Cospedal se acoge a su derecho a no declarar ante la comisión de 'Kitchen' pero recalca que Bárcenas "miente sistemáticamente"

La ex secretaria general del PP María Dolores del Cospedal.

infoLibre

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal se ha refirmado este jueves ante la comisión del Congreso que investiga la operación Kitchen en que el extesorero del PP Luis Bárcenas "miente sistemáticamente" como, según ha dicho, se ha demostrado hasta en 13 ocasiones en los tribunales, y ha advertido de que "basar actuaciones judiciales y también políticas" en "declaraciones de personas" como él, "no hace ningún bien a la democracia", ha recogido Europa Press.

Cospedal se ha acogido a su derecho a no responder a las preguntas de los comisionados sobre la operación supuestamente organizada desde el Ministerio del Interior para espiar al extesorero de su partido, pero sí ha aprovechado la intervención del diputado de Bildu Oskar Matute para atacar a Bárcenas.

En respuesta a Matute, la también exministra de Defensa ha negado estar "amnésica" y haber afirmado no saber "nada" sobre lo que le planteaban sus señorías. "No estoy amnésica ni nada por el estilo, a todo lo que aquí se ha preguntado yo he declarado en sede judicial y con mucho más rigor, si me permite decirlo", ha indicado Cospedal.

Evita mentar a Bárcenas y se refiere a él como "esa persona"

La ex número dos del PP, que no ha citado en ningún momento a Bárcenas por su nombre ni su apellido y se referido a él como "esa persona" o "la persona que fue gerente y tesorero del PP", ha cerrado la comisión haciendo un repaso de algunos de los casos que le han enfrentado a él en los tribunales y en los que, ha enfatizado, se han demostrado sus "sistemáticas" mentiras.

Así, ha recordado que fue condenado —en un asunto que llegó hasta el Tribunal Constitucional— por haber tenido una "intervención ilegítima" en su "derecho al honor". "Se le condenó a cesar en esa actitud y a no volver a proferir las injurias que ha proferido siempre contra mí", ha relatado, apuntando que también se le castigó a pagarle 50.000 euros que, por cierto, no le ha abonado. "Pero lo del dinero es lo de menos, lo de más es que gané esta demanda", ha añadido.

"Esa misma persona que usted decía que yo digo que miente, y lo reafirmo aquí, dio lugar a una pieza separada", ha proseguido Cospedal refiriéndose al juicio de los ordenadores, sobre el supuesto borrado de la información de los que utilizaba Bárcenas en la sede del PP de la madrileña calle Génova.

La ex secretaria general ha destacado que también en esa causa "se demostró que había mentido" y que, tras dos instrucciones distintas, "se terminó con un auto de sobreseimiento libre porque era todo mentira".

Ha mencionado también el caso de la supuesta adjudicación irregular de un contrato de basuras en Toledo que tuvo lugar, según ha remarcado la compareciente, cuando ella acababa de ser nombrada líder de su partido en Castilla-La Mancha, "cinco años antes" de que fuera presidenta de esa comunidad y "uno antes" de que llegara a la Secretaría General del PP. "También hubo una sentencia absolutoria y eso dio lugar a otras demandas de otras personas que también le ganaron a Bárcenas", ha abundado.

Los 90.000 millones de la corrupción no aparecen

"Es verdad que hay personas que mienten mucho y esos 13 procedimientos que le han quitado la razón porque mentía sistemáticamente los costeamos todos los contribuyentes y yo creo que lamentablemente hacer basar actuaciones judiciales y también políticas sobre declaraciones de personas como estas no hacen ningún bien a la democracia", ha avisado Cospedal.

El diputado de Bildu ha dicho compartir esa reflexión y ha aprovechado para recordar a Cospedal que la corrupción cuesta 90.000 millones al año según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AiRef). "Esos millones sí que no aparecen nunca, como la chica de la curva", ha deslizado, antes de agregar que el Estado gasta en perseguir la corrupción unos 45.000 euros anuales. "Seguro que ahí es donde encontramos motivo y razón para ese tipo de comisiones y lamentamos que el silencio se imponga frente a la transparencia", ha denunciado Matute.

Además, Cospedal ha replicado a las afirmaciones del representante de Bildu sobre su puesta "amnesia" incidiendo en que su inmunidad parlamentaria le permitía decir esas cosas dentro del Congreso, pero que si las decía fuera ella podría emprender acciones legales contra él. "Yo no sé de dónde viene usted, o sí lo sé, que lo sabemos muchos, pero de donde yo vengo eso quiere decir que puedo entablar una acción judicial, no otro tipo de acción con armas o con otras cosas...", le ha soltado Cospedal, ante lo que Matute se ha limitado a reiterar que él viene "de un barrio de Bizkaia".

Imputada y desimputada

Cospedal ha recordado que el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, que investiga el presunto espionaje a Bárcenas la citó como imputada el pasado mes de junio pero que, un mes después, la declaró "exenta de todo tipo de responsabilidad en los hechos se están enjuiciando".

Ese auto, ha remarcado la compareciente, fue recurrido por la Fiscalía y también por "dos grupos" que forman parte de la comisión, en referencia al PSOE y Unidas Podemos.

Tras este recordatorio, Cospedal ha anticipado que no pensaba responder a las preguntas que pudieran plantearle los distintos portavoces, aunque ha mostrado en varias ocasiones su "respeto" por la comisión y por el Congreso.

"Con todo el respeto que me merece esta comisión, como diputada que he sido de las Cortes y con todo el respeto al Congreso, al principio de división de poderes, a la Administración de Justicia y a las resoluciones judiciales y también en respeto y garantía de mi derecho a la defensa, tengo la intención de no emitir contestación a sus preguntas y me acojo a mi derecho constitucional a no declarar", ha dicho la ex número dos de los conservadores.

En junio sí iba a declarar

El Congreso había citado a Cospedal el pasado 2 de junio, pero la comisión suspendió su interrogatorio en el último momento tras conocerse su imputación en el caso Kitchen. Su marido, Ignacio López del Hierro, sí llegó a comparecer ese día y se enteró precisamente mientras era interrogado de que había sido imputado.

Pese a que su citación se suspendió, aquel 2 de junio Cospedal se presentó en el Congreso a la hora a la que había sido citada. Lo hizo alegando que no le habían avisado de la decisión de la comisión que, a instancias del PSOE, acordó dejar para más adelante su comparecencia temiendo que optara por no responder a los diputados amparándose en que acababa de ser imputada.

Cospedal sí ha intervenido ante la comisión para hacer alusión a aquel episodio y recalcar que cuando fue citada por primera vez se personó en el Congreso con intención de declarar. Según ha señalado, la comisión decisión suspender su comparecencia "diez minutos antes" y se le comunicó por correo electrónico cuando ella ya iba camino de la Cámara.

La compareciente ha explicado que en aquel momento ella no tenía motivo alguno para no responder a las preguntas de los comisionados y que, de hecho, tenía intención de hacerlo pero no pudo. "Y ahora —ha argumentado— no declaro porque da la casualidad de que la Fiscalía, el PSOE y Unidas Podemos han recurrido el auto en virtud del cual el juez me exonera de toda responsabilidad".

Cospedal ha subrayado que no se trata de una "excusa", sino que teniendo en cuenta esa circunstancia ha optado por acogerse a su derecho a la defensa y a guardar silencio. "Son el PSOE y Podemos los que han hecho que tenga que mantener esta posición", ha enfatizado, volviendo a mostrar su respeto por la división de poderes y las decisiones judiciales.

El juez no ve pruebas en su contra

A finales de mes de julio el juez Manuel García-Castellón puso fin a la instrucción del caso Kitchen concluyendo que no existían indicios de la participación de Cospedal en la trama que supuestamente se creó desde el Ministerio del Interior para espiar a Bárcenas y robarle documentación comprometedora para dirigentes del partido.

El magistrado archivó la causa respecto de Cospedal y su marido al no encontrar pruebas de su "participación intelectual" en la operación. Respecto a las reuniones de la exdirigente conservadora con el excomisario José Manuel Villarejo, García-Castellón resaltó que "no se puede criminalizar el derecho de reunión".

En sus declaraciones en sede judicial, la ex secretaria general negó expresamente que hubiera realizado encargo alguno a Villarejo y explicó que, si bien se reunió con él en varias ocasiones, lo hizo por las relaciones que este tenía con los medios de comunicación.

Sin embargo, la Fiscalía Anticorrupción sostiene que la intervención de Cospedal y su marido en la Kitchen está "claramente reflejada" en las agendas personales de Villarejo y en las comunicaciones que éste mantuvo con López del Hierro.

En julio, cuando García-Castellón cerró la instrucción, los fiscales le acusaron de trazar una "línea roja" para no avanzar hacia la trama política y acotar el espionaje parapolicial a Bárcenas al Ministerio de Interior. Por ello, pidieron reabrir las pesquisas y volver a imputar a Cospedal, apuntando además a una "posible" responsabilidad del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

Enfrentada con Bárcenas

A esa petición se unió el propio Bárcenas, enfrentado a Cospedal desde el estallido del caso Gürtel, en 2013. Ambos se han visto las caras varias veces en los tribunales desde entonces por ejemplo, por el despido "en diferido" del también exsenador del partido, por el borrado de los ordenadores que éste tenía en la sede nacional del partido en la calle Génova y también por varias demandas de vulneración al honor que ella ha presentado contra él. "Lo único cierto es que usted echó a Bárcenas de Génova", ha destacado este jueves el portavoz del PP en la comisión, Luis Santamaría.

Cospedal se desentiende de 'Kitchen' y niega que el PP tuviera interés en hacerse con documentos de Bárcenas

Más sobre este tema
stats