Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Investigación

Los fondos de inversión hacen negocio con la salud mental a través de las principales empresas de residencias de mayores

  • Las cuatro mayores compañías de salud mental en España tienen a un fondo como accionista mayoritario o significativo
  • Mentalia, Hestia e Ita Salud Mental están en manos de los tres líderes europeos en residencias: DomusVi, Orpea y Korian. Grupo 5 está controlado por el fondo español Corpfin
  • Esas cuatro firmas controlan ya 5.000 plazas de salud mental repartidas en más de cien centros en 13 comunidades autónomas. En apenas cuatro años han duplicado sus recursos
  • En el sector aún mantienen una posición dominante dos entidades religiosas, la Orden de San Juan de Dios y las Hermanas Hospitalarias, que gestionan casi 6.200 plazas entre ambas
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti

Publicada el 27/09/2021 a las 06:00 Actualizada el 15/10/2021 a las 10:19
Centro de Mentalia en Arévalo.

Centro de Mentalia en la localidad abulense de Arévalo.

El sector de la salud mental en España está siguiendo un proceso casi idéntico al experimentado en la última década por las residencias de mayores. Primero, una adjudicación cada vez mayor de recursos públicos a empresas privadas. Y, como consecuencia de ello, un interés creciente de los fondos de inversión por hacer negocio con dicha actividad. El paralelismo se completa con la coincidencia de actores: los principales grupos de residencias son los que están haciéndose con esa parte de la salud mental convertida en mercado.

El resultado es que las cuatro principales compañías privadas de salud mental en España –Ita, Mentalia, Hestia y Grupo 5– tienen como accionista mayoritario o significativo a un fondo de inversión. Y las tres primeras pertenecen a grupos empresariales europeos cuya actividad principal es la gestión de geriátricos.

Este año, se produjeron dos operaciones de compraventa que ahondaron en la tendencia señalada.

En marzo, Korian comunicó la adquisición de Ita Salud Mental, que dispone de 39 centros en ocho comunidades autónomas. Korian tiene su sede en Francia y es la firma líder europea en gestión de residencias, un sector donde en España no entró hasta 2019, pero ya cuenta con 16 geriátricos que operan bajo la marca Seniors.

En junio, Orpea anunció la compra de Hestia, que dispone de nueve centros de salud mental. Orpea es el segundo operador del sector geriátrico tanto en Europa como en España. Aquí controla más de 50 residencias de mayores. Orpea es también dueña, desde 2017, de la Clínica López Ibor, uno de los centros emblemáticos de la psiquiatría en España.

Esas operaciones mercantiles desvelan dos elementos significativos de lo que está ocurriendo con el boyante negocio de la salud mental.

Primero, que en algunos casos ya nos encontramos en la fase donde los fondos de inversión revenden sus compañías, en general con importantes plusvalías. La fase del pelotazo. Korian le compró Ita Salud Mental al fondo Magnum Capital, liderado por Ángel Corcóstegui, exconsejero delegado del Santander que se embolsó una indemnización de 102 millones de euros cuando abandonó el banco en 2002. Magnum Capital es, por cierto, un ejemplo paradigmático de cómo puede uno enriquecerse con negocios en el ámbito de los mayores y de la salud mental, donde compró y revendió Casta Salud, Geriatros –ambos ahora parte de DomusVi– e Ita.

Magnum Capital es un fondo de private equity (capital privado), un tipo de vehículo inversor que se caracteriza por comprar compañías no cotizadas en Bolsa, hacerlas crecer de forma acelerada y revenderlas en un periodo que a ser posible no exceda los cinco años. La mayoría de las veces realizan las adquisiciones acudiendo a un endeudamiento elevado, de forma que buscan entrar en sectores que generen una alta liquidez para poder devolver los préstamos. Si encima hay fondos públicos garantizados, como ocurre con las residencias de mayores o los centros de salud mental, más atractivo es el negocio. Como es obvio, su librillo para ganar dinero lo aplican de forma idéntica a todas las compañías que compran y venden, con independencia de la actividad a la que se dediquen.

Y, segundo, que el crecimiento de las compañías controladas por fondos se produce en buena medida tirando de chequera, mediante la adquisición de firmas de la competencia. Un hecho que acelera la concentración del sector, de forma que cada vez hay menos operadores, pero con un poder creciente. Ello va dejando fuera de la actividad a las empresas familiares o medianas. Orpea le compró Hestia a un grupo de empresarios catalanes que lideraba el actual tesorero del FC Barcelona, Ferran Olivé.

El cambio en la propiedad de Ita Salud Mental y de Hestia este mismo año ha transformado de forma clara el quién es quién en el sector. En 2017 ya había caído en manos de un fondo otra de las empresas hegemónicas en el campo de la salud mental, Grupo 5, adquirida por Corpfin. En aquel momento, por cierto, Grupo 5 disponía de dos grandes ramas de actividad: mayores y salud mental. Pero Corpfin vio la oportunidad de hacer caja rápidamente con la venta de los seis geriáticos que tenía en cartera, así que se los traspasó en 2019 a... Korian, que daba sus primeros pasos en el mercado español.

El elenco de las cuatro principales empresas de salud mental se completa con Mentalia, que pertenece al grupo DomusVi, líder en España con diferencia en el sector geriátrico –explota 140 centros– y tercer operador europeo más importante. Aunque Mentalia es una marca comercial reciente, de 2019, una de las empresas que terminó integrándose en lo que ahora es DomusVi tiene actividad en el sector desde 2014. Se trata de Geriatros, que aquel año adquirió Casta Salud, gestora entonces de cuatro establecimientos para el cuidado de pacientes con problemas de salud mental. Tanto Geriatros como Casta Salud tenían como accionista mayoritario a Magnum Capital, que con la integración de ambas compañías iba engordando Geriatros para su posterior venta, que ejecutó en 2015 con unas plusvalías de casi 200 millones de euros logradas en tres años.

Grupo 5, Ita, Mentalia y Hestia ya controlan en conjunto 5.000 plazas de salud mental repartidas en más de cien centros en 13 comunidades autónomas, según los datos recopilados por infoLibre. En apenas cuatro años han duplicado sus recursos. Los únicos territorios donde ninguno de esos grupos está presente son Cantabria, Castilla-La Mancha, Illes Balears y La Rioja. Y donde más extendida está la mercantilización es con diferencia en la Comunidad de Madrid, como ocurre con muchos otros servicios públicos después de tres décadas de gobiernos ultraliberales del PP. La penetración de estas empresas es también significativa en Cataluña y, en menor medida, en Comunitat Valenciana y Andalucía.

Los grandes grupos privados suelen ofrecer todo tipo de servicios, desde la hospitalización de larga estancia a los centros de día pasando por consultas externas, centros dedicados a la rehabilitación psicosocial o laboral, pisos tutelados o el trabajo de equipos de apoyo comunitario. Varios tienen unidades específicas de atención a adolescentes y niños, o de trastornos alimentarios y adicciones.

La combinación de las dos unidades de negocio –mayores y salud mental– tiene una expresión evidente en el campo de la psicogeriatría. Por ejemplo, Orpea cuenta con dos de esas unidades en sus residencias madrileñas de Aravaca y Villanueva de la Cañada, para atender a los mayores con antecedentes de patologías psiquiátricas o con demencias. DomusVi presta ese servicio en el geriátrico de Monte Alto, en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Como es obvio, los fondos no estarían tan activos en el sector si no considerasen que hay una buena oportunidad para hacer negocio. Algunos datos avalan ese interés. Los grupos de diagnósticos que causaron más estancias hospitalarias en 2019 fueron los trastornos mentales y del comportamiento (15,1% del total), por delante de las enfermedades del aparato circulatorio (14,1%) y las del aparato respiratorio (11,0%). En total, se produjeron 5.965.518 estancias por trastornos mentales y del comportamiento, que además fueron las más prolongadas –50,6 días de media–, según la Encuesta de Morbilidad Hospitalaria elaborada por el Instituto de Estadística (INE). En este terreno, por cierto, la diferencia es notoria entre los hospitales públicos (31,9 días de estancia media) y los privados (104,4 días). La pandemia, además, parece haber acrecentado los trastornos. El 40% de los españoles asegura haber tenido algún problema de salud mental en el último año, según el estudio 'Psi-Covid-19' impulsado por la cátedra 'Contra el Estigma' de la Universidad Complutense de Madrid (hay que advertir, no obstante, que esta cátedra está impulsada por una de las grandes empresas del sector, Grupo 5).

Junto a los cuatro principales grupos, para entender el mapa de la salud mental privatizada en España hay que tener en cuenta otras dos cuestiones.

Existe una quinta empresa que dispone de recursos importantes, el grupo Pere Mata, que explota una amplia red de dispositivos en las regiones sanitarias de Camp de Tarragona y de Terres de l’Ebre. Todos ellos son de titularidad pública de la Generalitat, pero están gestionados de forma privada por Pere Mata. Entre ellos se encuentra el Psiquiátrico de Reus, construido a principios del siglo XX, que no solo fue un lugar emblemático en el tratamiento de las enfermedades mentales sino que también alcanzó fama como parte del patrimonio arquitectónico modernista de la ciudad. Pere Mata gestiona unas 1.400 camas de salud mental y facturó en 2019 más de 46 millones de euros. Pero no tiene vocación de extenderse fuera de Tarragona, por lo que no puede compararse con los otros grandes grupos del sector que se expanden por toda España. En cuanto a su propiedad, el capital está repartido entre más de 500 accionistas, ninguno de los cuales alcanza el 10%. Tres empresas catalanas –Grup Jubis SL, Famitex Inversiones SL y Gaudiré SL– figuran a la cabeza de ese accionariado tan fragmentado.

Mucho más importante es el protagonismo de dos entidades religiosas, la Orden de San Juan de Dios y las Hermanas Hospitalarias. Durante más de un siglo, desempeñaron un papel hegemónico en la administración de lo que se llamaban “manicomios”. En la actualidad aún mantienen una posición de privilegio, como demuestra el hecho de que entre ambas gestionen casi 6.200 plazas de salud mental.

A continuación, infoLibre detalla los datos principales de las cuatro principales empresas y las dos entidades religiosas que operan en el sector.

grupo 5

Propietario: Corpfin.

Principales recursos: Gestiona 68 centros y 2.106 plazas, distribuidas en residencias, centros de día, de rehabilitación laboral o psicosocial, pisos supervisados y equipos de apoyo comunitario, según datos facilitados por la empresa.

CCAA donde opera: Dispone de 56 centros en Madrid, 6 en Extremadura, 5 en la Comunitat Valenciana y 1 en Euskadi.

Creado en 1988, Grupo 5 inició su actividad en el campo de las emergencias sociales y las personas sin hogar. Se encargo, por ejemplo, de la gestión de la primera campaña municipal contra el frío en el Ayuntamiento de Madrid. Diez años después abrió sus primeros centros de salud mental. A finales de 2020 tenía 2.133 trabajadores y gestionaba 131 centros o servicios en áreas que incluyen desde la dependencia a la protección a la infancia o la educación infantil. La salud mental representa la mitad de su negocio.

Es especialmente fuerte en la Comunidad de Madrid, donde en 2011 se convirtió en la entidad que atendía más personas con problemas de salud mental. Su crecimiento se produjo en gran medida gracias a las adjudicaciones para la gestión de recursos de la red pública. Las residencias son un buen ejemplo: siete de las nueve que explota ingresan fondos de la Comunidad madrileña (tres son públicas y cuatro tienen plazas concertadas). También recibió múltiples adjudicaciones para la gestión de centros de rehabilitación psicosocial y laboral. Un grupo, en definitiva, alimentado por las privatizaciones.

Grupo 5 también tiene una presencia significativa en Extremadura (se encarga de las residencias de Mérida y Plasencia) y en la Comunitat Valenciana (lleva las residencias y los centros de día de Benidorm y Elda). Este año ha estado a punto de quedarse con un nuevo centro en Cáceres, pero el Ayuntamiento se dio cuenta de que su normativa le impedía ceder de forma gratuita los terrenos a una empresa con ánimo de lucro, así que la operación se frustró en el último momento. Es posible que sean las Hermanas Hospitalarias quienes se encarguen de un recurso que hasta ahora gestionaba Feafes, una organización estatal creada en 1983 y que agrupa a unas 300 entidades de familiares y pacientes (ahora denominada Confederación Salud Mental España).

El propietario de Grupo 5 desde el año 2017 es Corpfin, a través de una sociedad denominada CCFIV G5 Holding SL. Corpfin fue creada hace tres décadas por Felipe Oriolconsuegro de Esperanza Aguirre–, que permaneció en la entidad hasta 2019. Su entrada en Grupo 5 se produjo a través del cuarto fondo que levantó y, según explica la compañía en su propia web, ahora está en la “fase de desinversión”. En otras palabras: venderá Grupo 5 en cuanto reciba una oferta económica atractiva.

Como desveló en su día infoLibre, Corpfin se benefició de una polémica operación pilotada desde la Comunidad de Madrid en época de Aguirre con una empresa de gimnasios relacionada con Ignacio González, expresidente madrileño y presunto capo de una organización criminal desarticulada en la operación Lezo.

Mentalia

Propietario: DomusVi. 

Principales recursos: Dispone de 14 centros y 1.339 plazas, según datos facilitados por la empresa.

CCAA donde opera: Tiene 5 centros en Madrid, 2 en Euskadi y 1 en Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Comunitat Valenciana y Navarra.

DomusVi se convirtió en el símbolo negativo por excelencia de la hecatombe ocurrida en las residencias de mayores en España durante la primera ola. Primero, por un hecho objetivo: en sus centros fallecieron más de 2.100 mayores durante el año pasado. Y, después, por la nula empatía de su consejera delgada, Josefina Fernández Miguélez, que en una comparecencia en el Parlamento gallego afirmó literalmente: “No nos avergüenza ganar dinero cuidando a los que más lo necesitan”. Cuando pronunció esas palabras, en noviembre de 2020, ya habían fallecido dos mil personas en las residencias de DomusVi. Hace apenas dos semanas, DomusVi decidió apartarla del cargo.

Líder indiscutible del sector geriátrico en España –gestiona 140 centros– y tercero en Europa, DomusVi lleva también años en el negocio de la salud mental. El origen de esa actividad se encuentra en una de las compañías pioneras en España en el tratamiento de las enfermedades mentales, Casta Salud, que nació en 2001 como una división del grupo de ingeniería Eptisa. Tras abrir un primer centro en Arévalo (Avila), en 2009 abrió otros tres en Asturias, Madrid y el País Vasco. Dos años antes se había hecho con el 60% del capital Magnum Capital. El fondo de Corcóstegui decidió en 2014 integrarlo en otra empresa entonces de su propiedad, Geriatros, y desde entonces la división de salud mental ha ido acompañando al grupo de residencias en sus sucesivos cambios de propiedad.

En 2014 Casta Salud tenía cuatro establecimientos y en Mentalia son ahora 14, un crecimiento logrado básicamente mediante la adquisición de centros de la competencia. Entre las compras más destacadas figuran el madrileño Instituto Psiquiátrico Montreal –que aportó al grupo tres unidades de atención a adolescentes– y el antiguo Hospital Madrid, ambas realizadas en 2020. Un año antes se había producido el cambio de marca comercial, de forma que los recursos de salud mental de DomusVi pasaron a operar con el nombre de Mentalia.

DomusVi es el mayor exponente en España de cómo determinados servicios sociales se han convertido en un objeto de mercado que va pasando de un fondo a otro, y enriqueciendo a sus inversores en cada traspaso de la propiedad. En las sucesivas compras y ventas, el grupo ha estado bajo el control de hasta cuatro fondos diferentes: Magnum Capital, Palamon Capital Partners, PAI Partners e Intermediate Capital Group (ICG). Este último adquirió en 2017 el 55% del capital de DomusVi, empresa que entonces se valoró en 2.400 millones. Hace tres meses, DomusVi abordó una ampliación de capital, que dejó a ICG con algo menos de la mitad del accionariado y el valor de la compañía se situaba ya en 4.300 millones.

Entre los actuales accionistas minoritarios de DomusVi están, además de ICG, al menos otros cuatros fondos con sede en Francia: Mérieux Equity Partners, Arkea Capital, Flandrin Finance y UI Investissement.

HESTIA alliance Y CLÍNICA LÓPEZ IBOR

Propietario: Orpea.

Principales recursos: Hestia Alliance dispone de 9 centros de salud mental y, según Alimarket, en 2020 gestionaba más de 500 camas. [infoLibre lleva diez días esperando a que la empresa le facilite las cifras actualizadas].

CCAA donde opera: Explota 4 centros en Cataluña, 3 en Madrid y 2 en Galicia. A ellos hay que sumarle la Clínica López Ibor, en Madrid.

Orpea es el segundo operador de residencias de mayores en Europa y en España. Al igual que sus principales grupos competidores –DomusVi y Korian–, también Orpea está apostando con fuerza por su división de salud mental. En la actualidad ya explota más de 50 clínicas psiquiátricas en Alemania, España, Francia, Italia y Suiza.

Su primera incursión en este campo en España la realizó en 2017 mediante la adquisición de la Clínica López Ibor, fundada en 1967 y considerada un referente de la psiquiatría española en el siglo XX. Este centro coordina las dos unidades de psicogeriatría que Orpea tiene en sus residencias madrileñas de Aravaca y Villanueva de la Cañada. En febrero de 2020, a través de López Ibor, Orpea abrió una unidad de atención mental para menores de 25 años en las instalaciones de la clínica Ruber Juan Bravo de Madrid.

Hace apenas tres meses, Orpea anunció una nueva compra, esta vez de uno de los principales grupos del sector de la salud mental: Hestia Alliance. Esta compañía estuvo presidida hasta entonces por Ferran Olivé, tesorero del FC. Barcelona en la directiva de Joan Laporta. Hestia inició su actividad en 1986 en el Hospital Sant Gervasi de Barcelona. En la actualidad dispone de 15 centros en total, aunque solo nueve atienden a pacientes con problemas de salud mental. Los otros seis son sociosanitarios o residencias de mayores.

Hestia Alliance gestiona buena parte de sus recursos bajo la fórmula de los conciertos, es decir, cobra de la Administración por prestarle servicios.

Durante la pandemia, la Generalitat abrió un expediente sancionador al centro sociosanitario Hestia Palau, por mala atención a enfermos que terminaron falleciendo y falta injustificada de información a los familiares.

Años antes, Hestia Alliance ya había estado en el centro de la polémica cuando El País desveló que el Gobierno de Artur Mas le había cedido la gestión de un hospital público después de que la empresa donase 80.000 euros a Convergència Democrática de Catalunya (CDC) en 2010, en la recta final de la campaña electoral que llevaría a Mas a la presidencia de la Generalitat. Hestia siempre negó que existiera relación alguna entre la donación del dinero y la adjudicación del hospital.

El accionista de referencia de Orpea es el fondo de pensiones Canada Pension Plan Investment Board, dueño del 14,5% del capital. Los Peugeot, familia dueña de la empresa automovilística del mismo nombre, controlan el 5,1%. El 80,4% de las acciones cotizan en la Bolsa de París.

ita salud mental

Propietario: Korian.

Principales recursos: Dispone de 5 clínicas de hospitalización, 12 instalaciones médicas y 12 hospitales de día y consultas, con un total de 900 plazas operativas, según datos facilitados por la compañía a los medios en marzo [infoLibre lleva diez días esperando a que la empresa confirme estas cifras].

CCAA donde opera: Tiene 13 centros en Cataluña, 8 en Andalucía, 6 en Madrid, 5 en Comunitat Valenciana, 3 en Euskadi, 2 en Aragón, 1 en Murcia y 1 en Galicia.

El grupo es especialista en trastornos alimentarios y adicciones. Su origen está precisamente en la empresa Ita Clínic BCN, dueña en Barcelona del Institut de Trastorns Alimentaris. El proceso de expansión del grupo se inició en 2016, cuando dicha compañía fue adquirida por Magnum Capital –sí, el mismo que fue dueño de Geriatros y de Casta Salud–, y pasó por compras como las de las clínicas Previ en la Comunitat Valenciana o los centros ABB en Andalucía. Pese al crecimiento de los últimos años fuera de Cataluña, es en esta comunidad donde sigue teniendo una mayor presencia. Otra vía de expansión ha sido lo quela firma denomina “proyecto antenas”, que consiste en abrir consultas externas en hospitales propiedad de otros grupos. Tras un acuerdo con Quirónsalud –líder de la sanidad privada en España–, Ita ya abrió cinco de esas consultas en sus hospitales.

Otro acuerdo llamativo cerrado por Ita recientemente es una línea de crédito específica de un millón de euros para “facilitar la financiación” a los potenciales pacientes o sus familias. Lo firmó en enero de 2020 con CaixaBank. Y es otro ejemplo evidente de que hay muchos actores que entienden que hay negocio en la salud mental.

El resultado es que Ita Salud Mental pasó de las cinco instalaciones que gestionaba cuando fue adquirida por Magnum Capital a las 39 que explotaba en marzo de este año, cuando el fondo de Corcóstegui revendió la compañía a Korian.

El grupo Korian es el más grande de Europa de residencias de mayores, pero también está haciendo una apuesta estratégica por la salud mental. De hecho, tres meses antes de adquirir Ita, compró en Francia la empresa más fuerte del sector, Inicea. También tiene presencia en Italia, de forma que ya explota la tercera red europea en el campo de la salud mental.

La mayoría del capital de Korian cotiza libremente en la Bolsa de París –el 61,47%, según sus últimos datos–, pero desde hace años tiene tres accionistas de referencia. El principal es Predica, dueña a finales de 2020 del 24,32% del accionariado, y que es una aseguradora de la entidad bancaria Crédit Agricole. Otra aseguradora, Malakoff Humanis, controla el 7,66%. Y el 6,51% está en manos de uno de los principales fondos de pensiones de Canada, Investissements PSP.

ORDEN HOSPITALARIA SAN JUAN DE DIOS

Propietario: La Iglesia católica.

Principales recursos: Cuenta con 19 dispositivos, entre hospitales, centros de día y consultas externas, según los datos facilitados por la orden religiosa. En ellos existen 3.541 camas de salud mental.

CCAA donde opera: Tiene centros en Andalucía, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Euskadi, Galicia y Madrid.

En esta orden religiosa sostienen que su fundador, Juan de Dios, ya se dedicó a “asistir y acompañar a los enfermos con problemas de salud mental en la Granada del siglo XVI”. De forma que la salud mental es una actividad a la que se dedican desde hace casi 450 años.

Lo cierto es que en España gestiona ahora 3.541 camas, lo que convierte a la Orden de San Juan de Dios en el principal grupo privado del sector, aún por delante de las principales empresas. Buena parte de los recursos disfrutan de conciertos de colaboración con diferentes Administraciones públicas, aunque la portavoz de la entidad no ofreció información más detallada a infoLibre “puesto que los centros son autónomos”.

Aunque su situación dominante en el sector obedece en parte a razones históricas, ello no significa que no siga abriendo nuevos centros. Hace apenas tres meses, sin ir más lejos, abrió una residencia en Gran Canaria subvencionada por el Cabildo.

Hermanas hospitalarias

Propietario: La Iglesia católica.

Principales recursos: Tiene 14 hospitales o centros con plazas residenciales, de los que 11 cuentan además con recursos comunitarios (centros de rehabilitación psicosocial o laboral, pisos asistidos, hospital de día). En 2020 gestionaba 2.639 plazas de salud mental, según los datos aportados por la orden religiosa.

CCAA donde opera: Está presente en todas las comunidades salvo Asturias, Illes Balears, Castilla-La Mancha, La Rioja y Murcia.

Hermanas Hospitalarias es una institución de la Iglesia católica que se fundó en 1881 en Ciempozuelos (Madrid) para paliar la situación de abandono sanitario y exclusión social de las mujeres con enfermedad mental de la época. Actualmente, gestiona en España 14 hospitales o centros residenciales de salud mental, donde existen 2.639 plazas, sin contar otras 2.500 dedicadas a la atención psicogeriátrica.

Los 14 centros tienen “concierto con las Administraciones Públicas, en diferente proporción, según la realidad territorial de cada comunidad autónoma”, según indicó una portavoz de Hermanas Hospitalarias a infoLibre. Uno de los últimos conciertos lo firmaron en junio con el Gobierno de Navarra, por un importe de 64,1 millones de euros en nueve años (29,4 se destinan a atención de salud mental y el resto a mayores y discapacidad). Otro ejemplo: la Comunidad de Madrid decidió en 2016 financiar a las entidad con 13 millones anuales para el mantenimiento de cerca de 1.100 plazas de salud mental en residencias, centros de día y centros de rehabilitación laboral y psicosocial.

En 2020, Hermanas Hospitalarias había anunciado una inversión de 60 millones, pero la pandemia ha paralizado o retrasado algunos proyectos. Los que están en marcha son los de los centros de Ciempozuelos (Madrid), Pamplona y Santander. El área de salud mental y psicogeriatría supone más del 65% de su actividad.

La entidad religiosa también establece acuerdos con alguno de los gigantes del sector sanitario. Hace tres meses, por ejemplo, lo hizo con Quirónsalud Málaga para atender a los pacientes que precisen ingreso en unidad psiquiátrica especializada.

__________________

Si tienes información relevante sobre el sector de la salud mental o hay algún tema que te gustaría que investigásemos, te agradezco que me escribas a: manuelrico@infolibre.es

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




24 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 15/10/21 20:08

    AlBricias para Ayuso: Mas comisiones, para la "faltriquera" De Ayuso y sus compa''Comparsas" Que la acompaañan'- y Asesoran; De ser una mina. la 'pedorra' que les acompaña y Asesoran " El DIablo Cojelo; Dixit ( 20,07 h. p/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jagoba jagoba 10/10/21 12:14

    Llegados a este punto, me cago en todos los fondos de inversión, que vampirizan los fondos de la salud mental, de las residencias, de las viviendas, de la sanidad, de la educación...
    Ojala les entre la peste negra y les hagan sepulcros de diamantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Salamandra65 Salamandra65 05/10/21 09:52

    Información muy interesante. Hay otra vertiente de la salud mental que nos debería de interesar: la de los centenares de enfermos mentales en nuestras cárceles. A muchos les ha llevado el abandono institucional en salud mental a donde están.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Dver Dver 28/09/21 01:42

    Hay dos problemas base a considerar. Uno. ¡ El cuidado de ancianos y de afectados por la salud mental es bueno que lo gestionen manos privadas? Veamos, en un artículo reciente en infoLibre se explicaba como Noruegs estaba recuperando los geriátricos, y no precisamente nacionalizandolos.
    Los Ayuntamientos, incluso los conservadores se estaban haciendo con ellos de la siguiente manera. Unos por caducidad de concesiones o conciertos, y otros la mayoría, porque implantaron unas normativas a seguir en los centros, bien públicos, bien privados, pero la misma para ambos, y cumplir dichas normas ya no era negocio, según las empresas explotadores del centro, con lo cual se retiraban recogiendo el Ayuntamiento, porque según dijo un alcalde justamente conservador, el bienestar de los mayoresvera un asunto muy delicado para dejarlo en manos privadas. Ya se ha retirado de Noruega una de las empresas más potentes de Europa.
    Es decir, que actualidad de condiciones de explotación la Pública lo hace, pero la Privada no le interesa.

    El otro asunto tiene más que ver con una cuestión de riesgos. ¿Podrá un estado intervenir un sector cuando esté sea más fuerte que el Estado y su retirada le causa problemas inmediatos, o tragaŕá con sus exigencias para evitar problemas sociales de envergadura y que se atienda lo que el Estado ha externalizado? ¿Pondría una empresa todos sus huesos en la misma cesta de pocos proveedores que forman oligopolio? No, creo que no correría ese riesgo.
    Para prueba ahí tenemos la enseñanza concertada. Nació como solución de interinidad ante la ley que declaraba la enseñanza universal y gratuita, con el fin decrear en pocos años una Red pública suficiente y de calidad que atendieratodas kas necesidades. Hoy no sólo son infinitamente más fuerte y le dan jaque a la Administración, sino que no se podría esta hacerse cargo de los servicios de la concertada de un día para otro. Ahí está su fuerza. Y como muestra la carta amenazante al Gobierno de la Patronal nuclear. ¿En qué país se ha visto esto públicamente? Descaro y prepotencia totales, y además reales.
    Otro prueba, la externizacion de los chips Paradas de fabricas de coches y soluciones ninguna rápida factib

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • Jose Espuche Jose Espuche 02/10/21 13:30

      No tiene ni idea del contenido del contenido de su comentario. Por varias razones, Los empresarios Nórdicos no son ni parecidos a las grandes empresas regidas por españoles. Las grandes empresas españolas le quitan las herraduras a caballo en plena carrera. No le voy a decir nada más porque no lo va a entender. Y no quiero gastar mi tiempo en un comentario a uno suyo. Si lo entendiera por su puesto que sí. Pero no lo va a entender, su mentalidad es de derechas y no puede entender el contenido de mi comentario, ni el artículo del Sr. Rico.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • PedroLibre PedroLibre 27/09/21 20:36

    Esta parece ser la máxima de la DERECHA LIBERAL CATOLICA :
    “ Si tienes DINERO tienes DERECHOS……si NO lo tienes, ir a MISA es GRATIS”

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • 30junio 30junio 28/09/21 20:13

      Creo q al carro de las privatizaciones se han apuntado tanto nuestra querida y nunca bien ponderada francotardía derecha, como los socialistas. Y si no, miren tb lo q está pasando con el empleo. Metieron en la contratación las ETTs. Q de lo q el empresario abona, tienen q repartir entre el intermediario y el propio trabajador. Un camelo en toda la regla.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • JCFR JCFR 27/09/21 18:58

    El periodismo de investigación que practica Manuel Rico es uno de los pilares de infoLibre y la razón porque llevo suscrito a este medio de comunicación.
    Gracias Manuel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • senenoa senenoa 27/09/21 15:08

    Los fondo de inversión hacen negocio con todo. Todo lo que represente una "oportunidad de negocio", que es precisamente todo, Cualquier campo es susceptible de hincarle el diente (más bien el colmillo), cuando se den las circunstancias adecuadas. Sanidad, dependencia, vivienda, educación, economía y lo que se nos pueda ocurrir. Lo que manda es el dinero y las oportunidades de hacer caja, que los gobiernos de la derecha propician encantados.
    Lo de la ética, la empatía y la sensibilidad hacia lo público, eso es cosa de pusilánimes y comunistas, dicen ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    21

    • calima calima 13/10/21 14:59

      Y la Iglesia

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • deabajo deabajo 27/09/21 14:08

    Algún día sera delito de lesahumanidad hacer negocio con la salud de las personas. Pero también debería ser delito derivar dinero público a la sanidad privada, se camufle como se camufle esta estrategia de robar a los pobres para dárselo a los ricos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • Juanalaloca Juanalaloca 27/09/21 13:15

    Dispone de 56 centros en Madrid, 6 en Extremadura, 5 en la Comunitat Valenciana y 1 en Euskadi.
    TODO DICHO.
    Pero, NO HAY DERECHO a que la economía, los DERECHOS HUMANOS, la SALUD de las personas sean VENDIDAS a estos fondos buitre que abaratan sueldos y servicios hasta la extenuación y que se lo regalen individuas que no se les puede ni debe llamar políticas porque denigran la política.
    En casos así en que quien usa el poder PONE EN PELIGRO la SALUD y la VIDA de los ciudadanos, el Estado DEBE intervenir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • losdel38 losdel38 27/09/21 13:14

    ... Y está totalmente demostrado los talibanes Españoles que de religioso no tienen nada y de banda tipo Al Capone mucho.

    Hay que romper totalmente ya el Concordato con la Santa Sede quien quiera talibanes que los pague el.

    Los Obispo/curas llevan violando a niño/as y robando cientos de años y nunca han metido a ninguno en la Trena.....Eso si todo es por la gracia de Dios que es muy gracioso el C.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



Lo más...
 
Opinión