LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los Gobiernos, el Congreso, la élite de los partidos y hasta el Ejército sirven de cantera al negocio del lobby

JÓVENES POLÍTICOS

La generación 'millennial' que se abre paso en el PSOE: todos los nombres que emergen en el partido

Laura Berja y Andrea Fernández, en el Congreso de los Diputados

Los millennials no son el futuro, sino el presente ya. La generación nacida entre los ochenta y mediados de los noventa se abre paso en todos los sectores, con una cultura diferente. Y en el PSOE son cada vez más los dirigentes de esta hornada que empiezan a ocupar espacios de poder, con una visión muy marcada en términos feministas y verdes, sabiendo lo que es vivir varias crisis a sus espaldas.

Y con mucha conciencia de clase, a pesar de que otros partidos digan que esto es algo “antiguo”. Desde las Cortes Generales hasta los gobiernos autonómicos y municipales y la propia calle Ferraz, este grupo emergente de socialistas deja ya su huella y mira al futuro del poder. Una especie de Agenda 2030 interna, llamada a dominar la formación dentro de unos años.

En el núcleo duro del poder de Ferraz, dentro de la Ejecutiva, Andrea Fernández (1992) es el rostro más visible de este grupo. La diputada leonesa ascendió al puesto clave de la Secretaría de Igualdad durante el pasado congreso federal de Valencia (en octubre de 2021).  Su nombramiento tuvo que ver mucho con la sensibilidad de su generación, con un concepto del feminismo no tan clásico y para tender puentes con los postulados queer. Su relacion con Irene Montero y Ángela Rodríguez Pam, de Unidas Podemos, es mucho mejor que la que había con Carmen Calvo. La postura de los socialistas más jóvenes con la ley trans, por ejemplo, es mucho más proclive que la de algunas feministas clásicas. 

Fernández ha sido una de las grandes apuestas de Pedro Sánchez para ir abriendo camino a la generación que tiene que sucederle. Y en Ferraz también está como pieza esencial en las sombras otro diputado que va hacia arriba: Juan Francisco Serrano (1988). El político de Bedmar (Jaén) es el hombre que susurra al oído a Santos Cerdán, como adjunto al secretario de Organización y uno de los políticos que sabe más de la fontanería de la formación.

La hornada de las Cortes

En las Cortes Generales se están formando al mismo tiempo un núcleo de parlamentarios con mucha proyección. Uno de ellos es Omar Anguita, ex líder de las Juventudes Socialistas. Muchos en el partido señalan su potencial, al tener buena oratoria, conexión con la prensa y sensibilidad en temas sociales. Además, conoce ya muy bien los engranajes internos del PSOE y sabe lo que supone librar batallas internas.

También levanta buenas palabras entre sus compañeros la parlamentaria Uxía Tizón (1989). La abogada, electa por Ourense, se está fraguando en temas especialmente jurídicos, estando presente principalmente en las comisiones Constitucional y de Justicia. Y otra diputada que suscita buenas críticas entre los suyos es Laura Berja (1986), a la que Vox llegó a llamar “bruja” durante una sesión plenaria. La parlamentaria de Jaén se ha implicado especialmente en la legislación para penar el acoso a las mujeres en los alrededores de las clínicas para abortar.

Otra de las caras nuevas que más llaman la atención en la Carrera de San Jerónimo es la de Arnau Ramírez. El politólogo, nacido en 1989, es de las promesas más potentes del PSC y muchos lo conocen desde su imagen con la camiseta de Gaysper en la Cámara Baja frente a Santiago Abascal (Vox). Sus discursos frente a los planteamientos de la ultraderecha se han hecho virales en las redes sociales. En el Palacio del Congreso también gana relevancia Pedro Casares, (Santander, 1983), que es el encargado de los temas económicos. 

En el Senado asimismo se repiten varios nombres de esta generación. El más escuchado es el de Gonzalo Palacín (Huesca, 1984). “Tiene la cabeza muy bien amueblada”, sostienen fuentes del partido sobre el secretario general del grupo parlamentario en la Cámara Alta, que, además, está especializado en temas económicos y es una pieza clave para sacar adelante los presupuestos generales. También en este grupo que empieza a despuntar en esta institución está Fran Díaz, salmantino de 1992.

Los emergentes en las federaciones

La generación millennial tiene en el círculo de los barones como máximo exponente a Juan Lobato (1984). El exalcalde de Soto del Real es ahora el líder de los socialistas madrileños y tendrá su primera gran prueba de fuego en las próximas elecciones autonómicas contra Isabel Díaz Ayuso. Su apuesta a largo plazo, como reconocen los suyos, pero espera poder reflotar a un socialismo madrileño muy tocado.

Precisamente dentro del PSOE de Madrid también ganan fuerza varios nombres con vistas al futuro. Emma López, nacida en 1986, no será al final la candidata al ayuntamiento pero muchos ven en ella mucha madera para futuros puestos, ganando cada días más relevancia en redes y tirando el partido de ella para participar en debates televisivos en horario de máxima audiencia. Se trabaja además su espacio desde la Asamblea de Madrid el diputado Santi Rivero, ya un referente entre el colectivo LGTBi y uno de los parlamentarios más populares en Vallecas.

En el PSOE también destacan la “cantera” que se ha ido formando en la Comunidad Valenciana durante estos años, donde Ximo Puig ha apostado por muchos rostros menores de cuarenta años. Jose Muñoz (1985) es la punta de lanza y tiene ya los resortes de la federación bajo su puesto de secretario de Organización. Pertenecen a este club Sandra Gómez (1985), vicealcaldesa de Valencia y aspirante del PSPV para los próximos comicios municipales del 28 de mayo, y Ana Domínguez (1994), vicesecretaria general y secretaria de Igualdad del PSPV.

Hay que mirar precisamente en los ayuntamientos valencianos para encontrar tambien motores de este cambio generacional con las luces largas. Darío Moreno (1988) lleva las riendas del consistorio de Sagunto, mientras que Carlos Fernández (1981) dirige Mislata y Jordi Mayor (1980) se ha consolidado en Cullera. Con otro dirigente clave llegado del PSPV: Víctor Camino, de 1994, que es el actual secretario general de las Juventudes Socialista a nivel nacional. En el núcleo duro de los cachorros socialista están junto a él Alejandro García, Alberto Querencia y Marta López.

Los próximos de la cantera

En este mapa autonómico también muchos dentro del PSOE dan un nombre al preguntarles por el futuro: María Márquez. Esta política de San Juan del Puerto (Huelva), nacida en 1990, es una de las piezas clave en el socialismo andaluz y una de las grandes apuestas de futuro. Licenciada en Psicología, es actualmente la portavoz adjunta del PSOE-A en el Parlamento regional y está en la Ejecutiva federal como secretaria de Formación.  

Saliendo también de ese foco mediático abrasador madrileño, en el PSOE se fijan en Raúl Díaz (1988), que dejó el Senado para volver a Logroño, donde ejerce como portavoz socialista. Y hay que visualizar esta promoción en Castilla-La Mancha a través de los nombres de Nacho Hernando (1991), que ocupa actualmente el cargo de consejero de Fomento, y Sergio Gutiérrez (1982), diputado y secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha.

Otra de las grandes plataformas para la nueva generación socialista es el PSC. Además de Ramírez, destacan otros nombres muy ligados a Bruselas: Javi López, que es eurodiputado, y Laura Ballarín, secretaria de Política Europea e Internacional de los socialistas catalanes y jefa de gabinete de Iratxe García. Con vistas a futuros tiempos también hablan muy bien los socialistas de Albert Dalmau, gerente de Economía, Recursos y Promoción Económica del Ayuntamiento de Barcelona. 

De ahí al norte. En el País Vasco también tienen a varios millennials dispuestos a tomar las riendas dentro de unos años en el PSE-EE, como Ane Oyarbide (concejala de Igualdad, Solidaridad y Derechos Civiles en el Ayuntamiento de San Sebastián), Isaac Palencia (portavoz socialista en el ayuntamiento de Rentería) y Victor Trimiño (líder de la Juventudes en el PSE-EE).

Y no sólo delante de los focos, también hay miembros de esta generación que están en puestos con un gran poder pero que rehuyen de los focos y trabajan en la maquinaria de La Moncloa. Dos de esos nombres son Francisco Martín Aguirre, que es actualmente el secretario general de Presidencia, y Rafael Oñate, que es el director de gabinete del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. Los millennials se abren cada día más paso en el poder socialista.

Más sobre este tema
stats