Podemos

El equipo de Iglesias acerca posturas con los críticos en Andalucía y Aragón

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, en la visita a los afectados por la hepatitis C, el pasado 5 de enero de 2015 en el hospital 12 de Octubre de Madrid.

Podemos va quemando fases en su proceso constituyente. Elegidos ya sus órganos estatales y locales, es el turno de las 17 direcciones autonómicas. Una secuencia que comenzó este 7 de enero y concluirá en poco más de un mes, el 14 de febrero, cuando se dé a conocer el escrutinio y, por tanto, los nombres de los barones regionales, que tendrán silla en el Consejo Ciudadano central, el que gobierna Pablo Iglesias

La carrera arranca con pocas novedades y muchas incógnitas por ahora, porque faltan muchas cartas por descubrir, como los hombres y mujeres que el secretario general colocará en los respectivos territorios. Pero sí hay dos jugadores confirmados: los eurodiputados Teresa Rodríguez y Pablo Echenique, ambos críticos en el proceso congresual con el modelo impulsado por Iglesias. Ella competirá por el liderazgo de Podemos en Andalucía, y él, por el de Aragón. Ambos adelantaron sus intenciones hace días. Los dos son caras muy reconocidas del partido y más que probables vencedores en sus comunidades, y por eso Iglesias les ofreció negociar para procurar una lista unitaria. Las conversaciones están ya muy avanzadas y la posibilidad de un acuerdo, bastante al alcance de la mano. 

Fue el propio líder de Podemos el que tendió la mano a Rodríguez y Echenique después de que anunciaran su voluntad de encabezar la formación en Andalucía y Aragón, y delegó en su secretario de Organización, el andaluz Sergio Pascual, la tarea de explorar el consenso. 

"Las conversaciones avanzan satisfactoriamente, aunque no han concluido. Hay buenas vibraciones", indicaba este miércoles Pascual a infoLibre. El secretario de Organización recordó que el acuerdo es más sencillo ahora, porque ya no se discute sobre el proyecto ni el modelo organizativo, principal fuente de discrepancias hace dos meses con Rodríguez y Echenique, porque ya se saldó esa cuestión en la asamblea ciudadana con la rotunda victoria de Iglesias. Ese debate se zanjó y ya no ha vuelto a emerger porque los órganos de dirección autonómicos y locales han de alinearse con las directrices estatales, necesariamente. "Así, como ni el marco organizativo ni el proyecto están en discusión, es más estrecho el margen, es más fácil entenderse y confeccionar una sola candidatura al Consejo Ciudadano. Además, con Teresa y con Pablo hay buena sintonía y buen ánimo. Son dos compañeros magníficos para cubrir el puesto de secretario general en Andalucía y Aragón", remacha Pascual.

Pronto, noticias de Rodríguez

Desde Andalucía, fuentes próximas a la eurodiputada gaditana adelantaron que esta semana habrá comunicado. Pero de momento prefería guardar silencio y no anticipar escenarios. Su entorno se remitía a lo que ella misma ya afirmó cuando anunció su candidatura: que quiere "contribuir a conseguir el mejor Consejo Ciudadano" para gobernar la comunidad. "La intención es iniciar un proceso que sea lo más participativo e inclusivo posible. Intelectuales, sociedad civil organizada y las bases de Podemos [...]. Yo no pienso impulsar nada sola ni solamente con gente detrás: yo quiero gente a mi lado, de la mano, codo con codo", aseguró Rodríguez.

Echenique, por su parte, se reunió con Pascual y con Mariano Pinós, hombre de la confianza de Iglesias en Aragón. El eurodiputado trasladó su idea de formar su lista al Consejo Ciudadano de forma "muy participativa". ¿Cómo? Su candidatura, Es la hora de Aragón, quiere rellenar sólo 30 de los 34 puestos disponibles, dejando cuatro lugares libres y facilitando la "inclusión y la pluralidad". La lista se dividiría en tres seccones: una, que actúe como una dirección política, formada por militantes y personas del entorno de Echenique; dos, un grupo de personas de la sociedad civil, con perfil académico o técnico, que conozcan la Administración, pero también las mareas y los movimientos sociales; y tres, una seción de 12 miembros elegida por la ciudadanía. Estos últimos serán seleccionados en un "gran caucus ciudadano formado por cinco eventos simultáneos"caucus , el 17 de enero: uno online de todos los círculos de Podemos exterior para elegir a un aragonés emigrado, otro por Zaragoza y tres más para cada una de las tres provincias. 

Ese formato de gran caucus gustó tanto a Pinós como a Pascual, según fuentes próximas a Echenique, y ha convencido también en otros territorios. "Es muy posible que lleguemos al acuerdo –admitían ayer en el entorno del eurodiputado–. Y Pablo ya dijo que aunque tuvieran su discrepancia en el pasado, Iglesias es su secretario general y seguirán trabajando juntos por el mismo proyecto". Lo que ninguna de las dos partes comenta es en qué se traducirá el pacto en concreto. O sea, cuántos miembros de la confianza de Iglesias entrarán en las direcciones autonómicas. "No se trata de nombres", insistían a un lado y otro. 

En el resto de comunidades, se irá viendo en los siguientes días quién se postula. Pascual prefería este miércoles no adelantar nombres, a la espera de que los candidatos anunciasen su intención de dar el paso. Pero en dos territorios claves, como Madrid y Cataluña, no sería descartable que se postularan el secretario de Proceso Constituyente y Programa, Juan Carlos Monedero, y la responsable de Plurinacionalidad, Gemma Ubasart. Los dos, decía el jefe del aparato, "serían fantásticos candidatos" a la Secretaría General. 

Un calendario que concluye el 14 de febrero

En Castilla y León, Iglesias pidió a Pablo Fernández, miembro del Consejo Ciudadano estatal, y a Pedro de Palacio que trabajen "juntos" para preparar un "equipo ganador" para Podemos en la comunidad. De Palacio era hasta el mes pasado secretario general del PCE castellanoleonés, miembro de la ejecutiva regional de IU y coordinador provincial de la federación en Burgos. Entonces dejó sus cargos, una decisión que provocó malestar y consternación en la cúpula de Cayo Lara. 

El proceso de estructuración regional ya ha comenzado, y ya está fijado todo el calendario. Entre el 7 y el 11 de enero cada aspirante debe recoger los avales correspondientes –han de ser respaldados por un círculo–, y del 12 al 20 se extenderá el plazo para la inscripción de quienes opten individualmente a liderar Podemos en cada comunidad. El 21 y 22 se subsarán errores y entre el 23 y el 24 tendrán que registrarse las listas de los equipos que participen en las elecciones internas.

El 25 se publicarán las listas y comenzará la campaña, que se prolongará hasta el 8 de febrero. Desde el 9 hasta el 13 se podrá votar a través de la web del partido y el 14 de febrero se darán a conocer los resultados: la identidad de los 17 líderes regionales y sus respectivos consejos, cada uno formado por 34 personas. Los 17 barones vencedores se incorporarán al Consejo Ciudadano estatal, en el que ya se sientan Iglesias y las 62 personas elegidas por la asamblea ciudadana que concluyó en noviembre. Después, vendrá la elección de los candidatos a las autonómicas de mayo. Pero ese es otro proceso. Otra cuenta atrás. 

IU se reivindica frente a Podemos como el partido hermano de Syriza

Más sobre este tema
stats