LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

21D | Elecciones en Cataluña

Iceta sostiene que es el candidato mejor situado para superar la investidura como president de la Generalitat

Miquel Iceta y Pedro Sánchez, en los momentos previos a un acto protagonizado por el candidato socialista en Madrid.

Fernando Varela

Miquel Iceta, el candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat, no despejó todas las incógnitas que pesan sobre el escenario político catalán después del 21D, entre otros motivos porque hay que esperar a que los ciudadanos decidan cuál es el peso de cada una de las fuerzas políticas que se presentan a las elecciones, pero sí dejó claras algunas de sus intenciones en un desayuno organizado por Europa Press en Madrid en el que fue presentado por Pedro Sánchez y arropado por la plana mayor del PSOE. 

En primer lugar, que se considera a sí mismo como el aspirante mejor situado pata superar la votación de investidura en el Parlament. Esto es así, explicó, porque tiene en cuenta no sólo sus posibilidades de conseguir votos a favor sino también de provocar un rechazo menor, es decir, de conseguir suficientes abstenciones como para que, en el cómputo final, los síes sumen más que los noes. “Presidente de la Generalitat será quien obtenga mayoría en el Parlament y yo creo que estoy en mejor condiciones que otros” para conseguirlo. “El PSC es el que tiene mas posibilidades de tejer complicidades” en un contexto en el que, recordó,“las abstenciones también cuentan, particularmente en la segunda” votación de investidura. 

“Voy a hacer lo que mejor sé hacer, que es poner a gente de acuerdo”, añadió. Y en la búsqueda de ese acuerdo “lo sacrificaré todo, incluida la vanidad o el protagonismo, que es lo menos importante”.

En segundo lugar, Iceta dio otra pista al recordar el aprecio de Pedro Sánchez, que él comparte, por la solución política que Portugal está ensayando con éxito. Allí el Partido Socialista, recordó, gobierna en minoría. “¿Y qué se ha visto? Más estabilidad de la que se hubiera podido pensar”. En cambio, “si hacemos un Gobierno basado en pesos y medidas, en vez de un Gobierno a lo mejor hacemos un sudoku y no nos funciona”.

Iceta volvió a proclamar, una vez más, que los votos del PSC no harán president a un candidato independentista e ironizó con el “interés legítimo”, particularmente de Ciudadanos, “de vender la piel de oso antes de cazarlo”. Algunos piensan que ganando ellos se resuelve el problema, señaló, “y yo soy más prudente, y es una de mis discrepancias con el Partido Popular y con Ciudadanos: ¿pensamos que ganando por un voto más resolvemos el problema? ¿De verdad? ¿Con el peso importantísimo que el independentismo ha concitado?” Hay que “restituir la centralidad de la política” porque “la solución o es acordada o no será solución”, advirtió.

Hace dos años, explicó, se presentó a la Presidencia en un contexto muy diferente y ahora quiere ser president “para superar la división entre los catalanes. Lo sacrificaré todo al servicio” del objetivo de superar la política frentista y de bloques entre independentistas y no independentistas. Para “que nadie se siente excluido” quiere encontrar “la manera de que todos sean escuchados. No quiero una victoria de unos sobre otros, la derrota de la mitad menos uno”.

El candidato socialistas quiere presidir un Govern integrado por independientes que represente a la mayoría y que nazca de un acuerdo en torno a “tres objetivos esenciales: respetar la ley, respetar la diversidad y trabajar por el bien común”.

Iceta ha pensado incluso en recuperar la figura del conseller en cap, una especie de jefe de Gobierno, para que él mismo, desde la Presidencia, pueda concentrarse en “restaurar el daño” que desde su punto de vista ha causado el independentismo en estos años. Pensando también en la necesidad de impulsar un “Pacto de Estado para Cataluña”. Porque, a su juicio, “hay que darle categoría de tema de Estado”, porque no se trata de un asunto “parcial, pasajero o efímero: es un problema de España, es el problema de España. Ninguna vez desde 1981 hemos tenido una crisis institucional como esta”, subrayó.

Lo que el candidato socialista no aclaró es qué hará el PSC si no consigue garantizarse más síes que noes. Aunque en los últimos días había subrayado que no haría presidenta a la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, este lunes evitó ser así de tajante. E incluso abonó las dudas al afirmar que el PSC no permitirá que la falta de acuerdo obligue a repetir las elecciones.

Elogio de Rajoy

Preguntado por la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía catalana, destituir al Govern y convocar elecciones, Iceta no tuvo inconveniente en elogiar cómo se ha llevado a cabo, con elecciones inmediatamente. Una solución cuyo mérito atribuyó, de maneta comapartida al secretario general del PSOE, Pedro Sçanchez, y al “liderazgo” de Mariano Rajoy. La prueba de su acierto, indicó, es que “todos, incluida la CUP,  se presentan a las elecciones convocadas por el presidente del Gobierno de España”. En cuanto a la implicación de los socialistas, iceta también fue claro: “Cuando el Estado de derecho está en peligro no hay derecho a desentenderse. No había una alternativa mejor para recuperar la legalidad que una convocatoria inmediata de elecciones”.

Descárgate aquí los programas electorales

Descárgate aquí los programas electorales

En cuanto al verdadero compromiso de Rajoy con la reforma constitucional,  Iceta se mostró comprensivo. El Gobierno, añadió Iceta, está centrado en “garantizar que el 155 transcurre con normalidad y que las elecciones discurren con normalidad”. Y, aunque no sabe qué ocurrirá en el futuro, sí cree “apreciar un cierto cambio de perspectiva en el PP, que ya no piensan que el cumplimiento de la ley no basta para solucionar el problema. Las crisis de Estado nos hacen madurar a todos y probablemente, después de ver lo que ha pasado, se me hace difícil pensar que no se esté dispuesto a reformar la Constitución”.

El candidato socialista también desveló alguna incógnita sobre la campaña. Abrirá en L'Hospitalet, feudo de la socialista Núria Marín, y cerrará en Cornellá, territorio del también socialista Antoni Balmón. Y habrá debates, aunque no sabe cómo se solucionarán, porque algunos candidatos están en el extranjero (“en viaje de estudios”, ironizó en referencia a Carles Puigdemont) o en prisión, Una circunstancia que le dio pie a denunciar, de nuevo, su opinión contraria al encarcelamiento de los consellers destituidos, una medida “tan severa” que resulta “desproporcionada” y que introduce además “una distorsión en la campaña”.

Lo que no hará, en ningún caso, es viajar a Bélgica para participar en un debate para que Puigdemont pueda asistir sin ser detenido.

Más sobre este tema
stats