X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Investigación

DomusVi sacó provecho de la hecatombe en sus residencias al actuar como comisionista de las funerarias

  • DomusVi firmó en 2015 un acuerdo comercial con Mémora, al que ha tenido acceso infoLibre, que le garantizaba una comisión de hasta 700 euros por cada familia de un residente fallecido que contratase a la funeraria
  • El contrato se actualizó en 2018 y sigue en vigor, aunque el pago de la comisión se enmascara ahora como una “cesión de uso de espacios” en las residencias de DomusVi para que Mémora atienda a los familiares
  • El año pasado murieron 2.100 mayores en centros de DomusVi tras desatarse la pandemia. Ambas compañías se niegan a desvelar cuánto le pagó Mémora por su trabajo de comisionista en 2019 y 2020
  • Publicamos esta información sobre el coronavirus en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus

Publicada el 15/03/2021 a las 06:00
Primera página del contrato entre DomusVi (cuando aún se llamaba Geriatros) y Mémora.

Primera página del contrato firmado en 2015 entre DomusVi (cuando se llamaba Geriatros) y Mémora.

En las residencias de DomusVi fallecieron el año pasado más de 2.100 mayores tras desatarse la pandemia de coronavirus. Una hecatombe humanitaria que, paradójicamente, sirvió a la principal multinacional del sector en España para hacer caja. Y es que se multiplicaron los ingresos que obtuvo por su vía de negocio más desconocida: las comisiones que cobra a las funerarias por cada familia de un mayor fallecido que les contrata un servicio gracias a su intermediación.

El contrato más relevante es el que DomusVi tiene firmado con Mémora, que es a su vez la principal compañía de servicios funerarios de España. DomusVi viene actuando como comisionista por su labor comercial en favor de Mémora al menos desde octubre de 2015, cuando entró en vigor un “acuerdo de colaboración y prestación de servicios” entre ambas compañías, al que ha tenido acceso infoLibre y que se reproduce al final de esta información.

En dicho contrato se establecía que DomusVi –entonces llamada Geriatros– recibiría una “aportación colaboracional” en contraprestación “a la comunicación realizada a los familiares” de los residentes fallecidos y “previo aviso” a Mémora informando sobre la defunción, siempre que terminasen “contratando algún servicio” con la funeraria. Esa “aportación colaboracional” variaba dependiendo de la localidad del geriátrico y de si los familiares contrataban a Mémora de forma directa o a través de una aseguradora, llegando a alcanzar los 700 euros por difunto.

En 2018 se firmó un nuevo acuerdo entre ambas compañías, que es el que está en vigor a día de hoy, que enmascara el pago de la comisión como una contraprestación que Mémora abona a cambio de “la cesión del uso del espacio” en las residencias de DomusVi "para atender a las familias en el asesoramiento y la contratación del servicio".

DomusVi gestionaba el año pasado 139 centros de mayores, que tenían en total cerca de 18.500 plazas. Es el único grupo residencial que cuenta con presencia en todas las comunidades autónomas, aunque de forma muy desigual: la mayor implantación la tiene en Galicia (30 geriátricos), Madrid (17), Comunitat Valenciana (15) y Andalucía (14), mientras que en Canarias, Extremadura, La Rioja, Murcia y Navarra sólo gestiona un centro. Su tamaño dobla ampliamente a los siguientes grupos más importantes –Orpea, Ballesol y Vitalia Home–, ninguno de los cuales superaba las 8.000 plazas en 2020.

Durante la primera ola de la pandemia, en la primavera de 2020, fallecieron 1.800 ancianos en las residencias de DomusVi. En términos proporcionales fue la segunda compañía con mayor impacto por el covid, sólo superada por Amavir entre los grandes grupos. Es decir, el porcentaje de decesos en sus geriátricos fue más alto que el porcentaje de plazas gestionadas. En otoño murieron otros 300 residentes en centros de DomusVi.

Mémora, por su parte, es el principal grupo de servicios funerarios en España. Gestiona tanatorios, crematorios o cementerios en 21 provincias y en el resto tiene acuerdos de colaboración con cerca de 80 empresas, integradas en la red Memoranet.

Ambas compañías están controladas por fondos de inversión extranjeros. En el caso de DomusVi, el accionista principal es Intermediate Capital Group (ICG). Como desveló este periódico, ICG ha creado una trama societaria de más de 20 compañías en cuatro países montada para mover el dinero desde cualquiera de las residencias de España hasta la sociedad dominante del grupo en la isla de Jersey, un territorio fiscalmente opaco. Mémora es desde 2017 propiedad del Ontario Teachers' Pension Plan (OTPP), un fondo que administra las pensiones de los maestros de dicho estado canadiense.

El acuerdo de colaboración entre ambas empresas

Durante la primera ola de la pandemia, infoLibre recibió cientos de correos de familiares de residentes denunciando lo que estaba pasando en los geriátricos: desde la prohibición de trasladar a los hospitales a los ancianos que caían enfermos, como ocurrió sobre todo en Madrid y Cataluña, hasta la falta de información absoluta sobre el estado en que se encontraban los mayores. Algunos de esos mensajes contenían también quejas sobre el sospechoso interés mostrado por directoras de centros de DomusVi para que familiares de fallecidos contratasen los servicios de Mémora.

No era un interés altruista. DomusVi lleva al menos desde 2015 cobrando como comisionista por enviarle clientes al grupo funerario. El 1 de octubre de aquel año entró en vigor el “acuerdo de colaboración y prestación de servicios” entre ambas compañías. DomusVi se llamaba entonces Geriatros –cambiaría de nombre tras adquirir Sarquavitae en 2017– y el contrato lo firmó su consejera delegada, Josefina Fernández Miguélez. Mémora pertenecía en aquel momento a otro fondo de inversión, 3i, que controlaba el capital de la empresa a través de una sociedad en Luxemburgo (Memora 2 Sàrl) y rubricó el acuerdo el director territorial, Pedro Herranz.

El contenido del contrato era muy simple: Geriatros se comprometía a comunicar a los familiares de los residentes de sus centros los datos de Mémora y, en contraprestación, se embolsaba una “aportación colaboracional” siempre que terminasen contratando al grupo funerario.

La cláusula tercera, denominada sin eufemismos “precio, plazo y forma de pago”, establecía dos tipos de tarifas: una cuando la familia contratase “los servicios de Mémora a través de una compañía aseguradora” y otra cuando lo hiciese “directamente”. Esta segunda era lógicamente más alta porque los ingresos eran mucho mayores para la funeraria. Un segundo factor influía en el precio: el lugar donde estuviese localizada la residencia. La cifra resultante oscilaba entre 250 y 700 euros en el caso de contratación directa, y entre 100 y 430 cuando se realizaba a través de una aseguradora. Los centros que cobraban mayor comisión eran los situados en Madrid, donde no bajaba de 670 euros en caso de acuerdo directo con el familiar.

Además de establecer la “no exclusividad” del acuerdo, en el contrato se dedicaban dos cláusulas a temas de protección de datos. Una de ellas designaba a Mémora como “encargado de tratamiento” de datos de carácter personal pertenecientes al “fichero propiedad de Geriatros”.

El acuerdo tenía inicialmente una vigencia hasta el 31 de diciembre de 2016, pero se fue renovando mediante anexos hasta 2018, cuando se firmó un nuevo acuerdo. El principal cambio es el esfuerzo por camuflar el objeto real del negocio. Si en el primer contrato se planteaba el pago de la comisión como una contraprestación a cambio de que DomusVi comunicase a la familia del fallecido “los datos de la empresa Mémora”, en el ahora vigente la cantidad se abona por la “cesión del espacio” en las residencias para que el personal de Mémora pueda atender a las familias “en el asesoramiento y la contratación del servicio”. Si tenemos en cuenta el precio que cobra DomusVi, el espacio cedido y el tiempo de cesión, sale un importe por metro cuadrado y día ciertamente astronómico, totalmente fuera del mercado de alquiler. Las cifras son propias del negocio que realmente se está realizando: el abono de una comisión por la tarea de promoción comercial que DomusVi realiza para Mémora.

La razón por la que se buscó enmascarar el pago de la comisión es la preocupación que generaba en ambas empresas que pudiera trascender el contenido del contrato. "El pago de una comisión seguro que no es ilegal, pero tampoco parece una práctica muy ética, sobre todo cuando se le oculta a los familiares. El daño reputacional si se conocía el contenido del acuerdo parecía garantizado", admiten fuentes conocedoras de la negociación llevada a cabo por los directivos de DomusVi y Mémora. En ese afán por ocultar su actuación se llegaron a plantear la utilización de las respectivas fundaciones que tienen ambas compañías, para canalizar a través de ellas los pagos, aunque la idea quedó finalmente aparcada.   

Las versiones oficiales

Este periódico trasladó a las dos empresas una serie de preguntas sobre la relación comercial que mantienen y sobre la posibilidad de que estuviesen incumpliendo la legislación sobre protección de datos.

La portavoz de DomusVi explicó el contenido del acuerdo en los siguientes términos: “DomusVi no cede datos de sus residentes ni familiares a Memora. Únicamente pone en contacto a ambas partes, previo consentimiento de los familiares a quienes se les ofrece un servicio externo de asesoramiento. Así, la familia y Memora se reúnen en las salas habilitadas para ello en las residencias y Memora les presenta una propuesta que las familias aceptan o rechazan voluntariamente. A partir de ese momento, si la familia decide contratar sus servicios, firman un contrato con Memora. DomusVi no toma parte en ese proceso”. Además, destaco el hecho de que el acuerdo no tenga carácter de exclusividad, “para garantizar la libertad de elección de los familiares”.

Mémora, por su parte, indicó que "la existencia de estos convenios de colaboración entre el sector residencial y el sector de servicios funerarios es de obligado cumplimiento por ley en varias comunidades autónomas a fin de velar por el correcto exitus letalis de los residentes. De esta manera, se busca cumplir con las condiciones higiénico-sanitarias del centro, preservar el aislamiento del cuerpo del resto de residentes y los propios empleados, y garantizar una adecuada conservación del cadáver inmediatamente tras el fallecimiento en las instalaciones del tanatorio equipadas para este fin".

La portavoz de Mémora explicó que "el acuerdo del año 2015 fue una extensión del convenio de colaboración previamente existente entre ambos grupos, añadiendo una tarea de promoción comercial de Geriatros a Mémora”. En cuanto al contrato vigente, de 2018, consideró relevante “destacar que una de las cláusulas recoge expresamente que se debe respetar el derecho a la libertad de elección de la familia a la hora de escoger los servicios funerarios. Y también que no existe exclusividad”.

Respecto a la cuestión de la no exclusividad, es cierto que tanto DomusVi como Mémora tienen firmados otros contratos con otras compañías, aunque el acuerdo entre ellas es sin duda el más relevante al ser los grupos líderes en sus respectivos sectores. En todo caso, que este tipo de acuerdos estén más o menos extendidos, no significa tampoco que todas las empresas de residencias exijan o acepten el cobro de comisiones por enviar clientes a las funerarias.

Por último, el grupo funerario indicó que "las cláusulas sobre protección de datos incluidas en el contrato son estándar, pero Mémora jamás accede a los datos de los familiares. No estamos ante un escenario de “cesión de datos” porque la información del difunto no está protegida y el objetivo del tratamiento es la recogida del difunto para el traslado a una instalación sanitario-mortuoria. Mémora no realiza ningún acto funerario sin contar con el consentimiento expreso y por escrito de la familia".

Abogados expertos en la normativa sobre protección de datos, a quienes infoLibre pidió que analizaran el contrato de 2015, sostienen en cambio que se está “vistiendo de forma completamente indebida una cesión de datos no consentida como si fuera un encargo de tratamiento”. La clave de esa presunta irregularidad estaría en dos cláusulas: la segunda, que obliga a Geriatros a realizar un “previo aviso” a Mémora “comunicando la defunción” del residente, y la undécima, donde se define “un encargo de tratamiento de datos de Geriatros a Mémora”. Por definición, esto último equivale a admitir que “Geriatros permite a Mémora el acceso a datos personales”. Sin embargo, añaden los expertos, la figura del “encargo de tratamiento” no puede utilizarse para la prestación de servicios propios de un tercero (en este caso de Mémora), ya que en este supuesto lo que se produce en realidad es una “cesión de datos”. La diferencia es que el encargo de tratamiento no requiere el consentimiento previo de los usuarios (los familiares de los fallecidos) y la cesión de datos sí lo exige. Un consentimiento previo que en ningún caso se recababa.

Las dos empresas se negaron a contestar a las preguntas planteadas por este periódico sobre los términos económicos de su relación comercial. Entre las cuestiones que rechazan desvelar está la cantidad facturada por DomusVi en comisiones durante los años 2019 y 2020. Ese dato mostraría con claridad en qué medida se aprovechó el grupo de residencias de la hecatombe sufrida en sus residencias y que se saldó con 2.100 mayores fallecidos tras desatarse la pandemia.

 

La salud es lo primero: suscríbete a infoLibre

Cuando nos golpeó la pandemia, infoLibre fue el primer medio en España en abrir todos los contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda acceder gratis a ellos. El esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las fake news. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




29 Comentarios
  • Mesther Mesther 17/03/21 01:20

    Miserables carroñeros,inmorales,gansteres,el dolor de los deudos de tantos pisoteados inmolados por vuestras comisones e intereses os perseguira hasta el fin de este desolado inframundo que habeis creado solo con el fin avaricioso deTENERMAS.Que os cubra el cieno que habeis sembrado.Muchas gracias Sr Rico por la valentia y honor que desprende su trabajo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • atilaXXI atilaXXI 16/03/21 21:32

    A estos carroñeros les vale todo con tal de hacer caja. La ética del capitalismo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Craso Craso 16/03/21 00:09

    Ojiplatico me quedo.
    Hace años, cuando en Madrid era alcalde Alvarez del Manzano, dijo que se vendía la empresa funeraria municipal por que era deficitaria. Joder con esas comisiones no les queda pa'na.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Cantón Cantón 15/03/21 21:28

    Siendo esto así, cuantos más personas muertas hubieran las residencias de este grupo, puede que de otros también, más comunicaciones de decesos habría a la funeraria.
    Mas comisiones a cobrar.
    Me pregunto. ¿tuvo algo ver ests situación especulativa con el hecho de no derivar ancianos a los hospitales y que fallecieron en las residencias?
    En este caso., me inclino por la certeza de mi propuesta.
    Y añado. Este asunto parece estar muy ramificado. Existe concidencias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Lunilla Lunilla 15/03/21 13:08

    "DomusVi: Saca provecho de la Hecatombe; De las Residencias' Al actuar como comisionista de las Funerariaa; Ver informes de Manuel Rico... El DiabloCojueloDixit; (13,07 h, a/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • E-stefan E-stefan 15/03/21 11:54

    ¿La cifra de 2.100 mayores muertos de dónde procede? Estoy de acuerdo que es una "hecatombe humanitaria", aunque no originada por las funerarias ni por las residencias, pero entre los 70.000 muertos por covid que reconoce el gobierno y los más de 100.000 que contabiliza el INE hay quince hecatombes humanitarias de diferencia y parece que en ocasiones 30.000 muertos más o menos no importan mucho.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    0

  • Fernandos Fernandos 15/03/21 11:23

    La fiscalia ni está ni se la espera, ¡que pena!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • Antonio O´Connor Antonio O´Connor 15/03/21 11:29

      Capitalismo puro y duro, a disfrutar lo votado

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • Lunilla Lunilla 15/03/21 11:01

    DomusVi: GRacias a La Gnerosidad ( 'a su modo' ) de Ayuso: gestiona 25.000 plazas en 202 Residencias de Ancianos y de atenciom a la discapacidad; Y salud mental'; Y; Saca provecho como comisionista de las Funerarias de la 'Pandemia' / El Diablo Cojuelo: Dixit/ MUchas Gracias // Manuel Rico -Infolibre// ...... ( 11 ha/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • jorgeplaza jorgeplaza 15/03/21 10:00

    Los residentes de los geriátricos son, como el mismo nombre indica, viejos. De viejo sabemos que no se pasa, de manera que los residentes de los geriátricos se suelen morir en los geriátricos salvo enfermedad aguda. Las residencias geriátricas privadas son un negocio, es decir, una actividad con ánimo de lucro, como lo son, dicho sea de paso, las funerarias. Cualquiera que haya leído una póliza de deceso (es decir, cualquiera) sabe perfectamente a qué tipo de caja, flores y botella de desinfectante dentro del féretro tiene derecho, de manera que no acabo de ver, salvo hipocresía mayúscula, cual es el problema: por morirse, igual que por vivir, hay que pagar y lo sabemos todos hace muchos años, no nos hagamos cruces a estas alturas.

    Los familiares llevan a sus viejos a geriátricos porque no los pueden o no los quieren tener ya en casa (o los viejos se van por propia voluntad cuando aún la conservan y no ven otro remedio) y, a cambio, se paga una mensualidad que se suele medir en unidades de millar de euros al mes, salvo chollos, enchufes o subvenciones. Hay competencia entre geriátricos y, por un precio similar, tienen que dar un servicio similar o el geriátrico se queda sin cuota mensual porque el residente se muda, que es algo que le pasa también cuando un residente muere. No veo nada raro, ni ilegal, ni reprochable en que la funeraria pague y el geriátrico cobre una comisión por fallecido mientras que ni una ni otro se dediquen a asesinar residentes o a engañarles para quedarse con la herencia (eso es más bien especialidad de curas y "monjitas"): seguro que la funeraria, con la que nadie se mete en este artículo, no pierde dinero pagando esas comisiones porque las compensa con el mayor número de entierros. De hecho, paga la comisión justamente para conseguir más clientes.

    No acabo de ver el problema. Veo hipocresía y tiquis miquis, pero poca chicha real.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    10

    2

    • Jigsaw Lo Jigsaw Lo 15/03/21 10:40

      ¡¡ joder, no me creo lo que voy a decir!!
      por primera vez, estoy totalmente de acuerdo con tu comentario.
      mucha hipocresía para "denunciar" los maltratos a los familiares de los viejos.
      esos mismos familiares que "entregan" a sus padres a otros para poder vivir mas tranquilos.
      En fin... lo dicho, suscribo integro tu comentario, pero juraré ante cualquier autoridad competente jamás haber estado de acuerdo contigo en algo.

      voy a llamar al 112 porque tengo que tener algo grave....

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      3

      1

      • jorgeplaza jorgeplaza 15/03/21 13:33

        Usted es catalán, ¿no? A veces coincido con los catalanes en que suelen tener un sentido muy práctico, una visión muy real, nada idealizada de la vida. Le voy a contar una cosa: yo llegué nada menos que a cabo primero en la mili (desde Napoleón no se conocía una carrera militar tan meteórica). En infantería, un cabo primero manda o mandaba un pelotón, que son dos escuadras (en total, dos cabos y seis soldados). El último pelotón "a mis órdenes" era mayoritariamente de catalanes aunque estábamos en Valladolid. Aquello fue como la seda porque si, por ejemplo, teníamos que salir de maniobras, yo les explicaba que, aunque saldríamos a las diez como pronto, nos harían levantarnos y formar a las seis y que, aunque todos sabíamos que sobrarían horas, si remoloneaban, yo les tendría que putear porque a mí me putearía el correspondiente teniente al que estaría puteando el capitán, etc, etc, y que más valía madrugar más de la cuenta y evitarse puteos que andar arrastrando los pies para, al final, tener que hacer lo mismo pero más cabreados todos. A aquellos catalanes no les gustaba un pelo la mili, igual que a mí, pero eran gente realista y sabían que les estaba diciendo la verdad: como digo, ni un problema; quedamos tan amigos cuando me licencié.

        Tal vez sea esa la razón de su acuerdo con mi comentario, pero no me ha gustado eso de que lo negará. Si está de acuerdo, reconózcalo al menos: una vez estuvo usted de acuerdo con un madrileño, españolazo además. No pasa nada: el padre de un amigo mallorquín que tenía tierras en Sa Pobla me reconoció como el que descubre América que los olivares andaluces estaban cultivados de maravilla (hace treinta y tantos años: ahora no sé), que se llevó una enorme sorpresa cuando lo comprobó personalmente. Es lo que tiene conocer las cosas de primera mano.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        0

        • Jigsaw Lo Jigsaw Lo 15/03/21 14:42

          amigo Jorge tu replica me ha sonado a aquello famoso de:
          "fíjate si yo entiendo a los gays que una vez tuve unos amigos que lo eran y ademas eran buena gente..."....
          Por cierto, yo también hice la mili de cabo en las antiguas COE con base en el monte Hacho de Ceuta, perteneciente a la división helitransportada de Infanteria destacada en la 4\ bandera de la Legión y del destacamento de 12 hombres al cargo de un teniente y dos cabos, ninguno era catalan, y tambien coincide que eran buenas personas.
          casualidades de la vida.
          por cierto, te pido disculpas por mi ironía e intento de sentido del humor, que parece no se ha entendido, cosas de ser catalan que no somos gracioso.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

    • Raul Raul 15/03/21 10:05

      Los ancianos muertos ASESINADOS POR AYUSO Y SUS SECUACES en las residencias son, sobre todo, DE CLASE TRABAJADORA, DE RENTAS MODESTAS, POCOS RECURSOS O POBRES.
      Esos ancianos en esas residencias SON DE CLASE TRABAJADORA, de clase POBRE. Para la derecha FRANQUISTA NAZIonalcatólica HEREDERA DE LOS QUE GANARON LA GUERRA esos ancianos DE CLASE TRABAJADORA no importa. LO QUE SOBRAN EN EL MUNDO SON POBRES. QUE SE JODAN, como dijo Andrea Fabra en el Congreso.
      El problema de esto que vemos con la ORGANIZACIÓN CRIMINAL PP es el pueblo español, UN PUEBLO QUE EN BUENA PARTE ESTÁ PODRIDO MENTALMENTE por la herencia sociológica de CUARENTA AÑOS DE FASCISMO VICTORIOSO JAMÁS DERROTADO NI JUZGADO. Los del PPodrido podrían fusilar a rojos en las tapias de los cementerios COMO HACÍAN SUS ABUELOS y el pueblo español SEGUIRÍA VOTÁNDOLES, porque interpreta que SON DE LOS SUYOS, DE LOS QUE GANARON LA GUERRA. Para la mitad de los españoles el franquismo NO SE VIVIÓ COMO UNA DICTADURA. Para ellos el franquismo ERA LA NORMALIDAD, LOS BUENOS TIEMPOS EN QUE ESPAÑA ERA UNA Y GRANDE Y HABIA ORDEN EN LAS CALLES Y DIOS ESTABA EN TODAS LAS CASAS. Para buena parte DEL PODRIDO PUEBLO ESPAÑOL Gurtel, PUNICA, Lezo y los MILES de casos de saqueo delPPodrido NO SIGNIFICAN NADA. LES DA IGUAL. Seguirán votando al PPodrido PORQUE ES EL PARTIDO DE LOS MINISTROS DE FRANCO, DE LOS NACIONALES, DE LOS AZULES; DE LOS QUECOMBATEN EL COMUNISMO. Y eso es algo que la izquierda no termina de comprender. DA IGUAL LA CORRUPCIÓN DEL PP. Por más pruebas sumarios y juicios que se añadan EL PP SEGUIRÁ SIENDO VOTADO POR ESA PARTE PODRIDA DE ESTA ESPAÑA EN LA QUE EL FASCISMO VENCIO. Cuando un país NO ROMPE CON SU PASADO FASCISTA Y JUZGA Y AJUSTICIA A LOS FASCISTAS ese país QUEDA PODRIDO PARA SIEMPRE. Ahí radica TODA LA PODREDUMBRE QUE CARCOME A ESPAÑA.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      5

      • acracio acracio 20/03/21 22:07

        Has dado en la diana, retratando la realidad sociológica de un país que no sale de la larga noche del franquismo. Nos traen Constituciones burguesas que respetan la instauración de la monarquía, de la Iglesia y de los poderes económicos, como ahora. Nos toman como corderos que nos llevan a los pastos donde solo florecen algunas raíces que comemos agradecidos al pastor que nos conduce. Si no se cambian las estructuras sociales, políticas y económicas de siempre no saldremos del pelotón de cola de los países europeos mâs avanzados.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Marcelo Camacho Marcelo Camacho 15/03/21 09:55

    Hola
    Quisiera comentarte que en las Residencias privadas hay un nivel de fraude a la Seguridad Social sordo y desconocido. En mi centro de salud las enfermeras me contaron su experiencia con las residencias. Los ancianos dependen del centro de salud y sus recetas de su medico de cabecera. Hay una serie de suministros para los ancianos que paga la Seguridad Social, entre ellos pañales y similares, no solo medicación. Los pañales de adultos que paga la seguridad social son cada dia tres tipo de día y uno tipo de noche. Lo máximo suele dar hasta cinco en casos especiales. Es habitual que esto lo pidan las residencias a la enfermera que le corresponde a cada anciano de su medico de centro de salud. La cuestión es que las enfermeras se han encontrado con que en este periodo muchas residencias tardan mucho en informar del fallecimiento. Hasta el punto que las enfermeras al final reconocen a los que ya fallecieron por otras informaciones. El contraste con los datos que provienen de la Seguridad Social tarda más tiempo. Durante ese periodo las residencias siguen recibiendo el mismo material. No solo son pañales sino otros materiales sanitarios que pueden ser suministrados por enfermedades crómicas. En situación normal esta desviación no era muy considerada pero con los últimos acontecimientos, la enfermera que me describió este hecho, estaba alarmada. Como tu has investigado bien esta situación de las residencias, te cuento este detalle que se suma a las relaciones económicas por esta vía de las Residencias privadas. Espero que este pequeño dato te sea útil y seguro que es necesario investigar y contrastar. Saludos Marcel Camacho

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    13

    • paco arbillaga paco arbillaga 15/03/21 11:09


      Los carroñeros buitres, al lado de esta gente, son inocentes pajarillos.

      Gracias, M. Camacho, por la información. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      10



Lo más...
 
Opinión