Los currículos de los políticos

Ciudadanos decide ignorar las falsedades e imprecisiones de los currículos de sus dirigentes para no cumplir su promesa de apartarlos

Los dirigentes de Ciudadanos César Zafra, Miguel Gutiérrez y Toni Cantó.

Fernando Varela

Ciudadanos ha decidido ignorar los engaños o imprecisiones de los currículos de tres de sus dirigentes a pesar de haberse comprometido a “apartar de cualquier cargo público o de partido a todo representante que haya falsificado o engañado en relación a su currículum o su cualificación profesional o académica”.

El partido de Albert Rivera mantiene que ni sus diputados en el Congreso Miguel Gutiérrez y Toni Cantó, responsables de Interior y Anticorrupción de la dirección de Ciudadanos, ni el parlamentario autonómico y número dos de Cs en Madrid, César Zafra, falsearon sus currículos y que, por tanto, no tiene que tomar medidas contra ellos. Así lo confirmó este miércoles a infoLibre un portavoz oficial a pesar de que, en los tres casos, el currículo no siempre se ha ajustado a la realidad o sugieren titulaciones erróneas.

La mentira más evidente sobre sus méritos profesionales la protagonizó el número dos de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, César Zafra. Como reveló infoLibre en 2015, el también diputado en la asamblea madrileña hizo constar en su currículo oficial haber desarrollado una “carrera profesional en una empresa de productos relacionados con el ocio digital” que en realidad nunca pasó de “dos colaboraciones para presentar dos videojuegos a la prensa especializada”, según admitió en su día él mismo en respuesta a las preguntas de este periódico.

Zafra también aseguraba ser “asociado al despacho de abogados Martínez-Aybar”, pero acabó confesando que durante 2010 entró “como pasante” y que los siguientes años estuvo “trabajando sin contrato hasta que el despacho cerró porque aquello no funcionaba”. Su biografía oficial en la Asamblea de Madrid ya no habla de una “carrera profesional” en el sector del ocio digital pero todavía asegura que fue asociado al despacho de abogados citado.

Ciudadanos sigue a día de hoy considerando válida la opinión que sobre este caso dio su presidente, Albert Rivera, que en aquellas fechas dijo no considerar que esta falsificación sea “una mentira de currículum”.

En nombre de la dirección nacional del partido volvió a hablar de este tema esta semana el diputado en el Congreso Miguel Gutiérrez, según el cual el falseamiento de Zafra “no es comparable” con el máster de Cristina Cifuentes. En su opinión, “no tiene ningún sentido” que se comparen ambos casos porque el de la presidenta de la Comunidad de Madrid constituye un “delito”. “Hay que medir cada cosa en su justo término”, subrayó, obviando que el compromiso de su partido de “apartar de cualquier cargo público o de partido a todo representante que haya falsificado o engañado en relación a su currículum o su cualificación profesional o académica” nada tiene que ver con el Código Penal.

Los casos de Gutiérrez y Cantó

Gutiérrez es, precisamente, otro de los dirigentes de Cs cuyo currículo no siempre ha reflejado exactamente la realidad. En la biografía oficial del responsable de Interior del partido de Rivera figura en estos momentos como ingeniero, y él mismo se definió en una entrevista publicada en 2015 como ingeniero topógrafo, lo que significa que completó los estudios de ingeniería técnica. Sin embargo, en el pasado su currículo aseguraba que era ingeniero superior e incluso doctor en ingeniería, dos grados por encima de su titulación real, como reveló en 2015 Lamarea.com.

Sobre este caso, Ciudadanos también ha tenido que volver a pronunciarse. Y lo hizo este lunes a través de su secretario general, José Manuel Villegas, quien recordó que en su día la dirección de Cs investigó el currículo de Gutiérrez y llegó a la conclusión de que “en ningún caso” había cometido “ninguna inexactitud”. “En este caso no había nada que tuviera que ver con falsificación de currículum y todos los datos que se habían aportado eran verdaderos”, precisó, en referencia a que cuando se presento a las primarias se limitó a certificar que tenía el título de ingeniero.

El PP está intentando mezclar temas que “no tienen nada que ver”, subrayó Villegas, porque lo ocurrido con Cifuentes no sólo es un tema “muy diferente” sino “mucho más grave”, porque se trata de una “trama de corrupción” en la universidad pública destinada a “favorecer” a determinados cargos políticos.

El compromiso de Cs para remover a cualquier cargo que falsee su currículum depende, sin embargo, de la exactitud de su contenido y no hace referencia alguna a tramas de corrupción.

El tercer alto cargo de Ciudadanos cuya historia curricular no siempre ha sido muy rigurosa es el del diputado en el Congreso Toni Cantó, que cuando era parlamentario de UPyD incluyó en su currículo una referencia a su condición de “pedagogo”, que él mismo ha relacionado con su experiencia como profesor de teatro, interpretación y aplicación de técnicas teatrales a la empresa en diversas instituciones y firmas privadas.

Ciudadanos tampoco ve en este caso ningún problema porque, aseguran fuentes del partido, hacer constar una experiencia como “pedagogo” no implica asegurar que se posee una licenciatura en esta disciplina. “Las biografías de los diputados se editan en ocasiones para actualizarlas o por motivos de espacio”, señalan las mismas fuentes a infoLibre.

Los vaivenes del discurso de Ciudadanos en busca del electorado del PP y del PSOE

Los vaivenes del discurso de Ciudadanos en busca del electorado del PP y del PSOE

Más sobre este tema
stats