El nuevo curso político

Casado reactiva su cruzada exterior contra Sánchez: le acusa de violar el Estado de Derecho y de malgastar los fondos europeos

Un momento de la intervención del Pablo Casado en presencia del presidente del PP Europeo, el alemán Manfred Weber.

Pablo Casado sigue sin poner límites a su cruzada exterior contra el Gobierno. El líder de la oposición acusó este miércoles al presidente Pedro Sánchez, en presencia del líder del Partido Popular Europeo (PPE) en Estrasburgo, Manfred Weber, de incumplir las directrices europeas de respeto al Estado de Derecho y de poner a los fondos europeos de recuperación al servicio de “su agenda electoral”.

Dos afirmaciones que, de ser tenidas en cuenta por la Comisión Europea, el Consejo o alguno de los países más reticentes a la creación del mecanismo de recuperación —entre los que se cuentan algunos gobernados precisamente por el PP europeo— pondrían en serio riesgo la ayuda financiera que España necesita.

Casado se extendió en sus reproches al Gobierno de España durante una reunión con Weber en la sede del PP de la calle Génova, que el principal partido de la oposición sigue utilizando seis meses después de anunciar su abandono para marcar distancia física con el proceso judicial que investiga si el partido que preside financió obras de reforma en el inmueble con dinero negro obtenido de forma fraudulenta.

Ante él culpó a Sánchez de la profundidad de la crisis económica causada por el parón económico durante la pandemia y negó, contra la mayoría de los indicadores económicos, que España vaya a protagonizar la recuperación más destacada de los países de nuestro entorno. También echó en cara al Gobierno de coalición que nuestro país tenga el déficit público más abultado de la UE y el mayor número de desempleados del continente, algo que ya caracterizaba a España durante el mandato de Mariano Rajoy.

Casado aseguró a Weber que Sánchez se negó a aceptar que el reparto de los fondos europeos se hiciese “de forma transparente, ágil y eficaz, conjuntamente con una gran participación de las instituciones y de los partidos de la oposición”. No quiso, aseguró, pactar el plan de reformas —que el Gobierno presentó a Bruselas y que ha recibido el visto bueno de la Comisión y del Consejo—, el cumplimiento de las recomendaciones específicas del semestre europeo y la creación de una “agencia independiente” par la gestión del dinero, un procedimiento que no ha puesto en marcha ningún país en Europa.

En vez de eso “lo que ha propuesto el Gobierno es el plan ni-ni. No ha habido ni conversaciones ni cogobernanza con ninguna autonomía, con ninguna entidad local, con ninguna patronal, con ningún sindicato y por supuesto con la oposición. La unilateralidad ha sido absoluta”. Tampoco ha habido, añadió, ratificación parlamentaria ni oficina de seguimiento y de gestión de los fondos.

En el retrato que Casado hizo de la situación española ante el líder del PP en el Parlamento Europeo llegó a acusar al Gobierno de no estar cumpliendo las directrices del Estado de Derecho que exige la UE para recibir los fondos de recuperación, “en particular en el respeto a la libertad de prensa, al Consejo de Estado, a la oposición y a la justicia”. En su sombría descripción de la democracia española, el presidente del PP dijo que Sánchez está intentando “imponer un modelo en el que los jueces no elijan a sus compañeros” para el Consejo General del Poder Judicial, cuando lo que está proponiendo el Ejecutivo es cumplir la misma ley que el propio PP aplicó cuando gobernaba para decidir la composición del órgano de gobierno de la justicia española.

Para completar su advertencia a Weber, Casado aseguró que el Gobierno va a poner los fondos europeos al servicio “de su agenda electoral” sin “ninguna visión transformadora”. El Ejecutivo de coalición, aseguró, va a consumir los fondos “a corto plazo”.

Sánchez va a poner en marcha “un keynesianismo intensivo que maquille las cifras macroeconómicas, un gigantesco Plan E verde y digital que nos recuerda a lo que hizo [José Luis Rodríguez] Zapatero: 16.000 millones de euros dilapidados para crear 100.000 empleos de los cuales sólo el 4% sobrevivió a esas obras innecesarias. Ahora”, explicó al líder del PP Europeo, se están haciendo “planes de corto plazo como cambios de ventanas, cambio de tejado o incluso proyectos irrealizables a larguísimo plazo”.

Ladrillo, cemento y rebaja de impuestos

El líder del PP repitió que sus prioridades para los fondos europeos pasan por centrar el eje de la transición verde en la realización de grandes obras hidráulicas para atender las necesidades de la agricultura y el turismo, dirigir los fondos para digitalización para reformar la administración del Estado con el fin de “ahorrar gasto público”, dedicar el dinero para competitividad a rebajar impuestos y los fondos de cohesión social a un plan de construcción de viviendas.

También propone usar el dinero de Bruselas para financiar la puesta en marcha en España de la llamada “mochila austríaca”, un mecanismo para rebajar el coste de los despidos y facilitar la movilidad laboral, con el que asegura que se puede poner fin al “desempleo endémico” que sufre España desde hace décadas. Y construir un modelo gratuito de educación infantil de cero a tres años.

Frente a esto, el Gobierno ha planteado, según su análisis, seis “contrarreformas”: en materia laboral, fiscal —una subida que Casado cifra en 80.000 millones y describe como un “infierno fiscal”— , pensiones, educación, mercado —poniendo “barreras entre regiones y provincias”, señaló— y energía.

El líder del PP concluyó su exposición ante Manfred Weber preguntándose cómo es posible que con “toda la ayuda europea” que estamos recibiendo “España esté en la situación de déficit publico, deuda y empleo que estamos teniendo”. Y se respondió a sí mismo: “Porque hay un mal Gobierno que está usando las ayudas europeas para su agenda electoral y para hacer lo que sus socios le piden. Que está mintiendo en Bruselas y está mintiendo en España”. Para abundar en esta idea recurrió a una metáfora: “Europa ha dado un bote salvavidas a España y Sánchez lo ha agujereado para dar de beber a sus socios de Podemos, nacionalistas y de Bildu. Y esto es algo que no se puede tolerar”.

Casado acabó poniendo en duda que el Gobierno vaya a ser capaz de utilizar el dinero. “Nosotros queremos que estos fondos se ejecuten bien y hoy por hoy la ejecución es ínfima”. Es, resumió, “un diagnóstico responsable que hemos compartido con nuestro socios europeos porque queremos lo mejor para España”.

Casado reprocha al PSOE su “no a la guerra” de hace 20 años ahora que los afganos quedan en manos de los talibanes

Casado reprocha al PSOE su “no a la guerra” de hace 20 años ahora que los afganos quedan en manos de los talibanes

Más sobre este tema
stats