El futuro del PSOE

La dirección del PSOE desoye a los barones que piden celebrar el Congreso Federal cuanto antes

La dirección del PSOE insiste en aplazar el Congreso pese a que los barones lo quieren "cuando toque"

Ibon Uría

La dirección del PSOE insistió este martes en su intención de retrasar el próximo Congreso Federal del partido donde el actual secretario general, Pedro Sánchez, optará a revalidar su liderazgo según anunció el pasado lunes 21 de diciembre. De acuerdo con los estatutos de la formación, ese cónclave debería celebrarse antes del 5 de febrero de 2016. El equipo de Sánchez quería llevarlo a mayo mientras que, este domingo, varias de las federaciones socialistas más poderosas –Andalucía, Valencia, Asturias, Castilla-La Mancha– pidieron que se celebre "cuando toque".

Lo cierto es que el congreso se encuentra postergado de facto, porque entre su convocatoria y su celebración deben transcurrir 60 días. Para que tuviera lugar a principios de febrero debería haberse marcado la fecha en la agenda ya hace algunas semanas. La ejecutiva sostiene que ahora no es el momento de decidirla. El secretario de Organización socialista, César Luena, sostuvo este martes que se tomará la decisión en función del "contexto político, los intereses generales y el calendario de las Cortes" y que la cuestión se abordará en un Comité Federal –a ese órgano le corresponde convocar el congreso– "en las próximas semanas".

Así las cosas, Luena no quiso precisar cuándo se celebrará el mencionado congreso: si en febrero o marzo, que es la fecha más próxima al "cuando toque" invocado por diferentes barones regionales; si en mayo, como originalmente barajó la dirección de Sánchez, o si en un "punto intermedio", como planteó este lunes la federación extremeña de Guillermo Fernández Vara. Lo único que apuntó Luena es que el retraso será "el mínimo aplazamiento aconsejado por el contexto". "En los próximos meses", respondió en rueda de prensa al ser nuevamente preguntado por los periodistas.

Por último, el dirigente subrayó que la dirección federal no ha cambiado su criterio desde que lo expresara por primera por primera vez el pasado lunes y que esos planes contaron este lunes con el apoyo del "sentir mayoritario" de los cargos intermedios del partido reunidos en el Comité Federal. "Primero el calendario político", reiteró, en la línea similar a la que unas horas antes habían manifestado fuentes próximas al secretario general: primero España, luego el partido.

Rajoy, parte del pasado

Sobre los acuerdos para la gobernabilidad, Luena reiteró el "no a Rajoy y al PP" que los socialistas expresaron desde el 20-D, cuando anunciaron que votarán en contra de la investidura del número uno del PP y de cualquier otro candidato de ese partido. "Rajoy debe asumir la iniciativa de formar Gobierno, pero también debe empezar a asumir que forma parte del pasado", dijo. El socialista retrató al líder conservador como una persona que representa el "inmovilismo", la "imposición", la "desigualdad" y que está "muy próxima a la corrupción". Frente a ello, pidió un "nuevo tiempo para grandes acuerdos y transformaciones".

Luena también señaló que el partido está "atento" a las declaraciones de dirigentes de Podemos, pero rehusó comentar si la formación morada ha relajado en los últimos días la exigencia de un referéndum de autodeterminación en Cataluña como condición irrenunciable para pactar, tal como expuso Pablo Iglesias. Finalmente, anunció que el PSOE "mantiene la pretensión" de presidir la Mesa del Congreso de los Diputados y anunció que "en los próximos días" el partido trabajará en esa dirección, si bien no desveló el nombre de ningún posible candidato.

Sánchez gana tiempo al frente del partido, pero los barones le reducen el margen para pactar con Podemos

Sánchez gana tiempo al frente del partido, pero los barones le estrechan el margen para pactar con Podemos

Más sobre este tema
stats