x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Hablemos de Venezuela. Sin gritar

José Antonio Pérez Tapias
Publicada el 27/01/2019 a las 06:00 Actualizada el 26/01/2019 a las 17:43
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El debate político en España tiene mucho de palabras gruesas y poco de argumentos finos. Será que no tenemos tradición, como dicen los estudiosos. A poco que surja una cuestión polémica nos vemos como nos pintó Goya: en duelo a garrotazos. Cualquier discusión concita las más intensas pasiones, y no siempre las mejores, en torno a cuestiones que, efectivamente, sean objeto de posiciones contrapuestas, con el agravante de que lo disputado deja pronto de ser objeto susceptible de distintas apreciaciones para convertirse en arma arrojadiza entre los partidos o colectivos sociales que pugnan por el poder. Venezuela o, mejor, su régimen bolivariano con el presidente Maduro a la cabeza, es uno de ellos, constituyendo una temática ahora enriquecida por la autoproclamación como presidente de Juan Guaidó, que desde la presidencia de la Asamblea nacional da el salto para convertirse, con el apoyo de ese mismo órgano parlamentario, dada la mayoría antichavista que en él opera, en presidente del Ejecutivo –aprovechando la fecha del 23 de enero, día en que en 1958 un movimiento cívico-militar derrocó al gobierno del general Marcos Pérez–. Es cierto que se declara "presidente encargado" de restaurar el orden constitucional convocando nuevas elecciones –con todas las garantías– cuanto antes. Pero la explicitación de esa voluntad no elimina las objeciones a su legitimidad, como tampoco aumenta el presidente Maduro las razones a favor de la suya por más que invoque el orden constitucional, por él mismo socavado.

Salta a la vista que en el endiablado panorama de Venezuela se presenta una confrontación de pretensiones de legitimidad y de situaciones de ilegitimidad que producen un bloqueo de difícil solución. Sin duda, es un bloqueo político que no deja de implicar un tenso dilema ético si se quiere adoptar una posición política moralmente orientada con criterios de solidaridad con el pueblo venezolano, a favor de las libertades democráticas y de defensa de los derechos humanos de la ciudadanía. Ocurre que nos gustaría vivir en un mundo donde no se presentaran dilemas morales ni bloqueos políticos, pero ese mundo no existe, y el caso que lamentablemente nos ocupa desmiente, una vez más, la optimista confianza atribuida a Hegel a partir de su conocido enunciado de que todo lo real es racional y todo lo racional es real. No nos es permitida alegría alguna acerca de unas circunstancias en las que grandes dosis de irracionalidad han inundado un país al que parece afectarle también la "maldición del petróleo".

¡Cuánto nos gustaría que los hechos fueran tales que nos posibilitaran trazar una clara línea de demarcación entre lo bueno y lo malo! Pero no es así, lo cual, en vez de llevar a afrontar la realidad en su ambigüedad y dureza para, desde un terreno tan cargado de cizaña, poder entrever por dónde crece el trigo, conduce a dibujar a conveniencia el dramático cuadro que presenta Venezuela para situarse cada cual en el lado que le favorece. Así se hace en ejercicio sectario y políticamente oportunista para sacar rendimiento propio a partir del conflicto que allí se vive, manteniendo sin embargo la buena conciencia de quienes se han alineado con la parte definida como correcta, sin importarles mucho, por lo demás, dónde queda el pueblo sufriente que sobre sus espaldas, y en muchos casos al precio de su sangre, soporta unas condiciones injustas que al final dejan caer su peso sobre sus vidas dañadas.

Mirando a nuestra España, es escandaloso cómo las derechas tratan de capitalizar sin pudor alguno el dolor de Venezuela, siendo ello una constante que se agudiza con enfáticas declaraciones de apoyo a Guaidó, exigiendo electoralistamente al gobierno de España un pronunciamiento inmediato que para nada se compadece con el arte de la diplomacia. Por las izquierdas –siento mucho decirlo–, una y otra vez se cae en el escapista juego de un sectarismo despiadado que sólo percibe la mano imperialista de EEUU, que es inútil negar, pero cegándose para ver la culpable torpeza de un régimen que hace mucho dejó de ser revolucionario para instalarse en una antirrevolución que tiene secuestrado al mismo pueblo que dice defender. Siendo negativo el efecto que todo ello tiene sobre cualquier pretensión por la izquierda de reconstruir socialismo, lo peor es la insensibilidad moral para no oír las llamadas de auxilio de una ciudadanía menoscabada en sus derechos y viviendo en una realidad de penurias e inseguridad que nadie querría para sí. Tres millones de ciudadanas y ciudadanos venezolanos que en los últimos meses han abandonado el país es triste dato que habla por sí solo.

¿Cómo afrontar, pues, la situación de un país amigo que cuenta con un presidente que ha perdido legitimidad a chorros, por mucho que fuera reelegido en una convocatoria electoral a la que concurrió buena parte de la oposición, pero sobre la que se conocen múltiples trabas, no tanto en el día de los comicios, sino en todo el proceso previo? ¿Y cómo, por otra parte, se posicionan ahora en el ámbito internacional diferentes gobiernos ante un presidente, al que podemos presumir que le secunda una amplia mayoría ciudadana, pero al que falta la legitimidad de un procedimiento inequívoco para ostentar esa responsabilidad ejecutiva, por mucho que invoque una interpretación traída por los pelos de artículos constitucionales que puedan respaldarle? Ciertamente, la situación es de emergencia social y de gravísimo deterioro político, mas tales constataciones palmarias no quitan las connotaciones de golpe de Estado –se le califica de "cívico" para atenuar dicha apreciación- a tal pretensión de hacerse cargo del gobierno de la nación. No falta quien quiera pensar que si se habla de golpe de Estado es concediendo que el Estado venezolano aún puede presentarse como tal, aunque esté lejos de ser Estado democrático de derecho, pues el régimen de Maduro –perdió credenciales para presentarse como bolivariano– lo ha llevado al borde, por lo menos, de Estado fallido, puesto sobre el precipicio no sólo por gestión económica desastrosa y crisis social insoportable, sino por la más grosera manipulación de las instituciones y el montaje de una supuesta Asamblea constitucional para orillar a la Asamblea nacional electa. Así, pues, entre golpes y contra-golpes se encuentra un país que a la postre es rehén de la misma situación que padece, agravada por la disputa geopolítica que poderes foráneos, y no solo el del imperialismo USA, pasan a desplegar sobre él.

¿A quién interesa en verdad el sufrimiento de quienes habitan y hoy malviven en Venezuela? De suyo, esta cuestión es la prioritaria, y quienes se disputan legitimidades verán dirimidas sus pretensiones en la medida en que muestren que, efectivamente, ponen por delante de todo interés la dignidad y la supervivencia misma de los venezolanos. Desde fuera del país, como es el caso en España, hacen mal, inmisericordemente mal, quienes utilizan el dolor de Venezuela para arrimar el ascua a la sardina de sus burdos intereses particulares, como hacen las derechas; o, como se hace mucho desde las izquierdas, pasan por encima de ese dolor para defender un proceso supuestamente revolucionario pero ya indefendible, manteniendo dogmáticamente unas posiciones ideológicas malamente regidas por la schmittiana lógica amigo-enemigo, lo cual es cuestión que merece algún comentario.

No cabe duda de que en medio del drama en que, rozando la tragedia, se halla el país caribeño, la responsabilidad inmediata de por dónde vayan por allí los acontecimientos es de los protagonistas directos de los hechos, mas a nadie se le escapa que hay múltiples interferencias sobre un escenario tan candente, saltando a la vista cómo en protagonistas destacados brilla por su ausencia la voluntad de promover una salida pacífica a la crisis que vive Venezuela. El caso del presidente Trump es, una vez más, ejemplo clamoroso de irresponsabilidad. Al bocazas que está al frente de EEUU no le ha faltado tiempo para mostrar su encendido apoyo a Guaidó, como tampoco para formular amenazas intervencionistas que sólo con ser enunciadas suponen un obstáculo mayor para salir de la crisis en que están sumidos la sociedad y el Estado venezolanos. Con tal ostentación en cuanto a una ilegítima capacidad de injerencia, el presidente norteamericano pone en muy mal lugar a quien se pretende presidente de Venezuela, dejándolo ante la opinión pública internacional como un títere manejado en función de los intereses estadounidenses en el país y la región.

Vayamos por partes, de nuevo. Siendo un dato de la realidad las presiones soportadas por la "revolución bolivariana" desde el principio, eso no justifica lo que cae del lado de políticas por una parte ineficaces y por otra represivas que pareciera puestas en ejercicios para dar la razón a aquel Simón Bolívar desengañado que llegó a decir que "el que sirve una revolución ara en el mar". A renglón seguido añadiremos, en lo que toca a los opositores a Maduro, que si a las alarmantes declaraciones intervencionistas de Trump se suman los inmediatos apoyos formulados por presidentes con escasas credenciales democráticas, o claramente fascistas, como Bolsonaro, razones hay para ser cautelosos ante un déficit de legitimidad democrática de origen que Guaidó en cualquier caso debe subsanar. A ello apuntan Canadá y la Unión Europea, con Alemania marcando el paso –¡cómo no!–, y la singular posición española mostrando su apoyo en diferido a Guaidó a expensas de que en el más breve plazo posible, reconocido internacionalmente como presidente interino, convoque elecciones. ¿Se han planteado acaso cómo lo va a hacer si antes Maduro no abandona el poder? ¿O qué están pensando para que tal cosa ocurra? (Por cierto, el general Marcos Pérez se exilió en la República Dominicana; Guaidó, aprovechando la conexión simbólica, ofrece indulto a Maduro).

La pregunta recién formulada es inquietante. Tal inquietud sólo puede disiparse si europeos y norteamericanos dejan atrás su manía de querer dar órdenes al mundo –tienen enfrente a Rusia y China, también en esto, y también con sus intereses– y dejan paso al papel que otros Estados del continente americano pueden desempeñar sin sombras neocoloniales. Es el caso de México y Uruguay, con posiciones afortunada y lúcidamente matizadas, que pueden comprender a Guaidó y entender a Maduro, el cual ha declarado aceptar dicha mediación. Cierto que ésta debe desembocar en convocatoria de elecciones y que el pueblo venezolano hable con su voto. En verdad, el hasta ahora presidente de Venezuela, estando políticamente muerto cuando paradójicamente grita "Chavez vive" para conseguir el imposible de sobrevivir él mismo invocándole, hará bien si evita pasar a la historia como un "tirano de sombra y fuego", expresión que se le podrá aplicar si no facilita el reencauzamiento del país por vías cabalmente democráticas, aunque fueran palabras hace décadas aplicadas a Lope de Aguirre por Vicente Gerbasi. Nunca pensaría este poeta venezolano de mediados del siglo pasado que versos suyos podrían encontrarse con la dura realidad de la Venezuela de hoy, país doliente, podemos decir parafraseando el título de su poemario Bosque doliente. Ojalá en él quede pronto atrás la triste realidad de cuando "los días pasaban bañando de lágrimas los rostros".
__________
 
José Antonio Pérez Tapias es catedrático de Filosofía y presidente de la Asociación Socialismo y República.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

58 Comentarios
  • Damas Damas 28/01/19 23:57

    Por si a alguien le interesa: "Intelectuales contra el golpe"

    "Han empujado a Venezuela al precipicio", denunciaron Chomsky y otros 70 firmantes de una carta abierta.

    https://www.pagina12.com.ar/170791-intelectuales-contra-el-golpe

    En el escrito contiene enlaces a informaciones como a la CARTA DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS (Carta de la OEA), echarle un ojillo por encima a cómo empieza resulta curioso, incluso habla ¡qué cosas! que se reafirman en unos cuantos principios, como "a) El derecho internacional es la norma de conducta de los Estados en sus relaciones recíprocas." ¡qué bonito, el derecho internacional! bueno y eso que ponen en algún otro sitio al respeto de la soberanía.
    Bueno todo precioso, ¿lo habrán leído los países miembros, y los que no lo son pero sí se autoproclaman adalides de ...... (ni idea de qué)?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Damas Damas 29/01/19 00:18

      como empieza (no cómo).

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jorgeplaza jorgeplaza 28/01/19 13:09

    Anda Montero (Inés, no Mariví) admitiendo ya que Venezuela necesita unas elecciones generales. No me lo invento yo, que tan mal quiero a Podemos: lo dice este mismo periódico en la primera plana https://www.infolibre.es/noticias/politica/2019/01/28/podemos_admite_que_venezuela_necesita_elecciones_libres_reprocha_sanchez_que_no_apueste_por_mediacion_91252_1012.html. Como es lógico, siguen poniendo a parir a Sánchez aunque estén diciendo casi lo mismo que él. (Inciso: Digo yo que de una democracia plena, consolidada y feliz, unos que han sido aliados hasta hace dos días no consideran que necesite unas elecciones generales extraordinarias). De lo anterior se deduce impepinablemente que:

    1) Las encuestas deben de venir muy negras
    2) Los enfebrecidos defensores de Maduro, compañeros de fatigas de esas democracias tan ejemplares que son Rusia, Turquía, China o Rusia, fustigadores incansables del fementido Sánchez, que han menudeado en estas páginas desde el anuncio de la postura de España (y de Alemania, Francia y el RU) y nos han puesto de chupa de dómine a los que veíamos las cosas de otra manera, pese a que ya se han tragado antes unas cuantas, deben estar en este momento haciendo ejercicios acelerados de ensanchamiento de gaznate para mejor poder deglutir la declaración de Montero (Inés, no Mariví). ¡Ánimo, que vosotros podéis!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    7

    1

    • Damas Damas 28/01/19 15:04

      Ya te lo he preguntado en otro sitio ¿Quiénes son Inés y Mariví (Montero)?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • jorgeplaza jorgeplaza 28/01/19 18:39

        Ya te he dicho que estoy gagá. Quise decir, pero no dije, Irene y Mariló. Menos mal que el Montero estaba bien, algo es algo. Yo creo que es que con los nombres barriosalamanqueros (Mariví, Mariló) y con los de las guapas políticas de la actualidad (Inés, Irene), me lío. Me pasa lo que a Rajoy cuando estaba incómodo en una entrevista o a Archie cada vez que manda un comentario.

        Esta vez he puesto bien todos los nombres.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        3

        0

        • Damas Damas 28/01/19 19:11

          Acabo de verlo. Yo siempre recuerdo haber oído, nunca lo he probado, para la memoria: rabitos de pasa.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • Damas Damas 28/01/19 19:22

            jorgeplaza, hoy no tenemos el día de los nombres/apellidos, Gualdó por Guaidó.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

    • Arkiloco Arkiloco 28/01/19 14:43

      Tienes mucho morro JotaPé. Vienes a recoger los "Frutos Maduros" pero el cobre nos lo hemos batido algunos sin la más minima solidaridad. A mi me ha costado dos divorcios y una gran perdida en futuros romances. Un desastre, tio,

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      0

      • jorgeplaza jorgeplaza 28/01/19 18:41

        No jodas que te has podido casar al menos dos veces. ¿Cómo las (o los, que ya no sabe uno como acertar en estos asuntos) engatusaste?

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Sancho Sancho 28/01/19 14:38

      También se puede entender como que no hace falta ser ningún hacha para ver que en Venezuela hace falta el acuerdo. ¿Qué fue primero el huevo o la gallina: un gobierno que no escucha mmás que a los suyos. o una oposición a la que solo interesa obtener el poder?.Otra cosa es que sea con los plazos que por narices impongan Sánchez, Trumpo o los que sean, y por las razones que ellos digan.
      Lo de Podemos no es nuevo, ya fueron noticia antes de que esta enésima crisis de Venezuela las declaraciones de P. Iglesias hablando de errores sobre ese país. Si dicen...porque dicen, si no dicen...porque se callan...
      Lo de Sánchez alineándose con los que le dan caña a un así todos los días llamándole traidor, ¿Qué nos parecerá? Pues que eso le pasa por pelota y oportunista.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

  • "Maga" "Maga" 28/01/19 12:05

    El Sr Pérez Tapia ,aportándole la lucidez y ecuanimidad que el tema de Venezuela exige, no defrauda en su brillante exposición, trata de encontrar la vía de salida del conflicto,_ sin violencia ni ,obviamente, derramamiento de sangre al pueblo venezolano._llegando al papel clave que puedan desempeñar México y Uruguay, al aceptar Maduro su mediación .
    Hasta aquí mi enhorabuena.Si bien, echo de menos la omisión del relevante papel del ejército,_ posicionado hasta el momento con Maduro,la responsabilidad y la respuesta paciente y por encima de todo, PACÍFICA, evitándole sufrimiento gratuito al conjunto de los ciudadanos.
    Muchas gracias y saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 28/01/19 11:00

    Carlitos Della Sera, no sé si has visto Good bye Lenin pero necesitarías ver Good bye Maduro.

    Supongo que la ONU transmite los datos entregados por los Estados. Pero no hay dos millones de colombianos huyendo a Venezuela.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • Arkiloco Arkiloco 28/01/19 14:47

      ¿Sabes que bebe Carlitos?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • CarmenMoreno CarmenMoreno 28/01/19 10:05

    Sr. Pérez Tapias, dentro de la desinformación en la que vivimos y más en este asunto de Venezuela que se han encargado de manosear tanto y tanto los de siempre…. agradezco un poco de luz sobre el tema, comprendiendo que no todo es oro lo que reluce, pero, arrastro la duda siguiente: Sin el bloqueo de todo tipo de servicios al que ha estado sometida la población por parte de los USA y acólitos, ¿cree que estaría en esta situación de desolación? – por muy mala gestión de Maduro que hubiera. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Txorigorri Txorigorri 28/01/19 21:06

      Muy buena pregunta.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Hammurabi Hammurabi 28/01/19 04:18

    https://actualidad.rt.com/opinion/eva_golinger/167458-agresion-washington-venezuela

    Será por información: La agresión de Washington contra Venezuela no es ficción.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    5

    • Hammurabi Hammurabi 28/01/19 05:10

      WikiLeaks recuerda cuál es el mayor interés que persigue EE.UU. en Venezuela

      http://www.lr21.com.uy/mundo/1340337-wikileaks-eeuu-venezuela-assange-maduro-petroleo-intereses-saudita

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

    • Hammurabi Hammurabi 28/01/19 04:51

      https://amp-eitb-eus.cdn.ampproject.org/v/s/amp.eitb.eus/es/noticias/internacional/hugo-chavez/detalle/1279896/legado-hugo-chavez--venezuela-comandante/?amp_js_v=a2&_gsa=1&usqp=mq331AQCCAE%3D#referrer=https%3A%2F%2Fwww.google.com&_tf=De%20%251%24s&share=https%3A%2F%2Fwww.eitb.eus%2Fes%2Fnoticias%2Finternacional%2Fhugo-chavez%2Fdetalle%2F1279896%2Flegado-hugo-chavez--venezuela-comandante%2F

      Datos de otra fuente.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

  • Sancho Sancho 28/01/19 01:48

    Ya que parece ser que todos sabemos qué clase de personaje es Maduro (me recuerda al debate de Podemos, del cual todos sabemos y hablamos y por eso decimos que Pablo Iglesias que Maduro, Bolsonaro y Sadam Husein juntos.

    Bueno, yo lo que quiero es comprobar que Guaidó es tan demócrata como dicen algunos y saber qué es lo que la soberanía popular le ha encomendado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    3

    • jorgeplaza jorgeplaza 28/01/19 19:02

      No creo, a juzgar por cómo se dirigen a sus oyentes, que haya ninguna razón de peso para confiar en Gualdó ni en ningún político venezolano de los que salen en la tele: si a mí me hablan así (de forma muy parecida a como me arengaban en la mili, lagarto, lagarto) a los cinco minutos preparo un atentado para cargarme al orador :). O sea, que poca esperanza hay que poner en este muchacho de corte de cara tan parecido a Obama. Pero estamos ante un problema práctico: A Gualdó, que estaba evidentemente en connivencia con ellos, lo han reconocido incondicionalmente como Presidente nada menos que EE.UU., Canadá, Argentina y Brasil y no sigo con la larga lista de países americanos que hacen lo mismo y de la que solo faltan Nicaragua, Bolivia y Cuba. Parece que Uruguay y Méjico no saben, no contestan. Ante ese reconocimiento, algo tiene que hacer España, preferiblemente de acuerdo con la UE. Y algo ha hecho: tomar una postura más matizada que los americanos. La UE pide elecciones, que podría ganar Maduro al menos en teoría. Solo se reconocerá a Gualdó si Maduro se niega también a esa salida. Hasta Podemos admite ahora que Venezuela necesita elecciones, aunque insiste en la vía de la persuasión, que ha demostrado ser inútil hace mucho: se podría seguir mareando la perdiz si los países americanos no hubieran dado el paso de reconocer a un Presidente de la oposición, pero... Unas elecciones resolverían formalmente el problema, aunque ya digo que dudo que las cosas mejoraran mucho a la larga: Venezuela tiene, como todas las repúblicas iberoamericanas, una larguísima historia de graves crisis políticas y no se ve por qué esta vez va a ser muy diferente. Lo que sí pasa es que, como se decía hace unos años, Maduro se ha pasado muchos pueblos incluso si se le compara con los fracasos habituales de estos países. Ha habido pocos tan animales como don Nicolás.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Arkiloco Arkiloco 28/01/19 00:34

    Los resumenes nocturnos los hace Ataio pero esto solo es recoger algunas florecillas que he visto hoy en el campo y hacer un ramo que se le puede vender a cualquier despistado al entrar en algún cementerio. Iba a ir en otra noticia pero ya la han quitado de la portada. He tomado nota de que comentaristas que ponen en duda o niegan que España sea una democracia no tienen ninguna respecto a la Venezuela de Maduro. Lo es y esta tiene color muy llamativo. Me ha guiñado el pétalo otra, la de quienes si consideran que España es una democracia y Venezuela también. Esta convicción me ha parecido como débil o precaria y casi pesimista respecto a la democracia. Vendría a ser: si España es una democracia ¿por qué no lo va a ser Venezuela? Es como tirar por bajo para llevar a Venezuela a la democracia. No es para discutir, que agota bastante, y solo pretendo reunir algunas flores que me han atraido. Estas flores armonizan en color y olor gracias a otras que he recogido sobre el "Golpe de Estado". Comentaristas que se indignan porque se califique así lo de Cataluña quieren mandar a Llarena a Caracas para que se deje de chorradas e instruya lo que sí es un "golpe de estado". Y enchirone a los golpistas. Las sutilezas alrededor de la presencia o ausencia de violencia, de fuerzas armadas no forma parte de estos colores y nadie por otros lados se le ocurria aportar el toque de que, igual, Guaidó obedece a la soberanía popular o "pueblo" representado en la Asamblea Nacional donde la oposición es mayoria. Y que se me escapa y tampoco es para discutir porque entonces aparecerán los que dicen que lo de
    Cataluña si es un golpe y esto no. Esto se sustituye con lo que da consistencia a todo ramo. Los verdes y los perejiles. Que si hay sitios peores, fijese usted en Honduras, Arabia o China y ¿por qué no intervienen ahí, ehh? El lazo lo aportó quien para señalar que no son tantos los que huyen de Venezuela concluyó que son más los jovenes que se han ido de España a encontrar trabajo fuera. Y que debe tener razón por qué, al fin y al cabo, ¿no son muy parecidos Venezuela y España? Con este ramo tan mono no me van a faltar compradores y ni quien a ostias me querría sacar de aqui.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    9

    5

    • Hammurabi Hammurabi 28/01/19 01:32

      Exajerado!, Se te quiere bien, hombre.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • JuaniKo JuaniKo 27/01/19 23:10

    La via de Mexico y Uruguay, no interesa, satisface las ansias belicistas de los que solo quieren sangre y dinero. Como pasó con la Alianza de Civilizaciones que propuso Zapatero en la ONU y que habria evitado tanta sangre derramada, de inocentes , ( Se rieron de él, nadie puso un duro, solo Zapatero y los Turcos se lo tomaron en serio , al jefe le interesaba el negocio de la guerra). Este Socialista , mas domesticado propone un Ultimatun. !!!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Sgonza Sgonza 27/01/19 21:06

    Me ha gustado este artículo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.