La visión del expresidente

La fundación pro Israel que preside Aznar tilda a la ONU de “institución corrupta y antioccidental”

El expresidente José María Aznar y su esposa, Ana Botella.

Friends of Israel Initiative (FOII, Iniciativa Amigos de Israel), organización internacional con sede en Miami, Londres y Madrid y fundada y liderada por José María Aznar desde 2010, lanzó en abril un durísimo ataque contra la ONU, a la que su informe de ese mes tilda de "organismo corrupto, antiisraelí y antioccidental". El documento, que FOII encuadra en la categoría de "Despachos y alertas", sostiene que la ONU "está abrazando dictaduras y corrupción". Y que "acosa a la única democracia de Oriente Medio, Israel".  

El alejamiento de Aznar respecto de la ONU ya se hizo patente en la recta final de su mandato presidencial durante los meses previos al inicio de la guerra de Irak. Ahora, el informe Chilcot ha desvelado cómo, según Cristhopher Meyers, embajador británico en Washington en 2003, Aznar presionó para que EEUU no retrasara la invasión tras los intentos fallidos por conseguir una segunda resolución favorable del Consejo de Seguridad de la ONU.

Fruto de una prolija y larga investigación, el informe Chilcot era esperado con máxima expectación en Reino Unido desde hace meses. El 16 de abril, The Guardian publicó una crónica que ya advertía de que la versión final del informe se conocería en un par de meses. El tiempo ha dado la razón al rotativo.

Titulado La urgencia de remodelar el orden internacional, el despacho –en la práctica, un editorial– publicado en abril por Friends of Israel Initiative comienza así: "En las últimas décadas, el mundo ha sido testigo de cómo la ONU se ha convertido en una institución corrupta, anti Israel y anti occidental". Naciones Unidas, sostiene la organización fundada por Aznar, "ya no es eficiente para las democracias liberales".

Articuladas como fundación sin ánimo de lucro, cada una de las tres ramas de FOII tiene como director ejecutivo a Rafael Bardají, responsable del área internacional de FAES hasta febrero.

Aznar, que carece de funciones ejecutivas, "suele utilizar el título de chairman, la persona que dirige las reuniones". En otras palabras, el presidente, aunque sin remuneración. Al patronato de la fundación española perteneció Pablo Casado desde su constitución, en septiembre de 2010 pero, según fuentes oficiales del PP, dimitió tras su nombramiento como vicesecretario ejecutivo de Comunicación del partido. 

En conversación telefónica con infoLibre, Bardají detalló que la acusación sobre el carácter corrupto y antiisraelí de la ONU se sustenta en "los escándalos que ha habido desde la época de Kofi Annan" y en "el número de resoluciones" contra Israel aprobadas por Naciones Unidas. "La ONU –se lee en el texto– ya no funciona, es ineficiente, cara y no se ajusta a los desafíos de las democracias occidentales".

La institución, mantiene la fundación de Aznar, "gasta un montón de recursos en una agencia para refugiados palestinos, la Unrwa, que se ha visto involucrada en varios escándalos como, por ejemplo, el almacenamiento de misiles y cohetes de Hamás durante la Operación Margen Protector". A renglón seguido, pone el acento en otro punto de máxima sensibilidad: la ONU "utiliza criterios exclusivos para los refugiados palestinos mientras discrimina al resto de los refugiados en el mundo".

"Las democracias liberales occidentales –dice más adelante el artículo– no tienen un vehículo institucional con el que cooperar de forma conjunta para conseguir sus objetivos". ¿Considera Friends of Israel que la ONU carece ya de sentido? "Lo que decimos, y no en ese despacho sino ya en un documento anterior, es que hay que reorganizar a las democracias liberales dentro y fuera de la ONU", responde Bardají a este periódico. 

Aznar rechaza pronunciarse sobre el informe de la guerra de Irak y se remite a sus memorias

Aznar rechaza pronunciarse sobre el informe de la guerra de Irak y se remite a sus memorias

Más sobre este tema
stats