Caso Bárcenas

Arenas y Cascos no tienen constancia de pagos en B y aseguran que Lapuerta y Bárcenas eran los responsables

Javier Arenas a la salida de la Audiencia Nacional.

Alicia Gutiérrez / Tono Calleja

Los exsecretarios generales del PP Javier Arenas y Francisco Álvarez-Cascos han negado este martes en la Audiencia Nacional haber recibido pagos en negro al mismo tiempo que han asegurado no tener constancia de la existencia de una contabilidad B que, en todo caso sería, apuntaron los dos en sus declaraciones de más de dos horas cada una, responsabilidad del extesorero y del gerente, Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, respectivamente.

Eso sí, ambos, que han tenido que sufrir los abucheos a la entrada de la Audiencia Nacional, han admitido que no habilitaron ningún mecanismo que controlara los límites anuales de las donaciones anónimas marcados por la Ley de Financiación de Partidos Políticos de 1987 y la de Régimen Electoral General de 1985, justificando esta situación porque la autoridad en el partido sobre todos los asuntos económicos correspondía a Lapuerta y a Bárcenas. Las dos normas señaladas obligaban a que los partidos políticos controlaran el importe de las donaciones anuales, que no se efectuaran por contratistas de la administración y que se registrara la identidad de los donantes anónimos. Pero el cambio de estrategia del PP, que ha pasado de negar la contabilidad B a focalizar una posible culpa sobre Lapuerta, fue compatible con las palabras de Arenas de apoyo al predecesor en el cargo de tesorero de Bárcenas: "Veo en Lapuerta la personificación de la legalidad y la rectitud".

Fuentes cercanas a Álvaro Lapuerta consideran, en cambio, que el testimonio de Cascos y Arenas en nada perjudica al extesorero del PP.

"Ausencia de memoria generalizada"

Tanto Arenas, que ahora es vicesecretario del PP de Política Autonómica, como Cascos, diputado de Foro Asturias en la Junta General del Principado, hicieron gala de lo que el abogado de IU en el caso, Enrique de Santiago, denominó "una ausencia de memoria generalizada". Como por ejemplo cuando fueron preguntados sobre la existencia de las tres empresas creadas por el extesorero Rosendo Naseiro, y cuyos gastos se pagaban al despacho del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. Arenas y Cascos sí reconocieron haber mantenido una amistad con Bárcenas. Fuentes de una de las acusaciones han asegurado a infoLibre que la vaguedad de las respuestas forma parte de la estrategia de ambos políticos, que tratan de blindarse judicialmente ante la posibilidad de que el extesorero del PP pueda presentar pruebas de que Cascos y Arenas conocían los pagos en B.

En este sentido, el político asturiano, que fue secretario general del PP entre 1989 y 1999, tampoco fue capaz de hacer memoria tras ser preguntado sobre sus gestiones durante el periodo en el que compaginó los cargos de secretario general y tesorero, entre 1990 y 1993. Y cuando el juez o las acusaciones le preguntaba sobre pagos concretos de la contabilidad B la respuesta siempre era la misma. No tenía constancia y en todo caso era responsabilidad de Lapuerta y Bárcenas. En un momento de la declaración Cascos llegó a mostrar al juez unas fotocopias de los estatutos del PP, que explicaban las funciones del tesorero y del gerente. Por tanto, reiteró que no sabía nada y que en todo caso no era de su competencia. "Yo todo lo que he recibido lo he declarado a Hacienda", llegó a asegurar Álvarez-Cascos, que acudió al interrogatorio con un maletín en el que portaba sus declaraciones de Hacienda.

No aportó datos nuevos

En el caso de Arenas, cuyo paso por la secretaría general del PP se remonta a los años 1999-2003, desconocía que el partido le pagara los trajes a Mariano Rajoy con dinero de la caja B, o que el expresidente de Baleares recibiera otra cantidad en concepto de alquiler de una casa en Madrid. Tampoco Arenas aportó nada nuevo en relación a los pagos confirmados al exdirigente del PP navarro Calixto Ayesa y al presidente del Senado, Pío García Escudero: "Me enteré y no me pareció mal", solo llegó a decir.

En cuanto a la reunión que Arenas mantuvo en diciembre de 2012 en Sevilla con Bárcenas en la que el extesorero del PP aseguró que le había anunciado que tenía cuentas en Suiza, el político andaluz, tras reconocer haber participado en la misma, dijo que no se acordaba de qué habían hablado. Tampoco explicó el contenido de otra reunión, este celebrada en 2010, en la que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decidió mantenerle a Bárcenas el sueldo pese a haber dimitido de su cargo de tesorero. No obstante, Arenas no recordaba este último punto, pero sí que se acordó que seguiría teniendo despacho y chófer.

Declaración de Cospedal

Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, declara este miércoles como testigo ante el juez Ruz para que explique si conocía la existencia de contabilidad B del partido. Cospedal también podría ser interpelada por lo declarado por el extesorero respecto del cobro en concepto de sobresueldo, tanto por ella como por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de 45.000 euros cada uno entre los años 2009 y 2010.

PSOE: “En el ‘caso Bárcenas’ todo empieza a ser verdad, salvo alguna cosa”

PSOE: “En el 'caso Bárcenas' todo empieza a ser verdad, salvo alguna cosa”

Más sobre este tema
stats