PORTADA DE MAÑANA
Ver
El tribunal que vigila los contratos de Madrid avisa del "incremento sustancial" de los pagos fuera de control

Escándalo de las tarjetas

Ángel Pérez no cree que “nadie en Izquierda Unida” deba asumir responsabilidades políticas

Ángel Pérez, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid.

Ángel Pérez fue señalado con el dedo este fin de semana. Él es el portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid desde 2007. Pero antes había sido coordinador de la federación madrileña, de 1993 a 2000, y diputado autonómico 12 años, de 1995 a 2007. Uno de los nombres imprescindibles en la historia de IU-CM. Y uno de los dirigentes más ligados a José Antonio Moral Santín, exvicepresidente de Caja Madrid y exconsejero de Bankia. Pérez lo defendió hasta ahora, hasta que ha estallado el escándalo de las tarjetas, que ha dejado al descubierto que quien representaba a IU en la entidad gastó 456.500 euros desde 2003 a 2012. Sostiene que "desconocía" los hechos y que no aprueba ni la "existencia" ni la "utilización" de tarjetas opacas. IU-CM abrirá este mismo lunes una comisión de investigación para "depurar responsabilidades políticas". Pérez cree, no obstante, que "nadie en IU" deba asumirlas por "actitudes personales" que corrían al margen de la organización. 

La asamblea de IU de Madrid ciudad situó al portavoz municipal en el disparadero el pasado sábado. Un grupo minoritario, liderado por Alberto Arregui y Jordi Escuer –representantes del sector Nuevo Claridad–, defendió una moción [léela aquí en PDF] en la que pedía su cabeza, por haber "defendido reiterada y públicamente a Moral Santín, señalando que estaba en contacto permanente con él e informado". La resolución no ganó, pero obtuvo la nada despreciable cifra de 45 votos. Salió adelante, por 90 votos, el texto impulsado por la dirección [consúltalo aquí], más genérico, en el que se proponía la creación de una comisión de investigación interna que trabajara con el objetivo de tener un informe listo en tres meses y sancionar a los responsables "con la contundencia que corresponda". La razón es que la cúpula regional, liderada por Eddy Sánchez, quiere actuar con dureza, pero en frío, globalmente, evaluando documentación y llamando a los implicados. Afrontar un debate "a tumba abierta", como condensaba un dirigente, donde se ventilasen globalmente responsabilidades, y no se concentrase toda la culpa en la diana más fácil, Ángel Pérez. 

¿Por qué aflora el nombre del portavoz municipal? En efecto, por su relación cercana con Moral Santín, que él nunca negó. Y por haber sacado la cara por él incluso cuando estaba imputado por la Justicia, cuando ya había dejado su carné de militante y cuando IU había presentado una querella contra todo el consejo de administración de Bankia. Una entrevista con Europa Press publicada el 7 de julio de 2014 da buena cuenta de esa defensa del exconsejero. Pérez cargaba contra la ejecutiva de Cayo Lara por "hacer de Torquemada sin que se pronuncien los jueces". "En IU, con dos personas a las que conozco y aprecio [Moral Santín y la diputada autonómica Libertad Martínez, señalada por supuesto ataque informático a la dirección federal], se está cometiendo una injusticia", decía. Más aún: en el caso del exvicepresidente de Caja Madrid, "no se ha tenido la prudencia de preguntar a la dirección de Madrid", porque "allí siempre ha informado de todo aquello que se le ha requerido". "Toda la gestión y la de todos los compañeros consejeros en Caja Madrid, en la asamblea general y en sus órganos se discutía regularmente en IU, en reuniones donde estaban representantes de prácticamente todas las familias", subrayaba Pérez en julio. 

Más y menos beligerancia

El portavoz recetó a sus compañeros "ser más cautos para ser más justos". "Espero que el sistema judicial que proponemos para España no sea el que aplicamos en IU", concluía, refiriéndose tanto a Moral como a Martínez, pues la causa abierta contra ella por supuesto hackeo a la web de IU había sido sobreseída provisionalmente. Para cuando Pérez hacía esas declaraciones, el equipo jurídico de Lara había presentado la querella [mírala aquí en PDF] contra Rodrigo Rato y los otros 31 exconsejeros de Bankia y su matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), por siete delitos, por haber urdido un plan de "engaño y estafa", con perjuicio para el Estado y los ciudadanos. La lista de acusados por IU incluye a Moral, claro. Eso ocurrió en abril. En junio, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu comunicaba que aceptaba la personación de IU como acusación popular en la causa que investiga las presuntas irregularidades en la fusión y salida a bolsa de la entidad.

No fue fácil llegar a ese punto. En 2012, IU ya había anunciado que llevaría el desastre de Bankia a los tribunales. UPyD se adelantó y consiguió que el magistrado imputase a la cúpula de la compañía. Las resistencias venían, precisamente, de parte de la dirección madrileña y, en concreto, del sector próximo a Pérez. La diputada Libertad Martínez, muy cercana a él, había defendido en un pleno de la Asamblea en 2013 la "presunción de inocencia" de Moral Santín, al que le mandaba un "afectuoso" abrazo. En aquel momento, IU-CM estaba partida en dos: el 51% de Eddy Sánchez –y que se sostenía en Pérez y su gente– y el 49%, mucho más combativo con el caso Caja Madrid. Ambas facciones firmaron, tras meses de hostilidades, un acuerdo de integración en la misma ejecutiva en abril pasado. Justo cuando IU federal registraba su querella. 

El hecho que ha acabado por abrir los ojos a los más reticentes ha sido el escándalo de las tarjetas, que estalló el miércoles. La federación es consciente del impacto en los ciudadanos, de cómo es ubicada del lado de PSOE y PP por la ruinosa gestión de la caja y por haber patrocinado y mantenido a representantes como Moral, uno de los que más se benefició de las tarjetas opacas, al gastar 456.500 euros en diez ejercicios. 

Sensación de sorpresa y engaño

Pérez también entonó su particular mea culpa. "Es obvio que aquellas declaraciones [las de julio de 2014 a la agencia Europa Press] no podían referirse a hechos que eran para mí desconocidos. Ni apruebo la existencia de esas tarjetas ni, por supuesto, su utilización, que creo perjudica mucho a IU", explicaba en la tarde de ayer domingo a infoLibre. Aunque con distintas palabras, el jefe de IU en el Consistorio de la capital venía a expresar la misma idea que, por ejemplo, su compañera Libertad Martínez, quien se declaró "estupefacta" al saber que alguien que se reivindicaba de izquierdas había cometido semejante "aberración". "Me equivoqué", dijo sencillamente Eddy Sánchez a eldiario.es, un año después de haber puesto "la mano en el fuego" por el exvicepresidente de Caja Madrid.

El portavoz municipal apoyó su argumentación en las declaraciones de otra diputada autonómica, Tania Sánchez, una de las dirigentes más destacadas del 49% y una de las más beligerantes con Moral Santín. Ella misma salió de la cúpula regional en 2009, tras varios desencuentros con el núcleo duro y también molesta por la presencia de la federación en la caja. Estos días, Tania Sánchez insistía en que "quien la hace, la paga" y en que "ningún hijo de puta" se llevará la "honestidad" de la militancia de IU por delante. Aunque también ha denunciado que el desastre de las cajas de ahorros ha acabado ayudando a la banca privada.

Así lo expresó este domingo el portavoz: "Mantengo y coincido con Tania en que toda la operación contra las cajas beneficia fundamentalmente a los grandes bancos y en eso no hemos estado finos. Cada cosa en su sitio. Defiendo que había que corregir la mala gestión y operaciones más que dudosas, pero no eliminar las cajas para mayor gloria de BBVA y Santander". Pérez añadió que las críticas a la dirección federal también iban por el maltrato a su compañera Libertad Martínez. "Tres años en tela de juicio. El caso está archivado y no tienen la vergüenza de disculparse".

"Ningún dirigente vinculado al escándalo quedará libre"

Dado que algunos de sus compañeros han pedido su dimisión y la entrega de su acta de concejal, este diario preguntó a Pérez si entendía que debía asumir algún tipo de responsabilidad política por haber promovido a Moral para la caja y haberlo defendido durante años. "Las propuestas son de la dirección [de IU-CM] y eran representantes de las instituciones", prologó, apuntando a que el exconsejero salía nombrado a propuesta del Ayuntamiento de la capital, aunque por cuota de IU. "Dejé de ser coordinador hace 12 años [hace 14, en realidad]. No obstante, no creo que nadie en IU sea responsable de actuaciones personales ajenas a lo visto y acordado en IU", concluyó. 

Eddy Sánchez convocó ayer domingo de urgencia a su ejecutiva regional para hoy. La reunión será a las 10.30 horas. En ella, la responsable del Área Interna, Pepa Merín, elevará a la dirección la propuesta de creación de una comisión de investigación interna que se encargue de estudiar qué deficiencias de funcionamiento permitieron actuaciones "indefendibles" de Moral Santín y de otros miembros en la entidad nominados por IU y ya exmilitantes –como Rubén Cruz (233.700 euros en tarjetas black) y Juan Gómez Castañeda (128.100)– y depure responsabilidades políticas. Merín tiene en mente una comisión de entre tres y cinco personas que deberá proceder con celeridad, porque "o se actúa pronto o ya se llegará tarde".

"La dirección no va a permitir que ninguno de los vinculados a este escándalo quede libre. No vamos a permitir sospechas de encubrimiento", subrayan fuentes de la cúpula madrileña, quienes no obstante advierten de que la pretensión no es hacer una "caza de brujas". A la pregunta de cómo se va a localizar a responsables si estos alegan desconocimiento, la ejecutiva sostiene que las informaciones que ya han aparecido y seguirán apareciendo en los medios pondrá a los instructores sobre la pista. "Estamos esperando a que [los periodistas] tiréis de la manta", indicaban estas fuentes. Por ahora, oficialmente, no hay nombres en cuestión, tampoco Pérez.

La mejor imagen de lo que ocurre es esto, y la ofrece una persona integrante del núcleo duro: "Es agotador tener una bomba de relojería bajo el asiento y no saber cuándo va a explotar. Estamos pendientes de un hilo. Entre la fortaleza de Podemos [que hace bandera contra los privilegios de la 'casta'], las dificultades para armar la izquierda y que gente de izquierdas como nosotros hayamos tenido a gente así... Alguna bomba más y se acabó IU. Ese es el sentir general". 

Nacho Villa cobró un 35% más que Rajoy en 2012

Moción sobre Caja Madrid aprobada por la asamblea de IU de Madrid ciudad (PDF)

El PSOE irá a la Agencia Tributaria

En la dirección federal también comparten la preocupación por el caso. El escándalo, razonan los próximos a Lara, afecta claramente al PSOE, a los sindicatos y a IU, mucho menos que al PP. El equipo del coordinador apoya las actuaciones de Madrid –indagación interna, petición de devolución de lo defraudado a los exconsejeros, solicitud de comisión de investigación en la Asamblea de Madrid– y recuerda que ya hizo sus deberes: presentó la querella en abril ("dos años más tarde de la cuenta", reconocen) y demandó que el Congreso analizase qué ocurrió con Bankia, sin éxito por el rechazo del Gobierno de Mariano Rajoy. Los colaboradores de Lara, no obstante, no creen que haya habido "complicidad" por parte de IU-CM con Moral Santín. Su sensación es que la federación "desconocía" los manejos del exconsejero. 

IU se quiere poner las pilas. Y rápido. Como el PSOE. La ejecutiva de Pedro Sánchez ya ha abierto expediente informativo a 16 militantes suyos que gastaron miles de euros en tarjetas opacas. El secretario general promete que no le temblará la mano y que expulsará a aquellos que no devuelvan el dinero y no justifiquen los pagos. Ya está nombrada la instructora, Susana Sumelzo, secretaria de Administraciones Públicas de la dirección. Hoy mismo, a las nueve de la mañana, Sumelzo, el responsable de Organización, César Luena, y el encargado de Economía, Manuel de la Rocha, presentarán una denuncia por el caso de las tarjetas en la Agencia Tributariacaso de las tarjetas.

Más sobre este tema
stats