LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El día a día de la ley trans y el 'sólo sí es sí' tras un año: ni fraude en los registros ni rebajas de penas diarias

Cataluña ante el 1-O

El hombre que perdió un ojo el 1-O se querella contra tres policías nacionales para "ser la última víctima por bala de goma"

infoLibre

Roger Español, que ha perdido la visión de un ojo por un disparo de pelota de goma de la Policía Nacional durante un operativo contra el referéndum del 1 de octubre en la escuela Ramon Llull de Barcelona, ha presentado este martes una querella en el Juzgado de Instrucción 7 de Barcelona contra tres policías por lesiones.

En rueda de prensa, la abogada Anaïs Franquesa ha explicado que la querella va contra el agente que disparó —del que tienen imágenes pero no el número identificativo policial— y dos mandos presentes en el momento de los que sí tienen el número policial.

Ha constatado que el policía disparó a menos de 15 metros de la gente de manera directa, "siendo consciente de que ponía en riesgo la integridad de algunos de los presentes" y todo ello bajo la mirada de sus superiores.

La abogada que llevará la acusación popular en nombre de la entidad Irídia, Laia Serra, que fue la abogada de Ester Quintanavíctima de una pelota de goma que propició el debate en el Parlament para que se prohibiera su uso por parte de los Mossos d'Esquadra— ha destacado que en este caso tienen grabado al autor del disparo y saben el tipo de proyectil, por lo que prevé mucho más fácil esclarecer las responsabilidades del agente que disparó.

Roger Español ha explicado que como consecuencia del disparo ha perdido la visión del ojo, aunque gracias a una intervención quirúrgica se le ha podido salvar el globo ocular, y aparte de fuertes dolores porque tiene un hueso de la cara roto ha sufrido episodios de mareos.

Impacto directo

Ha relatado que, en el momento en que recibió el disparo, la policía estaba de retirada tras actuar en el colegio y que él caminaba en su dirección porque su casa está al lado: "No vi al policía que disparó, no tuve el reflejo de cubrirme y me impactó directamente".

Roger Español, que ese día no pudo votar, ha explicado que presentan la querella para aclarar qué le pasó y depurar responsabilidades, y ha lamentado que pese a la prohibición del Parlament del uso de las balas de goma, hayan vuelto a Cataluña: "No quiero que esto que me ha pasado a mí le pase a nadie más, no hay derecho, es demasiado fuerte como para que se vuelva a repetir".

"Quiero ser el último herido por bala de goma en todo el Estado español", ha reclamado, por lo que están en contacto con Human Rights Watch y Amnistía Internacional y quieren hacerlo con muchas otras entidades de todo el territorio español para impulsar este debate.

El Ayuntamiento se persona

El cuarto teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Asens, ha anunciado que el Ayuntamiento se personará como acusación popular y ha resaltado precisamente la voluntad de abrir el debate sobre el uso de las balas de goma.

"La agresión contra Roger concentra en sí misma toda la brutalidad del 1-O", ha valorado Asens, para quien lo ocurrido es un acto de barbarie y el episodio más negro de la jornada del referéndum.

Ha considerado que la utilización de balas de goma en Cataluña es "un insulto" a la soberanía catalana y un ataque a la decisión del Parlament de prohibir estas armas de potencial lesivo, en sus palabras.

El concejal ha puntualizado que pese a que la prohibición de este armamento no afecta a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, se pueden pedir responsabilidades políticas y penales porque en los hechos concretos no se cumplieron los criterios de congruencia y necesidad, ya que en ese lugar "no se estaba produciendo ninguna alteración del orden público".

Más sobre este tema
stats