PORTADA DE MAÑANA
Ver
La izquierda aplaude la respuesta a los ultras franceses, pero se distancia de la idea del Frente Popular

Elecciones europeas

La dirección del PSOE no quiere incluir en las europeas a nadie de la vieja guardia, salvo a Blanco

José Blanco, en rueda de prensa en el Congreso el pasado 18 de julio, cuando se archivó el 'caso Campeón'.

José Blanco puede tener pasaporte para integrarse en las listas del PSOE a las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014. La dirección del partido está dispuesta a incluirlo, pero el ex vicesecretario general sería en principio "el único" dirigente histórico que considera que podría figurar en los puestos de salida. 

La cúpula federal es conocedora del deseo de Blanco de marchar a Bruselas y renunciar a su acta de diputado por Lugo en el Congreso, escaño que ocupa desde 1996. Una petición de la que también son conscientes otros compañeros suyos del Parlamento y del partido. Alfredo Pérez Rubalcaba, según confirmaron a infoLibre fuentes de su equipo más cercano, mantiene el criterio de que la candidatura para las europeas no se puede convertir en un cementerio de elefantes, pero sí considera que "la única excepción" que podría admitir es la de Blanco, ya que él fue el número dos del PSOE, ininterrumpidamente, durante casi 12 años (julio de 2000-febrero de 2012), durante toda la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general. 

Ferraz, con todo, considera que es "muy pronto" para tomar decisiones y para ir perfilando con nitidez la candidatura socialista. Antes de llegar a la composición de la lista, tiene que atravesar el puente en el que ahora está centrando sus esfuerzos: la Conferencia Política de noviembre. Después llegará la reunión del Comité Federal, para diciembre o enero, y en esa cita se intentará cerrar el calendario de las primarias abiertas para la elección del candidato a la Moncloa. Por tanto, será después, en el siguiente encuentro del máximo órgano de dirección entre congresos, cuando se apruebe la candidatura europea. 

Europa supondría para Blanco el cierre de una larga etapa de casi dos décadas en la política nacional y su refugio después de dos años "duros, muy difíciles" por su imputación en el caso Campeón, que finalmente fue archivada el pasado julio por el Tribunal Supremo. El exportavoz del Gobierno ya dijo entonces que su tiempo en la primera línea de la política había "concluido". El exministro de Fomento ni siquiera quiso presentarse a las primarias para la elección del nuevo líder de los socialistas gallegos. Avaló a José Ramón Gómez Besteiro, presidente de la Diputación de Lugo, el candidato que finalmente ganó. 

La principal incógnita de la lista del PSOE para las europeas sigue sin resolverse: quién será la cabeza del cartel. En el partido siguen circulando los nombres de Elena Valenciano, Juan Fernando López Aguilar y Ramón Jáuregui. La vicesecretaria general ha vuelto a ganar fuerza en las últimas semanas, pero en realidad todo sigue abierto. Fuentes próximas a la número dos aseguraron que "no hay nada absolutamente descartado", porque a fin de cuentas todo dependerá de cómo se vayan despejando varias variables: la fecha de las primarias, la decisión de Rubalcaba de concurrir o no... La cúpula es plenamente consciente de que la marcha a Bruselas de Valenciano dejaría al secretario general sin su escudo, de que se trasladaría una sensación de "desbandada". Porque Valenciano, reforzada tras el fiasco de la moción de censura en Ponferrada, gestiona el día a día del partido y acumula mucho poder. 

El apoyo del PSOE gallego a Blanco afianza su presencia en la lista europea

El apoyo del PSOE gallego a Blanco afianza su presencia en la lista europea

Disposición de López Aguilar

Con López Aguilar, en cambio, se proyectaría la imagen de continuidad, ya que el exministro de Justicia lideró la candidatura en 2009 y es presidente de la Delegación Socialista española en la Eurocámara. Él mismo confesó en junio a este diario su plena disposición a capitanear la lista, "enérgicamente, rabiosamente y con ganas". Su nombre no suscitaría rechazos entre sus compañeros. Tampoco el de Jáuregui, que ya ocupó un escaño en Bruselas un año (2009-2010), hasta que Zapatero le eligió para dirigir el Ministerio de la Presidencia. En su caso el obstáculo es él mismo, ya que no acaba de verse volviendo a la Eurocámara. Jáuregui es diputado en el Congreso y coordinador de la Conferencia Política. 

A falta de que la dirección discuta la composición de la lista, en el partido bullen los nombres de los hipotéticos integrantes. Circulan en los mentideros socialistas los nombres de Maru Menéndez, secretaria de Organización del PSM; Inmaculada Rodríguez-Piñero, secretaria de Economía y Empleo de la ejecutiva –en el entorno de ambas negaron tajantemente que se les hubiera sondeado y señalaron su nula disposición a viajar a Bruselas–, y Marcelino Iglesias, expresidente de Aragón y actual portavoz socialista en el Senado. Ferraz responde lo mismo en los tres casos: "No hay nada de eso. Y es aún muy pronto". 

Más sobre este tema
stats