x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




tintaLibre

La memoria de los adoquines, en tintaLibre

  • París, México DF o Praga fueron algunos de los centros de protesta de aquel año mítico para todos los agitadores
  • El número de mayo de tintaLibre recoge la herencia actual de los movimientos sociales y políticos que surgieron al calor de 1968

Publicada el 03/05/2018 a las 11:03 Actualizada el 04/05/2018 a las 10:36
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir



Suele ocurrirle a los movimientos lo que a las mareas, después de la crecida, dejan otra vez la orilla despejada. Hay quién se imagina que el agua acabará por rebasar los diques de contención y los que siempre apuestan por los pantanos secos y vacíos. Con Mayo del 68 sucede algo parecido. Después de poner París patas arriba en una de las mayores y exitosas huelgas y disturbios que se recuerdan, el general De Gaulle ganó las elecciones y la marea volvió a retirarse. Pero quedaron intactos para la Historia el aroma sensual, como decía el poeta Octavio Paz, y esa playa, imaginaria, escondida bajo los adoquines que volaban desde las barricadas del Boulverad Saint Michel hasta las filas de los antidusturbios (según Pasolini, el único proletariado presente en la función).

1968 fue un año mítico para todos los agitadores. Serrat cantaba Paraules d’ amor y Brassens La mala reputación, dos de las canciones que recordamos en una playlist con los mejores temas de ese año. En los Estados Unidos los hijos de las flores deshojaban la margarita de Vietnam. En Praga, un tipo llamado Dubcek le quiso pintar una cara amable al socialismo soviético y erró el tiro. En México muchos estudiantes que pedían un cambio de rumbo al autoritarismo del PRI fueron acribillados en la plaza de Tlatelolco. En Madrid la policía insinuó que el estudiante Enrique Ruano se había suicidado. Y en Berlín un nazi le metió tres balas en el cuerpo a un icono de la megafonía revolucionaria, Rudi Dustchke. Demasiada pólvora, acaso, para una primavera que recordamos en las páginas de este monográfico especial. 



Pero fue París el que de nuevo conquistó las portadas y los corazones en la revuelta más romántica (y fotogénica) de los últimos tiempos. Estudiantes y obreros, maoístas y trotskistas, melenudos y ferroviarios, feministas y artistas, se sumaron al contagio de una fiebre que anunciaba que el mundo necesitaba cambios desde lo más básico (el sexo, la familia) hasta lo más sagrado (libertad, igualdad, fraternidad). París sumó otro escenario a su liturgia. Si en 1789 fue la toma de la Bastilla y en 1871 La Comuna, el Mayo del 68 consagró la Rive Gauche como la arteria principal de un afluente en el que la izquierda compartió desde entonces café, cigarrillos y dolor de cabeza a partes iguales.

El 68 fue y sigue siendo un mar de contradicciones, pero hay que reconocerle un mérito indiscutible: los jóvenes se soltaron definitivamente la melena, empezaron a ser distintos de sus padres, las mujeres acometieron un futuro no marcado exclusivamente por la maternidad, la mayoría reclamaron el derecho a soñar y la desobediencia adquirió el prestigio que todavía hoy conserva, al menos entre quienes pensamos que los adoquines pueden volar.

tintaLibre está a la venta a partir del viernes 4 de mayo en quioscos y librerías de toda España.

También está disponible a través de su App para su descarga en teléfonos y tabletas de Apple y Android.

Si eres socio de infoLibre, ya puedes leer tintaLibre de mayo y todos los números anteriores haciendo clic aquí.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.