LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La empresa del 'caso Koldo' que logró 53 millones en contratos había sido sancionada por Hacienda

OpenLux

Amancio Ortega mantiene en Luxemburgo dos compañías con casi 1.300 millones en activos

Amancio Ortega, fundador de Inditex, en una imagen de archivo.

El imperio económico de Amancio Ortega se sustenta sobre dos columnas: el grupo textil Inditex y su cartera inmobiliaria. El primero es mayor y está en el origen de su patrimonio, que Forbes calcula en casi 65.000 millones de euros, lo que le sitúa en el puesto 11 en la lista de personas más ricas del mundo. Pero el segundo crece cada año, con la adquisición de edificios emblemáticos en las principales ciudades de Europa y Estados Unidos, y ya supone casi una cuarta parte de su riqueza (15.163 millones). Luxemburgo desempeña un papel importante en la gestión de sus bienes inmuebles, puesto que dos sociedades domiciliadas en ese país controlan buena parte de sus inversiones en el ladrillo del Reino Unidoladrillo.

Hills Place Sàrl y Adelphi Property Sàrl tenían activos por importe de 1.106 millones de libras esterlinas (uno 1.288 millones de euros) a finales de 2019, según las últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil de Luxemburgo. En realidad, el patrimonio de esas sociedades es bastante más alto, puesto que el valor en libros que consta en la contabilidad está claramente por debajo de su valor de mercado.

En el Registro de Titularidades Reales de Luxemburgo, Amancio Ortega declara ser el beneficiario del 99,70% del capital de Hills Place Sàrl y del 99,99% del de Adelphi Property Sàrl.

El dueño de Inditex aparece como principal dueño de otras dos compañías en el Gran Ducado: Zara Luxembourg SA e ITX Luxembourg SA. En este caso se trata de las empresas locales que operan las tiendas de moda del grupo en aquel país. La primera gestiona seis tiendas de Zara, mientras que la segunda explota ocho locales del resto de marcas de Inditex. Su tamaño nada tiene que ver con las sociedades inmobiliarias, ya que entre Zara e ITX suman unos activos que no llegan a los 30 millones de euros. Amancio Ortega declara en ambos casos ser el beneficiario del 59,27% del capital.

infoLibre ha tenido acceso a la documentación sobre las sociedades luxemburguesas de Amancio Ortega en el marco de la investigación periodística denominada OpenLux, impulsada por el periódico francés Le Monde y por la organización internacional Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP). infoLibre, socio colaborador en España de OpenLux, está publicando una serie de reportajes con las informaciones más relevantes descubiertas tras analizar la identidad de las 1.558 personas vinculadas con España que declaran ser beneficiarias de una o más sociedades en Luxemburgo [puedes leer aquí una explicación general sobre OpenLux y aquí tienes el dossier con las entregas anteriores de la serie].

EN LUXEMBURGO DESDE 2010

Los grandes patrimonios españoles aceleran su huida a Luxemburgo”. Ese era el titular del 2 de diciembre de 2010 de Expansión. El periódico económico explicaba que el traslado de capital al extranjero se había iniciado entre mayo y julio de aquel año, tras el rescate de Grecia, y que los rumores de que España y Portugal podrían ser los próximos rescatados había acrecentado “el nerviosismo de los grandes inversores nacionales”. El diario citaba el caso concreto de Amancio Ortega, que llevaba dos años retirando dinero de sus sicav (sociedades de inversión de capital variable) para destinarlo a adquisiciones inmobiliarias.

Lo cierto es que apenas un mes antes de aquella información, el 5 de noviembre de 2010, en plena gran recesión, Amancio Ortega había adquirido su primera sociedad en Luxemburgo. Lo hizo a través de Pontegadea Inmobiliaria SL, que adquirió una compañía que se llamaba Hills Place Sàrl y que había sido constituida tres años antes. Cuando Ortega compró la empresa, tenía unos activos ligeramente por debajo de los 45 millones de libras esterlinas (algo más de 52 millones de euros entonces y ahora, ya que el cambio es casi idéntico).

En los años siguientes, el dueño de Inditex apostó con fuerza por Hills Place Sàrl. En mayo de 2011 constituyó una filial en Luxemburgo –West End Investments Sàrl–, cuyos activos a finales de 2013 eran ya de 542 millones de libras.

En enero de 2015, Hills Place Sàrl transfirió sus propiedades a una sociedad inglesa del grupo –Pontegadea Uk Limited– y a cambio pasó a controlar el 42,95% del capital de esta compañía. Entre los bienes traspasados estaba un inmueble que ocupa una manzana entera en la calle Hills Place, con tiendas y oficinas, entre ellas la sede en Londres del imperio de Ortega. Un porcentaje accionarial que mantiene en la actualidad y que, en 2019, estaba valorado en 759,18 millones de libras (casi 884 millones de euros).

Tras la última reordenación societaria de su holding inmobiliario, desde agosto de 2020, la sociedad luxemburguesa tiene como accionista único a la empresa española Pontegadea GB 2020 SL. Por el camino, en 2017, fue disuelta West End Investments Sàrl.

La segunda sociedad que Amancio Ortega mantiene en Luxemburgo es Adelphi Property Sàrl. Una compañía fundada en Liechtenstein, que luego se registró en Jersey, antes de llegar a Luxemburgo en 2013. Ese año la había comprado uno de los mayores fondos de inversión del mundo, Blackstone. En su activo estaba el edificio Adelphi, una joya arquitectónica de estilo art décoart déco situada en el West End londinense, con una superficie comercial de más de 30.000 metros cuadrados.

Blackstone puso a la venta su propiedad en 2018 y el comprador fue Amancio Ortega, que pagó unos 680 millones de euros por el edificio, probablemente su mayor operación inmobiliaria hasta entonces. Una operación que se articuló traspasando la sociedad luxemburguesa, que es la dueña del edificio londinense. Así, el 3 de agosto de 2018, Adelphi Property Sàrl pasó a tener como accionista único a una de las sociedades del holding inmobiliario de Ortega (en este caso, la británica Almack Ltd.).

Con la adquisición del edificio Adelphi, el multimillonario gallego se convirtió en el casero de la revista The Economist, de la editorial Condé Nast o de la sede londinense de Spotify. Unos inquilinos de lujo que pagan rentas acordes con la excelencia del lugar. En 2019, las cuentas de Adelphi Property Sàrl recogían ingresos de 25,43 millones de libras (29,6 millones de euros) por el alquiler del inmueble.

El edificio Adelphi es, por cierto, un claro ejemplo de que el valor real de las propiedades londinenses de Ortega supera claramente el valor contable. La sociedad luxemburguesa atribuye a este activo 308,64 millones de libras, unos 270 menos que los pagados por Ortega hace tres años. Pero no es que el inmueble se haya devaluado casi la mitad, es que su valor en libros está muy por debajo del valor de mercado.

En las cuentas de 2019, Adelphi Property Sàrl declaraba 347,06 millones de libras en activos totales. Unidos a los 759,18 millones de Hills Place Sàrl, suman los 1.106 millones de libras (1.288 millones de euros) de las dos compañías luxemburguesas de Amancio Ortega.

infoLibre contactó con un portavoz de Pontegadea para conocer su versión sobre las dos sociedades del grupo en el Gran Ducado. “Es frecuente que el vendedor de un inmueble en el Reino Unido lo haga a través de una sociedad en un tercer país como Luxemburgo”, explica dicho portavoz. “Lo que te venden es la sociedad, no el inmueble directamente”, añade.

Nuestra filosofía es que los inmuebles pertenezcan a sociedades del país donde están ubicados”, destaca, así que es “probable que el edificio Adelphi se traslade a una compañía del Reino Unido y se disuelva la sociedad luxemburguesa”. En todo caso, afirma que el inmueble “ya liquida los impuestos en el Reino Unido”.

En cuanto a Hills Place Sàrl, el portavoz de Pontegadea indica que la intención no es disolverla, sino mantenerla “por si en el futuro es necesaria para adquirir algún inmueble situado en Luxemburgo o para realizar alguna otra transacción en la que interese tener una sociedad en ese país”.

Por último, dicho portavoz sostiene que las dos sociedades de Luxemburgo “no responden ni a opacidad ni a elusión fiscal. Respecto a lo primero, siempre figuran en las diversas cuentas que presentan las sociedades del grupo. En cuanto a lo segundo, los inmuebles pagan impuestos en Reino Unido. Y los flujos de dinero que pasan por las sociedades de Luxemburgo (dividendos que paga Pontegadea UK), están libres de tributación igual que lo estarían si la compañía estuviese en España, para evitar la doble imposición. La tributación sobre beneficios ya se realiza en el país de origen. Al final, en la estructura del grupo, siempre hay una empresa española”.

LAS TIENDAS DE LUXEMBURGO

Muy diferente es el objetivo de las otras dos compañías de Amancio Ortega en Luxemburgo, ya que se trata de las empresas locales que gestionan las tiendas de ropa en el país. Es decir, tienen una actividad que justifica su presencia allí.

Zara Luxembourg SA inició sus operaciones en 1995 y en la actualidad tiene cuatro tiendas en el Gran Ducado. En 2019, su cifra de negocios ascendió a 31,8 millones de euros. La media de empleados durante el año se situó en 130 y declaró unos beneficios de 1,23 millones. Sus activos eran de 13,9 millones de euros.

Podemos cuestiona las donaciones de Ortega: "Si quiere contribuir a lo público, que pague todos sus impuestos aquí"

Podemos cuestiona las donaciones de Ortega: "Si quiere contribuir a lo público, que pague todos sus impuestos aquí"

ITX Luxembourg SA, por su parte, gestiona ocho tiendas en Luxemburgo: dos de Pull & Bear, dos de Massimo Dutti, una de Stradivarius, una de Oysho, una de Bershka y una de Zara Home. El importe de su cifra de negocios en 2019 ascendió a 14,2 millones de euros y tuvo unas pérdidas de algo más de un millón. La media de trabajadores durante el año fue de 72. Sus activos ascendían a 15,6 millones.

Hasta septiembre de 2018, el accionista único de ITX Luxembourg era la compañía Pull & Bear España. En esa fecha, las acciones se trasladaron a la sociedad holandesa Zara Holding BV. infoLibre preguntó a un portavoz de Inditex cuál era el motivo de ese cambio y si todas las sociedades europeas dependían ahora de Holanda. “Se decidió así en una reestructuración societaria del grupo. No todas las sociedades europeas dependen de Holanda, sólo algunas”, fue su lacónica respuesta.

En 2016, el grupo de Los Verdes en el Parlamento europeo acusó a Inditex de rebajar su factura fiscal en 585 millones de euros entre los años 2011 y 2014. En su informe explicaban que la estructura societaria estaba diseñada de forma que las compañías que más beneficios declaraban tenían su domicilio en países con menor presión fiscal. Así, mientras las filiales comerciales obtenían márgenes de beneficio muy bajos o incluso pérdidas, las empresas dedicadas a otras actividades y localizadas en Holanda, Irlanda y Suiza admitían ganancias muy superiores. Inditex contestó al estudio con una nota de prensa en la que rechazaba sus conclusiones porque partían “de premisas equivocadas”.

Más sobre este tema
stats