Igualdad

El Congreso da luz verde a la tramitación de la 'ley Zerolo' pese a la abstención de UP

Pedro Zerolo junto a Beatriz Gimeno, Boti García Rodríguez y Carla Antonelli.

La tramitación de la Ley para la Igualdad de Trato y No Discriminación sale adelante pese a la abstención de Unidas Podemos. El grupo morado confirmó este martes, durante el debate para la toma en consideración de la proposición, una abstención que sin embargo no ha lastrado el inicio de la tramitación del texto. Con el único voto en contra de la ultraderecha, el proyecto bautizado como ley Zerolo inicia este martes su recorrido parlamentario gracias al respaldo de 160 votos a favor y 133 abstenciones.

Ismael Cortés, diputado del grupo parlamentario de Unidas Podemos, inició su intervención con una crítica categórica a los socialistas. "Un pacto es un acuerdo de voluntades que conlleva el cumplir de determinadas obligaciones", recordó y subrayó que el acuerdo fraguado entre los socios progresistas no era otro que "registrar la ley de manera consensuada y con la firma de los partidos de coalición". Cortés se dirigió a la bancada socialista para preguntar "qué les ha movido a actuar de manera desleal" presentando la ley "de manera unilateral", especialmente tras "un proceso de trabajo de seis meses". En su intervención, el diputado se detuvo además en censurar el supuesto "bloqueo" por parte del Partido Socialista, no sólo respecto a la ley que se debatía el martes, sino también en lo que atañe a las leyes LGTBI que el Ministerio de Igualdad pretendía llevar, por el momento sin éxito, el 23 de febrero al Consejo de Ministros.

Las críticas del parlamentario apuntaron no sólo al fondo del proyecto, sino también a su forma: utilizar el nombre de "uno de los mayores referentes en materia de derechos LGTBI", Pedro Zerolo, tiene a su juicio la intención de "disfrazar el contenido de la ley haciéndola pasar ante la opinión pública por algo que no es". 

Aun con la abstención de los morados y con el único voto en contra de la ultraderecha, la continuidad de la ley no se ha encontrado con apenas obstáculos. También se abstuvieron las filas conservadoras y otros grupos como EH Bildu. Isabel Pozuela, diputada por el grupo vasco, puso en duda cómo "puede una sola ley atajar la discriminación de la población migrante, trans o de las personas discapacitadas" y remachó que "se presenta con muchas prisas" para poner "en el centro los intereses partidistas del PSOE". Por el contrario, Ciudadanos expresó su voto favorable –"desde Ciudadanos estaremos porque sabemos lo que es ser rechazados por personas sectarias", lanzó la diputada Sara Giménez– y Esquerra Republicana también cumplió con la promesa de conceder su respaldo. 

Al margen de las posiciones de cada grupo, el debate consolidó una postura común: la crítica expresa al enfrentamiento protagonizado por los dos socios de coalición. El diputado Íñigo Errejón (Grupo Mixto) se dirigió a ambas partes para señalar que "no pueden usar esta Cámara para meterse el dedo en el ojo los unos a los otros", mientras que Margarita Prohens (Grupo Popular) reparó en que, pese a ser una "ley necesaria, nace de la lucha interna del Gobierno".

Compromiso de los socialistas

El PSOE aprovechó la jornada para defender una "ley necesaria, integral, garantista y general" que funcionará como "potente instrumento para la lucha contra la discriminación, independientemente de la situación u origen" de las víctimas, en palabras de la diputada Beatriz Micaela Carrillo. Por su parte, Mónica Silvana, secretaria de Movimientos Sociales y Diversidad del PSOE, destacó en conversación con este diario el "compromiso firme de buscar consenso" para sacar adelante una ley con un amplio recorrido histórico –se fraguó hace una década y esta es la tercera vez que se debate–, independientemente de las dos normas que trabaja el Gobierno: la Ley Trans y la Ley de Igualdad LGTBI.

En ese extremo, la socialista recordó que los dos textos están todavía en proceso de negociación con las partes y con los principales colectivos LGTBI. El PSOE se inclina por una legislación conjunta que consagre los derechos del colectivo, también la autodeterminación de género, en lugar de dos textos autónomos. A este respecto, el diputado morado Ismael Cortés dejó clara la posición de su grupo: "Se desvirtúa en fondo y forma el pacto de coalición, consistente en sacar tres leyes antidiscriminatorias distintas. Tres".

A finales de enero, el PSOE mantuvo una reunión con algunas de las principales organizaciones LGTBI, como la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y la Plataforma Trans. El objetivo del partido era precisamente "trabajar conjuntamente en el avance y la protección de los derechos de este colectivo, impulsando una normativa legal". Tanto el Ministerio de Igualdad como Unidas Podemos temen que la pretensión de los socialistas sea diluir las dos normas en una sola y que la ley resultante excluya algunas de las cuestiones más polémicas que prevé incorporar el ministerio.

Qué es la 'ley Zerolo': la norma que impulsa el PSOE llega al Congreso sin acuerdo con Unidas Podemos

Qué es la 'ley Zerolo': la norma que impulsa el PSOE llega al Congreso sin acuerdo con Unidas Podemos

Más sobre este tema
stats