Crisis del coronavirus

El Gobierno lleva al BOE las nuevas restricciones que se aplicarán en Madrid

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, comparece esta tarde en el Palacio de La Moncloa.

Y. González | A. Sánchez Castrillo

Los votos a favor superaron a los votos en contra y se considera una "decisión colegiada". Un Consejo Interterritorial de Sanidad dividido sacó adelante en la tarde del miércoles un documento que establece nuevas restricciones para los municipios que superen determinados parámetros de expansión del covid-19. El texto, en esencia, incluye las medidas que en la tarde del martes acordaron el Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid en la reunión del Grupo Covid-19. Y de las que Isabel Díaz Ayuso se desmarcó en las horas previas a la reunión de Salvador Illa con los consejeros de Sanidad. 

Tras casi una semana de continuo tira y afloja con el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso, el Ministerio de Sanidad llegó a la reunión con las comunidades autónomas con una propuesta de aplicación nacional bien perfilada. En concreto, el documento que puso sobre la mesa del Consejo Interterritorial de Sanidad contemplaba restringir las entradas y salidas de las personas que viviesen en municipios con una tasa de incidencia superior a los 500 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas, además de presentar un porcentaje de positividad en los resultados de las pruebas diagnósticas superior al 10% y una presión hospitalaria en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) superior al 35% de la dotación habitual. 

Además de la restricción de la movilidad salvo para ir a trabajar, al colegio, volver al domicilio u otras causas de extrema necesidad, el paquete de medidas contemplaba limitación de aforos y horarios y de refuerzos de las capacidades. En concreto, los establecimientos comerciales y los bares y restaurantes podrán operar solo al 50%, teniendo que cerrar los primeros a las 22.00 horas y los segundos a las 23.00 horas, prohibiendo además el consumo en barra. Los lugares de culto, por su parte, están limitados a un tercio de su capacidad. Y las reuniones, tanto en la vía pública como en el ámbito privado, no podrán superar las seis personas.

Junto con Madrid, votaron en contra Murcia, Cataluña, Andalucía y Galicia. La única comunidad gobernada por el PP que se ha situado en el 'sí' es Castilla y León. En todo caso, al tratarse, según  insistió Illa en rueda de prensa, de una decisión "colegiada" el texto sale adelante.

Con lo aprobado sobre la mesa, en los próximos días la ciudad de Madrid y nueve municipios más tendrán que endurecer las restricciones. A Madrid se sumarían, según leyó el ministro en la comparecencia ante los medios Alcalá, Alcorcón, Alcobendas, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles, Parla y Torrejón.

El documento del Consejo Interterritorial de Sanidad ha sido publicado en el BOE este jueves y la Comunidad de Madrid deberá trasponerlo a su ordenamiento. Illa mantiene que no contempla el escenario de que el Gobierno madrileñono le dé cumplimiento. Y, pese a la insistencia de los informadores, no quiso entrar a valorar por qué la región gobernada por Isabel Díaz Ayuso cambió de parece en horas. 

"Nadie entiende su marcha atrás ahora, ni los madrileños ni los españoles", destacó el titular de Sanidad.

"Jurídicamente no es válido"

La acción coordinada en salud pública anunciada es la que contemplaba el “principio de acuerdo” que el Ministerio de Sanidad alcanzó con la propia Comunidad de Madrid en la reunión del Grupo Covid-19 que mantuvieron el pasado martes. Sin embargo, los puentes que se levantaron, y que celebró en redes sociales el vicepresidente del Gobierno madrileño, Ignacio Aguado, terminaron por resquebrajarse antes del Consejo Interterritorial de Sanidad. A pocos minutos del inicio del cónclave, la Consejería de Sanidad madrileña lanzó un comunicado en el que anunciaba que mantendría una posición propia en la reunión.

En concreto, demandaron que se ampliaran los criterios a tener en cuenta a la hora de imponer restricciones –pedía que se tuviera en cuenta el margen de elasticidad de camas UCI o la capacidad diagnóstica de la región– y rechazaron categóricamente cualquier medida que afectase de forma conjunta a toda la capital. “Es un conjunto de 21 distritos, de los que 18 superan los 100.000 habitantes, y, por tanto, los índices no se pueden aplicar, en su conjunto, a toda la ciudad”, recogía el comunicado. Sobre esta necesidad de fijar "criterios objetivos y claros" sostuvieron también su voto en contra Andalucía o Murcia.

Tras la comparecencia de Illa, fue el consejero de Sanidad la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, el que tomó la palabra desde la Real Casa de Correos. Durante su intervención, rechazó que el documento aprobado pudiera acabar publicándose en el Boletín Oficial del Estado. "Es un documento que no ha sido aprobado por consenso y, por tanto, jurídicamente no es válido", sostuvo en rueda de prensa. En concreto, se agarró al artículo 14.1 del Reglamento de Funcionamiento del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, donde se contempla que los acuerdos se plasmarán a través de recomendaciones que se aprobarán "por consenso".

Es la única respuesta que Ruiz Escudero daba cuando se le insistía sobre la posibilidad de que la región no adoptase las medidas recogidas en el texto una vez publicado en el BOE. Tampoco dejó claro qué pasos darían en caso de que Sanidad cumpla con la promesa de llevar el documento al Boletín. Lo único que señaló en este sentido es que "de producirse esa publicación" se estudiarían a través de la Abogacía General de la Comunidad de Madrid los pasos a dar por parte del Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso.

Durante su intervención, el consejero de Sanidad insistió en que la pandemia en la región avanza de forma "favorable". "Ese mensaje de alarmismo, de crispación, que se está trasladando desde el Ministerio de Sanidad y el Gobierno, no es el mensaje que quieren y que saben los madrileños que tienen que ser", sostuvo Ruiz Escudero. "La situación empieza a estar controlada", insistió. Y cargó con dureza contra el Ejecutivo central: "Tiene prisa por intervenir Madrid y no por combatir el virus".

Ayuso dice que Madrid no estará "en rebeldía": "Cumpliremos las órdenes de forma estricta, pero iremos a los tribunales"

Más sobre este tema
stats