La situación en el PP

Dirigentes del PP demandan a Casado un mensaje "moderado" de "partido de Gobierno"

Pablo Casado observa el interior de un dron tripulado, durante su visita al Mobile World Congress.

El líder del PP, Pablo Casado, vivirá el primer gran examen a su liderazgo el próximo 28 de abril, en las elecciones generales. El adelanto electoral hará que se examine ante las urnas por delante de sus candidatos para las autonómicas y municipales, al contrario de lo que estaba previsto. El presidente de los conservadores defendió tras lograr Juanma Moreno la Presidencia de la Junta de Andalucía que el cambio político ratificaba su estrategia, el llamado "giro a la derecha". Una estrategia de la que no se ha apartado un milímetro en las últimas semanas, ni en el tono de sus mensajes ni en el de sus fichajes, rodeándose de perfiles muy conservadores vinculados con la FAES de Aznar.

Dirigentes del Partido Popular consultados por infoLibre demandan a su jefe de filas un mensaje "moderado" de "partido de Gobierno". Consideran que, con "sus aciertos y errores, que habrá que revisar en el futuro", Casado tiene que poner ya en un segundo plano su faceta de líder de la oposición para dar prioridad a la de candidato a la Presidencia del Gobierno.

La principal duda que hay ahora en este sector del partido es si Casado está a tiempo de dar este giro que se le demanda y que, por otra parte, coincide con un momento en el que Ciudadanos está a la baja en las encuestas y Vox, el partido de extrema derecha liderado por Santiago Abascal, parece "haber tocado techo", según las fuentes consultadas.

El "voto útil" frente a lo imprevisible

"Tenemos que demostrar que somos la formación líder del centroderecha, que votar al PP es el voto últil porque hay territorios en los que optar por la papeleta de Ciudadanos o de Vox va a significar, en última instancia, apoyar a la izquierda", señala un veterano dirigente.

Ligado a estos mensaje de liderazgo de la derecha y del voto útil, consideran las fuentes consultadas, Casado debe explotar lo que no tienen ni Ciudadanos ni Vox: experiencia de gestión. Así le llaman a defender las políticas, sobre todo la económica, de los últimas años de Gobierno de Mariano Rajoy.

"La gestión es nuestro activo diferenciador", destacan en el equipo del líder del PP.

Además, aseguran que Casado lleva unos días insistiendo precisamente de manera especial en diferentes asuntos de los Gobiernos del PP.

Destacan que esta misma semana, en la reunión plenaria del Grupo Parlamentario Popular, la última de la XII Legislatura, el líder del PP ya dio algunas pistas de los que van a ser sus ideas fuerza de las próximas semanas.

Así, advirtió de que Pedro Sánchez quiere acabar con la reforma laboral "por la puerta de atrás". O con la educativa. También le acusó de vender como propios "éxitos" de la etapa de Rajoy. Como la subida del sueldo de funcionarios, las pensiones, el Salario Mínimo Interprofesional, la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la ampliación del permiso de paternidad.

La "implantación territorial"

También insistirá en que el PP, a diferencia de Ciudadanos y Vox, cuenta con una "gran implantación territorial" y también con una "gran cantera". Este último mensaje es importante para los conservadores si se tienen en cuenta los anuncios de fichajes de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera está anunciando en los últimos días la incorporación a sus filas de exdirigentes de PP y PSOE PSOE.

No es ningún secreto que para Casado la actuación del Gobierno de Rajoy para hacer frente a la crisis catalana fue mejorable. No lo ocultó en la campaña que le llevó a la presidencia del PP: el 155 se había aplicado tarde y la llamada operación Cataluña había fracasado, vino a decir.

Ahora, en un momento en el que la situación en Cataluña va a ser uno de los ejes de la campaña electoral, las fuentes consultadas defienden que Casado debe combinar sus promesas –un 155 más duro– con la de reivindicar la "firmeza" de Rajoy a la hora de defender la Constitución y de no ceder ante los independentistas.

Un objetivo: el debate a dos

Para Casado es clave lograr que el presidente del Gobierno dé luz verde a un cara a cara televisado, algo que parece que no ha sido muy bien acogido en el entorno de Sánchez, donde se deriva la decisión final al equipo de campaña.

Las fuentes del PP consultadas defienden que es una oportunidad ideal para que Casado traslade ese perfil presidencial que quizá se ha echado de menos en los últimos meses, cuando ha elevado mucho el tono en cuestiones relacionadas con violencia de género, aborto y memoria histórica.

El propio Casado se comprometió hace unas semanas, cuando Sánchez anticipó la inminente disolución de las Cortes, a evitar estos temas que no sólo indignan a la izquierda, sino que dividen al propio electorado del PP. Pero, hasta la fecha, no lo ha conseguido, sino que ha elevado el tono hasta el punto de evitar referirse a los maltratadores o de criticar a Sánchez por haber acudido el pasado fin de semana a Francia para rendir homenaje a Antonio Machado y Manuel Azaña.

Al líder del PP, estos actos le sonaron a propaganda. Y señaló, ante su grupo parlamentario, que a Sánchez "no le quedan tumbas que visitar". Una expresión muy desafortunada si se tiene en cuenta que hay más de 100.000 desaparecidos que fueron asesinados durante el franquismo.

Este jueves, desde Barcelona, Casado demandó al presidente del Gobierno que "acepte un cara a cara, como siempre ha habido en nuestra democracia". Lo contrario, a su juicio, "sería hurtar el derecho de los españoles de saber cómo confrontan en un debate público las dos alternativas que pueden ser Presidencia del Gobierno" a partir del 28 de abril.

Casado promete una ley para evitar la utilización del real decreto para hacer campaña electoral

Casado promete una ley para evitar la utilización del real decreto para hacer campaña electoral

Más sobre este tema
stats