x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Nos rompemos todos

Javier Gómez Santander
Publicada el 02/10/2017 a las 06:00
Lo que estamos viendo hoy es que la Constitución es más pequeña que la realidad del país. No cabemos en ella. El pacto se ha roto. La sociedad se desborda por los márgenes. Y hay que ponerse nuevos márgenes. Entre todos. La pregunta es hasta dónde tiene que llegar el trauma para que alcancemos el consenso. Para que unos y otros se bajen de sus trampas dialécticas y decidan empezar a construir el futuro.

El consenso del 78 fue útil. No fue una Constitución fallida ni una transición falsa. Fue el mayor logro de encuentro que ha alcanzado nunca este país. Fue, en aquel momento, la mejor Constitución posible. Pero es necesario revisarla.

El hecho no es que a los catalanes se les haya manipulado desde las instituciones o no. Hay una realidad superior a todas esas explicaciones parciales a lo que está sucediendo en Cataluña. Y esa realidad es que la mayor parte del pueblo catalán quiere votar. Podemos verlo o podemos poner la Constitución como un muro que impida vernos las caras, escucharnos las ideas, ser, en definitiva, sensibles.

Pensar que lo que está dividiendo a Cataluña desde hace años no va a dividir en la misma medida al resto de España es no comprender España. Es falso que el Gobierno catalán defienda la democracia con este referéndum. Pero también es falso afirmar que existen cauces legales para que puedan celebrarlo. No existen esos cauces, son encerronas, son bajaras marcadas. Atrincherarse en una legalidad que no se adapta a la realidad social del país es una mentira de la misma envergadura que llamar democracia a este referéndum.

Estamos asistiendo a la mayor irresponsabilidad de la historia de la España democrática. Lo que está sucediendo no es espontáneo. Es un cálculo reaccionario cargado de vileza. Y hay que hablar de los portadores de esa vileza.

A mí no se me olvida quién es Mariano Rajoy. Mariano Rajoy es el mismo que entre los años 2004 y 2008 alimentó la teoría de la conspiración sobre el 11M. El mismo que llevó el Estatut al Constitucional, aunque sabía cuáles serían las consecuencias. El mismo que sacó a los obispos a la calle. El mismo que acusó a Zapatero en el Congreso de haber traicionado a los muertos. E hizo todo eso porque no hay reparos ni límites en su electoralismo. No hay sentido de Estado. No hay responsabilidad.

Tampoco se me olvida que CiU ha sido el partido más corrupto de la historia de este país en dura competencia con el PP. Ni que el Gobierno de Mas fue el primero en aplicar unos recortes sociales en los que creía. En los que cree. Y tampoco olvido que la CiU independentista surgió como una hábil operación política para cambiar el foco del debate.

Esos son los responsables y de ellos no va a partir la solución a esta emboscada, pero tendrán que formar parte de esa solución. Esa solución es un pacto nuevo. La solución es una legalidad que permita que los catalanes voten. La solución es el mayor salto de modernidad política y ambición intelectual de los últimos cuarenta años. La solución es traer la ley a este tiempo y esperar, si es que no es tarde, que eso sea lo suficientemente atractivo como para que este proyecto continúe.

Para alcanzar el pacto del 78 hicieron falta una guerra civil y cuarenta años de dictadura. No estamos en ese escenario. Pero vuelvo a hacer la misma pregunta que al comienzo de este artículo: ¿De qué envergadura tiene que ser el trauma para que regrese la voluntad de acuerdo? ¿O es que el cálculo que nos ha traído hasta aquí pretende, precisamente, que no haya nunca más acuerdo?

En ese caso, habrá ruptura. Pero no se romperá la sociedad catalana. Se romperá la sociedad española. Entera. De arriba a abajo.
__________________

Javier Gómez Santander es periodista y escritor.
Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • svara svara 02/10/17 20:14

    Impactante por lo limpio en ideas y lógica aplastante. Necesitamos políticos a la altura y no delincuentes. Espero que el escenario para la concordia actual, no sea mas exigente y sanguinario que el que nos condujo al 78. A estos delincuentes urge echarlos de la política y reeducar en valores democráticos al pueblo, porque estos fanáticos la han desmantelado y hasta pervertido su significación a base de adoctrinar al pueblo y alienarlo haciéndolo rehén de sus intereses.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    19

  • Pitiyur Pitiyur 02/10/17 19:05

    El problema ,viene dado,por la incapacidad intelectual y deformación moral,que tienen los responsables de este desaguisado. Aznar, Zapatero,Rajoy,Pujol,Más y Puigdemon. Gentuza con una codicia sin límites cuyos fines, aparte del enriquecimiento personal y de su entorno, no conocen,ni límites ni vergüenza. La sociedad civil, atada de pies y manos, sin posibilidad alguna de poder cambiar este desatino. Y no me hablen de que cada  cuatro años votamos. Es todo una farsa. Una lamentable farsa

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    12

  • HEREJE HEREJE 02/10/17 18:13

    Me gusta mucho el artículo. Coincido al 100% con el planteamiento. Difícil decirlo más claro y más conciso. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    12

  • mogronauta mogronauta 02/10/17 16:54

    También lo comparto. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    4

  • AntonioMD AntonioMD 02/10/17 14:56

    Buen artículo, lo comparto al 100%.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    10

  • maximilien maximilien 02/10/17 12:34

    Suscribo su opinión, don Javier. Pero creo que lo de ayer fue resultado, además, de dos nacionalismos enfrentados desde hace siglos, el catalán y el español. Hablemos claro: un amplio sector de la población catalana, desprecia a España y lo español desde hace décadas. Y del bando españolista, el odio al "catalufo" está muy extendido en mayor o menor grado, también desde hace mucho tiempo. En el bando catalanista, ahora están unidos por la ilusión soberanista, la izquierda antisistema con parte de la derecha reaccionaria. Y en la otra esquina del ring, muchos militantes y votantes del PP, incluidos gran parte de los cuerpos policiales y el ejército. Esta es la preocupante y casi irresoluble situación. Porque la gente moderada y dialogante en este país, me temo que no estamos tan organizados como los bandos enfrentados.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    38

  • phentium phentium 02/10/17 12:07

    Ya nadie recuerda la negativa de los franquistas a redactar una constitucion o a implantar un sistema realmente democratico.
    Esta negativa estaba abanderada por Blas Piñar padre y por Manuel Fraga,fundador de lo que hoy es el PP y presidente de este hasta su muerte hace pocos años.
    A los que conocemos y vivimos esas epocas no nos engañan. Otros quizas si, pero estos no. Solo aceptaron hablar de esta españa bajo la tutela de los militares y con sus sables sobre la mesa.

    Sabemos que solo aceptaron muy a regañadientes las nuevas reglas del juego con la unica intencion de dinamitar el sistema desde dentro y volver a lo que a ellos les gusta que es el ordeno y mando.

    Creo que ha quedado suficientemente patente este domingo en Catalunya. Ellos son el autentico cancer de nuestra democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    14

    43

  • viaje_itaca viaje_itaca 02/10/17 10:56

    Muy bueno. Yo soy gallego, pero a estas alturas tengo rotos mis vínculos con España y con la ultrarreacionaria y estúpida Galicia, aunque en ambos casos no falten excepciones, pero es lo que hay. En cambio, respeto a unos catalanes que si las cosas se complican, son capaces de cambiar sensiblemente el sentido de voto y de tener un nivel de organización social increíble. Ya voy viejo, que si no, aprendería catalán y les pediría la nacionalidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    23

    71

 
Opinión