Podemos

Podemos busca una participación masiva en su consulta para cerrar filas con Iglesias y Montero

Pablo Iglesias e Irene Montero, este lunes en el Congreso.

Podemos busca un cierre de filas de su militancia con el secretario general, Pablo Iglesias, y la portavoz parlamentaria, Irene Montero, cuya imagen se encuentra muy tocada tras la polémica desatada por la compra de un chalé en la localidad madrileña de Galapagar. Y, por ello, la dirección del partido asume que será clave que haya una participación muy amplia en la consulta que se celebrará entre el martes y el domingo sobre la permanencia de Iglesias y Montero en sus puestos, si bien las fuentes consultadas rechazan ofrecer una cifra concreta de apoyos que los dirigentes deberían conseguir para entenderse legitimados.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, concretó este lunes los detalles de la consulta que los números uno y dos del partido anunciaron el pasado sábado. El referéndum tendrá lugar desde las 17.00 de este martes 22 hasta las 14.00 del domingo 27, y los resultados se anunciarán al día siguiente, es decir, el próximo lunes. La pregunta exacta que podrán votar las bases durante esta semana es la siguiente: "¿Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de la Secretaría General y de la portavocía parlamentaria de Podemos?". Y solo habrá dos posibles respuestas: "Sí, deben seguir" o "No, deben dimitir de la Secretaría General y de la Portavocía parlamentaria y dejar el acta de diputados".

Están llamados a votar un total de 487.772 personas, de las cuales 158.452 son lo que el partido llama "inscritos activos", es decir, registrados en Podemos que han accedido al menos una vez en el último año al portal de participación de la formación. Prácticamente nadie dentro de Podemos duda de que Iglesias y Montero van a arrasar en una votación en la que las bases deben decidir nada menos que si deben seguir en política. Pero el porcentaje de inscritos que les apoye también se antoja un elemento clave para determinar si saldrán fortalecidos o si, por el contrario, su posición queda aún más en entredicho.

Así lo asumen fuentes de la ejecutiva de Podemos próximas a Iglesias, que admiten incluso que "la decisión final" sobre si Iglesias y Montero seguirán en sus puestos "no solo va a depender del resultado", sino que "va a estar condicionada también por la participación y por que tengan un apoyo muy amplio". El propio Echenique, en la rueda de prensa de este lunes, se mostró confiado en que "la gente de Podemos es inteligente y sabe distinguir entre el acoso y la persecución a una familia y otras cosas". Pero ni él ni las fuentes pablistas consultadas quieren dar una cifra concreta a partir de la cual se entienda que los dos dirigentes saldrían reforzados.

No existen precedentes a nivel estatal de una votación revocatoria de semejante calado. Pero en Vistalegre II, la única votación reciente en la que se sometieron a sufragio expresamente las figuras de Iglesias y Montero, se registró el récord de participación en una consulta interna de Podemos: votaron un total de 155.190 personas, lo que supuso un 33,95% del censo total de inscritos y un 55% de los inscritos activos en aquel momento. Iglesias fue de largo el candidato más votado para la dirección, mientras que Montero quedó en cuarto lugar. Parece sin embargo complicado que se alcancen unas cifras similares de participación, dado que en Vistalegre II ésta se vio impulsada por la enorme polarización que existía en Podemos en torno a las figuras de Iglesias e Íñigo Errejón.

El errejonismo también ve clave la participaciónerrejonismo 

No obstante, no solo la corriente más cercana a los postulados de Iglesias entiende que una alta participación en la consulta es imprescindible para que Podemos pueda presumir de que sus bases están con el secretario general y la portavoz parlamentaria. El errejonismo también es de esta opinión, y de hecho fuentes muy próximas al propio Errejón se muestran convencidas de que la militancia se movilizará y de que la participación será alta, si bien lamentan que el momento en el que se ha abierto esta polémica es "pésimo" porque quita el foco de un PP en horas bajas.

"Nos hace mucho daño, porque toca un discurso como el de la casta que es sobre todo emocional", señalan estas fuentes, que critican que Iglesias y Montero no hayan sabido "calcular la reacción" que iba a generar entre sus propios votantes la compra del inmueble. Eso mismo también lo ha admitido Juan Carlos Monedero, uno de los principales apoyos de Iglesias, que reconoció este lunes que el secretario general y Montero han cometido el "error" de "no medir bien las consecuencias" de la adquisición. Iglesias, señaló Monedero, hizo "un análisis malo" porque consideró que la gente iba a "entender" que quisiera aislarse "frente a la presión sobre su vida privada". "No evaluó que se iba a hacer mayor e iba a tener hijos y no contó nunca con que iba tener un nivel de presión brutal", lamentó.

Sin embargo, el errejonismo no tiene ninguna intención de abrir una batalla interna pese a la fragilidad de Iglesias y Montero, y de hecho los principales dirigentes afines a esta corriente se han adherido en las últimas horas al discurso oficial de Podemos, que ha hecho hincapié en el "acoso" que, a su juicio, suponen estas informaciones sobre la vida de su secretario general y su portavoz parlamentaria. El propio Errejón afirmó este lunes que "en política tiene que haber límites y cosas que no se deben permitir, y esta situación ha llegado a un límite intolerable", mientras otros referentes errejonistas como Rita Maestre también han mostrado "todo" su "apoyo" a Montero e Iglesias.

Críticas internas a la consulta

No obstante, también han seguido surgiendo voces dentro del partido cuestionando la compra del chalé. El secretario general de Podemos Asturias, Daniel Ripa, aseguró sentirse "dolido" por la adquisición de Iglesias y Montero y recalcó que él vive "en un piso de alquiler" que le "cuesta 600 euros", un discurso muy similar al que hizo hace unos días el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, que reivindicó el "compromiso de vivir como la gente corriente" y aseguró que descarta "dejar de vivir y criar" a sus hijos "en un piso de currante en el barrio gaditano de La Viña".

Y no solo la compra se ha puesto en cuestión: también hay dirigentes que consideran poco conveniente convocar una consulta al respecto. Fuentes consultadas por infoLibre que no quieren ofrecer su nombre critican que "es cargar al partido con una decisión personal que no le corresponde, y además va a servir para cerrar filas a la interna, para disciplinar, pero genera rechazo entre esa gente que fuera del partido pensaban que con su dinero pueden hacer lo que quieran". "Y además, con esto consigues que se hable en los medios una semana más del tema y extiendes el daño de su imagen al resto de Podemos", critican estas fuentes.

En esta línea, el eurodiputado Miguel Urbán, principal cabeza de la corriente anticapitalista, también tachó este lunes de "innecesaria" la consulta y manifestó que le hubiera "gustado más ver consultas sobre programas que consultas de este tipo". Urbán denunció que, a su juicio, se esté tratando de crear "una polémica artificial", y recordó que Podemos es el único partido que tiene un código ético claro que no ha cambiado. Pero, por eso mismo, "no ha habido nada que haya cambiado para que se justifique esta consulta", manifestó el eurodiputado.

Anticapitalistas consideran un "error" la consulta sobre el chalet y critican "el carácter personalista" de Podemos

Anticapitalistas consideran un "error" la consulta sobre el chalet y critican "el carácter personalista" de Podemos

Más sobre este tema
stats