Educación

Las autonomías tendrán un 37,5% menos para las ayudas de libros de texto

Alumnos y padres, a la entrada del colegio Gabriela Mistral de Madrid, el pasado 9 de septiembre.

Las ayudas para libros de texto siguen siendo las grandes perjudicadas de la política de recortes que está llevando a cabo el Ministerio de Educación. Este martes el BOE recoge una resolución del 20 de diciembre de 2013 en la que este departamento especifica la distribución a las autonomías resultante de estos créditos para el año 2013, cuando la partida se recortó un 37,5% respecto al año anterior, según ha adelantado el blog El BOE nuestro de cada día. Según las diferentes resoluciones, esta partida pasó de contar con un presupuesto de 98 millones de euros en 2011, a 32 millones en 2012 y 20 millones en 2013. En el proyecto de 2014, las ayudas para libros se quedan con sólo 1,4 millones.

De estos 20 millones, 1,4 irán a los centros gestionados por el Ministerio en Ceuta y Melilla. Los 18,5 restantes se reparten entre las autonomías bajo criterios de tasa de riesgo de pobreza que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) y número de alumnos matriculados.

La realidad de estos datos ya se ha trasladado a las estadísticas oficiales. Según el informe anual Datos y cifras del curso escolar 2013-2014, presentado el pasado septiembre por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, 578.549 beneficiarios de ayudas concedidas para la adquisición de libros de texto y material didáctico, un 59%, las perdieron el curso pasado. En el curso 2009-2010, el número de niños con ayuda de libros rozó el millón. Desde entonces ha ido decreciendo, aunque nunca lo hizo con tal firmeza.

Estas cifras ponen de manifiesto de qué manera ha afectado a las familias el recorte de las partidas dedicadas a estas ayudas que emprendieron todas las autonomías excepto Andalucía y Navarra, donde se mantuvo la gratuidad en toda la educación obligatoria. Euskadi, mantuvo la gratuidad en Primaria y el primer ciclo de ESO para el 80% de los escolares.

Sin embargo, en Cantabria, Galicia, Castilla y León o La Rioja, sólo hubo ayudas para familias más desfavorecidas. En Madrid se eliminaron todas las becas existentes y sólo se mantuvo una pequeña partida para préstamos a las familias en situación de beneficiencia. En Baleares, por ejemplo, no hubo presupuesto para el programa de préstamo de libros en Primaria. Y tampoco hubo convocatoria para la compra de libros. Los alumnos de otras comunidades como Castilla-La Mancha, Cataluña, Canarias o Extremadura contaron con el préstamos de los libros devueltos en años pasados, a pesar de que no todos sus centros disponen de este sistema y además anularon o apenas aportaron fondos para reponer los deteriorados o los que cumplían los cuatro años que marca la ley.

Este escenario se explica por el recorte del importe que el ministerio da a las autonomías para que dediquen a esta partida, aunque . Esta cifra disminuyó del curso 2011/2012 al 2012/2013 de 129,9 a 68,6 millones de euros, es decir, un 47,1%. Los datos de los alumnos que perdieron la ayuda, insisten en el ministerio, son una estimación, pues las comunidades podrían haber compesado esta rebaja, algo poco probable si se tiene en cuenta la presión para que contengan el gasto público a la que se ven sometidas.

Competencia investiga a las editoriales por repartirse el mercado de los libros de texto y acordar precios

Competencia investiga a las editoriales por repartirse el mercado de los libros de texto y acordar precios

Más sobre este tema
stats