Crisis del coronavirus

El Gobierno estudia declarar el estado de alarma para imponer el toque de queda y pide al PP que aclare si lo apoyaría

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El Gobierno ha cogido el guante que le lanzó este martes la Comunidad de Madrid en el contexto de buscar soluciones para controlar la pandemia en la región una vez que el sábado a primera hora de la tarde quede levantado el estado de alarma decretado por el Consejo de Ministros hace 15 días. Horas después de que el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, avanzara en un desayuno socio-sanitario, organizado por Europa Press que Madrid está estudiando pedir al Gobierno central que decrete el toque de queda, el ministro Sanidad mantuvo que esta es una de las posibilidades que hay sobre la mesa para hacer frente al covid-19. La iniciativa, no obstante, estaría en una fase muy inicial y, salvo cambios de última hora, no se tomaría de forma inmediata.

"Simplemente, está en estudio", mantuvo Salvador Illa en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros sin descartar que esta pueda ser una herramienta que sustituya al estado de alarma en la región o de aplicación para toda España. En todo caso, el titular de Sanidad dejó claro al Gobierno de la Comunidad de Madrid que para decretar el toque de queda es necesario hacerlo por la vía del estado de alarma y que, para ello, sería preciso conocer cuál sería la disposición del Partido Popular de Pablo Casado a aceptar una prórroga de la medida en el Congreso de los Diputados si fuese necesario hacerlo.

No pasa inadvertido que los conservadores se opusieron a las dos últimas prórrogas del estado de alarma.

"Es importante saber si el Partido Popular estaría dispuesto a dar apoyo. No está decidido. Está en evaluación y estudio. Si se tomara sería muy importante saber la posición política del PP", insistió el ministro. 

Preguntado sobre si el Gobierno ha testado ya la opinión del principal partido de la oposición, Illa dejó claro que sus interlocutores son los consejeros de Sanidad de las diferentes comunidades autónomas. En todo caso, insistió en que el toque de queda es solo una opción de las muchas que podrían ponerse en marcha para evitar la propagación del virus y dejó abierto tanto el marco territorial en el que se aplicaría como otros detalles relacionados con los horarios u otras cuestiones.

Sánchez pide a Madrid que aclare sus intenciones

Poco después de que Illa compareciera en rueda de prensa lo hizo, desde Roma, el presidente del Gobierno. Pedro Sánchez se distanció un poco más que Illa de la figura del toque de queda y dio a entender que antes de dar cualquier paso la Comunidad de Madrid debe aclarar si lo está pidiendo o no. El jueves se reúne el Consejo Interterritorial de Salud, en el que están representadas todas las comunidades y en el transcurso de esa reunión, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid podrá trasladar sus demandas.

Las comunidades autónomas, según destacó Sánchez, siempre van a contar "con el apoyo absoluto del Gobierno de España"

Illa había arrancado su intervención advirtiendo de que las próximas semanas serán "muy duras" e insistiendo en que algunas de las medidas que están adoptando las comunidades autónomas son "muy importantes y contundentes". En este sentido, dejó claro que la intención del Gobierno no es la de "sustituir" a ninguna administración, sino ejercer un papel de coordinación.

"No es cuestión de una comunidad autónoma, tenemos que actuar todas en coordinación", dijo a 48 horas de la reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

En ningún caso, la idea del Gobierno es retornar al mando único.

El Gobierno aprobará este domingo el estado de alarma ante la avalancha de peticiones de las comunidades

Más sobre este tema
stats