y con ello en poder, es decir, en objeto de compraventa con abundante lucro.

El libro de Shoshana Zuboff The Age of Surveillance Capitalism («La era del capitalismo de vigilancia») se publicó el 15 de enero de 2019 y previsiblemente estará en las librerías en español durante 2020. En él, Zuboff identifica cuatro características clave en la lógica del capitalismo de vigilancia: el incremento de la extracción y análisis de datos como macrotendencia, la aparición de nuevas formas de contratos mediante la monitorización, la personalización de los servicios a los usuarios para hacerlos más deseables, y la continua experimentación sobre usuarios y consumidores a través de plataformas tecnológicas.

El debate sobre estos asuntos ha mutado en tiempos de covid. Antes predominaba el miedo y la incomodidad de saberse observado permanentemente con fines comerciales, o polémicas como la que estalló ante la propuesta del gobierno de modificar el artículo 58.1 de la LOREG de forma que permitía realizar perfiles ideológicos de los ciudadanos, algo que fue anulado por el Tribunal Constitucional aduciendo que "las opiniones políticas son datos personales sensibles cuya necesidad de protección es superior a la de otros datos personales".

Ahora el debate va más allá y topa con aristas más peliagudas. La reacción dista de ser tan clara si de incrementar la seguridad se trata. Países que citamos como ejemplo de buena gestión de la pandemia, como Corea del Sur, han hecho un uso intensivo de estas tecnologías, y de China, de donde sabemos poco y creemos menos, se dice que está poniendo en marcha estas prácticas a gran escala.

Hace unos días, en la cuarta sesión del ciclo Eta Oraint Zer organizado por el Instituto Globernance y la Fundación Kutxa, dos expertos en la materia, con perspectivas visiblemente diferentes, ofrecieron un rico debate. El catedrático de filosofía Javier Echeverría y la directora de DigitalEs Alicia Richart pusieron sobre la mesa sus argumentos. Desde la crítica a la falta de privacidad, el profesor Echeverría hablaba de los teléfonos móviles como ladrones de datos, tecnoladrones, y denunciaba los excesos de quienes controlan grandes datos sin que sus generadores, cada uno de nosotros, seamos del todo conscientes; o peor aún, sin que veamos en ello un riesgo. Por el contrario, la experta y dirigente empresarial Richart subrayaba las ventajas de contar con tecnologías avanzadas de big data tanto para el desarrollo de la industria 4.0 como para la gestión de pandemias como la que estamos viviendo.

Cuando la tecnología avanza a la velocidad que ha alcanzado la digitalización, intentar permanecer al margen no deja de ser una pretensión romántica. Como recuerda Alicia Richart, oposición a las innovaciones tecnológicas ha habido siempre, pero choca con la Ley de Grove, formulada por uno de los fundadores de Intel, Andy Grove: "La tecnología siempre gana. Puedes retrasar la tecnología mediante interferencias legales, pero la tecnología siempre fluye alrededor de las barreras legales".

En este escenario, el debate sobre la gobernanza de esa digitalización es imprescindible y ahora ya, urgente. Toca formular las preguntas adecuadas y no equivocarse con ellas, dado que es evidente que cada vez más aspectos de la vida cotidiana están mediados por la tecnología. De quién son los datos, qué tipo de información puede construirse con ellos, si tiene la ciudadanía alguna capacidad de negociación en los contratos con las grandes compañías de tecnología, o por el contrario son una imposición para seguir navegando o accediendo a algunos servicios… son algunas de esas cuestiones. Junto a ellas, el rol de lo público y lo privado debe definirse también. Es inexcusable poner en marcha ya medidas de transparencia y control en las empresas que adquieren los datos, en las que los tratan y en las que los compran, así como apelar a que lo público asuma su responsabilidad de garantizar entornos digitales seguros, velar por la privacidad, y compartir en abierto –open data les llaman– aquellos datos que pueden ayudar a mejorar.

Dado que la sociedad de la distancia en la que parece que vamos a vivir es muy posible que vaya acompañada de eso que Zuboff llama el capitalismo de vigilancia es urgente democratizarlo. Para ello, este asunto debería convertirse en prioritario en el debate público, para lo que hará falta formación, información, la disposición de todos los actores públicos y privados, y la búsqueda de herramientas innovadoras que permitan gobernar lo que Echeverría y Almendros, en su próximo libro, Tecnopersonas, denominan "tercer entorno", ese espacio conformado por redes en las que cada día habitamos más y que hasta el momento carece del mínimo criterio democrático.

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 20/05/20 19:57

    Refiere en su art. "Zuboff identifica cuatro características claves en el 'capitalismo de vigilancia':
    - incremento de la extracción y análisis de datos como macrotendencia,
    - nuevas formas de contratación mediante la monitorización,
    - personalización de los servicios a los usuarios para que aparezcan deseables, y
    - experimentación s/usuarios y consumidores a través de plataformas tecnológicas."

    Este confinamiento, la parada impuesta en la cotidianeidad y, el silencio, me han obligado a escuchar alto y claro, la demanda de mi conciencia ciudadana, como 'ser humano libre'

    Ud. Sra. Monge, refiere la STC que obligó al Gobierno a dejar sin efecto su propuesta de modificación del art 58.1 de la LOREG, aduciendo que 'las opiniones políticas son datos personales sensibles cuya necesidad de protección es superior a la de otros datos personales'. Pero, eso fué.
    Hoy, el covid también ha mutado abriendo resquicios transcendentes, sin recurso de inconstitucionalidad del Defensor del Pueblo, respecto del negocio 'con nuestros datos': vg.: HC de los usuarios de la SPública/SPrivada... nos ofrecen avisarnos vía WA, si quien se nos acerca, normalmente conocido/amigo/familiar, ha padecido covid, ha dado positivo, tiene anticuerpos o cualquier dato con los que las cinco 'Gafam': Amazon, Microsoft, Apple, Google (Alphabet), Facebook, y las tres BAT: Baidu, Alibaba y Tancent, nuevos sistemas de vigilancia y control ciudadano, obtienen sus beneficios.
    Fuente: la Jornada
    https://rebelion.org/pandemia-de-control-digital/

    Investigué las claúsulas legales, Microsoft tiene una página al respecto: 'Cómo usamos los datos personales'

    En portada "Existe un 'tecnovirus' cuyo nivel de contaminación mental mengua la libertad de las personas' JA Plaza López.
    https://retina.elpais.com/retina/2020/04/24/talento/1587726770_660506.html
    Referencia en su art del libro del Profesor Echeverría y Almendros: 'Tecnopersonas'

    En tanto no se democratice este 'capitalismo de vigilancia' -este asunto debería protagonizar el debate público- vengo obligada a darme de baja, en la utlización de todos los medios informáticos y sus aplicaciones, en cumplimiento de mis principios libertarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • estovamal estovamal 21/05/20 12:39

      Nunca uso esto de las manos rojas y verdes, pero quiero expresarle que me gustaría poner a su comentario unas veinte o treinta manos verdes. Cuídese.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 21/05/20 18:46

        Muchas gracias y mucha suerte, 'estovamal' Cuídese usted también.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Lunilla Lunilla 19/05/20 10:05

    "Vano quiere decir vacio, de modo que la vanidad es tan poca cosa, que apenas puede decirse de ella, cosa peor que su nombre" /"Es mas contagiosa la mediocridad que el talento: ¡Dormir: ¡Despertar! …"Una vida miserable ! Frank Kafka- dixit" / "El único problema filosófico, demasiado serio es el 'suicidio': 'Juzgar si la vida , es o, no digna de vivirla" -Es la respuesta fundamental a la suma de preguntas que nos hacemos , o nos las hacen ; Albert Camus : Dixit" / "Lo mas razonable que se ha dicho sobre el matrimonio y sobre el celibato- es esto: "Hagas lo que hagas, te arrepentiras. " Agatha Kristie: Dixit" /"La curiosidad es vanidad en la mayoría de los casos, solo queremos saber algo para hablar de ello;Blaise Pascal: Dixit" / "Cuanto mas logra Ud. aumentar el miedo a las drogas y, al crimen; -mas madrres desamparadas; , os inmigrantes y, alienados; -Mas controla, a toda la pobre gente" Noam Chomsky: Dixit" Hay que dejar la vanidad a quien no tiene otra cosa que exhibir; Honorè de Balsac- Dixit" /"No hay nada mas difícil que savar de tu cabeza, aquello que no te sale del corazón"- "Ella era poesía, el puro Cuento": El Diablo Cojuelo: Dixit" //" Lo Difícil atrae lo imposible, seduce lo complicado, asusta lo extremadamente complicado" - ¡enamora! "No me molesta que la gene habe mal de mì -¡Normalmente-los perros ladran cuando no conocen a la gente" "Tienen derecho a tomar distancia con las personas que, de forma consciente te hacen daño, incluso si e dicen que son tus amigos" //- Saludos Cordiales ..( 10,05 h. a/m. )

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • estovamal estovamal 18/05/20 10:15

    Me temo que intentar democratizar el capitalismo, aunque sea este "de vigilancia", es algo imposible. Ni siquiera utópico. Habrá que buscar otros modos y medios para controlarlo. 
    Me parece mucho mas interesante la posición que sostiene Noam Chomsky. La entrevista que, sorprendentemente, publica El Pais este domingo en la sección Ideas, es admirable.
    Supongo que usted, profesora, bien informada, la habrá leído. Si no, léala. Y sus lectores, por supuesto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • CinicoRadical CinicoRadical 18/05/20 09:37

    Las herramientas y su uso.La ley del fuerte del poderoso.Hay más de un ejemplo.

    "Echeclon. Es una aplicación informática cuya plataforma de trabajo abarca un entramado de antenas, estaciones de escucha, radares y satélites, apoyados por submarinos y aviones espía, unidos todos esos elementos a través de bases terrestres, y cuyo objetivo es teóricamente, espiar las comunicaciones mundiales, para luchar contra el terrorismo internacional y el tráfico de drogas. El sistema es utilizado también para el espionaje económico de cualquier nación y la invasión de privacidad en gran escala. La existencia de ECHELON fue hecha pública en 1976 por Winslow Peck."....etcétera.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • paco arbillaga paco arbillaga 18/05/20 09:10


    Opino que el quid de la cuestión es el cómo y para qué se utiliza la maravillosa tecnología digital que tenemos, si se hace para el bien de la sociedad o se utiliza principalmente para beneficio de los «listos» que quieren controlar los países, la economía mundial.

    O sea, como todo: para quiénes son los beneficios que producimos los seres humanos con nuestro esfuerzo, con nuestro consumo, con nuestros descubrimientos. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

Lo más...
 
Opinión