Educación

Educación autoriza a las comunidades a abaratar los másteres tras el 'tasazo' que impuso en 2012

Manifestación en Madrid en la última huelga educativa, el pasado 9 de marzo.

El Ministerio de Educación anunció este miércoles que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017 prevé que las comunidades autónomas que lo deseen puedan bajar el precio de los másteres no habilitantes, los que no son necesarios para ejercer ciertas profesiones y que son los más demandados por los estudiantes para complementar su formación.

Los alumnos de estos estudios han sido, sin duda, los más perjudicados por el decreto de "racionalización del gasto educativo" que, en 2012, promovió un cambio en las formas de pago en los campus públicos al dar a las autonomías la posibilidad de establecer la parte del coste educativo que asume directamente el estudiante en base a unas horquillas.

Desde entonces, en primera matrícula, el crédito de estos estudios se podía posicionar entre el 40 y el 50% del coste real que supone impartirlo. Asfixiadas por el déficit, algunas autonomías llevaron esta norma hasta el extremo. Lo que supuso, en un contexto de pérdida de poder adquisitivo de las familias, un aumento generalizado de los precios. Pues bien, Educación propone ahora que ese margen baje a entre el 15 y el 50% del coste total de los estudios.

El ministerio señaló que, de esta forma, el Gobierno "permite" a las comunidades "igualar" el precio de estos estudios al de los grados y los másteres habilitantes (los necesarios para el ejercicio de las profesiones reguladas) en los que, desde 2012, el precio del crédito se posiciones entre el 15 y el 25% del coste real. La última palabra, no obstante, la seguirán teniendo las autonomías, que tendrán que fijar un porcentaje entre la parte baja de la horquilla (15%) y la alta (50%), lo que dejaría los precios como hasta ahora. Educación no explicó por qué si el objetivo era que bajaran los precios no se ha limitado al 25% la parte alta de la horquilla. 

Precisamente esta cuestión es la que critican los estudiantes, que temen que la propuesta de Educación acabe en "papel mojado". "Las universidades están asfixiadas económicamente por los recortes del PP así que dudamos de que vayan a bajar las matrículas. No limitar la parte alta de la horquilla evidencia que el ministerio no tiene una voluntad real de que los posgrados se abaraten", denuncia a preguntas de infoLibre Ana García, secretaria general del Sindicato de Estudiantes. 

Por su parte, el presidente de la Confederación de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP)Gorka Martín, considera que la medida es "positiva, aunque insuficiente", pues las comunidades podrán seguir optando por no bajar los precios. Martín, que recuerda que España es el cuarto país de Europa con los precios públicos más elevados, reclama asimismo que se aumente la "insuficiente" partida de becas. 

Incrementos 

El sistema implantado por Educación en 2012 supuso incrementos de al menos el 50% en el precio medio de los créditos de los másteres no habilitantes en diez autonomías, tal y como ha constatado infoLibre analizando los datos del Ministerio de Educación y de los boletines oficiales de las comunidades. La tabla completa con todos los precios se puede consultar aquí

No obstante, los principales aumentos se han registrado en Cataluña, Castilla y León y la Comunitat Valenciana, donde los másteres han llegado incluso duplicar su precio en el último lustro. En Cataluña, el precio medio del crédito ha pasado de 27,73 euros en el curso 2011-2012 a 65,87 euros en el 2016-2017 (+138%); en Castilla y León, ha subido de 20,63 euros a 41,58 (+102%); y en la Comunitat Valenciana ha pasado de 23,83 euros a 46,20 (+94%).

El precio total del posgrado es el resultado de multiplicar el número de créditos del programa completo –al menos 60 en el caso de los másteres– por el importe de cada crédito. Así, por ejemplo, hacer un máster en una universidad pública catalana ha pasado de costar, como mínimo, alrededor de 1.660 euros, a casi 4.000 euros. Además, los alumnos tienen que satisfacer otros gastos administrativos como la apertura del expediente académico, el seguro escolar o los gastos de secretaría.

Sistema desigual 

La norma ideada por el exministro Wert también contribuyó a consolidar un sistema de precios que ya era dispar, pues cada comunidad fijó su reparto de la carga económica. De hecho, actualmente, los precios llegan hasta a multiplicarse por cuatro en una autonomía respecto a otra por realizar programas que, en principio, son similares. [ver la tabla completa del precio medio por crédito en cada comunidad, aquí]

Cataluña (65,87 euros de media el crédito), Madrid (52,65 euros) y la Comunitat Valenciana (46,20 euros) –que también están entre las comunidades que han registrado mayores subidas en los últimos años– son también en las que más caro ha salido matricularse este curso en estudios de posgrado. Por el contrario, Castilla-La Mancha (15,81 euros), Galicia (26,49 euros), Andalucía (29,57 euros) o Baleares (30,61 euros) volvieron a ser las autonomías con precios más bajos.

En su última memoria anual [ver en PDF] el Consejo Económico y Social (CES) constató la "considerable heterogeneidad" en los precios de las diferentes comunidades autónomas y advirtió de que estas diferencias "aumentan el riesgo de que se acentúen las desigualdades en los datos de educación terciaria, ya que la capacidad económica de las familias de los estudiantes puede ser decisiva a la hora de solicitar una plaza en una determinada universidad".

El curso arranca con una ley educativa a dos velocidades y en fase de revisión en el Congreso

El curso arranca con una ley educativa a dos velocidades y en fase de revisión en el Congreso

Más sobre este tema
stats