X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

¿Viva el 'expertismo'? Cuerpo a tierra

Publicada el 25/09/2020 a las 06:00

Se trata de un debate recurrente, que nunca desaparece del todo pero asoma y adquiere protagonismo absoluto en situaciones de crisis. Y además la que afrontamos no es cualquier crisis. Cuando reina la incertidumbre todos volvemos la mirada buscando a quienes se supone que más saben. De lo que sea. En las últimas semanas se escucha con insistencia en todo tipo de foros y tertulias una reclamación tajante: “¡Que se aparten todos los políticos y dejen a los expertos!”. Esta creciente ola de reivindicación tecnocrática es perfectamente comprensible, pero tiene mucho peligro. El expertismo es un poderoso instrumento de la antipolítica para desvirtuar la democracia.

Ya lo hemos vivido. Tras el desmoronamiento de las finanzas globales en 2008, surgieron como setas sabios economistas por todas partes. Bienvenidos quienes nos ayudaban a entender mínimamente lo que significaba la prima de riesgo, las hipotecas subprime o los activos tóxicos. Pero lo trascendente era el discurso hegemónico que la mayoría de esos “expertos” apuntalaban: austeridad, austeridad, austeridad…, “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, “toca apretarse el cinturón”, “no podemos gastar lo que no tenemos”, etc, etc. Muy pocos advirtieron con antelación a dónde nos conducía la voracidad de ese capitalismo financiero global y desregulado, sustancia y producto de la ideología neoliberal dominante, pero fueron legión los que declararon a posteriori como única salida posible el empobrecimiento de las clases medias, la exclusión de los que ya eran pobres y la protección de las grandes fortunas y corporaciones.

Aquí estamos, doce años y diez días después de la caída de Lehman Brothers (15 de septiembre de 2008) batallando con una segunda crisis global y mucho más letal, porque obliga a paralizar la economía para proteger un bien mayor, que es la vida. E igual de desigual respecto a quienes más sufren sus efectos. Siempre se escucha, por supuesto, algún “ya lo dije yo”, pero lo cierto es que el coronavirus nos pilló este invierno pasado desprevenidos a todo occidente. En oriente al menos tenían ya experiencias anteriores (de la gripe asiática al MERS-Cov), la costumbre y disciplina del uso de mascarillas, la distancia social casi permanente.

Y volvimos la mirada hacia los sabios. Como tenía que ser. Si cada uno de nosotros acude al médico de cabecera, y después al especialista en la dolencia que sea; si buscamos ante cualquier enfermedad compleja la mejor atención posible para nuestros familiares, es obvio que todo político mínimamente sensato lo primero que debe hacer ante el estallido de una crisis de salud pública es consultar a los científicos.

¿Garantiza el recurso a los expertos el éxito de la respuesta? Es obvio que no. Todos recordamos, por ejemplo, a ilustres responsables de los mejores hospitales, a portavoces de la Organización Mundial de la Salud y a investigadores con el más brillante currículum que en marzo nos explicaban que no tenía sentido llevar mascarillas por la calle, ni siquiera en el transporte público o en el lugar de trabajo. Y no se trataba de una conspiración general, aliados con el Gobierno simplemente porque no hubiera mascarillas suficientes para todos. Un respeto para esos científicos, que en su mayoría reconocen hoy que su conocimiento y por tanto su opinión sobre el covid han ido evolucionando.

Hay una diferencia tan obvia como fundamental entre la primera ola de la pandemia y esta segunda ola que padecemos: han pasado seis meses entre una y otra. Hemos tenido seis meses para prepararnos ante esos (esta vez sí) pronosticados rebrotes que llegarían en otoño; para estudiar todo tipo de planes ante distintas hipótesis de multiplicación de contagios. Durante medio año hemos escuchado a multitud de expertos y expertas en salud pública, a epidemiólogos, a médicos y a personal de enfermería algunas advertencias comunes y muy claras: para afrontar una nueva ola era imprescindible reforzar la atención primaria y tener un número suficiente de rastreadores con capacidad para conocer, controlar y aislar los contagios. ¿En serio es creíble que Isabel Díaz Ayuso y su Gobierno no hayan descubierto hasta la semana pasada que no podrían tener ni personal sanitario ni rastreadores suficientes para responder al azote que convierte Madrid en la zona con más contagios de Europa? ¿Por qué no pidieron al Gobierno central semanas antes lo que ahora exigen (y debe concederse sin ninguna duda)? La única explicación posible es que era tanto como reconocer que su gestión y su estrategia política durante el estado de alarma fueron equivocadas, y que la precipitada desescalada para abrir urgentemente toda la economía sembraba en parte el desastre que ahora recogemos, y sobre el que también debería haber intervenido antes el Gobierno central.

Ante una clamorosamente fallida gestión política, la receta recurrente es la ya conocida: “que se aparten y dejen a los expertos”, algo que suele recibir grandes aplausos en todo tipo de foros y redes sociales. Lo cual alienta, consciente o inconscientemente, el deterioro de la democracia para dejarla en manos de los sectores que siempre han preferido las vías tecnocráticas para ejercer el poder en beneficio propio. Los primeros responsables, por supuesto, son los propios partidos políticos, que elevan a menudo a la condición de candidato o candidata a un puesto de responsabilidad a personajes cuyo principal rasgo no es tanto una vasta ignorancia como una ausencia total de principios. Los segundos, nosotros, los votantes, capaces por puro sectarismo de apoyar a individuos o individuas cuya falta de idoneidad para el servicio público ya era conocida antes de que su foto apareciera en un cartel. (Es el caso de Ayuso: ver aquí). Y los terceros (en el orden que ustedes quieran), otro 'nosotros', los medios y periodistas, que debemos cumplir con mayor autoexigencia la obligación de vigilar y denunciar la ineptitud en la gestión de lo público. (No podrán hacerlo quienes subsistan precisamente del favor de instituciones o partidos, y no de sus lectores).

A los malos políticos, en democracia, hay que sustituirlos por buenos políticos, que no tienen que ser expertos, sino decentes. Ernest Lluch, padre de la Ley General de Sanidad, no era experto en salud pública, ni epidemiólogo ni cirujano. Era catedrático de Economía, pero hubiera impulsado ese proyecto aunque su formación hubiera sido cualquier otra. Porque concebía la universalización de la atención sanitaria como un mimbre fundamental del Estado de bienestar, como un avance clave hacia la igualdad de derechos.

Un buen político en democracia no tiene por qué ser sabio, sino respetuoso con lo que significa el servicio público y con los intereses de la ciudadanía, y coherente con los compromisos adquiridos con sus votantes. Lo cual incluye, por supuesto, la obligación de asesorarse lo mejor posible, con los técnicos de los que la propia Administración dispone y con la aportación de especialistas en las materias correspondientes. Ya hemos escrito aquí que es necesaria, incluso imprescindible, esa auditoría que reclaman veinte ilustres científicos sobre la gestión de la pandemia a todos los niveles de gobierno, y que debe servir para no repetir errores, más que para buscar culpables (ver aquí). Y aún más conveniente sería recuperar e impulsar órganos de evaluación de políticas públicas que permitan calibrar la eficacia o ineficacia del uso de los recursos (ver aquí).

¿Viva el expertismo? Cuerpo a tierra. Ser experto no es incompatible con la indecencia, o con una vanidad cegadora y sectaria, o con la prioridad personal de un interés crematístico. Detrás de cada teoría conspiranoica suele haber algún supuesto “experto”. La democracia mejora si cada decisión se basa en el conocimiento, empezando por las decisiones que tomamos los votantes.

 

P.D. Si aún no lo han visto, no se pierdan en Netflix el documental El dilema de las redes sociales, dirigido por Jeff Orlowski. Verdaderos “expertos”, ingenieros muy cualificados, denuncian la amenaza que suponen para la democracia, la convivencia y hasta para la salud psíquica del ser humano las herramientas tecnológicas que ellos mismos crearon.

Más contenidos sobre este tema




94 Comentarios
  • El Turco El Turco 29/09/20 12:41

    Muy bien y claro cómo siempre el Sr. Jesús Maraña, sus análisis de la situación Social y económica, Politica de País siempre son correctas ,Enhorabuena. Saludos. Por eso soy socio de Infolibre.es

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • José Manuel Penalva José Manuel Penalva 27/09/20 11:46

    Buen análisis político. Y si quieren poner otro ejemplo de un gran político y mejor experto (ironia), el que fue Ministro de Economía, Rodrigo Rato. Un experto, eso decían. Coincido que no tiene porqué ejercer de político un experto, aunque podría ser y añadiría, como en el caso de Rato, que demostró que un político tampoco debe ejercer de experto bancario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • LMilesi LMilesi 27/09/20 10:17

    Admirable, en sus opiniones y en su exposición de los hechos (y no de los dichos), gracias Sr. Maraña.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Juanipovich Juanipovich 27/09/20 05:54

    Muy buen artículo que me ha hecho recordar lo estudiado sobre el “El gobierno de los sabios". Para Platón la sofocracia, el conocimiento que personas privilegiada han adquirido, sustituiría a las decisiones que legítimamente le corresponde al pueblo. Con ello se puede llegar a recortar derechos, por ser lo más rápido y directo para solucionar los problemas. Sin pensar en los perjuicios y la discriminación que pueda sufrir parte del pueblo. Pongamos por caso el confinamiento por zonas en la ciudad de Madrid, la cual se ha visto que discrimina a una parte del pueblo, y que se ha visto que es injusta y poco efectiva. Los expertos son necesarios pero el pueblo no puede ser sustituido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Asun751 Asun751 26/09/20 21:02

    Es un placer leer a un periodista tan lúcido y honesto. Muchas gracias por su reflexión

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • PepMoreno PepMoreno 26/09/20 17:46

    La Derecha y la extrema Derecha en España representados por PP, Cs y VOX, son una amenaza cada vez más intensa y alarmante para la España Constitucional  y Democrática.
    Su deriva política contra El Gobierno Español, los Ciudadanos Y la Democracia,, demuestran su persistente e  infundadas y fraudulentas estrategias y al atacar al Gobierno Español, nuestro Gobierno, de Izquierdas, defensores de el Sistema Democrático, pero en el cual se deben modificar artículos de la Constitución del 1978, que han quedado obsoletos o fuera de una situación de convivencia adecuada en esta nuestra Constitución, por ello el Gobierno está articulando todos los posibles pactos para poder modificar y actualizar las incorrecciones de la Constitución de 1978, para lo que si obtiene una  mayoría parlamentaria, se podrán efectuar las mejoras que la Sociedad Española demanda y que este Gobierno de Izquierdas está dispuesto ha materializar, aún con la actitud descontrolada de la Derecha Española, PP, CS y VOX, así como los poderes fácticos De la Iglesia Católica y el Capitalismo más rancio, estos están dispuestos a llegar a la falta de respeto, mintiendo y manipulando hasta extremos inaceptables, ellos son una enfermedad que los Españoles debemos curar. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • Lunilla Lunilla 26/09/20 20:05

      "Y lleva Vd. Mucha razon en todo lo que dicePepMoreno: ¡Aplaudo lo que dice: Saludos Cordiales" El DIablo Cojuelo; dixit" (20,05 h. p/m )

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • JLPALMA JLPALMA 26/09/20 14:58

    Como siempre Sr. Maraña, ha dado Ud en la tecla, y tenemos muchos expertos "inexpertos", que hacen que la ciudadanía se vuelva un poco loca, ya se sabe, según el color del medio de comunicación donde aparecen.
    Este artículo debería leerlo, seguro que lo ha leído, algún contertulio que a veces coincide con Ud. en la misma tertulia, el cual es muy aficionado a las "titulitis" y critica al ministro de sanidad porque no es médico, pero no critica al consejero de la CM, que si es médico.
    Mi más sincera enhorabuena por los distintos artículos que nos acostumbra a dejar para la reflexión.
    Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Estella Estella 26/09/20 12:34

    Creo que en estos casos, como nunca, es necesario el equilibrio entre ciencia y política pública, que implica ideología con conocimiento (teoría+práctica) específico de la cuestión. Perjudica tanto a la ciudadanía la tecnocracia tomando decisiones políticas como los políticos que toman decisiones sin conocimiento profundo del tema. Sobre todo en las prácticas socialles que todo el mundo cree conocer, es temible en educación, donde todo el mundo habla de su experiencia personal y demasiados políticos hacen lo mismo. Con equipos de asesoramiento adecuados científicamente se funciona bastante mejor que cuando se eligen por afinidades política sin conocimientos pertinentes

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • SUA SUA 26/09/20 12:05

    Un artículo buenísimo. Una cabeza bien amueblada expresa las ideas con claridad absoluta.

    Muchas gracias Sr Maraña.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • AisK AisK 26/09/20 10:55

    Nada va a cambiar si no hay un cambio. De ley electoral q nos permita elegir personas x distrito en lugar de listas cerradas:  la experiencia nos dice q lamentablemente los q llegan son los más inútiles y corruptos además de pelotas claro!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8



Lo más...
 
Opinión