Elecciones 20-D

El bipartidismo se desploma en Cataluña, Euskadi y la Comunidad Valenciana y resiste en 23 provincias

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez antes del 'cara a cara' del pasado 14 de diciembre.

El panorama se presenta complejo para PP y PSOE. Al menos, eso se deduce de la observación de los resultados que arrojaron las urnas en las elecciones generales este domingo. Ambos partidos suman ahora el 50,7% de los votos, su peor resultado histórico en unas generales. Hace cuatro años recibieron el apoyo del 73,4% de los electores. La caída es, por tanto, de 22,6 puntos. Entre ambas formaciones han perdido en esta cita con las urnas el apoyo de 5.123.854 electores.

Los españoles que dieron este 20-D su confianza al partido de Mariano Rajoy fueron el 28,7% del total, lo que supone 15,9 puntos de caída respecto a las generales de 2011. Este porcentaje de voto es su índice más bajo desde 1993. El PP se ha dejado en esta elección 3,6 millones de sufragios. Mientras, en el PSOE tampoco se ven muchos síntomas de recuperación. Los socialistas siguen sin capitalizar el trecho perdido por los conservadores. El PSOE consiguió este 20-D un 22% de los votos, el porcentaje más bajo de toda la historia democrática. Esta cifra supone una caída de 6,8 puntos sobre el batacazo electoral que sufrieron hace cuatro años y la pérdida de casi 1,5 millones de votos. 

Cataluña, Euskadi y la Comunidad Valenciana lideran este retroceso con caídas respecto a los votos de las generales de hace cuatro años que rondan el 40%. Baleares, Madrid y Aragón –donde PP y PSOE pierden una de cada tres papeletas que lograron en 2011– también contribuyen al batacazo. No obstante, las fuerzas tradicionales logran resistir en 23 provincias, en las que alcanzan la confianza de más del 60% de los electores. Cuenca, donde el 72,51% de los votantes respaldaron a conservadores y socialistas, lidera este último grupo. 

01. LA RESISTENCIA DEL BIPARTIDISMO

El bipartidismo –representado por el PP y el PSOE– sigue manteniendo una posición hegemónica en la mitad de los territorios a pesar de la irrupción de dos fuerzas emergentes a principios de este 2015. De hecho, en 25 de las 52 circunscripciones –incluyendo Ceuta y Melilla– conservadores y socialistas lograron hacerse este 20-D con más del 60% de los votos. En las elecciones de 2011 superaron este porcentaje de apoyo en 44 de las 52.

La provincia de Cuenca sigue siendo la circunscripción en la que más apoyo reciben PP y PSOE, formaciones a las que el pasado domingo respaldaron el 72,5% de los residentes en esa provincia. No obstante, ambos partidos han perdido en este territorio 23.564 votos respecto a 2011, cuando lograron el apoyo del 88,24% de los electores. También muy mayoritario fue el sostén al bipartidismo en Badajoz, donde conservadores y socialistas sumaron el 71,70% de los sufragios. En Cáceres PP y PSOE atrajeron este domingo al 69,41% del electorado, lo que convierte a Extremadura en la comunidad que más respalda a los partidos tradicionales.

También es llamativo el caso de Andalucía, donde en sus ocho provincias PP y PSOE sumaron más del 55% de los votos. Aunque dentro de la comunidad hay diferencias sustanciales. En Jaén, el 69,86% de los votantes optaron este domingo por la papeleta de uno de estos dos partidos. Fueron, no obstante, 78.440 personas menos que en 2011. Mientras que en Cádiz el porcentaje de apoyo al bipartidismo fue del 55,75%, un total de 24 puntos menos que en 2011. En Sevilla PP y PSOE consiguieron el respaldo del 59,15% de los electores, aunque perdieron más de 200.000 votos respecto al resultado de hace cuatro años.

Castilla-La Mancha también aparece como fortín del bipartidismo, especialmente por los resultados en Ciudad Real, donde PP y PSOE rozaron el 70% de los votos; Toledo, con el 66,55%; y Albacete, con el 65,01%. En esta comunidad las formaciones emergentes sólo lograron arañar cuatro de los 21 escaños en juego: tres fueron para Ciudadanos y uno para Podemos. En Castilla y León conservadores y socialistas lograron sumar más del 60% de los votos en todas las provincias menos en Burgos (58,79%) y Valladolid (58,55%). Una situación similar se da en Galicia, donde destaca especialmente el respaldo al bipartidismo en Ourense (68,11%) a pesar de ambas formaciones perdieron allí 43.109 votos respecto a 2011. En Lugo el apoyo a PP y PSOE fue del 66,49%, mientras que en A Coruña fue del 55,92% y en Pontevedra del 55,28%.

02. LOS MENORES APOYOS DE PP Y PSOE

Por contra, entre las 52 circunscripciones hay 10 en las que el apoyo que los electores dieron este domingo a PP y PSOE no llegó siquiera al 50%. En este grupo se consolidan las provincias vascas y catalanas, además de Navarra, que ya venían manteniendo cotas bajas de respaldo al bipartidismo que se han acrecentado en estas elecciones.

Girona, donde ambas formaciones perdieron 45.038 votos este 20-D es la provincia en la que menos éxito tienen los partidos tradicionales. Este domingo recogieron el 21,19% de los sufragios, 16,45 puntos menos que en 2011. De hecho, en las otras tres provincias catalanas PP y PSOE no llegaron a alcanzar el 30% de los votos: Lleida (23,73%), Barcelona (27,54%) y Tarragona (28,02%). Tampoco alcanzaron esos porcentajes en Gipuzkoa (22%) ni en Bizkaia (24,35%) y lo superaron por la mínima en Araba (32,95%).

Pero en este grupo sí hay otros ejemplos llamativos, especialmente si se comparan los datos de este domingo con los de las elecciones de 2011. Es el caso de Baleares, donde PP y PSOE no llegan ni a sumar la mayoría absoluta en votos después de haber perdido en estas elecciones 114.755 sufragios respecto al apoyo logrado hace cuatro años. Socialistas y conservadores han pasado en el archipiélago de recoger el 78,46% de los votos a hacerse sólo con el 47,38%. Es decir, han experimentado un retroceso de 31 puntos.

La Comunitat Valenciana es otro territorio en el que bipartidismo ha sufrido un fuerte desgaste este 20-D. En la provincia de Valencia ambas fuerzas apenas suman el 49,07% de los apoyos después de haber perdido el respaldo de 396.418 electores respecto a 2011: 301.599 el PP y 94.819 de un PSOE que ya sufrió un fuerte batacazo electoral hace cuatro años. El repliegue del bipartidismo también es bastante acusado en Castellón, donde pasa de obtener el 82,40% del respaldo al 53,37% y se deja casi 80.000 votos. En Alicante el descenso es de 28,47 puntos, al pasar del 82,18% de respaldo al 53,71%.

03. ¿DÓNDE PIERDEN CONSERVADORES Y SOCIALISTAS 5,1 MILLONES DE VOTOS?

PP y PSOE perdieron este domingo el apoyo de 5.123.854 electores respecto a las generales de 2011: los conservadores obtuvieron 3,65 millones de votos menos que hace cuatro años y los socialistas 1,47. Cataluña, Euskadi y la Comunidad Valenciana lideran este retroceso con caídas respecto a los votos de las generales de hace cuatro años que en algunos casos rozan el 40%.

La caída más acusada ha tenido lugar en Tarragona, donde PSC y PP perdieron este domingo 68.209 votos, el 39,5% de los conseguidos en las últimas generales. El porcentaje de descenso es sólo cuatro décimas inferior en Girona, precisamente la provincia donde menos respaldo hay al bipartidismo. En Lleida socialistas y conservadores han perdido 29.648 votos, un 38,7% respecto a 2011. La sangría también es significativa en Barcelona, donde PP y PSC pierden más del 38% de los apoyos. En cifras absolutas ambos obtienen 489.716 votos menos: 226.108 del PP y 263.608 del PSC. Ambas fuerzas suman ahora el 27,54%, por el 48,73% de hace cuatro años.

En Euskadi los partidos tradicionales han perdido 162.788 votos: el 36,5% en Bizkaia, el 34,4% en Gipuzkoa y el 31,3% en Araba. También en Valencia la regresión del bipartidismo es muy acusada tal y como se ha explicado en el bloque anterior. Al igual que en Alicante, donde ambas fuerzas se dejan 244.188 votos respecto a 2011; y en Castellón, donde pierden casi 80.000 votos, un 32,6% de los logrados en las últimas generales. 

Baleares, Madrid y Aragón también han contribuido al retroceso de PP y PSOE. De hecho, en estos territorios los dos partidos han perdido una de cada tres papeletas que lograron en las elecciones de hace cuatro años. En Balares el apoyo al bipartidismo ha pasado del 78,46% en 2011 al 47,38% actual, por debajo de la mayoría absoluta. En Aragón, por su parte, PP y PSOE han perdido en estos cuatro años el apoyo de 165.985 votantes: el 29,8% del total en Zaragoza, el 29,7% en Huesca y el 26,5% en Teruel.

En la Comunidad de Madrid es especialmente llamativo el caso del PSOE, que con el 17,88% de los votos cae a su peor resultado histórico y dilapida el suelo de hace cuatro años. En número de votos la caída es de 235.566. Estas cifras llevan a los socialistas a ocupar el cuarto lugar por detrás de PP, Podemos y Ciudadanos y a enviar únicamente seis representantes al Congreso. El PP, por su parte, obtuvo en estos comicios 515.872 votos menos que en 2011, aunque mantiene la primera posición pero lejos de la mayoría absoluta que logró entonces.

La Cámara vasca tramitará una ley de consultas para que Euskadi decida su futuro

La Cámara vasca tramitará una ley de consultas para que Euskadi decida su futuro

Más sobre este tema
stats