Caso Rato

Hacienda descubre que Rato se autoconcedió una subvención pública de un millón de euros

Rodrigo Rato, tras una declaración como imputado en la Audiencia Nacional.

infoLibre

La Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) ha detectado rentas no declaradas en el IRPF del exvicepresidente del Gobierno y exministro de Economía Rodrigo Rato "por importe ligeramente superior a los 14 millones de euros" en los años 2004 a 2015, según refleja en un informe al que ha tenido acceso Europa Press.

Esto supone que el que fuera presidente del FMI defraudó cuotas por un importe total cercano a los 6,6 millones de euros, que fueron superiores a los 120.000 euros en todos los años de este periodo, salvo el 2005, por lo que podría acusársele de varios delitos contra la Hacienda Pública.

La ONIF considera que en el citado periodo las cuotas supuestamente defraudadas alcanzan "los 5,4 millones" y proceden de ganancias de patrimonio no justificadas derivadas del tráfico de dinero, actividades económicas en su calidad de asesor o consultor de empresas o como conferenciante o gastos de su actividad empresarial no deducibles.

Por su parte, el diario El País informa de que a los pocos meses de llegar Rato a la vicepresidencia del Gobierno de José María Aznar, el procesado por las tarjetas black fundó la sociedad COR con sus hermanos Ramón (ya fallecido) y María Ángeles. Y que dos proveedores de COR, el grupo Macal y Media House, satisfacen rentas a las empresas Montelayos y Layosalud", que son de Rato.

A pesar de la ocultación por parte de Rato, la ONIF entiende acreditado que Layosalud pertenece en su mayor parte a Rato. La policía fiscal recuerda que en 2003 esta firma construyó un hotel de cinco estrellas y con campo de golf en la localidad toledana de Layos "que recibió una subvención algo inferior a un millón de euros de la Comisión delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, presidida en ese momento por Rodrigo Rato". Los investigadores concluyen que todas las rentas generadas por COR se destinaban al hotel y que el importe de lo no declarado "está cercano a los 3,5 millones".

La parte final del informe añade otras dos operaciones en las que apunta que se ha cometido delito de blanqueo de capitales, que son además del hotel en Layos, un hotel en Berlín con una inversión de seis millones de euros y un chalé de lujo en Cabueñes (Gijón-Asturias) con una inversión superior a los 700.000 euros, excluido el terreno

Publicidad

También las sociedades de publicidad de Cor Comunicación "elevaron sustancialmente" los servicios prestados a Caja Madrid y Bankia entre 2011 y 2012 coincidiendo con la etapa de presidencia de Rato, que sucedió a Blesa al frente de la caja extinta en 2010. La mecánica de actuación en este caso consistía en prestar servicios para Albisa Inversiones (sociedad de Alberto Portuondo) cuyos ingresos eran posteriormente remitidos a Kradonara, propiedad suya.

Respecto a las cantidades percibidas de CaixaBank, Santander y Telefónica por la labor que prestó en calidad de asesor, el octavo informe remitido al juzgado desglosa que si bien hubo una primera cantidad percibida en calidad de retribución que sí tributaba en el IRPF del acusado, existe una segunda satisfecha "de forma indirecta y encubierta" de diferentes formas.

Negocio simulado

Desglosado por etapas, recibió entre 2008 y 2009 de CaixaBank un millón de euros. En el periodo comprendido entre 2012 y 2015 Cor Comunicación prestó servicios de publicidad a la caja por importe total de 540.000 euros, de los cuales 390.000 encubren una "retribución camuflada" que fue a parar al exvicepresidente del Gobierno a través de unos servicios de publicidad "claramente sobrevalorados" en más de 290.000 euros entre 2014 y 2015, según precisa Hacienda.

Con el Banco Santander dejó de colaborar en 2010, coincidiendo con su llegada a la presidencia de Caja Madrid, si bien su sociedad siguió facturando con la entidad que preside Ana Patricia Botín e ingresó una media de 108.000 euros entre 2008 y 2012; un año después, cuando ya no era presidente de Bankia, volvió a prestar asesoramiento al banco que firmó nuevos servicios con Cor Comunicación, aumentando por tanto lo contratado con la misma.

"Negocio simulado"

Hacienda expone en esta documentación que la empresa de publicidad de Rodrigo Rato no contaba con una estructura propia que le permitiera diseñar los servicios que prestaba y que por tanto acababan siendo subcontratados por otras empresas. Por ello apunta a que se trataba de un "negocio simulado" para ocultar el verdadero negocio "que no es otro" que la participación de Rato en el Consejo Asesor de la entidad.

Respecto a Telefónica, Rato prestó asesoramiento desde 2013 hasta 2015, años en los que percibió una segunda retribución a través de Kradonara S.L mediante un contrato firmado con la compañía, por lo que lo recibido por estos trabajos habría ido a parar a Rato sin que éste lo declarara al Tesoro PúblicoRato , según la extensa documentación remitida a los Juzgados de Plaza Castilla.

Los rendimientos que consignó en sus declaraciones de IRPF presentadas entre 2013 y 2015 en lo que respecta a Telefónica asciende a 700.000 euros. Esta cantidad se suma al rendimiento obtenido por Arada (618.189 euros), Bankia (887.497) Guide Brigde (367.558 euros), Cor (1.223.329 euros) y 7.382.987 en el capítulo relacionado con divisas; todo ello asciende a 14 millones de euros entre 2004 y 2013.

Conferencias

La ONIF recoge también la actividad de la sociedad Arada, fundada en 1982, y que registró sus ingresos más relevantes entre 2009 y 2012, en su mayor parte por actividades relacionadas con conferencia cuyos gastos declarados no tienen relación en su mayoría con los ingresos.

El desglose de los gastos revela que Arada facturó a BCC por impartir conferencias entre 2007 y 2014 cerca de un millón y medio de euros; también prestó servicios a Muinmo S.L y Kradonara según el informe que expone que Arada es más un centro de gasto que una sociedad propiamente dicha destinada a la obtención de lucro mercantil y que contiene gastos no relacionados con sus ingresos además de partidas que corresponden a un inmueble de uso particular en la parroquia gijonesa de Cabueñes.

Delito de insolvencia punible

El octavo informe de la Agencia Tributaria advierte de la posible existencia de un delito de insolvencia punible derivado de un impago de Muinmo S.L, antigua Rueda de Emisoras Rato S.L, y que se encuentra en situación de concurso voluntario dictado por el Juzgado de Lo Mercantil número 2 de Madrid en 2014.

La ONIF determina que con esta empresa Rato habría creado créditos por valor de 871.525 euros y que "siempre" pudo haber hecho frente a los pagos debidos a la Agencia Tributaria pero "continuamente" el dinero obtenido en las ventas de los activos era desviado a personas o entidades especialmente relacionadas con el acusado.

Además añade que se está ante una liquidación desordenada de la sociedad, la cual se "despatrimonializa mediante transferencias de efectivo" a los arriba indicados, de ahí el impago de las deudas contraídas con la Agencia Tributaria, según se desglosa de la documentación entregada al juez que instruye la causa.

La Guardia Civil alerta de una oleada de estafas en la que delincuentes fingen ser Hacienda

La Guardia Civil alerta de una oleada de estafas en la que delincuentes fingen ser Hacienda

Más sobre este tema
stats