x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

De frugales y (otros) jetas

Publicada el 25/07/2020 a las 06:00

Quizás sea la edad, el calor o las secuelas psicológicas del confinamiento, pero lo cierto es que uno entra en esta extrañísima fase vacacional con la sensación de que la mochila no resiste una sola carga más. Demasiados debates estériles, demasiados bulos dañinos, demasiadas muertes que aún no tocaban, demasiada soberbia en la disputa política… Sobran motivos para pensar que no hemos aprendido lo suficiente de la primera temporada de esta serie de terror denominada covid-19.

Me explico (o al menos lo intento):

1.- El Consejo Europeo ha firmado un acuerdo que supone la mayor apuesta jamás realizada por la UE en términos de cohesión, solidaridad y garantías de futuro. Lo ha hecho en defensa propia, después de que las medidas austericidas impuestas desde 2008 por la ideología neoliberal dominante multiplicaran la desigualdad y situaran el proyecto de Europa al borde del abismo. Pero en lugar de poner en valor lo conseguido y el esfuerzo realizado (ver aquí), el debate público ha seguido girando en España alrededor de una falacia absoluta: si ese acuerdo obliga o no al Gobierno a no tocar una coma de las reformas laboral y de pensiones decretadas por el Gobierno Rajoy (ver aquí). No hay una sola mención (ni podría haberla) a tal cosa en las 67 páginas del acuerdo (ver aquí). Pero no importa. Convertir la hipérbole en costumbre supone que a nadie extraña el insólito hecho de que el líder del principal partido de la oposición, Pablo Casado, sostenga en la misma declaración que el pacto europeo es “un rescate en toda regla” y lo defienda a la vez como “un buen acuerdo” cuyo logro debemos precisamente a los esfuerzos del Partido Popular (ver aquí).

2.- Se empieza manipulando el lenguaje y se termina imponiendo una ideología como si se tratara de una ciencia exacta. Del mismo modo que disfrazaron en su día el mayor fracaso del capitalismo financiero como una especie de exceso irresponsable (de otros) que había que corregir con “austeridad”, se trataba ahora de confrontar a los llamados “frugales” con los eternos “golfos” del sur. Menos mal que Ángela Merkel ya no se presenta a elecciones. Menos mal que Macron ha sufrido ya serios avisos de tarjeta roja. Menos mal que Sánchez, Conte y Costa han sumado fuerzas para advertir que el proyecto social de Europa naufragaría si de nuevo se hipotecaba a varias generaciones para pagar una deuda imposible e injusta. Menos mal que el aliento de un populismo ultranacionalista y xenófobo se siente en la nuca de partidos sistémicos en todo el continente. Es cierto que la crisis del covid no tiene comparación con ninguna otra anterior, pero también conviene admitir que las políticas neoliberales han demostrado su absoluto fracaso a la hora de evitar el hundimiento. O nos salvamos todos o aquí no se salva ni dios, que diría Blas de Otero.

3.- Solemos cargar la responsabilidad de la desinformación y los bulos en las redes sociales y en ciertos políticos e improbables periodistas que las utilizan para difundir medias verdades o solemnes mentiras con el objetivo de manipular a la ciudadanía en beneficio de intereses concretos. Hay mucho de eso. Pero denunciamos poco lo que a mi juicio hace tanto o más daño a la calidad democrática: el empeño de los grandes emporios de la información en colocar como ejes de debate público asuntos completamente ajenos a la realidad, mientras minimizan o directamente ocultan cuestiones decisivas para el interés de la ciudadanía y para una convivencia sana. ¿Cómo es posible que sigamos discutiendo sobre si un gobierno progresista elegido en las urnas puede o no derogar los “aspectos más lesivos” de una reforma laboral que ha disparado la precariedad en el empleo? ¿Cómo es posible que admitamos que la única forma de garantizar las pensiones públicas sea la que vienen promoviendo los fondos privados desde hace más de tres décadas sin lograr ninguna mejoría en las previsiones sino todo lo contrario? ¿Cómo es posible que no sea permanente y prioritaria la exigencia de datos a todas las administraciones sobre los refuerzos prometidos en el sistema sanitario y sobre esa “reserva estratégica” que nos garantice una protección suficiente ante una segunda oleada que quizás esté mucho más cerca de lo previsto? (ver aquí)

4.- Durante tres meses asistimos día tras día a la denuncia de una “dictadura constitucional” que pretendía “cambiar el régimen” mediante un estado de alarma que atropellaba “derechos fundamentales” e “impedía” a las comunidades autónomas aplicar las medidas más eficaces para superar la crisis del covid. Concluyó el estado de alarma y ahora afrontamos la multiplicación de brotes de contagio y la opacidad sobre el número de rastreadores y sobre los refuerzos de la sanidad pública comprometidos para poner fin al confinamiento y retomar la actividad económica. Pablo Casado, Santiago Abascal y toda su tropa mediática, quienes tachaban de autoritarismo y de posible “negligencia criminal” a Sánchez, a Illa o a Fernando Simón, les acusan ahora de “lavarse las manos” (ver aquí).

5.- Para lograr una democracia sana es tan importante un gobierno sólido como una oposición eficaz. Los errores y lagunas de un Ejecutivo no se corrigen desde el griterío de una alternativa tramposa. Y errores claro que hay. Cuesta entender que desde el Ministerio de Sanidad se haya reconocido que no todas las comunidades autónomas le aportan los datos que se les piden sin concretar de inmediato a qué autonomías se refiere y qué datos ocultan. Cuesta entender que se nos diga que el número de rastreadores y los refuerzos en la atención primaria son claves para evitar rebrotes del covid y a la vez se admita que algunas comunidades no tienen suficientes rastreadores ni han reforzado los centros de salud como convendría. Si esto es así, el Gobierno no sólo tiene la obligación de denunciarlo sino también la de plantear a través del Consejo Interterritorial de Sanidad o de la Conferencia de Presidentes medidas urgentes y necesarias para no poner en riesgo de nuevo el sistema sanitario. No basta con culpar al ocio nocturno o a la panda de irresponsables que juegan con su vida y con la nuestra.

6.- El tiempo irá colocando a cada cual en su lugar. Quienes hacen imposible un acuerdo amplio en el Congreso sobre los planes de reconstrucción tendrán que explicar por qué es aquí tan difícil el consenso político mientras en la UE se ha logrado y mientras empresarios, sindicatos y Gobierno siguen pactando medidas de alivio que salvan empresas y empleos. En las próximas semanas y meses veremos si esa “geometría variable” con la que Sánchez está obligado a gobernar permite elaborar unos Presupuestos capaces de dar estabilidad a una legislatura convulsa desde antes de aparecer el coronavirus. Empeñarse en intentar negociar a la vez con el PP y los independentistas, con Ciudadanos y el PNV, puede ser un ejercicio rentable en términos de comunicación, pero probablemente estéril a la hora de lograr la suma parlamentaria imprescindible. El acuerdo europeo frustra definitivamente la aspiración del PP de tumbar el gobierno de coalición en mitad de la pandemia: habrá dinero (mucho, aunque hará falta seguramente más) para financiar los efectos primeros de esta hecatombe. Es hora de que se hable menos de falacias y mucho más de cómo concretar la verdadera (y positiva) condicionalidad de esos fondos: que se inviertan en economía verde, en energías limpias, en digitalización, en investigación, en educación… Que los proyectos financiados abran horizontes de empleo digno a esas generaciones jóvenes que ya no soportan más másteres ni más precariedad.

7.- Reconozco un último hartazgo personal que viene de lejos. Cada vez que escucho la letanía de la necesidad de “reformas” me echo mano a la delgadísima cartera. Son ya demasiados años observando cómo el eufemismo disfrazaba puros recortes de lo público, verdaderos hachazos a los derechos colectivos, nuevas vueltas de tuerca a la desigualdad. Y sería del género bobo de solemnidad aceptar que los trileros continuaran con el mismo juego al tiempo que exigen a gritos que el Estado les salve de los daños económicos provocados por un virus. Es hora de ejecutar de una santa vez otras “reformas” siempre aparcadas, despachadas como “socialcomunistas” con esa prepotencia de dueños del cortijo a la que nos tienen tan mal acostumbrados. Un solo y muy concreto ejemplo: el mayor grupo propietario de residencias de mayores en España, DomusVi, utiliza dos sociedades en Luxemburgo para no pagar impuestos sobre sus ingresos en España y Francia. Lo viene documentando estos días nuestro compañero Manuel Rico en infoLibre, y se resume en un par de cifras: DomusVi no paga un solo euro por impuesto de sociedades pese a facturar 1.370 millones al año (ver aquí). Todo indica que este emporio, en cuyos geriátricos se han producido centenares de muertes durante la pandemia, comete múltiples irregularidades para desviar lo que gana (sobre todo aprovechando el dinero público que recibe de 82 administraciones españolas) hasta una sociedad opaca en la isla de Jersey. ¿A qué esperamos para abrir una investigación oficial y, una vez comprobadas las irregularidades, retirar hasta el último euro público a esta gente y exigirles lo que no han pagado? No es la única empresa que utiliza la ingeniería fiscal para eludir impuestos. Pero no estaría mal empezar a poner pie en pared con quienes han convertido los cuidados en un negocio puramente especulativo.

Lo reconozco. Anda uno con las baterías muy bajas para seguir resistiendo los sermones de los llamados “frugales”, de ese primer ministro holandés que no se cansa de poner condiciones sobre los fondos contra los efectos de la pandemia mientras se pasa por el arco del triunfo una de las “recomendaciones” que el propio Consejo Europeo le ha dado sobre la necesidad de reformar “la normativa fiscal del país”. Mientras recetan austeridades al sur, Holanda y Luxemburgo facilitan a miles de empresas una gigantesca elusión fiscal que drena nuestras arcas públicas (ver aquí). Frugales no, jetas.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




80 Comentarios
  • El chipionero El chipionero 01/08/20 12:14

    Excelente artículo, como siempre, señor Maraña. Yo espero que, a pesar de todo lo difícil que se está poniendo la economía a nivel mundial, el gobierno de coalición sabrá programar y llevar a la práctica la reconversión que necesita España. Hay acuerdos, que se alargan en el tiempo, con los EE.UU., que habrá que revisarlos, pues no debemos de estar sometidos a tener que comprarles productos que podemos fabricar y cultivar aquí en nuestro País.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MIglesias MIglesias 28/07/20 04:05

    Si puede ser tan lúcido con la batería baja, cuando la recargue va a ser la bomba. Necesitamos voces como la suya que sirvan de altavoz a la razón. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • senenoa senenoa 27/07/20 18:01

    Es evidente que no necesitamos la oposición frontal de los paises "frugales", como algunos interesados llaman a Holanda, Austria, Luxemburgo y algunos otros, con las consecuencias presupuestarias ya conocidas. Bastante tenemos con lo nuestro.
    En España tenemos a los enemigos (sí, utilizo este fuerte calificativo conscientemente) de la ciudadanía dentro del país, muy bien posicionados y con muchas armas (la inmensa mayoría de la prensa escrita no es una de las menores), incluidas la mentira, el libelo y la desinformación; eso por no hablar de la Iglesia Católica, arma de destrucción masiva donde las haya. Llevamos décadas en esta guerra civil incruenta (bueno, lo de incruenta que se lo pregunten a los centenares de ancianos muertos en las residencias privatizadas, o a los miles de jóvenes con eternos contratos de hambre) y lo primero que deberíamos hacer es ser conscientes de que tal guerra existe. El PP, Vox, Cs y algunos otros lo saben. La izquierda parece que no. Y así nos va.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Retigosa Retigosa 27/07/20 01:25

    Creo haber leído que, la desinformación es el mejor caldo de cultivo de la extrema derecha y de la derecha extrema, añadiría yo. Por eso Jesús, artículos tan bien forjados como el tuyo, son piedras maestras para cimentar el edificio de nuestra Democracia.
    Gracias y un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • CarlosP58 CarlosP58 27/07/20 00:20

    Gracias Jesús por escribir claro para los de dentro, partidos y ciudadanos, y para los de fuera, esos frugales que lo que son es "EGOÍSTAS", viendo las recetas usadas en la anterior crisis y como se han conseguido cambiar en la presente del Covid.
    Y no olvidemos nuestro PpMasterizado de Pablo Casado, un frugal más, pidiendo que nos pongan de rodillas, nos precaricen y los créditos sean más caros. Todo un patriota.
    Y sobre todo gracias por informar de esos países frugales, convertidos en paraísos fiscales que son una vergüenza para el proyecto europeo. Ese no es el camino.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • TCP TCP 26/07/20 22:45

    Más claro, agua.
    Sin eufemismos, llamando a las cosas por su nombre.
    Gracias por el respeto que nos manifiesta a las personas que leemos su periódico ofreciéndonos unos análisis sinceros y enérgicos sobre la realidad política.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • leandro leandro 26/07/20 21:16

    Viene de perlas un índice como éste . No quiero un estado que me deje en manos de esos neoliberales que solo quieren un libremercado que a la mayoría nos dejará en la vejez con la única posibilidad de sobrevivir vendiendo nuestra sangre o un riñón como en USA . Porque su sistema de pensiones ya se ve como funciona en Chile . Los que tenemos un poco de cabeza queremos un estado que nos proteja y desde luego no hacemos mucho caso de esos medios de comunicación que pertenecen siempre a los mismos espabilados que curiosamente suelen aparecer en la lista negra de hacienda antes o después .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Antonio LCL Antonio LCL 26/07/20 17:03

    Acuerdo pleno co el artículo. Hay que seguir denunciando con periodismo objetivo y transparente como el que acostumbra este medio y sus colaboradores. No se puede descansar ni un poquito. Es la única manera de frenar y superar la falsedad y la insidia de partes indignas. Aún así, nos lo pone difícil el poder establecido y sus raíces centenarias. Habrá que presionar al poder judicial (también al legslativo y ejecutivo) a que actúe de forma contundente y sim dejar pasar décadas y década sin resolver problemas del pasado más triste y lejano (dictadura, monarquía, poderes tradicionales incompatibles cin la futura aRepública) y del más reciente con las olas de corrupción que han inundado tantas administraciones y enfangado a tantas familias importantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Salva gece Salva gece 26/07/20 13:58

    Como siempre, Jesús Maraña destapa la verdad de forma contundente, escueta yprecisa. Estoy totalmente de acuredo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • JCO JCO 26/07/20 13:57

    España es corrupta en esencia, porque el sistema evoluciona desde un organismo infestado por el virus SV ("Suprevivencia" nuevo termino que aporto a la RAE, dícese del estado donde tu nivel de vida esta muy por encima del ciudadano de a pie), infección que se expandió en el sistema después del los años 30 invadiendo todos órganos directores de la biología propia de este (poderes del estado) y que provenía a nivel genético del mismo organismo siendo muy difícil de localizar, ya que este virus muta a conveniencia para permanecer oculto siendo a la vez necesario para su portador. Este virus es difícil de exterminar ya que no destruye al organismo que parasita, sino que modifica el reparto de recursos para que este se mantenga latente y no desarrolle anticuerpos AS (antisuprevivencia), (también llamado ANTI DERECHA RANCIA), el mayor problema es que este virus ha conseguido modificar a nivel genético la conducta de las partes vitales del organismo que parásita, dejando por ejemplo al sistema divulgativo solo con el anticuerpo IF (infolibre), existen otros pero creo más debilitados.
    Esta es la realidad y el nivel de infección es enorme, desde mi humilde opinión.
    Espero que este periódico no cese en su empeño de destapar cloacas y que como anticuerpo AS
    se mantenga inmune a este virus.
    En esta labor inmunitaria pido a los socios de infolibre divulguen esta importante defensa racional
    de lo que debería ser una España sana, ya que todo lo demás lo tenemos. Quizá esta infección se haya genetizado y sea parte indivisible este Gran país donde vivo, espero que no.
    Gracias a todo el equipo y mucha fuerza inmunitaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5



Lo más...
 
Opinión