x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Elecciones autonómicas

El PSOE se estanca, Unidas Podemos se hunde y la izquierda soberanista los supera a ambos en Galicia y Euskadi

  • Los socialistas se quedan muy por debajo de sus expectativas y los morados sufren un durísimo castigo, especialmente por parte de los electores gallegos
  • BNG y EH Bildu atraen a los votantes de la izquierda y rentabilizan su actividad en el Congreso de los Diputados en representación de sus territorios

Publicada el 12/07/2020 a las 23:59 Actualizada el 13/07/2020 a las 00:11
Ana Pontón durante la comparecencia ante los medios de comunicación en la noche electoral, que ha confirmado a su partido como segunda fuerza política de Galicia.

Ana Pontón durante la comparecencia ante los medios de comunicación en la noche electoral, que ha confirmado a su partido como segunda fuerza política de Galicia.

PSOE y Unidas Podemos, las fuerzas que forman las coalición de Gobierno presidida por Pedro Sánchez, retrocedieron globalmente este domingo en las elecciones vascas y gallegas en favor de la izquierda soberanista, BNG y EH Bildu. El resultado de las dos votaciones está muy por debajo de las expectativas que los socialistas tenían en Galicia y el País Vasco y suponen un durísimo castigo a las marcas de los morados en ambas comunidades autónomas.

El estancamiento del PSOE y la debacle de Unidas Podemos han tenido una correspondencia similar en Galicia y en Euskadi con grandes subidas de las formaciones que representan a la izquierda soberanista: BNG y EH Bildu rentabilizan la crisis de la izquierda estatal y la visibilidad que les ofrece el trabajo de sus diputados en el Congreso de los Diputados.

En el caso del País Vasco, el PSE-PSOE tendrá el consuelo de seguir siendo el complemento que el PNV necesita para gobernar, como ya ocurrió durante la legislatura que acaba de terminar, lo que permitirá apuntalar los pactos que los nacionalistas vascos firmaron en enero con los socialistas en el Congreso de los Diputados. Idoia Mendía apenas ha conseguido aumentar en apoyo popular (de un 12% a algo más de un 13,6%) y ha pasado de nueve a diez escaños en el Parlamento de Vitoria, cifras muy por debajo de las expectativas que los socialistas vascos tenían a comienzos de año, antes de la pandemia, cuando esperaban beneficiarse del viento de cola de Pedro Sánchez en la Presidencia del Gobierno.

Mucho peor le ha ido a Elkarrekin Podemos. La marca vasca de Pablo Iglesias, que en los últimos cuatro años ha sufrido varias crisis internas, ha sido castigada por los votantes: seis diputados y un 8% de los votos, lo que significa que ha perdido en una legislatura cinco escaños y seis puntos porcentuales de apoyo popular.

En conjunto, los partidos de la izquierda estatal pierden presencia: de 20 a 16 diputados y del 26% al 21%. ¿Quién ha rentabilizado ese retroceso? En gran parte EH Bildu, que consolida su liderazgo en la oposición, pasa de 17 a 22 diputados y de un 21,2 a un 27,8% de los votos.

En Galicia ha pasado algo parecido. El Partido dos Socialistas de Galicia (PSdeG-PSOE) tenía grandes esperanzas de rentabilizar el Gobierno de Pedro Sánchez —es una circunstancias que tradicionalmente impulsa las candidaturas socialistas autonómicas— y de recuperar el liderazgo de la oposición, perdido hace cuatro años. Pero se ha quedado muy lejos de conseguirlo. El PSdeG conserva los 14 escaños que tenía pero sufre por segunda vez en su historia el sorpasso del BNG —la primera vez fue en 1997, con otro Caballero como cabeza de cartel, el hoy alcalde de Vigo—. Es verdad que aumenta su porcentaje de votos, pero tan poco (del 17,8 al 19,3%) que no supone ningún consuelo.

Fracaso

El fracaso del PSOE de Gonzalo Caballero es particularmente llamativo si se compara con el tirón que hace apenas un meses tuvo Pedro Sánchez en las generales, con un 31,28% de los votos, que entonces le permitía mirar cara a cara al PP (31,94%). La comparación revela que los socialistas han perdido desde noviembre doce puntos porcentuales de apoyo ciudadano.

En el lado de la marca gallega de Unidas Podemos, el hundimiento es completo. La coalición Galicia en Común, con Antón Gómez-Reino como candidato, paga las numerosas batallas internas que ha librado la llamada izquierda rupturista y desaparece del Parlamento de Galicia. Hace cuatro años, con otro formato, consiguieron liderar la oposición al PP y nada menos que 14 diputados. Este domingo no ha llegado en el conjunto de Galicia al 4%, un punto porcentual por debajo del mínimo legal para optar al reparto de escaños; donde más cerca estuvo de superar ese listón fue en Pontevedra, donde se quedó en el 4,6%.

El hundimiento de Galicia en Común tiene un claro beneficiario. La candidata nacionalista, Ana Pontón, culminó este domingo la difícil tarea de reconstruir el espacio político soberanista en Galicia, sometido a fuertes tensiones desde la ruptura con su líder histórico, Xosé Manuel Beiras, hace ocho años. Los electores premian al Bloque, que regresó al Congreso en noviembre, y lo impulsan hasta los 19 escaños y el 24,8% de los votos. Eso es un punto porcentual menos pero un escaño más que el que hasta ahora era el mejor resultado histórico del nacionalismo gallego, conseguido hace 23 años, en 1997, con Xosé Manuel Beiras como candidato y Abel Caballero, el hoy alcalde de Vigo, como cabeza de cartel de los socialistas gallegos. 

Las direcciones del PSOE y de Unidas Podemos analizarán en los próximos días unos resultados que están muy por debajo de lo esperado, sobre todo en el caso de los de Pablo Iglesias. El vicepresidente segundo y Pedro Sánchez tendrán que decidir también si lo ocurrido en Galicia y en Euskadi se traduce en un cambio de estrategia de la acción de Ejecutivo.

Más contenidos sobre este tema




50 Comentarios
  • PedroLibre PedroLibre 14/07/20 10:17

    El pragmatismo se ha impuesto tanto en Galicia como en Euskadi, pero la tensión política que parece reducirse en Galicia da la impresión de ir en aumento imparable en Euskadi. En estas elecciones autonómicas del 2020 en Euskadi, sobre las del 2016, ha descendido la participación total en un 8%. El voto nacionalista (PNV + Bildu) ha descendido un 4%, pero con algún matiz muy importante, ya que si bien el voto nacionalista moderado(PNV) ha descendido un 12%, el voto nacionalista radical (Bildu) ha aumentado un 10%. Ahora, las preguntas que me hago son: ¿Qué pasara en 2024, con VOX cuatro años en el hemiciclo vasco crispando el ambiente, y el mermado PP intentando competir en crispación? ¿Vamos camino de un cisma ciudadano como el de Cataluña? ¿Se radicalizara el PNV para no seguir perdiendo votos de sus mas radicales? ¿Va a convertirse la ultraderecha en una feroz maquina de generar nacionalistas radicales para justificar su pura existencia?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Argaru Argaru 13/07/20 19:55

    Para los que peinamos canas y nos tragamos, sin anestesia, el tardofranquismo, la irrupción de Podemos en la política española la recibimos con lágrimas en los ojos. ¡No nos lo podíamos creer! Tenía que ser una crisis económica brutal el detonante para que la gente común se diera cuenta de las “golferías”, a su costa, del bipartidismo y que el papel testimonial de IU no era suficiente para calmar el profundo enfado del personal. De esta manera, Podemos pasó a ocupar el inmenso vacío que había dejado el “felipismo” en el espacio de la izquierda, pero con una propuesta transversal, que iba más allá del eje izquierda-derecha y que dejó descolocado a todo el mundo. Ya han pasado 9 años del 15-M, ese movimiento de empoderamiento y concienciación del ciudadano común, llamado a reivindicar el interés público frente a los abusos del poder, pero que parece que empieza a desmoronarse con la misma velocidad que como empezó. Sabíamos que las fuerzas reaccionarias, incluido el felipismo, harían todo lo posible para que este movimiento fracasase, pero la MONUMENTAL ESTULTICIA interna en forma de lucha fratricida ha hecho casi todo el trabajo. El resultado de Galicia me recuerda al Frente Suicida de Judea de “La vida de Brian” de la genial Monty Phyton. Felipe González se debe estar partiendo el culo de la risa, aunque su partido no saque partido, valga la “rebuznancia”, de ello, pero todos sabemos que a él, su partido le importa una mierda. Mucho trabajo le queda por delante a Unidas Podemos para intentar enderezarla situación, pero para eso es necesario erradicar de la ecuación política la ESTUPIDEZ HUMANA, porque hasta e más tonto sabe que “no se puede vender la piel del oso antes de cazarlo”.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • Mascarat Mascarat 13/07/20 17:28

    En Galicia vuelve a ganar el palanganero del narcotráfico Núñez-Judia, eso sí, escondiendo de manera vergonzante su filiación al PP, el partido más corrupto del estado. Y es que la fariña es como las cosas de comer y con ellas no se juega...  
    En Euskadi un 70% del parlamento vasco es para partidos independentistas, sin haber mencionado la independencia... Será que ya son independientes...? 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    7

    • PedroLibre PedroLibre 14/07/20 13:15

      Permítame que le matice: el porcentaje de escaños independentistas reales (PNV+Bildu) mas los camuflados (Podemos) alcanza el 84% del parlamento vasco. Y a pesar de todo eso, en Euskadi se convive en una relativa paz, armonía y progreso de la que casi todos los partidos son responsables, especialmente PNV y PSOE. Pero todo esto puede cambiar con la irrupción de VOX y su nueva sucursal PP-CS con Iturgaiz a los mandos de la consola pepera. Estos últimos “héroes de la patria” tienen 4 magníficos años para envenenar la convivencia duramente conseguida después del fin de ETA y transformar Euskadi en la misma jaula de grillos en la que se ha convertido Cataluña. Rezo para que no sea así pero creo que los intereses de VOX y Bildu, aunque no son los mismos, caminan paralelos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Makarenko Makarenko 13/07/20 15:06

    Siempre se echa la "culpa" de las derrotas a los demás. Si la izquierda no tiene presente el poder que tiene la derecha está perdida. Quizás las causas haya que buscarlas más en los propios errores que en lo ajeno. Pasar a convertirse sólo en "fuerza electoral", sin un trabajo de base que amplíe el apoyo popular es convertirse en casta. Gobernar hoy nos significa tener el poder y si no se tiene en cuenta esa premisa es como dar palos de ciego, o querer "vivir" de la política. Pero eso no es la izquierda. ¡¡ cual olvidada tiene ésta a Gramsci y su tesis en cómo alcanzar la hegemonía. Los que tenemos años sabemos que el "mal" de la izquierda está en ella misma.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • Jose Antonio Saiz Aparicio Jose Antonio Saiz Aparicio 13/07/20 14:03

    Ahora a escuchar a las huestes y opinadores de derechas mil opiniones en contra de Podemos: es fácil meterse con el más débil y más si pierde, diciendo que hace todo mal. Seguro que en los resultados no ha influido el control de la opinión pública por parte de los poderosos y las derechas manipulando con dinero la mayoría de los medios de comunicación y de las redes sociales, y pagando con dinero suyo o de todos la influencia a su favor de muchas personas como curas, jueces, militares, policías, periodistas, blogueros, empleados privados, qué día a día trabajan para la Iglesia, los grandes empresarios, los banqueros, y la ideología fascista.

    Y con 50.000 votos en Galicia, Podemos no tiene ningún diputado, mientras con 15.000 el PP sí??? No será que falla la democracia o la ley electoral??

    Y este prepotente de Feijoo: ¿no se ha instalado en la poltrona y controlado con influencias políticas todo el sistema? ¿y no tiene límite a sus mandatos como parece que es obligatorio para otros líderes como Iglesias...que tras 8 años o menos se les presiona para que lo dejen??

    Y esas Mareas, equos, espinares,... o personas o grupos que echan la culpa a Iglesias y Podemos de haber dejado de ser plural: ¿por qué no sacan ellos mejores resultados solos o por qué no se han presentado solos y libres si tan seguros están de sus postulados no admitidos por la mayoría de Podemos??

    Menos mal que Podemos desde que surgió sabía que iba a ser el objetivo de los poderosos y sus bienpagados y resiste a la adversidad por la convicción de estar trabajando para el progreso y mejora de la mayoría de los españoles, especialmente los más desprotegidos. Y much@s le seguimos apoyando.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    14

  • BASTE BASTE 13/07/20 13:44

    El poder es ese gran disolvente de las buenas ideas y propósitos,los coches oficiales,las dietas y viajes,los agasajos varios,las grandes mansiones vigiladas....,van dejando atrás a los sueldos justos (tres salarios interprofesionales), a la gobernaza apropiada (dos mandatos máximos),a la ostentación de cargos (uno por person y a todas esas buenas cosas que si te mueves a su favor hace que no salgas en la foto (son muchos los que ya no aparecen o aparecen en otro sitio) y ante ese desastre de la ilusión de muchos solo queda el "me arrepiento,no se volverá a repetir" adornado por otra prosa "analizaremos lo ocurrido y subsanaremos nuestros errores" y a seguir disfrutando del invento hasta que el mono rompa la cadena. MUY TRISTE, porque además impiden que otros tomen la antorcha.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • Pelias Pelias 13/07/20 13:33

    Un fracaso más para lo que pensábamos bastantes que era la mejor alternativa para un avance en la equidad en la mejora de lo público, en una gestión más democrática, en ... Pues no. La izquierda gallega que en las elecciones anteriores había optado por esa alternativa (las Mareas, Podemos) ahora se ha pasado o conformado con el BNG, el Psoe o se ha quedado en casa. Esa izquierda ya no cuenta en el Parlamento gallego, no tiene ni una sola voz.

    En el Parlamento vasco el golpe no ha sido tan duro, pero poco le ha faltado.

    Podemos se está diluyendo como un azucarillo. Lo diluyen sus jefes y jefas carentes de Visión e incapaces de tapar las heridas por su cerrilismo, afán autodestructivo y actitudes chulescas.

    La mayoría del proyecto político de Podemos sigue siendo muy válido; quienes lo han gestionado y la forma de hacerlo un verdadero desastre. Los cambios a adoptar son urgentes, de lo contrario el próximo golpe puede ser el definitivo.

    Hay que cambiar el escenario y los actores, la obra a representar es bastante buena.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    9

  • Grever Grever 13/07/20 12:41

    España es variada y eso está bien, a mi me lo parece. Lo positivo de estos resultados es que los insultadores y los que tienen la bandera por único argumento se han metido una OSTIA COJONUDA.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • Ayla* Ayla* 13/07/20 12:36

    No se puede hacer campaña pensando siempre en Madrid, sin tener en cuenta las especificidades de cada población y estar entre elecciones con luchas internas.
    Los votos se han ido a las izquierdas nacionalistas.
    En Galicia se ha vuelto a ver a personas llevadas desde las residencias para que votaran, aunque luego no dejen a sus familiares ir a visitarlos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • paco arbillaga paco arbillaga 13/07/20 11:58


    Viendo los resultados electorales, ¿será que el puñetero virus ese es de derechas? ¡Se vuelve a votar lo mismo que hace decenas de años!, y algunos seguirán echando la culpa a la C-78 cuando ya casi no quedan ni los que la votaron.

    Además de las responsabilidad de quienes han votado por cómo lo han hecho, y de quienes no han votado, ¿los partidos de izquierda no tienen nada de qué reprocharse por la victoria de la derecha? Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    7



Lo más...
 
Opinión