La estrategia del PP

Feijóo pierde peso en el PP europeo al quedarse los democristianos griegos con la secretaría general

Alberto Núñez Feijóo, durante su intervención ante el Congreso el PP europeo en Rotterdam (Países Bajos).

El estreno de Alberto Núñez Feijóo en el congreso del Partido Popular Europeo celebrado en Rotterdam (Países Bajos) se ha saldado con la pérdida de la secretaría general que el PP español ocupaba desde hace 20 años —con José María Aznar, Mariano Rajoy y Pablo Casado— y que durante todo este tiempo desempeñó el eurodiputado Antonio López-Istúriz. El puesto estará a partir de ahora en manos de Thanasis Bakolas, reforzando así al PP griego del primer ministro Kyriakos Mitsotakis.

La dirección de Feijóo ha tratado estos días de quitar importancia a la pérdida de la secretaría general, que hasta ahora reflejaba el peso del PP español en una formación en la que sólo los alemanes aportan más votos y eurodiputados, diciendo que el papel de este órgano ha perdido relevancia política y asumirá a partir de ahora funciones casi administrativas. Y subrayando, al mismo tiempo, que las tareas más importantes dentro del PP europeo estarán a partir de ahora en las diez vicepresidencias, una de las cuales ocupará el español Esteban González Pons.

Lo cierto es que la figura del secretario general sigue estrechamente vinculada a la del presidente del PP europeo, que es quien propone su nombramiento al congreso, como ha ocurrido estos días en Rotterdam. Y el alemán Manfred Weber ha decidido que ese puesto pase ahora a manos del PP griego, uno de los pocos socios del partido con responsabilidades de gobierno.

Los estatutos vigentes del PP europeo desmienten la versión de Génova y confirman que la secretaría general está lejos de ser un simple órgano administrativo. Se encarga “de la gestión diaria” del partido. Y eso incluye “el ejercicio de las decisiones adoptadas por los órganos” del partido, “la supervisión de la cooperación entre las Secretarías Generales de los partidos miembros ordinarios, asociados, observadores” y el grupo parlamentario en Estrasburgo, la elaboración, de acuerdo con el presidente, de los órdenes del día de las reuniones de los órganos, la supervisión de la convocatoria de las reuniones, su preparación y la redacción de las actas y la responsabilidad de la gestión presupuestaria.

También “está facultado para ejecutar las decisiones de la presidencia y, en particular, autorizar a un abogado para que represente a la asociación en procedimientos judiciales, ya sea como demandante o demandado”.

El sustituto de López-Istúriz, el griego Bakolas, desmintió en el propio congreso el supuesto carácter administrativo de la secretaría general con un discurso en el que se mostró "entusiasmado" por “el reto de ayudar a convertir el partido en una máquina de hacer campaña que nos ayude a hacer realidad nuestra visión colectiva, la de un PPE fuerte y relevante para los ciudadanos". 

Cambios internos

Más allá de la pérdida de peso del PP español en el contexto europeo, el cambio de López-Istúriz por González Pons es una decisión de gran calado interno —el ya ex secretario general aspiraba a seguir en el cargo al menos hasta 2024, según fuentes de su entorno citadas por Europa Press— que consolida y fortalece el rol que desempeña el eurodiputado valenciano en la dirección de Núñez Feijóo. González Pons, que ya tiene responsabilidades institucionales en Génova de gran trascendencia y que afectan a negociaciones clave como la renovación pendiente del Consejo General del Poder Judicial, se ocupará a partir de ahora en el PP europeo de una vicepresidencia dedicada a la supervisión de los fondos europeos y las relaciones con Latinoamérica y Estados Unidos.

El asunto de los fondos europeos es clave para el PP español, que desde hace tiempo cuestiona dentro y fuera de España la forma en que el Gobierno de Pedro Sánchez está gestionando el dinero de Europa a pesar de que, según la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, está siendo modélica.

La debilidad del PP español ha quedado reflejada en las votaciones. Pons ha quedado penúltimo en el trámite para elegir a los vicepresidentes (había once candidatos para diez puestos). Los más votados han sido la comisaria europea de Innovación, Mariya Gabriel, y la eurodiputada holandesa Esther de Lange. También obtuvieron más respaldo que Pons los vicepresidentes austríaco, rumano, croata, finlandés, alemán, polaco e italiano.

El PP europeo atraviesa uno de los momentos más delicados de su historia y así lo reconoció su nuevo presidente, Manfred Weber. La extrema derecha y las formaciones liberales han achicado el terreno de juego en el que hasta hace poco tiempo los democristianos se movían a sus anchas y hoy sólo gobiernan en ocho de los 27 países de la Unión y están fuera de los ejecutivos de las cinco economías más fuertes: Alemania, Francia, Italia, España y Países Bajos.

Pese a todo, Feijóo se esforzó por mostrarse satisfecho de su estreno en el PP europeo. “Los primeros ministros y líderes europeos del PPE creen que puede haber cambios en España”, señalaron fuentes de su equipo.

El líder del PP español se entrevistó el martes con el primer ministro de Marruecos, Aziz Ajanuch, que le ha invitado a viajar a su país antes de que acabe el año, según fuentes de la formación. 

Feijóo promete “lealtad” a Rabat, critica a Sánchez y calla sobre el futuro del Sáhara

Feijóo promete “lealtad” a Rabat, critica a Sánchez y calla sobre el futuro del Sáhara

Más sobre este tema
stats