Andalucía

Podemos Andalucía señala a los 27 gobiernos locales PSOE-IU como un obstáculo para la confluencia

La líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, momentos antes de comenzar un pleno en el Parlamento de Andalucía.

Mensaje de Podemos a IU en Andalucía: la dirección del partido morado no quiere candidaturas junto con la coalición de izquierdas allí donde ésta forme parte de gobiernos del PSOE, como es el caso de Córdoba. La advertencia está incluida en el documento El marco de la unidad política en Andalucía: Podemos hacia un bloque de cambio, dirigido a sus bases, con el que establece las condiciones de su política de confluencia de cara a las elecciones locales (2019) y autonómicas (también en 2019, si no hay adelanto electoral). La dirección de Teresa Rodríguez considera incongruente que Podemos –o sus afines en un municipio concreto– sea ahora oposición a un gobierno de PSOE e IU y, concluido el mandato de cuatro años, se una en una candidatura y haga campaña electoral con IU presentándose como alternativa al PSOE. "Si queremos ser alternativa al PSOE, esto nos lo pone muy difícil", afirma el secretario político de Podemos Andalucía, Jesús Rodríguez. Aunque el documento no establece una prohibición expresa de aliarse con IU allí donde haya mantenido gobiernos con el PSOE, sí fija un marco claramente orientado a ello.

IU forma parte de un total de 27 gobiernos liderados por alcaldes socialistas. El más significativo es Córdoba, con 326.000 habitantes, seguido de Marbella (Málaga, 140.000) y El Puerto de Santa María (Cádiz, 88.000). Además están Benalmádena, con más de 65.000, y Utrera (Sevilla), con más de 50.000. De los 27 municipios, 13 superan los 20.000 habitantes. Además IU tiene un acuerdo para alternarse en la alcaldía con los socialistas en dos ayuntamientos y gobierna municipios de cuyos ejecutivos locales forma parte el PSOE. 

El aviso de Podemos pone en una situación incómoda a IU, presionada públicamente por su aliado pero a su vez sujeta al cumplimiento de unos pactos de gobierno que afectan a los ciudadanos. También devuelve a la actualidad la experiencia de gobierno de IU con el PSOE en Andalucía (2012-2015), etapa a la que la coalición ha dado un sonoro carpetazo y que considera en parte causa de su retroceso electoral en las últimas autonómicas (de 12 a 5 diputados).

No obstante, la advertencia no resulta tan amenazante como podría parecer para IU, o como podría serlo si la ruptura de los gobiernos locales fuera un requisito para una confluencia autonómica. En Córdoba, por ejemplo, IU tiene cuatro concejales y Ganemos otros cuatro. La visibilidad de IU, que forma parte del gobierno, está siendo mayor. ¿Quién perdería más yendo por separado en Córdoba? Es una incógnita. ¿Y en Marbella, donde IU tiene dos concejales y Costa del Sol Sí se Puede Tic Tac otros dos? En los municipios en los que IU ostenta la alcaldía con apoyo del PSOE, ¿quién pierde si en las próximas municipales no hay confluencia? Es improbable que esta advertencia provoque rupturas de gobierno, señalan fuentes de IU, que tiene unas 70 alcaldías en Andalucía. Otra cosa sería que Podemos estableciese que no habrá confluencia en Andalucía si hay gobiernos locales PSOE-IU, ya que según las encuestas a nivel autonómico Podemos sí está ahora más fuerte que la coalición de izquierdas, que ha fiado su estrategia a la unidad.

"No recibimos órdenes de nadie"

A pesar de entender que el mensaje pretendía también lanzar un guiño a los sectores de Podemos más reticentes al pacto con IU, el documento no sentó bien en la dirección de la coalición, fundamentalmente por volver a un lenguaje exigente y por el tono, que puede molestar a sus bases. Tras conocer este requisito de confluencia de Podemos, un portavoz de IU dio respuesta: "La política de alianzas la establece la asamblea andaluza. La soberanía de IU corresponde a toda su militancia. No recibimos órdenes de nadie". El coordinador andaluz, Antonio Maíllo, afirmó que "es un error establecer líneas rojas que todos vamos a tener", y desaprobó las formas. En IU, que al igual que Podemos es partidaria de acelerar el trabajo para la confluencia, se considera que el modo de plantear la cuestión fue inadecuado, pero cunde el convencimiento de que no derivará en una crisis de las relaciones con el partido morado. En la dirección de Rodríguez tampoco lo creen: "Somos coherentes con una línea clarísima que ellos conocen".

Fuentes de IU consideran que el aviso de Podemos tiene más impacto público que trascendencia real para la confluencia, por la lejanía de las municipales y porque, en realidad, está también dirigido a los suyos, donde en diversos casos se ha dado el debate sobre pasar a integrar gobiernos con el PSOE. Según esta interpretación, Rodríguez quiere apartar a todos los que ahora tengan tentaciones de acercarse al PSOE o gobernar con los socialistas, como ha pasado en Priego de Córdoba. El debate sobre la integración en el Gobierno también ha sido vivo en Ganemos Córdoba, aunque finalmente dicha integración no se ha producido.

Estrategia global coherente

La victoria de Teresa Rodríguez, del sector anticapitalista, en la asamblea de Podemos en Andalucía en noviembre pasado allanó además el camino de la confluencia a nivel autonómico, ya que era la candidata más partidaria de la misma, en línea con Pablo Iglesias. Esta seria discrepancia no altera, según ambas formaciones, sus planes de confluir en las autonómicas, pero sí pone en evidencia las dificultades de trasladar al ámbito local la buena sintonía entre sus máximos dirigentes, Rodríguez (Podemos) y Antonio Maíllo (Izquierda Unida). Y pone el foco en la coherencia entre las estrategias andaluza y municipal que propugna el documento de Podemos: "No puede haber un divorcio entre los discursos y prácticas andaluzas y las municipales para poder ganar Andalucía. Por tanto, el Consejo Ciudadano Andaluz debe trazar una estrategia global, holística, para Andalucía y sus municipios". Además el documento supone el sobresalto más significativo en las relaciones entre ambas formaciones desde las últimas elecciones generales, en las que hicieron campaña conjuntamente –no sin tensiones– bajo la marca de Unidos Podemos.

Las relaciones entre Podemos e IU, ya de por sí complicadas en Andalucía a nivel local, son especialmente tensas en los municipios donde la coalición de izquierdas gobierna con el PSOE. La dirección andaluza de Podemos ha recibido mensajes en este sentido de los propios consejos locales en ciudades como Córdoba o El Puerto. Es decir, según la dirección de Podemos este requisito de confluencia recoge un sentir que llega de abajo a arriba, no una imposición de la dirección regional, que en todo caso comparte el diagnóstico de que no tiene sentido confluir con IU allí donde gobierne con el PSOE.

"Independencia" del PSOE

El documento El marco de la unidad política en Andalucía: Podemos hacia un bloque de cambio ensalza el rumbo político dado a IU por su coordinador andaluz, Antonio Maíllo, pero señala que la coalición "realiza una práctica muy distinta en numerosas localidades, cogobernando con el PSOE y reoxigenándolo en sitios como Córdoba, Marbella, El Puerto de Santa María...". El texto explicita que la dirección de Teresa Rodríguez dará "todo el apoyo" al consejo local de Podemos en los municipios en los que, por darse esta circunstancia, decida no formar parte de una candidatura en las elecciones autonómicas de 2019. Pero no sólo eso: el documento expone entre las condiciones del "marco político para la unidad" la "independencia del PSOE", y recoge que "no apoyará" a quienes "incumplan o hayan incumplido" estos requisitos. Podemos Andalucía se inclina, en los municipios en los que IU forme parte de gobiernos liderados por el PSOE, por la opción de que el partido morado se presente en solitario o en candidaturas que "expresen de manera coherente la independencia en relación al PSOE", señala el documento.

"En los municipios donde a juicio del círculo, evaluado en asamblea, y avalado por el Consejo Ciudadano Andaluz, no se den las condiciones descritas en el punto 5 [el que recoge la independencia del PSOE, entre otros aspectos] para el marco de trabajo unitario y así se justifique políticamente, Podemos Andalucía trabajará para impulsar candidaturas de Podemos en solitario o con otros actores (sin IU) y se les permitirá el nombre Podemos", señala el documento, que será debatido ahora por las bases de Podemos. El resultado definitivo se aprobará por la dirección andaluza en julio.

El texto también recoge que "donde IU ya está cogobernando con el PSOE la recomendación sería no ir conjuntamente a unas municipales", si bien la principal prioridad tras las elecciones sería evitar un gobierno del PP y, en segundo término, "no cederle la investidura al PSOE si sus concejales son menos que la suma Podemos/candidaturas municipalistas más IU". En resumen, candidaturas con IU si ha gobernado con el PSOE no; pero acuerdos postelectorales con IU sí.

¿Un adelanto electoral?

El documento señala que Podemos debe ponerse al frente del intento de construcción de un bloque político/electoral", "cortocircuitando las operaciones de cálculo interesado de convocatorias anticipadas propias del aparato del PSOE de Andalucía". El texto hay que inscribirlo en el particularísimo escenario político andaluz, cuya presidenta, Susana Díaz, puede convertirse este domingo en secretaria general del PSOE, lo que la obligaría a una complicada simultaneidad de cargos institucional y orgánico, o sufrir una derrota que la haría perder su aura de imbatibilidad, uno de sus principales activos políticos.

Esta segunda opción, que obligaría a Díaz a centrarse en Andalucía, parece a priori menos desestabilizadora para el gobierno regional, apoyado por Ciudadanos. Pero, en cualquier caso, las especulaciones sobre un posible adelanto electoral en Andalucía son frecuentes en todos los partidos salvo el PSOE, que lo lo descarta.

Críticas a "sectores" de IU, no a Maíllo

El documento ofrecido a las bases señala que hay que construir un bloque alternativo liderado por Podemos, que sea una "muralla" contra el PP, a su vez "independiente del PSOE" y en el que la formación morada "no se disuelva". Hay un apartado específico dedicado a IU, con el que se abre "otro ciclo en las relaciones". El diagnóstico sobre su principal socio potencial –aunque su base electoral está "muy mermada– es poco amable y dibuja dos IU, la que representa Maíllo y otra, que seguiría anclada en dinámicas desfasadas. Antonio Maíllo, según el documento, está en sintonía con la dirección de Teresa Rodríguez –"el tándem funcionó fantásticamente" en la campaña de las últimas generales–, como demuestra el hecho de que no asume la "subalternidad" con respecto al PSOE, establece la "unidad" como modelo para ganar al PP, utiliza un lenguaje que complementa los "ejes arriba/abajo e izquierda/derecha" y aboga por la "desprofesionalización" de la política.

No obstante, según Podemos, hay resistencias dentro de IU a estos cambios. Por ejemplo, en el caso de la desprofesionalización. "A pesar de una incipiente renovación IU suele presentar candidatos con largas trayectorias institucionales, con largas trayectorias de liberación", señala el documento, que hace referencia a la necesidad de una "reflexión" sobre la "limitación de sueldos". También lanza una advertencia sobre "sectores de IU muy ligados a discursos muy identitarios en lo estético pero muy oportunistas y adaptados a sectores del bloque de poder, que hoy son minoría en relación a Garzón o Maíllo y que intentarán bloquear experiencias unitarias". No obstante, Podemos es partidario de "explorar caminos unitarios de manera responsable, generosa y ambiciosa, sin dejar de poner a Podemos en el centro de un bloque de cambio". El documento ya va camino de las bases de Podemos, pero las de IU lo miran con el rabillo del ojo.

Podemos comienza a negociar con IU para reeditar alianzas en las municipales y autonómicas de 2019

Podemos comienza a negociar con IU para reeditar alianzas en las municipales y autonómicas de 2019

Más sobre este tema
stats