Investigación | El 'caso Ayuso'

La empresa del 'caso Ayuso' que recibió dinero de Avalmadrid dejó de pagar a los trabajadores tres meses después

Fragmento del correo enviado por la dirección del Grupo MC a sus trabajadores en agosto de 2011.

Avalmadrid formalizó en marzo de 2011 un préstamo de 400.000 euros con la empresa MC Infortécnica SL, propiedad en un 25% de los padres de Isabel Díaz Ayuso, y tres meses después de recibir el dinero dicha sociedad dejó de pagar a sus trabajadores. Así lo prueban diversos documentos y testimonios a los que ha tenido acceso infoLibre, entre ellos un correo enviado a los empleados en agosto de aquel año por la directora general de la compañía. Este hecho plantea nuevas dudas sobre la falta de control de Avalmadrid a la hora de prestar ese dinero. MC Infortécnica SL despidió el 23 de septiembre de 2011 a la mayoría de la plantilla y no devolvió ni un euro del préstamo recibido.

Los socios del Grupo MC eran cuatro matrimonios, cada uno de ellos dueño del 25% del capital. Al menos seis de los socios y varios de sus hijos trabajaron en algún momento en la compañía, fundada en 1991. El Grupo MC englobaba a 13 sociedades y cuando empezó el año 2011 tenía a 40 personas en plantilla, 18 de ellas en MC Infortécnica SL, que era la filial más importante. Desde un par de años antes, el padre de la dirigente del PP no estaba en un puesto directivo –por enfermedad– y su madre tampoco trabajaba ya en el departamento financiero de la compañía. En las presentaciones que Grupo MC envió en 2011 a diversos bancos sí figuraban en la estructura organizativa los otros tres socios masculinos: José Luis Marcelino Santamaría en la presidencia, José Manuel Pitarch Divar como director de operaciones y Juan Carlos Herrero Casasola como director de marketing. Dedicado a la distribución, comercialización y mantenimiento de productos tecnológicos en las áreas de electromedicina e ingeniería clínica, el importe neto de la cifra de negocios total del grupo en 2010 ascendió a 12,08 millones de euros y declaró unos beneficios de 148.987 euros.

El 5 de enero de 2011, MC Infortécnica SL se dirigió a Avalmadrid. Solicitaba una "operación de aval-crédito" por importe de 400.000 euros a devolver en 36 meses con el objeto de financiar la adquisición de "carros informatizados Rubbermaid", distribuidos en exclusiva por el Grupo MC. Una vez analizados los datos aportados por la compañía, el técnico de Avalmadrid indica que tiene "fuertes necesidades de circulante", debido en parte a la coyuntura económica que vivía España en aquel momento y a que parte de la facturación de la sociedad dependía del sector público, que pagaba entonces con bastante retraso. Pero llega a una conclusión positiva respecto a la capacidad de pago: la sociedad tiene "suficiente generación de recursos para afrontar su endeudamiento".

Avalmadrid es una empresa dedicada a financiar a las Pymes madrileñas. Su principal accionista es la Comunidad de Madrid, con algo más del 31% del capital, seguida por Bankia, con algo más del 30%. Puede conceder operaciones a empresas que estén en pérdidas, siempre y cuando exista un plan de viabilidad contrastable, o a aquellas otras en beneficios pero con tensiones de liquidez, bajo la hipótesis de que el cliente justifique de forma razonable que esos desfases de tesorería van a ser temporales. Esta segunda era la situación en que se encontraba en teoría MC Infortécnica SL.

La operación fue aprobada por el Comité Directivo de Avalmadrid el 2 de febrero de 2011. Se fijaron dos tipos de garantías: el aval solidario de los ocho socios y una hipoteca sobre una nave industrial en el municipio de Sotillo de la Adrada (Ávila), cuya tasación debía cubrir al menos el 50% de la operación. Esa nave era propiedad de Leonardo Díaz Álvarez, el padre de Ayuso.

La nave se tasó efectivamente en 213.596 euros, aunque la sociedad tasadora dejó claro en su informe que parte del inmueble podía ser derribado al incumplir la normativa urbanística. Eso llevó a que el analista de riesgos escribiese el 2 de marzo, a las 12.28 horas, un correo a sus superiores en el que indicaba: "En base a la advertencia [de la tasadora] se solicita autorización para continuar con la formalización de la operación". Juan Luis Fernández-Rubíes, entonces consejero delegado de Avalmadrid, le contestó 29 minutos después con un mensaje de dos palabras: "OK adelante".

La operación se formalizó finalmente el 15 de marzo de 2011. Y se estableció que el primer pago de devolución del dinero se haría el 15 de diciembre de aquel año: 100.000 euros de principal y 3.292 de intereses.

  El impago A los trabajadores

¿Qué comprobaciones realizó Avalmadrid para asegurarse de la veracidad de los datos que había realizado MC Infortécnica SL para solicitar el crédito? Esa es una de las múltiples dudas sobre la operación, que sigue sin aclararse por la negativa de la entidad semipública a aportar información sobre este caso [ver aquí la noticiaAvalmadrid se niega a aclarar las dudas sobre el préstamo a la empresa del padre de Ayuso].

La falsedad de algunos datos los habría podido comprobar fácilmente. Por ejemplo: en el expediente de Avalmadrid se le atribuyen a MC Infortécnica SL 22 trabajadores en el momento de la solicitud de la ayuda, cuando en realidad tenía 18. Pero tampoco está claro que comprobasen el objeto al que se iba a destinar supuestamente el dinero: la adquisición de "carros informatizados Rubermaid" para comercializar en el País Vasco.

Y es que una cosa es lo que consta en el expediente de Avalmadrid y otra lo que decían los directivos de la compañía a sus empleados: que el dinero de Avalmadrid serviría para ayudar a pagar las nóminas. De hecho, desde enero de aquel año, los trabajadores del Grupo MC dejaron de cobrar sus sueldos con puntualidad. Por ejemplo, la mayoría de trabajadores cobraron la nómina de enero con 20 días de retraso. Y la situación no cambió después de que entrasen en caja los 400.000 euros de la operación con Avalmadrid.

 

  • El sueldo de abril lo ingresaron los trabajadores en dos plazos, el segundo casi a finales de mayo.
  • La nómina de mayo se abonó casi a mediados de julio.
  • El sueldo de junio ya no lo cobraron íntegro. El 40% se pagó el 30 de agosto y el resto quedó sin abonar.
  • La nómina de julio, la extra de verano, la de agosto y la de septiembre no se pagaron.

La directora general de Grupo MC e hija del entonces presidente de la compañía, Itziar Marcelino, envió el 7 de agosto un correo electrónico a sus empleados para explicarles la situación financiera. "Afortunadamente, los bancos han respondido muy satisfactoriamente a la solicitud de aplazamiento de deuda", indicaba Itziar Marcelino en el correo, al que ha tenido acceso infoLibre. Y añadía: "En agosto está siendo muy difícil realizar cobros de clientes, pero no cesamos en el empeño de liquidar una nómina este mes. No puedo deciros cuándo. No hay nada que nos gustase más, pero ahora no puedo asegurároslo". [Puedes consultar aquí en pdf el correo íntegro].

A esas alturas, los trabajadores ya no creían demasiado en las promesas de los directivos. Lo único que recibieron fue, a finales de aquel mes, el 40% de la nómina de junio. Todo lo demás quedó impagado por parte de la empresa. Los trabajadores terminaron en el Fogasa (Fondo de Garantía Salarial).

El 23 de septiembre, finalmente, Grupo MC despidió a la mayoría de la plantilla. De los 4o trabajadores que habían empezado el año en las diferentes filiales, sólo quedaron 6, los más próximos a algunos de los socios. Entre ellos, la propia Itziar Marcelino. Este periódico intentó, sin éxito, recabar su versión sobre estos hechos.

Unos años más tarde, por cierto, Itziar Marcelino realizó una incursión en la política municipal, aunque con escaso éxito. Se presentó en el puesto número 6 de la candidatura de Ciudadanos en Villanueva de la Cañada, pero el partido sólo obtuvo tres concejales, así que no logró acta. Ya no volvió a concurrir en más listas.

Las gestiones de Ayuso con Avalmadrid

En definitiva, tres meses después de ingresar los 400.000 euros de la operación con Avalmadrid, MC Infortécnica y las demás empresas del grupo dejaron de pagar la nómina de sus empleados. Justo en aquel momento, Isabel Díaz Ayuso recurrió a sus relaciones en el PP y en el Gobierno de Esperanza Aguirre para que la pusieran en contacto con Avalmadrid. Ayuso quería saber qué pasaría con el patrimonio de su familia en caso de que MC Infortécnica SL no devolviese el préstamo avalado por sus padres y los otros seis socios de la empresa.

La viceconsejera de EconomíaEva Piera, se puso en contacto con un directivo de Avalmadrid para que atendiese a Ayuso. Y ese empleado de Avalmadrid entendió que el encargo procedía directamente de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, que ocupaba Aguirre, y así lo transmitió por escrito en un correo enviado a una tercera persona para recabar los datos solicitados por Ayuso [puedes leer aquí la noticia].

Hay que tener en cuenta que Eva Piera era la número dos de la consejería que controlaba a Avalmadrid. Además, Piera y Ayuso eran compañeras de lista autonómica del PP y desde ese mismo mes también lo serían en la Asamblea de Madrid.

Ayuso mantuvo la comunicación con el directivo de Avalmadrid al menos durante dos meses, desde que envió el primer correo el 14 de julio. Al principio, lo que quería la dirigente del PP eran datos sobre el aval que habían puesto sus padres y sobre las principales empresas del Grupo MC. Su interés era saber en qué situación financiera se encontraban. Pero las peticiones de Ayuso no se detuvieron ahí, sino que intentó que Avalmadrid le aportase información confidencial de sociedades vinculadas a los socios de sus padres. "¿Podría saber actividad comercial, facturación y quiénes son sus clientes?", escribe el 14 de septiembre, en referencia a dos empresas concretas cuyos nombres había detallado en un mensaje anterior. La entonces diputada del PP sospechaba que los otros socios formaban parte de una trama para dejar morir al Grupo MC y montar otras empresas paralelas dedicadas a la misma actividad. "Si se pudiera demostrar que han montado empresas paralelas para desviar el negocio y dejar morir la otra", afirma Ayuso en otro de sus textos. La "otra" es MC Infortécnica SL, que tenía que realizar el 12 de diciembre el primer pago del préstamo de Avalmadrid.

En ese momento, 14 de septiembre de 2011, la política del PP tenía por tanto la certeza de que la empresa que recibió el préstamo de 400.000 euros no podría devolver el dinero porque estaba "muerta", y que en consecuencia los ocho socios de la compañía tendrían que responder con sus bienes. Tres semanas después, el 7 de octubre, aceptó que sus padres le donasen la nuda propiedad de una vivienda en el centro de Madrid. Y el 16 de abril de 2012, se convirtió por el mismo sistema en dueña del 50% de un local de oficinas en la calle Antonio López de la capital. Ambas operaciones, desveladas por infoLibre, son sospechosas de un delito de alzamiento de bienes.

__________

[Puedes leer aquí todas las informaciones de infoLibre sobre el caso Ayuso]

 

Ayuso habla por primera vez sobre sus escándalos: "No ha habido ningún trato de favor de Avalmadrid"

Ayuso habla por primera vez sobre sus escándalos: "No ha habido ningún trato de favor de Avalmadrid"

Más sobre este tema
stats