LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La empresa del 'caso Koldo' que logró 53 millones en contratos había sido sancionada por Hacienda

ENTREVISTA CON EL DELEGADO DEL GOBIERNO EN MADRID

Francisco Martín: "Hay que dejar de enfrentar a Madrid con el resto de España"

Francisco Martín Aguirre, en su despacho en la Delegación del Gobierno de Madrid

Son fechas de celebraciones navideñas. Pero en la Delegación del Gobierno en Madrid no se para ni un segundo. Son días también con mucha tensión en el número 25 de la calle de Miguel Ángel en la capital. La ciudad es puro bullicio y aglomeración con la vista puesta en la celebración de la Nochevieja o de la Cabalgata de Reyes. La seguridad no puede fallar.

Al mando está Francisco Martín, que repite esta legislatura al frente de la Delegación. Un hombre de la máxima confianza del núcleo duro de La Moncloa, en la que pasó varios años como mano derecha de Félix Bolaños. Y tiende la mano en esta legislatura a las administraciones madrileñas, a la vez que critica que el modelo del PP y de Isabel Díaz Ayuso está agotado. Tiene claro que la presidenta trata de tapar su gestión con su ofensiva contra Pedro Sanchez. Por eso, le pide lealtad para trabajar a favor de los ciudadanos y que reconsidere el recorte de derechos LGTBi que acaba de materializar en la Asamblea de Madrid: “Es de una gravedad extrema”.

Faltan pocos días para la celebración de la Nochevieja en Madrid, una fecha de fiesta pero también de tensión para la Delegación del Gobierno. ¿Cómo se está desarrollando el dispositivo? ¿Qué pide a los ciudadanos que acudan?

Se va a celebrar uno de esos eventos multitudinarios que tanto nos gustan a los madrileños y a ciudadanos que vienen de otras partes. Estamos hablando de las preuvas, y de las uvas, pero también de la San Silvestre Vallecana y la Cabalgata de Reyes. Hemos acordado en la Junta de Seguridad las medidas. No dejamos de estar en un estado de alarma 4 reforzado y se hará un mayor esfuerzo por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad para que todos puedan disfrutar.

Estamos viendo aglomeraciones en el centro durante estas fechas. ¿No se ha llegado a un tope en la celebración en esta zona? ¿No habría que reflexionar sobre distribuir más las actividades a lo largo de toda la ciudad?

El modelo de ciudad que se ha planteado en los últimos años en Madrid va conduciendo a esta situación de centrificación masiva, que conlleva a estas aglomeraciones que son molestas en muchos casos para los vecinos y los visitantes. Como responsables de la seguridad, sí puedo trasladar que, aunque implica mayores dificultades, se hacen todos los esfuerzos precisos para que se desarrolle de la manera más normal posible. Pero es verdad que el modelo de ciudad en el que el centro gana tanta presencia respecto a otros barrios dificulta y entorpece en cierta medida el disfrute de las fiestas como a los ciudadanos les gustaría.

En el último balance del Ministerio del Interior correspondiente al periodo entre enero y septiembre se apunta a que el índice de criminalidad ha subido un 1,8% respecto al año anterior, ¿qué está sucediendo en la comunidad?

Hay que distinguir entre la criminalidad convencional y la cibercriminalidad, que también se cuenta en la estadística. La primera (hurtos, robos, intentos de asesinato…) se ha reducido en la Comunidad de Madrid y en la capital como en el conjunto del país. Se han cometido cuatro mil delitos menos. Vamos en una buena dirección, pero está también la cibercriminalidad, que ha crecido de una manera muy significativa. Para hacerle frente, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están transformando sus equipos y se está avanzando. Ahora en la comunidad tenemos el máximo histórico de agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, además de que se han mejorado sus instalaciones, equipamientos y retribuciones. 

Está siendo un año nefasto de violencia machista

El otro día participó la ministra de Igualdad, Ana Redondo, en una charla con escolares sobre violencia de género organizada por la Delegación del Gobierno. El año 2023 está siendo dramático en esta cuestión ¿en qué están fallando las administraciones? 

Está siendo un año nefasto. Sólo en la Comunidad de Madrid ha habido ocho asesinatos: siete mujeres y una niña, incrementándose la cifra respecto a las cinco mujeres del año anterior. Debemos volcar todos nuestros esfuerzos en intentar dar una respuesta cada vez más eficaz. También debemos mandar mensajes de unidad desde la política para generar esa confianza para que las mujeres denuncien y expresar que no vamos a dar ni un paso atrás. La irresponsabilidad de aquellos que se ponen a un lado de la pancarta y que niegan la violencia de género hace un flaco favor a esta pelea en la que deberíamos estar volcando todos nuestros esfuerzos.

¿Qué sintió al ver la agresión que sufrió el concejal Eduardo Fernández Rubiño (Más Madrid) por parte de Javier Ortega Smith (Vox)?

Me pareció terrible. Es una expresión adicional de la violencia de la extrema derecha dialéctica, en las instituciones y en las calles. Es lo contrario a lo que los ciudadanos esperan de la política. Si Ortega Smith cometió esa agresión tan deleznable, merece toda la reprobación por parte de todos los actores políticos. Creo que la actitud con la que respondió el presidente del Pleno, Borja Fanjul, con cierta condescendencia no fue acertada. Su actitud fue bien distinta a la de hace unos meses con la agresión inaceptable también de Daniel Viondi. El PSOE fue ejemplar y tomó una decisión con la máxima diligencia y contundencia. 

La agresión de Ortega Smith fue deleznable, merece toda la reprobación de todos los actores políticos

Ortega Smith no ha dimitido. Muchos ciudadanos tienen la sensación de que hay impunidad. ¿No se puede hacer nada? ¿Un concejal puede agredir a otro sin que ninguna institución actúe?

Lo importante es tener un distanciamiento con el partido político en el que se alojan este tipo de actitudes. Sería la fórmula más eficaz para que la ciudadanía viera que sí hay consecuencias. Que el PP se abrace continuamente a esta extrema derecha va en el sentido contrario a mandar mensajes edificantes. Se abraza donde puede abrazarse y se asimila a la ultraderecha en otras regiones como Madrid para tratar de ocupar ese espacio. En definitiva, el camino para evidenciar que la violencia no sirve para nada es aislar a la violencia.

¿Cómo lleva ser el delegado del Gobierno en la región que se erige como el principal muro contra el Gobierno de Pedro Sánchez?

Con mucho orgullo. Trabajar en la Comunidad de Madrid desde la Delegación del Gobierno es una responsabilidad inmensa por la cantidad de servicios públicos que tenemos la obligación de prestar, pero también por la representatividad del Ejecutivo en una región donde muchas veces se niega la acción del Gobierno y se confronta para tratar de tapar algunas de las debilidades de la gestión de las otras administraciones. Hay que explicar la labor del Gobierno, trabajar activamente para encontrar acuerdos y colaborar de manera constructiva y leal para construir soluciones. 

Habla de diálogo, pero hay nuevos frentes abiertos por Isabel Díaz Ayuso como el recurso ante el Tribunal Supremo por el Plan Hidrológico del Tajo.

Creo que trata, buscando confrontación con el Gobierno, de evitar explicar su propia gestión. El modelo de Ayuso y del PP de Madrid está agotado. Incluso tocó techo electoral en 2021. En 2023 logró la mayoría absoluta por la aplicación de la ley D’Hondt y los resultados de las fuerzas a la izquierda, pero electoralmente viene en caída desde hace dos años. Sólo vive de la confrontación. En el caso del agua, la gestión de los ríos y de los recursos naturales no es propiedad de los vecinos del barrio de Salamanca, sino que requiere de una gestión integral que afecta también a Castilla-La Mancha y hasta Portugal. 

¿Se vive en una dictadura como dice Ayuso?

En absoluto. Ejemplo de que no vivimos en una dictadura es que Ayuso tiene mayoría absoluta. Y fruto de la democracia y de la libertad en la que vivimos se pueden hacer ese tipo de valoraciones y de concentraciones en la calle. Quien diga eso es porque poco ha padecido eso o poco ha aprendido de los que la padecieron.

La presidenta de Madrid también está utilizando los pactos de investidura de Pedro Sánchez para denunciar que se está perjudicando a los madrileños y que se está negociando una financiación a la carta para Cataluña. ¿Es así?

Hay que dejar de enfrentar a Madrid con el resto de España. El futuro del país pasa por una relación colaborativa entre Madrid y el resto de las regiones. Cuanto mejor le vaya a Madrid, mejor le irá a Cataluña. Y cuanto mejor le vaya a Cataluña, mejor le irá a Madrid, a la Comunidad Valenciana, a Andalucía y a Canarias. El Gobierno está apostando por la franca colaboración entre administraciones y regiones.

Le ha tocado lidiar con las manifestaciones en las puertas de la sede de su partido en la calle de Ferraz. ¿Cree que se van a seguir prolongando? ¿Se está normalizando que se produzcan de manera habitual?

No podemos normalizar en ningún caso el acoso a las sedes de los partidos políticos como una actividad política ordinaria. Es muy grave. Cabe una reflexión y una condena unánime de las fuerzas democráticas. Se han producido altercados importantes que han conllevado más de cincuenta heridos, la mayor parte policías nacionales, y se han detenido a 84 personas. Ha habido una violencia significativa que nos señala el camino por el que quiere ir la ultraderecha. Nos debe hacer pensar en lo que evitamos el 23 de julio: la involución que hay detrás. Ha habido también mucha violencia verbal, homófoba y xenófoba. Madrid y España afortunadamente no van por ese camino. Vamos a trabajar garantizando el derecho de reunión y manifestación, pero sabiendo que el acoso a las sedes de los partidos y la violencia son un reflejo del pasado.

¿Le ha sorprendido que en esas concentraciones haya habido proclamas contra el rey Felipe?

No, porque estamos escuchando enaltecimientos del pasado que nos llevan a la dictadura y a los tiempo más oscuros de nuestro país. Quienes abrazan a esa ultraderecha deberían pensar en qué camino están avanzando.

No podemos normalizar en ningún caso el acoso a las sedes de los partidos políticos

En la Asamblea de Madrid se ha aprobado por primera vez una proposición de ley, lanzada por el PP, que recorta derechos de las personas LGTBi. ¿Qué está sucediendo? ¿Está involucionando Madrid?

Es terrible que Madrid, que ha sido esa cuna de la diversidad y de la alegría, se esté convirtiendo en el escenario en el que por primera vez se producen retrocesos en derechos en nuestra democracia. Parece ser que la libertad era irse a tomar cañas, pero no ser quien quieres ser y sentirte como te quieras sentir. Es de una gravedad tremenda. Nos alarma mucho este retroceso. Desde el Gobierno hemos anunciado que se está analizando la ley aprobada para que en el caso de que choque con la normativa estatal se lleve al Constitucional. Es que están devolviendo a los ciudadanos de Madrid a los armarios en los colegios. Se están sacando de los centros los planes informativos sobre la diversidad y el respeto. Espero que Ayuso rectifique. 

¿Y por qué la ha aprobado ahora Ayuso teniendo mayoría absoluta y cuando en las celebraciones de sus victorias había banderas arcoíris?

A Ayuso la asimilación a Vox se le está yendo de las manos. Quiere parecerse tanto a Vox que se está convirtiendo en Vox. Se ve en esta reforma, pero también en estos recortes en materia de libertad que ha perpetrado en el control de Telemadrid o en el ámbito del Consejo de Transparencia. Es francamente preocupante.

Los miembros del Gobierno están vetados ahora mismo en los actos de la Comunidad de Madrid, ¿qué hace presagiar sobre la relación entre administraciones durante esta legislatura?

Confío en que el Gobierno de Madrid rectifique y emprenda con el nuevo año una dinámica más constructiva y más leal. Le voy a trasladar la mejor disposición para que seamos capaces de encontrar soluciones a los múltiples problemas. Espero que cambien el rumbo y dejen de buscar la confrontación y la polémica. 

Pues ahora se ha abierto otro frente también con Cercanías entre Ayuso y el ministro de Transportes, Óscar Puente. ¿Qué se puede esperar?

La oposición en Madrid nunca ha señalado las incidencias del Metro como un problema político de agravio contra nadie. En cambio, sí se ha hecho con menos problemas en la red de Cercanías para atacar al Gobierno de España. Es una falacia, no es el camino. El esfuerzo del Ejecutivo por mejorar la red de Cercanías en Madrid es inmenso. Se ha actualizado la previsión de inversión hasta los siete mil millones de euros. Pido que nos sentemos para trabajar conjuntamente.

Detrás del brillo de Madrid, hay una comunidad con alto índice de desigualdad. ¿Cómo se puede atajar este problema? ¿Qué están haciendo para tratar de nivelar las zonas ricas y pobres?

Madrid es la comunidad más desigual de España. Está muy bien que tenga la Fórmula 1, pero no puede ser que sea a costa de que los de siempre sigan en las peores condiciones y de que los servicios sociales sigan sin funcionar. Lo primero que hay que hacer es reconocer la situación: es imposible que soluciones aquello que no atiendes. Hay que distribuir mejor la riqueza y tenemos que responder a las necesidades sociales de todos los vecinos e ir paliando esa desigualdad tan lacerante que está enquistada. Uno de los ejemplos es la Cañada Real, hay que dejar de mirar hacia otro lado. Tiene que ser objeto prioritario de las tres administraciones: el Gobierno central no tiene competencias pero está volcado en encontrar soluciones. 

Madrid es la comunidad con el mayor porcentaje de educación privada en España, ¿funciona ese modelo?

Es francamente mejorable porque los ciudadanos terminan muchas veces recurriendo a la educación privada o concertada porque no tienen alternativas públicas suficientes y accesibles. Hay que ofrecer los mejores recursos y el reto por delante que tiene Madrid es apostar decididamente por esa educación pública. 

Cuanto mejor le vaya a Cataluña, mejor le irá a Madrid

La derecha pidió su dimisión por sus declaraciones en junio de este año sobre Bildu, en las que decía que habían hecho más durante esta legislatura por los españoles que muchos “patrioteros de pulsera”. Ahora el PSOE ha pactado la moción de censura en Pamplona y el presidente del Gobierno ha dicho que 2024 será el año de la plena normalización de las relaciones con Junts y el partido abertzale. ¿Se reafirma en aquellas palabras?

Lo importante es marcar el camino por el que quieres andar: progreso, avance, justicia social y solidaridad. Lo importante es el qué se pacta. Es lo que planteé entonces. Y lo que defiendo ahora todavía con más firmeza. Hay que seguir avanzando y es importantísimo que participen activamente todas las fuerzas que apuestan por el progreso.

Vecinos de algunos barrios de Madrid está denunciando la tala de árboles en zonas como Delicias y Comendadoras. ¿Qué opina de esta política medioambiental?

En estos tiempos de cambio climático se están minusvalorando las políticas de adaptación. La importancia de las zonas verdes en grandes ciudades es muy significativa. Por lo tanto, es francamente contraproducente eliminar zonas arbóreas del corazón de las urbes. Además, hay alternativas en el caso de la ampliación del metro, pero el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid han optado por obviar cualquier solución acorde a esta sensibilidad medioambiental. Se vuelven a equivocar, tienen una política antisostenible, que nos terminará costando caro.

Feijóo se ha difuminado por completo y se ha convertido en un ultra más

El PP les echa en cara la aprobación de la ley de amnistía, pero desde el PSOE se defiende que favorecerá también a la convivencia en el resto de España. ¿Está convencido de eso?

Estamos para construir soluciones y no más enfrentamientos. Hay que buscar salidas para la convivencia que devuelvan a España a una senda de cohesión social y territorial. Este tipo de decisiones van en esa línea, siempre delimitadas por la legalidad y la Constitución. Tenemos que trabajar en esa senda por el reencuentro.

Estuvo en la sala de máquinas de La Moncloa y conoce muy bien el engranaje, por ejemplo, de la Conferencia de Presidentes, en las que participaba Alberto Núñez Feijóo como líder de la Xunta. ¿Le sorprende al político que está viendo en Madrid?

Sí, Feijóo no ha encontrado su sitio. Vino para econtrárselo todo hecho y se ha enfrentado a un contexto más áspero, empezando dentro de su propio partido donde le tratan de marcar la agenda, el paso y el tono. El señor Feijóo que llegó se ha difuminado por completo y se ha convertido en un ultra más.

¿La comunidad es de derechas o la izquierda no sabe hacer sus deberes en las urnas?

El modelo del PP en Madrid está agotado, no tiene proyecto ni ideas ni nada que ilusione. Es ahora la responsabilidad del PSOE estar a la altura de la demanda de los ciudadanos de un proyecto de nueva etapa. Estoy convencido de que el PSOE-M, encabezado por Juan Lobato, va a ser capaz de construir esta propuesta. Estoy convencido de que Madrid es mayoritariamente una comunidad con una ciudadanía que cree en el progreso, la justicia y el futuro.

Varios juzgados han abierto causas por la situación de las residencias en Madrid durante la pandemia. ¿Cree que habrá condenas finalmente?

Respeto las vías judiciales que se han abierto. Sólo señalo que Madrid fue la región con mayor exceso de mortalidad de toda Europa. Es una cuestión grave y el tiempo pondrá a cada uno en su lugar en base a la reclamación de las responsabilidades que cada uno tuvo.

Atacar al Ateneo es apostar por la oscuridad

La Comunidad de Madrid ha retirado la subvención al histórico Ateneo de Madrid, ¿se está produciendo censura?

Se está extendiendo esa oscuridad en la que algunos se mueven mejor. Hacen un flaco favor a la libertad, la cultura y la alegría que se censure y se recorten subvenciones a instituciones tan ejemplares como el Ateneo, que está al margen de posicionamientos partidistas. Atacarla es apostar por la oscuridad.

Cuando lo llamó el presidente para decirle que seguía en el puesto, ¿qué le solicitó?

Ángel Víctor Torres: “Hoy España está más unida que cuando gobernaba el PP”

Ángel Víctor Torres: “Hoy España está más unida que cuando gobernaba el PP”

Tenemos por delante muchísimos retos en Madrid y hay que afrontarlos desde la responsabilidad y desde la colaboración franca, leal y constructiva con todas las administraciones. La petición es que seamos eficaces. Aspiro a que sea un tiempo de acuerdos y entendimiento.

¿Qué le ha pedido a los Reyes Magos políticamente?

Que seamos capaces de alcanzar acuerdos. Si tengo que lanzar unos deseos: encontrar una solución temprana y eficaz para la Cañada Real, que el Ayuntamiento de Madrid se incorpore al sistema Viogen y que sea un año productivo.

Más sobre este tema
stats