La portada de mañana
Ver
Diez años de la caída del bipartidismo: PSOE y PP se recuperan pero la cultura de la coalición se asienta

Memoria histórica

Los Franco alardean del Pazo de Meirás, ‘regalado’ por el pueblo al dictador

La familia Franco alardea del Pazo de Meirás

El último numero de la revista Hola presenta en su portada a Carmen Martínez-Bordiu, la nieta mayor del dictador Francisco Franco, con el Pazo de Meirás a sus espaldas. La nietísima les concedió una entrevista para hablar sobre las últimas novedades de su vida sentimental. Como cada verano, la familia Franco disfruta en el mes de agosto de un privilegiado recinto declarado Bien de Interés Cultural cuya propiedad obtuvo de manera cuanto menos discutible. El dictador se quedó con la titularidad del pazo y el recinto que lo rodea tras la Guerra Civil, después de que la derecha coruñesa se lo regalara tras una campaña de suscripción popular que, según fuentes de la época, fue todo menos voluntaria.

Desde la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica de la Coruña se considera "inadmisible" que la familia Franco "aún siga veraneando gratis en una propiedad usurpada por el dictador", según explicó a infoLibre el secretario de la asociación, Rubén Alfonso Lobato. Recordó que el pazo fue declarado en 2007 Bien de Interés Cultural, lo cual obligó a los Franco a la firma de un convenio, en el año 2011, con la Consellería de Cultura para que el recinto se pudiera visitar por parte de los ciudadanos cuatro días al mes... excepto en agosto. "Como este mes la familia se va a veranear allí, no quieren que se les vea y lo cierran", denunció.

El PP se opone a "recuperar para lo público" el Pazo de Meirás

El PP se opone a "recuperar para lo público" el Pazo de Meirás

El tour por la residencia de veraneo del dictador tiene un itinerario determinado, que incluye la visita al jardín y el acceso a la planta baja de la residencia. Además el número de visitantes está limitado previa inscricpión. "He hablado con gente que entró al palacio y no les llevan por todas las estancias, sino por una parte únicamente. Pero, de todos modos, nosotros no queremos que abran más días o a más espacios, queremos que lo devuelvan al Estado", explicó Lobato. 

Meirás era propiedad de la familia de la escritoria Emilia Pardo Bazán. Tras la guerra, los prohombres del franquismo en A Coruña emprendieron una campaña para comprar el complejo y regalárselo al dictador con el objetivo de que veranease allí. La Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica insisite en que los supuestos donativos populares se hiceron poco menos que "a punta de pistola" en toda la comarca y en la ciudad de A Coruña. "Todos los trabajadores de la Administración tuvieron que donar parte de su sueldo para que el dictador se comprara la casa. El donativo era de una peseta al mes, un buen dinero en aquella época. Pero además de esto, se expropiaron las tierras de los alrededores a particulares" para agrandar aún más los dominios de la residencia estival del dictador, explicó Lobato. Como quiera que la campaña no dio los réditos esperados, se llegó a pedir a los ayuntamientos de la zona que aportaran también dinero. Incluso se crearon comisiones vecinales que recaudaron en domiclios particulares peseta a peseta.  

Para la Comisión, en el momento en que el dictador dejó de ser Jefe del Estado –en noviembre de 1975–, "el pazo debió haber pasado a titularidad pública, pero los Franco se lo quedaron". La ley, desde luego asiste a la familia del dictador. Son los propietarios, si no legítimos, del pazo, el recinto y la muralla que lo rodea.

Más sobre este tema
stats