X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

El proyecto económico socialdemócrata

Luis Angel Hierro Publicada 18/05/2017 a las 06:00 Actualizada 17/05/2017 a las 20:17    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

Toda crisis económica tiene un origen. Dicho origen puede tener razones políticas, económicas o de política económica. Por ejemplo, la crisis económica de los 70 del siglo pasado tuvo origen político y fue debida a las subidas del precio del petróleo asociadas al embargo por la guerra árabe-israelí de 1973. Dichas subidas de precio alteraron drásticamente las estructuras de costes empresariales y produjeron una pérdida de renta que fue a manos de los países productores. El resultado fue un aumento del desempleo, una espiral de precios y salarios y una lucha encarnizada entre trabajo y capital para dirimir quién debía asumir la pérdida de renta que se transfería a los países productores de petróleo.

Las crisis económicas también pueden tener origen económico, valga la redundancia. En dichas crisis es el funcionamiento de la propia economía el que las produce y son propias del capitalismo, hoy conocido por el eufemismo de “neoliberalismo”. Dichas crisis son reiterativas y producen ciclos económicos y en algunos casos producen devastaciones económicas sin comparación. En el último siglo las dos mayores crisis mundiales, la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado y la Gran Recesión que aún da sus coletazos, tienen su origen en el propio funcionamiento del capitalismo. La liberalización financiera (bancaria, de movilidad de capitales, de tipos de cambio, …) y la creación masiva de dinero y de endeudamiento privado que la misma conlleva produce burbujas especulativas, que cuando afectan a las entidades financieras de las principales economías del mundo y estallan provocan recesiones de nivel mundial, deflación y desempleo masivo.

Finalmente están las crisis económicas creadas por los propios gestores de la política económica. Un claro ejemplo de este tipo de crisis es la crisis económica de 2012 y 2013 en la Unión Europea, conocida como el “austericidio” o, en términos ortodoxos, “crisis de deuda soberana”. La misma se produjo como consecuencia de la aplicación de las políticas económicas previstas en los artículos 123, 124 y 126 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Por los dos primeros se impide cualquier préstamo directo o indirecto del Banco Central Europeo a los Estados, lo que hizo vulnerables a los Estados más afectados por las crisis bancarias a los ataques especulativos de los grandes fondos de inversión internacional que pretendieron romper el euro. Por el tercero, el que pretende evitar los déficit excesivos, los Estados europeos se vieron obligados a aplicar políticas fiscales contractivas en plena recesión económica, lo que prolongó la deflación y elevó las tasas de paro a niveles insostenibles en algunos países.

Son precisamente estos dos últimos tipos de crisis los que hacen indispensable el renacimiento de la socialdemocracia económica y de las políticas económicas keynesianas y las que imponen la necesidad de que los partidos socialistas europeos converjan en una reforma drástica del Tratado de la Unión que salve a Europa de sí misma.

En efecto, la realidad ha puesto de manifiesto que la liberalización de los mercados internacionales y la eliminación del corsé keynesiano ha liberado un leviathan, un monstruo obcecado por maximizar el beneficio a corto plazo al precio que sea. Los tipos de cambio flexibles, la libertad de movimientos de capitales, la financiación de los mercados de materias primas, la eliminación de todo tipo de arancel, la desfiscalización del capital y de las transacciones financieras, el fin de la separación entre banca de depósitos y banca de inversión, la despolitización de la política monetaria, la proliferación de reguladores independientes, las privatizaciones masivas, los controles constitucionales del gasto público... es el arsenal utilizado por el neoliberalismo y consentido e incluso promovido por el social-liberalismo (Blair, Schroeder, González... Clinton, si se le puede considerar tal) para desmontar el corsé keynesiano del mercado financiero mundial. Dicho corsé estuvo vigente durante los 30 años de mayor estabilidad económica y financiera mundial (40,50 y 60 del siglo pasado), y con su eliminación se reinstauró un capitalismo similar al de los años 20 del siglo pasado, que en apenas una década de nuevo culminó con un crack financiero y una recesión mundial. Este proceso ha tenido aún mayor incidencia en Europa, ya que con motivo de los acuerdos de Maastricht y sus posteriores, y utilizando como excusa la introducción del euro, se aprobó un articulado constitucional que impide la reinstauración del corsé keynesiano y la aplicación de políticas expansivas de demanda anti-deflación y generadoras de empleo. El resultado ha sido que Europa y España han sufrido dos crisis en lugar de una.

Pues bien, en la base de las primarias del PSOE existe una lucha ideológica acerca de la política económica, que los partidarios de Susana Díaz quieren soslayar porque les resta apoyos y que se dirime entre el social-liberalismo que apoya a Díaz y que a comienzos de los 90 del siglo pasado se hizo con el control absoluto del partido en materia económica (González, Almunia, Rubalcaba, Solana, Solchaga... más Zapatero) y los defensores del keynesianismo y el intervencionismo socialdemócrata que promovemos una activa política de rentas en defensa de los trabajadores y la vuelta al control del mercado y que apoyamos a Sánchez.

La Unión Europea se está desarticulando al ritmo que lo hacen los partidos que la definieron en su actual forma. En especial los partidos socialdemócratas que, aquejados del mal de la sobreexposición  al neoliberalismo, se han alejado tanto del electorado en sus políticas económicas que se han hecho irreconocibles ideológicamente. Para recuperar la mayoría del voto perdido, el PSOE necesita definir un proyecto económico netamente socialdemócrata para Europa y España, un programa económico de corte keynesiano que reinstaure el control del capitalismo financiero y que cree empleo con políticas fiscales de demanda. Un programa intervencionista tanto en términos redistributivos para reducir la desigualdad, vía política fiscal, laboral y de rentas, como en términos ambientales, para definir un modelo energético sostenible. Solo de esa forma podrá presentarse ante su electorado perdido como la izquierda transformadora y de cambio que durante más de un siglo ha defendido a los trabajadores y el progreso de las sociedades.

Hoy por hoy esa alternativa no está recogida en la ponencia marco de la Gestora socialista, a la que hasta ahora parecía apuntarse Susana Díaz, sino el documento Por una nueva socialdemocracia que promueve Pedro Sánchez.
_____________________

* Luis Angel Hierro es secretario de Economía del PSOE de Sevilla


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • Argaru Argaru 19/05/17 02:34

    Por muchos tecnicismos económicos que se utilicen no se puede enmascarar la realidad. En Europa y en resto del mundo ha habido un cambio de paradigma, donde no cabe la obsoleta socialdemocracia. Ese cambio de paradigma se creó a partir de una CRISIS DE DISEÑO o, mejor dicho, una GRAN ESTAFA, donde el Estado del Bienestar es la principal pieza que se cobra este neocapitalismo salvaje. Un capitalismo "feroz" que ya no está dispuesto a mantener con sus impuestos un "contrato social" que se quedó anticuado con la desaparición del bloque soviètico. El Estado del Bienestar es algo que ustedes, socialistas, hace décadas que ya no creen en él y ni siquiera ya lo defienden. Por esta razón, la socialdemocracia, la izquierda de la derecha, pasó a convertirse una pieza de museo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ambón Ambón 18/05/17 13:21

    Bastante de acuerdo con el artículo, solo remarcar que los acuerdos de Maastricht y una parte importante de la legislación que reconoce errónea, se hizo con la participación y la aquiescencia de la socialdemocracia europea, en España solo recuerdo una voz que clamaba contra Maastrich, y era Julio Anguita. La socialdemocracia tiene que asumir sin verguenza y sin complejos que forma parte de la izquierda y comportarse como tal, la llamada tercera vía ha sido una traición y hay que decirlo aunque eso suponga culpar a Felipe o a Zapatero y tantos otros. El PSOE no volverá a tener credibilidad en la izquierda mientras su autocrítica no suponga la expulsión del partido de unas cuantas vacas sagradas que han tricionado a sus bases, el reconocimiento de su error en la deriva socioliberal y su propuesta clara y creible de cambio en la economía regresando a Keynes y sus continuadores

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • EmiPerez EmiPerez 18/05/17 11:27

    ES POSIBLE QUE SEA CIERTA LA CONSTATACION DE QUE LA SOCIAL DEMOCRACIA SE HUNDE EN TODA EUROPA, YA NADIE SE ACUERDA DE EL ESTADO DEL BIENESTAR QUE SE HA DISFRUTADO HASTA AHORA Y QUE NO SE HA IGUALADO EN NINGUN LUGAR DEL MUNDO ES FRUTO DE SUS MEDIDAS. POR LO TANTO ES NECESARIO QUE UNA SOCILDEMOCRACIA DEL SIGLO XXI VUELVA A RENACER PORUQE SI NO HAY AMPLIAS CAPAS DE LA SOCIEDAD QUE LO PASARAN MUY MAL.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • vianero vianero 18/05/17 09:24

    A mí me parece que la socialdemocracia europea va muy de capa caída y para más inri Blair quiere volver a hacer de las suyas con su tercera vía... hacia la nada. Y quién va a reformar Europa es la Panzerdivision del Rhin (la teutona y el macarrón y llevando el velo de la Boss los monagos R y R de los pigs del sur).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Josuevg Josuevg 18/05/17 08:45

    Esta política económica sí es socialdemocracia. El problema de Sánchez es su credibilidad. En cualquier caso, la única posibilidad de que a corto plazo tengamos un gobierno fruto de la alianza de la izquierda y el centro-izquierda es que Sánchez sea el próximo secretario general del PxxE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    No me hable usted de Cataluña

    Es posible que la operación judicial-policial-política desplegada este miércoles haga imposible nada que se parezca a un referéndum, pero la cuestión de fondo sobre Cataluña no tendrá arreglo mientras se siga pensando más en las siguientes elecciones que en las siguientes generaciones. 
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre