La portada de mañana
Ver
La negativa de Milei a rectificar abre la vía para una ruptura diplomática inédita en casi medio siglo

El futuro del PSOE

Díaz urge a dar un gobierno a España ante el “desafío a su esencia como nación”

Díaz urge a dar un gobierno a España ante el “desafío a su esencia como nación”

Susana Díaz tenía este miércoles ante sí el riesgo –o la oportunidad– de que el Debate sobre el Estado de la Comunidad se convirtiera el Debate sobre el Estado de la Abstención, asunto que monopoliza la atención política en España. La presidenta de la Junta de Andalucía lidió con la cuestión decantándose por la abstención con sus argumentos, más que con sus palabras textuales, y declarando urgente la solución al problema de la gobernabilidad, "un asunto capital" que compromete la situación económica del país y su integridad territorial, según sus palabras.

Considerada aspirante al futuro liderazgo del PSOE y artífice de la operación que ha descabalgado a Pedro Sánchez de la secretaría general, Díaz ofreció tres argumentos fundamentales para justificar que se forme gobierno ya: 1) se está "poniendo en riesgo la paciencia y la confianza de los ciudadanos", que ven a los partidos incapaces de hacer política sobre la base de los resultados electorales; 2) la advertencia del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, de que España podría perder fondos estructurales si no controla el déficit, lo cual sería "un mazazo" para la economía del país y especialmente de Andalucía; y 3) las pretensiones independentistas del Gobierno autonómico de Cataluña, cuyo presidente dice estar dispuesto a convocar un referéndum unilateral en 2017.

"Está en juego nuestro prestigio como nación en Europa y el mundo y la unidad del Estado", afirmó Díaz desde la tribuna de oradores. "España debe hacer frente a un desafío a la propia esencia de su nación. Algunos se lo toman a broma, yo no me lo tomo a broma. Ya está causando confrontación, división y enfrentamiento", dijo la secretaria general del PSOE andaluz, que mantiene una relación de discrepancia política con amplios sectores del PSC, y concretamente con su líder, Miquel Iceta.

Díaz arrancó su comparecencia hablando de España, aunque el reproche más frecuente de la oposición es que vive pensando en clave nacional y olvida a Andalucía. "Andalucía es España y parte esencial de la misma. Andalucía no es ni quiere ser espectadora de lo que pasa. Reclamo el protagonismo de Andalucía para contribuir a ese proyecto colectivo [España] desde la primera línea", señaló la presidenta, que volvió a insistir en que la comunidad que preside está insuficientemente financiada por el Estado. "Entre 2009 y 2014 el déficit de financiación se eleva hasta 4.672 millones", afirmó la presidenta, que entre críticas veladas a Podemos realizó una reivindicación del pragmatismo político: "Plantear la política como un juego de todo o nada más que un error es una deslealtad a la gente. Es algo que yo como presidenta no voy a hacer".

Reafirmación del acuerdo con Ciudadanos

Fiel a su estilo en los días de fuerte expectación mediática, Díaz sacó una sorpresa de la chistera y anunció un "principio de acuerdo" con Ciudadanos para los presupuestos de 2017 –que ya había desvelado a grandes rasgos el líder de C's en Andalucía, Juan Marín, hora y media antes del inicio del debate, gozando así de su cuota de correspondiente protagonismo en la novedad–.

La líder socialista reivindicó este acuerdo como ejemplo de estabilidad y normalidad institucional, en contraste con el clima de incertidumbre política que aqueja no sólo a España, sino a diversas comunidades autónomas. Díaz siempre apela a la estabilidad de su pacto con Ciudadanos.

El número dos de Susana Díaz en el PSOE andaluz defiende abiertamente que los socialistas faciliten un Gobierno de Rajoy

El número dos de Susana Díaz en el PSOE andaluz defiende abiertamente que los socialistas faciliten un Gobierno de Rajoy

Inversiones y rectificaciones

La presidenta, que convirtió buena parte de su intervención en una presentación de las grandes líneas de gasto e inversión de los presupuestos de 2017, se detuvo especialmente en la cuestión sanitaria, donde anunció un incremento del 5,5% en las partidas del Servicio Andaluz de Salud, y anunció su disposición a rectificar –"cambiar lo que haga falta"– su polémico proyecto de reordenación hospitalaria en Granada, que ha sido rechazado con una masiva manifestación que cogió al Gobierno andaluz a pie cambiado.

Díaz se comprometió en sede parlamentaria a no permitir actividades "potencialmente" dañinas para Doñana, en referencia al proyecto gasístico de Gas Natural. E hizo una alusión velada a la corrupción en Andalucía –donde los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán se sentarán en el banquillo por el caso ERE–: "Tanto en nuestro país como en nuestra tierra nos comprometemos a no volver a cometer esos errores. Andalucía no se merece que su nombre se manche". 

Más sobre este tema
stats