Elecciones 20-D

La dirección del PSOE no se cree las encuestas y acusa a Podemos de manipularlas

El expresidente del Gobierno Felipe González durante el acto de campaña del PSOE este martes en Madrid.

Ibon Uría

En la dirección del PSOE y en el Comité Electoral de la campaña para las generales no se creen las encuestas. Desconfían de los sondeos que afirman que Ciudadanos está en condiciones de disputarles la segunda plaza –o que incluso señalan que los de Rivera ya les han superado–, y también de las votaciones sobre el ganador del debate electoral de este lunes, que en su mayoría apuntan a que fue Pablo Iglesias el vencedor del enfrentamiento.

Sobre las primeras, afirman que los sociólogos infravaloran al partido. El barómetro preelectoral del CIS, por ejemplo, les otorgó un 20,8% en estimación de voto y entre 77 y 89 escaños, muy lejos de los entre 120 y 128 diputados que obtendrían Rajoy y los suyos y, sobre todo, con apenas medio cuerpo de ventaja sobre Ciudadanos –19% y de 63 a 66 actas–. Tan estrecho es ese margen que ya hay estudios que colocan por delante de los socialistas a los naranjas, contra quienes Pedro Sánchez ha redoblado sus ataques desde que comenzara la campaña.

Una dirigente del Comité Electoral del PSOE resume así la poca credibilidad que en el partido conceden a esas encuestas: "Eso de que Ciudadanos va segundo no se lo creen ni en Ciudadanos", sostiene. En su lugar, insiste en el mensaje que el partido trata de hacer calar: que "cualquiera que quiera cambio" sabe "que el cambio no es Rivera, sino Sánchez". Y preguntada por los motivos por los que los socialistas no despegan sino que caen en los sondeos, no entra en mayores detalles y confía en que "el voto del cambio" se concentre finalmente en el PSOE.

Otro cargo de la cúpula socialista está de acuerdo con esa tesis y pone ejemplos: "En las elecciones en Cataluña las encuestas nos daban nueve escaños y al final fueron 16". "Decían que Podemos nos iba a comer y se quedaron por detrás", subraya recordando el mal resultado de Catalunya Sí que es Pot. No es el único caso: "A Ángel Gabilondo –candidato a la Comunidad de Madrid– le decían también que iba a quedar por detrás de Podemos. Al final él sacó 37 diputados y Podemos 27". Eso cuando apenas tres semanas antes, recuerda, El País pronosticó un empate a tres entre PSOE, Ciudadanos y Podemos.

Satisfacción con la campaña

La miembro del Comité Electoral insiste en que, además, las malas cifras en los sondeos no se corresponden con las impresiones de estos primeros días de campaña. Pone como ejemplo el acto de este martes en A Coruña, donde 2.000 militantes y simpatizantes arroparon al candidato. "El mitin de A Coruña fue muy, muy bien. Hubo incluso más gente de la que esperábamos y tuvimos que quitar unas lonas para hacer más hueco", dice. "Creo que lo estamos haciendo bien en campaña".

Un cargo del PSOE de Andalucía, y de la máxima confianza de Susana Díaz, señala que la campaña "está empezando a despegar". "En noviembre el debate catalán y los atentados de París no nos permitieron hacer mucho debate político y favorecieron al partido del Gobierno –explica–. Ahora la campaña está cada vez más viva y en los días que quedan vamos a echar el resto". Admite esos dos temas no favorecieron a los socialistas y que la fecha elegida por Rajoy desincentiva la participación el 20-D, y se muestra moderadamente satisfecho: "Era difícil poner la maquinaria a tope, pero lo estamos consiguiendo".

¿Entonces, si la campaña marcha bien, por qué eso no tiene su reflejo en los sondeos? "Mira, en voto directo o en la suma de voto directo y simpatía el PSOE sale primero en las encuestas", dice el dirigente de la cúpula del partido, para quien la clave está en la interpretación de los datos: "Hay mucha cocina, estoy convencido de que nos infravaloran". "El 20-D vamos a ir mejor que en las encuestas porque cuando pisamos la calle vemos que la gente quiere cambio. Tengo muy buenas sensaciones", apunta la integrante del Comité Electoral.

"Las encuestas nos infravaloran y hay muchos indecisos. Creo que el votante de Podemos y Ciudadanos no oculta su voto porque es un voto joven y a la moda. Con el PSOE y el PP puede haber cierta espiral de silencio, porque hay a quien le suena antiguo: no queda tan bonito. Pero acabarán votando, y muchos acabarán votando al PSOE", sintetiza el cargo del PSOE andaluz.

Las 'trampas' de Podemos

En cuanto a los debates electorales, el mensaje oficial del partido es claro: Sánchez hizo un buen papel este lunes frente a la vicepresidenta Sáenz de Santamaría y a los candidatos de Ciudadanos y Podemos, Albert Rivera y Pablo Iglesias. De hecho, y tras el enfrentamiento, el PSOE recibió a Sánchez a gritos de "presidente, presidente" pasada la medianoche en la sede de Ferraz, a donde se desplazaron decenas de militantes según el partido. 

El dirigente andaluz sostiene que Pedro Sánchez "salió bien parado" frente al "gran derrotado" que es Rajoy, por su ausencia. "Soraya Sáenz de Santamaría pasó un mal trago y vi a Albert Rivera muy nervioso, atropellado". Reconoce, eso sí, que Sánchez "no quiso arriesgar" y que "optó por aparecer como un posible relevo para la Presidencia del Gobierno", mientras que Pablo Iglesias, candidato de Podemos, tuvo "pasajes buenos".

Precisamente Iglesias es señalado como vencedor del enfrentamiento en la mayoría de encuestas posteriores del debate. El cargo de la cúpula del PSOE también cree que Iglesias fue "eficaz para su público", aunque le reprocha que "no transmitiera una imagen presidenciable". Por eso nadie en el partido se cree esos sondeos que otorgan una victoria aplastante al de Podemos. Más aún: acusan a la formación morada de hacer trampas para alterar los resultados.

"Podemos está haciendo trampas en las encuestas", dice tajante la integrante del Comité Electoral. Sus argumentos para justificar esa acusación son varios. En primer lugar, que Iglesias vence con "porcentajes del entorno del 80%" en sondeos de todo tipo de medios, "con orientaciones ideológicas muy diferentes". En segundo lugar, que los votos a Iglesias son constantes a lo largo del tiempo, sin los típicos altibajos que, dice, se observan cuando los partidos promueven acciones para movilizar a su militancia y hacer que vote en esas encuestas.

"Cuando nosotros movilizamos a los nuestros para que voten se ven picos, se nota. En este caso no: es de cajón que algo está pasando", afirma. También el cargo de la cúpula socialista opina así: "Cuando la diferencia es tan grande, es que pasa algo raro". "Podemos hace trampas en internet, tiene bots para votar", añade. En su opinión esto es algo que "la gente más joven conoce", pero que conviene explicar a los militantes del PSOE para que no piensen que esos resultados de las encuestas reflejan la realidad. "Tenemos que explicárselo a nuestra gente", zanja.

Desde Andalucía, un hombre de confianza de Susana Díaz concede que el partido morado tiene una "maquinaria muy bien engrasada" y que es capaz de movilizar a sus simpatizantes pero, aun así, añade que también dispone de un "sistema informático" para inflar de forma artificial sus votos en las encuestas. "Los votos en las encuestas a Podemos son sólo de gente que está haciendo clic", concluye.clic

Los partidos emergentes salen reforzados del debate

Más sobre este tema
stats