Escándalo de las tarjetas

Dos exdirectivos de Caja Madrid se culpan mutuamente del descontrol de las tarjetas ‘black’

El exsecretario del consejo de aministración de Caja Madrid, Enrique de la Torre (derecha) acompañado de su abogado, a su llegada a la Audiencia Nacional.

La decisión del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu de finalizar la instrucción del escándalo de las tarjetas black ha dado paso a la disputa entre dos pesos pesados de la cúpula de desaparecida Caja Madrid sobre la responsabilidad del control del gasto de 15,5 millones de euros que realizaron los exdirectivos y exconsejeros. Los exdirectivos enfrentados por el descontrol de la Caja, que tras su fusión con Bancaja y otras entidades financieras de menor tamaño se convirtió en Bankia, son el exconsejero Estanislao Rodríguez-Ponga y el ex secretario general de Caja Madrid Enrique de la Torre.

De la Torre ha presentado este jueves ante el instructor un escrito de alegaciones en el que asegura que Rodríguez-Ponga, como primer responsable de la Asesoría Fiscal de Caja Madrid, tuvo que conocer la operativa de las tarjetas opacas. Antes, el ex secretario de Estado de Hacienda había asegurado que De la Torre, al que calificó de "máximo representante fiscal de Caja Madrid" no advirtió de las consecuencias fiscales del uso de las Visa.

En concreto, la disputa se inició con el recurso de reforma presentado el 28 de diciembre por Rodríguez-Ponga, que al igual que De la Torre está imputado en la pieza separada de las tarjetas black. Y en este escrito, al que ha tenido acceso infoLibre, el representante del PP en el consejo de administración de Caja Madrid aseguraba, en relación al Impuesto de Sociedades de Caja Madrid de 2003, que De la Torre "no informó al consejo del resultado ni de las consecuencias de esta inspección, ni de la situación tributaria de las remuneraciones satisfechas a través de las tarjetas de crédito".

El recurso de Rodríguez-Ponga considera que De la Torre, que en uno de sus correos enviados a Miguel Blesa las llegó a denominar black, tendría que haber informado al consejo, ya que "era secretario general de la caja", y por tanto "letrado asesor del consejo, secretario del consejo y máximo representante fiscal de Caja Madrid".

"Revisar la operativa"

La respuesta de De la Torre la contiene un escrito de este jueves, que recuerda que Rodríguez-Ponga fue el máximo responsable de la Asesoría Fiscal de Caja Madrid entre 1997 y 1999, antes de ser nombrado director general de Tributos (2000-2001) y secretario de Estado de Hacienda (2001-2004) del Gobierno del PP de José María Aznar: "Siendo el primer responsable de la Asesoría Fiscal, hemos de entender que el señor Rodríguez-Ponga tuvo que revisar toda la operativa fiscal de la Caja, entre ellas la fiscalidad de todas las tarjetas que antes llevaba el departamento de Contabilidad", espeta De la Torre.

Pero el exsecretario general de Caja Madrid también apunta a las responsabilidades de Rodríguez-Ponga en su etapa de secretario de Estado de Hacienda: "Y en tal condición, presidente de la Administración Española de Administración Tributaria, siendo Rodrigo Rato vicepresidente y ministro de Economía del Gobierno", especifica el escrito, que destaca que su defendido "no fue máximo responsable fiscal de Caja Madrid", tal y como asegura también Rodríguez-Ponga en su recurso contra la decisión del juez de finalizar la instrucción.

"Sin un contencioso"

De la Torre sostiene, además, que el acta del Impuesto de Sociedades de 2003, al que alude Rodríguez-Ponga en su defensa, "se firmó en 2006 de conformidad con las autoridades fiscales, sin abrir ningún contencioso o debate que justificase llevar el cierre de dicha inspección al orden del día del consejo de administración". Y según el ex secretario general de Caja Madrid, "la Inspección [de Hacienda] conoció y avaló, las partidas de estas cuentas hoy cuestionadas".

Asimismo, el abogado de De la Torre trata de eludir cualquier responsabilidad de su defenido, y asegura que a lo largo de la inspección de Hacienda de las cuentas de Caja Madrid, los representantes de la Agencia Tributaria "no se entendieron nunca con De la Torre, sino con responsables del departamento de Contabilidad, con Antonio López Poza, director de Gestión Tributaria de la Caja o, en su caso, con los directores de la Asesoría Fiscal de la Caja".

"No era responsable legal"

El escrito indica, también, que la secretaría general no era la responsable legal "de la obligación de retener. Hemos de reiterar que la secretaría era un órgano puramente consultivo y no de gestión". Y después, el abogado de De la Torre apunta a otro de los imputados. Ildefonso Sánchez BarcojIldefonso Sánchez Barcoj: "El abono de los salarios y el cálculo de las oportunas retenciones fiscales correspondían a la dirección de Recursos Humanos, que dependía de la dirección de Medios", que ocupó varios años el propio Barcoj.

Según De la Torre, la Asesoría Jurídica, que dependía de él, "nunca recibió consulta ni se le requirió informe u opinión legal en relación a cómo se estaban llevando a cabo las retenciones, ni desde un punto de vista jurídico ni estrictamente fiscal; ninguna duda o aclaración le fue requerida por parte de los responsables de Medios (ni tampoco por parte de algún perceptor de tales remuneraciones que, eventualmente, tuviera dudas respecto a la fiscalidad de sus cobros)".

Anticorrupción pide seis años de cárcel para Blesa y cuatro y medio para Rato por las tarjetas ‘black’

Anticorrupción pide seis años de cárcel para Blesa y cuatro y medio para Rato por las tarjetas ‘black’

Más sobre este tema
stats