x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

Contrainforme del 8M: atizando al feminismo para ocultar el horror en las residencias

Publicada el 06/06/2020 a las 06:00

Reconozco que no me he atrevido. Tenía previsto escribir desde el puro sarcasmo después de soportar un día tras otro esa broma macabra con la que los cerebros del despiste y la provocación política, primos hermanos de los sospechosos habituales que vienen manejando las cloacas del Estado desde hace décadas, han conseguido una vez más ocupar el debate público, marcar la agenda política y judicial, la apertura de los telediarios y los titulares de la mayoría de los medios. Pero me resulta imposible tomarme a chufla ese ofensivo disparate que relaciona incluso penalmente las manifestaciones del 8 de marzo con la expansión del covid en España.

Había pensado hacer una especie de confesión definitiva, un anexo a incorporar a esos delirantes informes realizados por agentes de la Guardia Civil, relatando las conclusiones “lógicas” que pueden extraerse de la acusación sobre la que se basa esa ¿investigación? que dirige la jueza Rodríguez-Medel: el Gobierno, perfectamente consciente de que en Madrid había estallado el contagio descontrolado del coronavirus, decidió a través de su delegado en la comunidad autorizar la manifestación del 8M.

Por resumir: si alguien en sus cabales da la más mínima verosimilitud a esa especie, debería entonces continuar el razonamiento hasta el final. Está claro que Pedro Sánchez quería acabar con su matrimonio, al permitir que su pareja, Begoña Gómez, participara en la manifestación. Y es obvio que planeaba liquidar además a la mitad de su gobierno, empezando por sus vicepresidentas Carmen Calvo o Nadia Calviño, y siguiendo por la ministra de Educación o el nunca suficientemente apaleado Fernando Grande-Marlaska, salvo que todos ellos manejaran también la información exacta sobre la posibilidad de contagiarse, y en ese caso habría que pensar que habrían decidido formar una especie de secta suicida dispuesta a autodestruirse en la conmemoración del 8 de marzo. En una demostración máxima de entendimiento en la coalición, también ministras de Unidas Podemos, empezando por Irene Montero, se mostraron decididas a jugarse la vida unos metros más allá de la pancarta de las socialistas. (Una decisión corroborada “documentalmente” por el vídeo de un off the record posterior de la ministra de Igualdad en el que reconoce, ¡oh, cielos!, que seguramente este año no fue tanta gente a las manifestaciones a causa de la preocupación por el virus). Por algo el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, el doctor Raboso, sostiene que las marchas feministas “convirtieron a España en una bomba epidemiológica” que provocó “una hecatombe” (ver aquí). A la que contribuyeron también, por cierto, dirigentes del PP como Cuca Gamarra o María del Mar Blanco (ver aquí). No fue el caso de Ana Pastor, médica de formación, expresidenta del Congreso y actual diputada, que teniendo síntomas gripales compatibles con los del virus (como se confirmó a los pocos días) no acudió a la marcha ni avisó a sus contactos, a quienes por las mismas fechas abrazaba y besaba con el mismo afecto que Ortega Smith a sus compañeros de Vox en Vistalegre (lean a Esther Palomera en eldiario.es).

¿Y qué me dice, señoría, del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, tan sereno y afectuoso en apariencia, tan creíble aunque sólo fuera porque no le nombró este gobierno social-comunista sino el mismísimo Mariano Rajoy (ver aquí)? Pues ahí donde lo ve y sabiendo desde muchos días antes que Madrid era una “fiesta del virus” dejó acudir a la manifestación del 8M ¡a su propio hijo!, en un acto por el que convendría abrir una pieza separada de esta causa por presunto filicidio.

Habría concluido esa disparatada narración con una confesión íntima a la que ya me referí en estas páginas (ver aquí): yo mismo acudí a la manifestación del 8M. Después de casi cuatro décadas ejerciendo el periodismo, buena parte de ellas en el territorio de la política, no he sido capaz de disponer de fuentes, aunque sólo fuera una, que me advirtiera del infierno en el que me metía junto a un numeroso grupo de amigas y amigos, en el que había escritoras, actrices, una célebre guionista, un alto cargo de la cultura, una editora reconocida, una cantante de éxito, una pianista de prestigio… ¡hasta una experimentada enfermera de León caminaba a mi lado, por dios! No nos lo perdonaremos nunca, y eso que nos pasaba lo mismo que confesó Irene Montero en la confianza de ese off the record pisoteado indecentemente por ABC: estábamos muy preocupados por el coronavirus, hasta el punto de procurar no tocarnos ni abrazarnos ni besarnos…

Pero no. Aunque hay corresponsales que observan alucinados el hecho de que este país gire en torno a una memez como la que esa instrucción judicial plantea siguiendo a su vez el hilo de la cometa soltado desde el PP, Vox y sus altavoces mediáticos, la cosa no tiene la menor gracia. Por un doble motivo: el primero, porque es evidente que se aprovecha nada menos que una pandemia con miles de muertos para seguir atacando, ensuciando y demonizando al feminismo. Porque si no fuera así, estarían poniendo querellas o citando a declarar a responsables de los transportes públicos, los clubes de fútbol, las salas de conciertos, el estadio de Vistalegre… que ese mismo 8 de marzo congregaban en conjunto a millones de personas. Sólo les interesa interpelar (y manipular) a organizadores de manifestaciones feministas. No entienden ni aceptan ni respetan la lucha por la igualdad. Y si pueden mancharla incluso utilizando un coronavirus que ataca a la humanidad entera, ¡sin complejos!.

El segundo motivo es aún más vergonzoso e indignante. Mientras llenamos debates parlamentarios, telediarios, tertulias y portadas de periódicos con una causa penal extraterrestre sobre el 8M –que antes o después acabará en la papelera y que no tiene similitud en ninguna parte del mundo–, han logrado durante semanas dejar en la oscuridad el mayor horror humano de esta pandemia: lo ocurrido en las residencias de mayores. Y muy especialmente la gestión protagonizada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, donde se concentra el mayor número de muertes. Primero intentaron desviar toda la responsabilidad al Ejecutivo central por la declaración del estado de alarma, pese a que todo el mundo sabe que las competencias sobre geriátricos y hospitales siguen siendo de cada comunidad autónoma. Para bien o para mal. Es un insulto a la inteligencia utilizar la autoridad para fotografiarse junto a aviones cargados de mascarillas o para presumir de lo logrado en el IFEMA y lavarse las manos cuando se trata de explicar por qué no se medicalizaron las residencias en las que morían por miles ancianos y ancianas sin atención sanitaria.

Esta semana, en infoLibre, hemos publicado los documentos que demuestran que Isabel Díaz Ayuso y su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz, mienten cuando describen como “borrador” un Protocolo enviado a residencias y hospitales con “criterios de exclusión” que ordenaban no trasladar a mayores con determinadas patologías o grado de dependencia (ver aquí). Y el propio consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero (de Ciudadanos), ha confirmado que advirtió a sus superiores de que ese abandono de los residentes a su suerte no sólo era "indigno" sino que suponía una “discriminación de graves consecuencias legales” (ver aquí). La lectura de las distintas versiones del Protocolo deja en evidencia el serial de falsedades y manipulaciones que Ayuso, con el asesoramiento siempre osado y contundente del aznarismo, ha ido administrando en sede parlamentaria y ante los medios. Pretende además confundir a la ciudadanía mezclando lo que es una práctica deontológica reglada que corresponde al personal médico (el llamado triaje que obliga a decidir por criterios sanitarios a quién se intenta salvar la vida y a quién no) con lo que ha sido una directriz política desde el gobierno autonómico que tuvo una consecuencia tan trágica como incontestable: el 80% de los fallecidos en marzo en residencias madrileñas no fueron derivados a hospitales en aplicación de esos “criterios de exclusión” (ver aquí).

No aprendemos. Ni siquiera en mitad de una pandemia que ha puesto patas arriba el mundo que conocíamos. Siguen tomándonos por imbéciles y seguimos acumulando méritos para que se sientan cómodos en ese ecosistema que abona la rueda permanente de la provocación-respuesta-crispación-equidistancia. Intentan convertir el 8M de 2020 en un revisitado 11-M de 2004. Si durante años alimentaron teorías conspiranóicas sobre unos atentados que desde el primer minuto sabíamos que eran obra del terrorismo yihadista, harán lo posible ahora para convertir una marcha feminista en una especie de aquelarre genocida. Y para ello tanto les vale distorsionar los datos conocidos de la epidemia aquel domingo como la influencia interna de un alto mando de la Guardia Civil llamado Diego Pérez de los Cobos.

Para extraer las muchas lecciones que deberíamos sacar de esta crisis inédita y compleja, deberíamos empezar por no caer en todas las trampas que nos tienden quienes acostumbran a imponer los marcos de debate público. No toquen con sus sucias manos al feminismo, que al parecer les quita el sueño incluso más que miles de muertes que quizás no pudieran evitarse, pero al menos deberían servir para que afrontemos todos los cambios de modelo socio-sanitario que sean precisos para no pasar otra vez por el mismo drama.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




160 Comentarios
  • Adela Garcia Adela Garcia 15/06/20 01:18

    Me pregunto qué le enseñará esta gentuza a sus hijos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pobla pobla 09/06/20 12:22

    Ni aun així,con estos articulos que retratan toda la verdad,la sra.jueza,no tiene el valor moral,de mandar a la m..a estos embusteros,que solo siembran odio,pues apaga y Valònia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    1

    • Lunilla Lunilla 10/06/20 08:58

      "La falta de argumentos reales, Pobla; deriva en ellos , en un ataque a la persona" Poc mecha para tanta dinamita" Activan el canibalismo digital: Desgarran a la persona y enseñan las visceras a tods: Efectivo sì que es, debido a la inmediatez"; Porque las al espectáculo se venden: ¡Ahora bien!! las compran dentro de su misma tribu" Que a falta de argumento cierto, el insulto cobarde, la ridiculización del conflicto, son el camino mas fácil para ellos" […] -pero Ahí es donde se retratan, tal cual son" El Diablo Cojuelo Dixit" Saludos cordiales... ( 8,58 h. a/m. )

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      0

      • Lunilla Lunilla 10/06/20 09:02

        * 'las entradas al espectáculo (anadir)

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Lunilla Lunilla 09/06/20 09:39

    El Valor es una virtud moral y social, : No se debe confundir con la temeridad y, la Imprudencia; Se necesita valor para buscar la verdad resistiendo ciches y prejuicios; Se necesita coraje para ver los peligros que nos rodean, se necesita coraje para entender como esta realmente la gente, si son engañados por las apariencias, se necesita coraje para ser bueno, amar profundamente, para diseñar un gran proyecto y llevarlo a buen tèrmino", El Diablo Cojuelo:Dixit "

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    1

    • Lunilla Lunilla 09/06/20 09:48

      "Los cobardes mueren muchas veces antes de su muerte, mientras que el valiente prueba el sabor de la muerte una sola vez": William Sakespeare: Dixit" / "Cualquier persona que sea feliz: Hara Feliz a los demás, quien tenga coraje y fè, nunca morirà en la miseria" Anne FRank: Dixit" El DIablo Cojuelo//

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1

  • Lunilla Lunilla 09/06/20 07:33

    "Cuando se descubrió que la información , era un negocio; "Laa Verdad dejó de ser importante" -Para ejercer el Periodismo, ante todo hay que ser buenos seres humanos." Las malas personas, no pueden ser buenos periodistas. "Si se es buena persona, se puede intentar comprender los demás, sus intenciones, su fè, sus intereses, sus facultades, sus tragedias" / "El DiabloCojuelo: Dixit" PD: "El trabajo de los Periodistas no consiste en Pisar las cucarachas, sino en prender la luz para que la gente vea como las cucarachas corren a ocultarse" Kapucinsky" Dixit" …..El DIablo Cojuelo//

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Emilion Emilion 08/06/20 16:18

    El Sábado vi la Sexta Noche y como siempre estuvo Vd. preciso, agudo y claro, pero me quedó la sensación de estar ante un espectáculo más tipo 5 Tv., que ante un programa de debate, enfrentado a ese trío de impresentables. La Sexta Noche antes no era así.
    Me pregunto la razón de participar en un programa, a mi entender, ahora más controlado, sin profundizar en los temas de actualidad, que interesan al personal de a pie o tocándolos de puntillas y pasando de un tema a otro, después de hartarnos de corona virus hasta altas horas, teniendo que soportar al de la sonrisa de hiena, al sapientísimo Kalicatres y a la infumable Claver.
    Reciba mi apoyo y paciencia por si, por exigencias del guión, se ve obligado a soportar a esa gente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Lunilla Lunilla 08/06/20 18:58

      "El riesgo, involucra Hechos y valores y, por lo tanto es invariablemente incierto y. ambivalente" -El problema del valor introduce factores de complejidad adiccionales : Multidimensionalidad; "Conocer es percibir la potencialidad perdida, asociada al riesgo, -"Ese es el problema; Las opciones de reducción de los posibles, es solamente decisión" ..¿ Es el beneficio de la solución , 'mayor que el costo del problema..? "Optimización de la Utilidad" V S "Racionalidad Limitada" ¡GRACIAS!! ¿PREGUNTAS? !! El Diablo Cojuelo: Dixit" Saludos Cordiales ( 18,56 h.p/m)

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1

  • Lunilla Lunilla 08/06/20 12:41

    "No hay peste,tan capaz de arruinar un Estado de Derecho" como los lisonjeros, los mentirosos y ciertos espiritus, que no tienen mas designio, que formar 'juntas secretas' y maquinar vilezas"- Son tan mañosos/as, en derramar su veneno de diversas maneras imperceptibles, que es muy dificultuoso librase de sus enredos, si no se le observa mas de cerca. Como no son , ni de condición, ni de mèrito: "Viven a costa de los 'chiringuitos' de la comunidad- madrileña que manejan con holgura"-Creación propia de "La Espe" ...palabras de ella misma-mencionando para mas INRI. su 'charca de ranas'Personajes que ganan mucho en la 'confusión'- Noolvidan cosa de lo puedan para trastornar con sus lisonjas y muy difíciles de poder penetrar en sus "Andamiajes" Son verdaderos personajes de 'fortuna': "Tal es su merito por ellos/as instituido" /Para toda clase de males, hay dos remedios,el tiempo y el silencio" Si eiges el menor entre esos dos males, al final del dia sigues teniendo un mal- "Quien aplique nuevos remedios, debe esperar nuevos males, porque el tiempo esel máximo innovador" -Los males llegan volando y se alejan renquendo".... "El Diablo Cojuelo-dixit" ..-Y continua preguntadose…¿Qué pasa en Madrid..Después del Tamayazo" Que Dogmas privan y priman: Que no se pueda edificar una Administración con Fundamento y con mèrito- del que hoy están ellos -"Los Ciudadanos" desposeídos..? (12,40h.)

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • yofremar yofremar 08/06/20 02:17

    Muy orgullosa de InfoLibre, nuestro periódico y de los periodistas que lo hacen. Hacer periodismo es primordial, siempre lo es, en la actualidad todavía más. No debería valer todo y eso incluye a los voceros, a los libelos, que los hay en cantidad. Un artículo, más que eso, un documento tan completo como el que escribió Manuel Rico, lleno de pruebas de que Ayuso mintió, donde demuestra que dio la orden de que no se llevaran a los enfermos a los hospitales, tendría que haber copado todos los medios, pero no fue así, no interesa que la gente lo conozca, piense y reflexione. Repito lo que digo siempre, es una pena que no salga también en papel, porque llegaría a más gente. Maraña, enhorabuena por tu paciencia y tu saber estar, ¡aguantar a Inda y Clavel es un martirio! Nunca entenderé que haya ciudadanos que compren, más que eso, den alas a mafiosos que mercadean con los muertos, ya sean las víctimas de ETA, del 11M, o del COVID-19.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Navaz Navaz 07/06/20 22:23

    Le he seguido en sus comentarios en TV y nunca me ha defraudado. Por eso soy socio desde hace poco pero está claro que seguiré. Me ha parecido muy bueno su artículo y creo que el tono es el adecuado. Por mi parte añado que los principios y criterios de la gente del PP no están enraizados en fundamentos sólidos. ¡Cómo pueden por un lado oponerse a la eutanasia, alegando criterios de un "cristianismo" nada evangélico y por otro no enviar a gente enferma a los hospitales, lo que equivale a una muerte "indigna" en palabras de Reyero!. Según sus "principios" no podían haber hecho otra cosa que enviarlos mientras hubiera habido una cama libre y luego pedir ayuda como fuera. Eso chocaba con prestigio e imagen y adoptaron la falsa solución de no afrontar el problema. Todo, menos demostrar que haber gestionado los servicios de sanidad con criterios de negocio privado (máximos beneficios y mínimos costes) era un criterio radicalmente equivocado que había llevado a una escasez de recursos materiales y humanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • CONCHA GUTIERREZ CONCHA GUTIERREZ 07/06/20 21:33

    Gracias, gracias, gracias
    Trabajó en un hospital en Madrid desde hace 40 años,nunca he vivido nada ni parecido a esto y me avergüenza q se haga negocio de euros y de rentabilidad política a costa de la vida de los ciudadanos
    Que ruindad y q gran cantidad de mentiras tenemos q soportar
    Gracias, siempre gracias Sr maraña.
    Soy muy fans suya

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Navaz Navaz 07/06/20 21:23

    No trasladar a mayores con determinadas patologías o grado de dependencia a los Hospitales no se compagina con la postura de la derecha sobre la eutanasia. Su oposición feroz a ella se fundamenta en que, según ellos, nadie es dueño de su vida, por lo que ni en las peores circunstancias de enfermedad irreversible y dolorosa y angustiosa desesperación puede alguien ser ayudado a poner fin a su vida. El fundamento de esa sinrazón se ha venido abajo cuando han decidido que ellos sí pueden decidir que alguien no sea llevado al hospital aun sabiendo que esa decisión suponía una muerte segura y, como digo Reyero, indigna. Quizás es demasiado esperar pero yo confío que ahora, algunos recapaciten sobre los fundamentos “racionales” de sus opiniones y que si la situación que hemos vivido se repite, la gente mayor tengamos una alternativa a la dolorosa vejación de sentirnos engañados como a los críos "todavía no necesita ud. la UCI" o "en cuanto haya un sitio vacante será ud. el primero".
    Aunque sea tarde para ello, pienso que si hubiera existido una buena ley de eutanasia y una cultura y clima social acorde con ella, más de uno, viendo que no se le podía ofrecer una plaza de hospital habría optado por morir con dignidad, honor, generosidad y respeto a un cristianismo bien entendido ( "no hay mayor amor que dar la vida por los hermanos").

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5



 
Opinión