Coronavirus

La falsa unidad del PP sobre la vuelta al trabajo: del "lo antes posible" de Almeida a la "temeridad" de López Miras

Casado, seguido de García Egea, en el patio del Congreso de los Diputados.

En función del calendario festivo de la Semana Santa en las diferentes comunidades autónomas, este lunes o este martes se empieza a levantar la hibernación económica que arrancó el pasado 30 de marzo. Con las cifras de muertes y contagios disparadas, el Gobierno de Pedro Sánchez redujo la actividad económica a los sectores esenciales, una medida que encontró tantas críticas en la oposición por la forma de implementarse como ahora ha provocado la relajación del confinamiento. En el Partido Popular se críticó la "descoordinación" y la "falta de previsión" del Ejecutivo hace ahora dos semanas. Y ahora los conservadores también tienen sus reservas.

Pablo Casado volvió a hablar este lunes de "mucha imprevisión". Así resumió el presidente del PP su posición y la postura de su partido los últimos días: "Lo que estoy viendo es que ha habido mucha imprevisión, igual que hubo falta de diálogo con las comunidades y los agentes sociales para decretar el cierre económico. Ahora el problema es que se ha hecho de forma repentina, con alguna modificación anoche [en referencia a la noche del domingo] a última hora sobre en qué fabrica se podía trabajar".

En todo caso, desde la Moncloa ya se había trasladado la idea hace días de que el parón en las actividades consideradas no esenciales no iba a extenderse más allá de la Semana Santa.

Más allá de estas críticas al Gobierno sobre la toma de decisiones, en el principal partido de la oposición no hay una voz única que represente la posición común respecto al fin del confinamiento. Hay dirigentes que creen que todavía no se dan las condiciones para relajar el confinamiento y otros nunca vieron la medida con buenos ojos.

La voz del alcalde del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha sido la que de forma más clara ha defendido el fin de la hibernación económica. 

"Tenemos que reactivar la economía lo antes posible", aseguró el regidor municipal en declaraciones al programa El Objetivo(laSexta) poco después de que se conociese una matización del Gobierno, vía BOE, respecto a ese levantamiento de la hibernación: la que impedía que las obras se desarrollen en espacios en los que haya personas ajenas a la construcción.

"Con todas las precauciones necesarias, sí que debemos ya empezar a afrontar esa emergencia económica y, por extensión, esa emergencia social", añadió. 

El alcalde de Madrid es uno de los dirigentes conservadores que más mide sus críticasmide sus críticas al Gobierno central en medio de esta crisis del covid-19. A su juicio, tiempo habrá de exigir responsabilidades en el futuro, pero lo que toca ahora es la unidad.

"Ni un minuto más"

"No podemos demorarlo prácticamente ni un minuto más y, por tanto, a mí me parece una medida razonable que abandonemos ese estado de hibernación. La duda que se me plantea es que debe ir acompañado necesariamente de la realización masiva de test por parte del Gobierno", abundó el alcalde en la misma idea en la citada entrevista.

Su tándem electoral, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la dirigente conservadora más crítica con Sánchez al considerar que el Gobierno central está personalizando en la región que ella gobierna todas las críticas al PP, ha optado por no entrar al fondo de la cuestión. Se ha limitado a criticar la"desinformación" del Ejecutivo sobre la reapertura de actividades no esenciales. 

Quienes sí han entrado al fondo del asunto han sido dirigentes como el murciano Fernando López Miras o el jefe de los conservadores de Castilla y León Alfonso Fernández Mañueco.

El presidente de la Región de Murcia fue de los primeros líderes autonómicos en pedir al Gobierno el cierre de toda actividad económica no esencial. Y, a tenor de sus declaraciones, cree que no ha llegado el momento de que cambie el panorama. Fernando López Miras calificó este domingo de "temeridad" que se incorporen al trabajo miles de empleados sin tener aún datos sobre la efectividad de las medidas de confinamiento.

El dirigente conservador sostuvo que al tener el Gobierno central "un poder casi absoluto" debe ser él el que dote de soluciones a las comunidades autónomas, "pero la situación no es la que debería ser, porque el material no ha llegado en la cantidad adecuada y el comprado por las comunidades supera ampliamente al facilitado por el Ejecutivo central", informa Europa Press.

En una entrevista concedida a Onda Cero, el presidente de la Junta de Castilla y León consideró este lunes que se debería de haber esperado algo más de tiempo para ver si descendía el número de nuevos contagios, de ocupación de las UCIs y de las camas hospitalarias. Fernández Mañueco destacó que no todas las comunidades se encuentran en la misma situación y defendió un desescalado "por sectores o por territorios".

Horas antes, en la conferencia de presidentes telemática, el dirigente conservador había trasladado al presidente Sánchez que su impresión era que no se daban "las condiciones adecuadas" para que este lunes volviesen al trabajo los empleados de actividades consideradas no esenciales.

Las dudas de Feijóo

El presidente de la Xunta de Galicia, el único barón del PP que gobierna con mayoría absoluta, vio en su día "muy arriesgado" el "cierre abrupto" de la economía. En este contexto", sus críticas de las últimas horas tenían como base el reproche a Sánchez por no mantener al corriente de sus decisiones a las comunidades autónomas que después tienen que implementarlas. "No es lealtad pretender que el Gobierno central decida, que el Gobierno central tome las decisiones que considere oportunas y que nosotros nos enteremos después e incluso que tengamos que pagar sus decisiones", sostuvo tras la conferencia de presidentes del domingo.

Según ha informado La Voz de Galicia, la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade calcula que podrá reactivar durante los dos primeros días de vuelta a la actividad al menos la mitad del centenar de obras que están en marcha y que durante las primeras semanas del estado de alarma se mantuvieron activas en torno a un 80 %.

El objetivo del Gobierno gallego es reactivar toda la obra pública en ejecución e incluso licitar alguna pendiente. 

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, también ha demandado a Sánchez más información para las comunidades autónomas.

Pero Sánchez no sólo ha escuchado voces del PP que exhibían sus reservas sobre la relajación del confinamiento. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el lehendakari Iñigo Urkullu, también criticaron las decisiones del mando único.

El FMI estima que el PIB de España se contraerá un 8% en 2020 y que el paro llegará al 20,8%

El FMI estima que el PIB de España se contraerá un 8% en 2020 y que el paro llegará al 20,8%

Más sobre este tema
stats