Fotoperiodismo

'El blanco y negro es más real', una exposición de 53 fotógrafos para salvaguardar la libertad de prensa en el mundo

Manuel Viola

Mauro Tortosa

La Universidad de Alcalá acoge entre el 11 de febrero y el 22 de marzo la exposición El blanco y negro es más real, un conjunto de 53 imágenes en blanco y negro de reconocidos fotógrafos contemporáneos. La colección, que pertenece al laboratorio fotográfico Espacio Raw, dirigida por David López Espada, ha sido cedida para su exposición y una posterior subasta benéfica. Reporteros Sin Fronteras (RSF), organización comprometida con la libertad de prensa en todo el mundo, recibirá el importe íntegro pagado por las obras adjudicadas. La inauguración, que ha tenido lugar esta mañana en el Claustro de San José de Caracciolos, ha contado con la presencia de cuatro periodistas amenazados por su profesión en Latinoamérica, como Juan José Toro Montoya procedente de Bolivia, Alejandro Ortiz desde México, Carmen Valeria de El Salvador y Andrea Aldano de Colombia, que durante tres meses estarán en España.

Alfonso Armada presidente de RSF, ha explicado que para la organización sacar a estos profesionales de la información “de ese espacio de extrema presión y estrés” es una forma de que la gente entienda que supone hacer periodismo en estos países, “donde contar la verdad significa muchas veces pintarte una diana en el pecho”. Los fondos que se recauden de la exposición irán destinados a ayudar estos periodistas y otros freelances que, según ha explicado Armada, “se juegan la vida por contar conflictos” que en muchas ocasiones no están cubiertos por los grandes medios de comunicación.

Isabel Muñoz, Eduardo Momeñe, Matías Costa, Manuel Viola, Ouka Leele, Joan Tomás, Juan Barte, Andrea Santolaya, Cano Erhardt, Rafa Sámano, Roberto Sánchez, José Antonio Pascual, Concha Casajús, Elisa González, Nicole Herzog-Verrey, son algunos de los autores de las obras. Los fotógrafos han estado representados por Herzog-Verrey, autora de la obra Diálogo entre cielo y tierra, que forma parte de la exposición y ha expresado su compromiso con el cambio climático a través de captar con imágenes el deshielo de los glaciares que fotografía cada verano.

A través de esta exposición Armada también ha querido reivindicar el papel de la prensa en unos momentos de tanta incertidumbre y perplejidad en el mundo. Como el trabajo de la agencia de detectives digitales Bellingcat, que probó que el régimen de Al Assad había utilizado armas químicas en la guerra de Siria, y desenmascaró a los agentes del gobierno ruso que envenenaron a Sergei Skripal y a Alexéi Navalny. “Ese es nuestro papel, servir de contrapoder, dar voz a quien no la tiene”, comentó. “Cuando el poder nos cose la boca, cuando el crimen organizado liquida a quien se atreven a contar, cuando triunfa el miedo, estamos perdidos”, señaló en referencia a lo valiosa que es la libertad de prensa. 

La subasta tendrá lugar entre el 12 y el 26 de marzo y se realizará de forma online a través de la casa Ansorena. Las fotografías contarán con precios que oscilan entre los 100 euros y los 3.500 y para participar en la puja será necesario registrarse antes. Además, los domingos 21 de febrero y 7 de marzo, se realizarán dos visitas extraordinarias a las 11.00 y a las 12.00 h y el 26 de marzo se celebrará una mesa redonda sobre “fotografía, dolor y pandemia” con Eduardo Momeñe y Andrea Santolaya, así como visitas guiadas especiales con algunos de los fotógrafos.

El Consejo de Europa recuerda que la libertad de prensa es "esencial" en el contexto de la pandemia

El Consejo de Europa recuerda que la libertad de prensa es "esencial" en el contexto de la pandemia

Más sobre este tema
stats